Actividad física y deportes para la niñez ciega y deficiente visual


Diciembre 2017 (Número 122)

Dr. Miguel Á. Albarrán

Toda la niñez requiere de programas que promuevan la participación en actividades físicas y deportivas. Para que esto pueda suceder es necesario que el entorno familiar incluya dentro de su agenda los momentos en que van a ocurrir las prácticas deportivas, las visitas a los gimnasio, los paseos por las veredas, las caminatas a las pistas de trotar y otras experiencias de movimiento corporal. Esta situación se complica mas cuando un miembro del núcleo familiar tiene unas necesidades especiales debido a problemas de ceguera o deficiencia visual.

La niñez con problemas visuales esta aislada del resto de la cultura recreativa y deportiva por la falta de conocimiento de los padres, la comunidad y los programas tradicionales de competencia deportiva. Los niños deben ser expuestos a todo tipo de actividades y debemos de adaptar sus equipos con elementos sonoros, colores brillantes y superficies que ayuden la orientación táctil.

Beneficios Físicos: Las niñas y niños ciegos y deficientes visuales están expuestos a riesgos de enfermedades relacionadas a la salud si no son expuestas a experiencias de movimientos recreo-deportivas. Este grupo generalmente presenta una disminución de movilidad y en destrezas de motricidad que los hace propenso a la obesidad infantil. La falta de movilidad reduce la motivación para participar en actividad física y les afecta los niveles de aptitud física. Cuando son comparados con la población general ellos presentan una tendencia de niveles de aptitud física inferior. Esto puede producir debilidad muscular, problema de flexibilidad en las articulaciones y poca tolerancia cardiorespiratoria.

Los programas deben mejorar los cinco componentes básicos de la aptitud física relacionada a la salud:

  1. Aumentar la fuerza muscular
  2. Aumentar la resistencia muscular
  3. Mejorar la resistencia cardiovascular
  4. Contribuir a la composición corporal
  5. Mejorar la flexibilidad

Beneficios Sociales: El deporte y la actividad física ofrece una oportunidad para interaccionar con sus congéneres sin o con problemas visuales para fomentar el sentido de pertenencia y de comunidad. El no participar de actividades produce un percepción de aislamiento que limita su red de amigos y establece una barrera para el acceso a las actividades de tiempo libre. La niñez con problemas visuales necesita grupos donde puedan sentir y dar apoyo, respeto mutuo y cooperar en la realización de tareas comunes.

Beneficios Emocionales: Este componente resulta ser el mas importante, debido a que ulteriormente la dimensión emocional regula los aceptos físicos y sociales. La niñez requiere sentirse bien sobre sus destrezas y competencias. El sentido de logro personal que puede experimentar va a contribuir a mejorar su autoestima y evitar sentimientos egoístas, de impaciencia y conductas de histeria. Mediante el juego pueden mejorar su conciencia y confianza personal para lograr su auto expresión.