Historia - History

ORIGEN DE LA CASA:

La casa tiene más de cien años de historia. En sus orígenes (hacia 1905) el núcleo central de la vivienda uno lo constituyó un pajero para animales, que se encontraba en despoblado. La edificación consistía en una pieza, con una puerta de acceso para el ganado. Su techumbre era de vigas de tea, cerrada por una cubierta de teja, probablemente “francesa”.

En los años treinta se decide convertirla en vivienda para que Jorgina (Marrero) y Pancho (Francisco Tejera) puedan casarse. La familia de Jorgina inicia el trabajo, y se le anexan varios cuartos, alcanzando el tamaño de la actual vivienda uno, más la habitación junto a la cocina de la vivienda dos. Este cuarto, que todavía hoy conserva su suelo de cemento pulido, fue concebido como la bodega de la casa, en la que se guardaban además del vino otros productos de la tierra. Su acceso era exterior. Todavía en esa época la edificación mantiene un tejado “a cuatro aguas”, de vigas de madera y teja cuyo deterioro obligó a sustituirlo por una cubierta de hierros y bloques revestidos de cemento, tan característica del sur de Tenerife.

La actual propietaria, Mª Teresa Delgado, nieta de Pancho y Jorgina, (con el decidido apoyo de su madre Carmen Tejera) asume la tarea de conservar el complejo, adoptando la decisión de que el mismo debe contribuir a su autofinanciación. Descartado su uso agrícola, se opta por la actividad de turismo rural, más compatible con su actividad profesional.

Se inicia una fase de estudio de la edificación, en Marzo de 2004. En 2005, se comienza el proyecto de rehabilitación y los expedientes administrativos, finalizando en Diciembre de 2006.

Todas estas instalaciones también se han restaurado, conservándose la cueva para su uso tradicional, las cuadras se han dispuesto como zona cubierta de barbacoa, y el goro de los animales como aseo.

En la rehabilitación se decidió independizar ambas viviendas para dar un mayor confort a los huéspedes. No obstante se han mantenido los materiales de la zona: piedra, bloques de canto amarillo para las paredes y madera en interiores y exteriores. Así los patios se empedraron y nivelaron, convirtiéndose en terrazas.

Las huertas inferiores se han dejado dentro del complejo, conservan los almendros e higuera que tenían, y se les han unido plantas de jardín para embellecerlas: lantanas, agapantos, rosales, etc.