El Desarrollo no sólo es el crecimiento económico de un pueblo, es algo más que eso. El Desarrollo no es sólo la búsqueda de igualdad de oportunidades. Va más allá. El Desarrollo, empieza con el crecimiento del individuo mismo, con la expansión de sus capacidades que le permitan construir su destino individual, familiar y colectivo.

Por ello para JIREH, lo más importante es la persona. Sólo con personas desarrolladas se puede garantizar el Desarrollo económico sostenido y de la justicia social.

Por tanto consideramos fundamental el respeto a la persona, a su identidad, a su esencia, a su derecho a ser y a crecer.

El Desarrollo se construye día a día entre todos. Cada comunidad debe velar por su propio desarrollo, desarrollar sus propios modelos según sus propias necesidades y características.

Bajo estas consideraciones JIREH, se esfuerza por relacionarse las comunidades para acompañarles solidariamente en la identificación, construcción de propuestas y ejecución de acciones tendientes al crecimiento individual, familiar y comunal, a la formación del capital humano necesario para romper con el asistencialismo y la dependencia material y psicológica.

JIREH, no pretende reemplazar al Estado en su rol de promotor de Desarrollo sino de realizar acciones complementarias a éste, pero fundamentalmente desarrollar nuevos estilos de participación democrática en donde la población aprenda a emprender y se apropie de las herramientas necesarias para su auto-construcción como colectividad.