Yo me quedo en casa





Son días difíciles para todos y desde el programa actívate, a través de este blog, os iremos acompañando en estos momentos, proponiendo diferentes actividades, vídeos y otros entretenimientos para poder ayudaros en estos días.

La curva de mi ansiedad

Muchos alumnos están a las puertas de recibir las notas, pero en esta ocasión no va a ser como siempre.

En estos días no han tenido lugar los exámenes finales, no han acudido a clase, y se han enfrentado a un método de enseñanza diferente, y todo esto, sumado a las circunstancias sociales del momento actual puede provocar en los alumnos una sensación de angustia y desanimo reflejado en las últimas calificaciones.

Ante este panorama tanto alumnos como los propios padres pueden experimentar situaciones de ansiedad, pero...¡es algo totalmente normal! Todas las personas pasamos por una situación de ansiedad en algún momento de nuestra vida.

La ansiedad se representa como la cima de una montaña, tiene varias fases desde que va subiendo hasta que baja.

Si sentís en algún momento una situación de ansiedad, es bueno que llevéis a la práctica el siguiente ejercicio reflexión, tanto padres como alumnos. Especialmente importante,es poder hacerlo juntos y ayudar a los chicos y chicas a pensar e intentar que expresen sus emociones.

Dibujar la curva de tu ansiedad.

Por un lado, escribe que te preocupa o angustia en estos momentos. Si nos paramos unos segundos en pensarlo, es más fácil identificarlo y empezar a sentirnos mejor.

En el otro lado de la curva, escribe que puedes hacer tú para mejorar esa situación de ansiedad (ten en cuenta que en estos momentos hay cosas que no están en nuestra mano, tu solo puedes cambiar lo que esta en tu poder.)

Para realizar esta actividad te dejo estas dos imágenes a modo de ejemplo.


Fuente: Orienta2Nava

Fuente:Orienta2Nava

LA CARTA

Escribir nos ayuda a liberar emociones y sentimientos, a la vez que nos mantiene entretenidos y nos distrae.

Por eso os proponemos la siguiente actividad:

En estos días nos acordamos más de las personas que queremos y no podemos ver como familiares y amigos que estando cerca están lejos, familiares y amigos que siguen trabajando, familiares y amigos que pueden que estén enfermos... y los echamos mucho de menos.

Por ello, es un buen momento para escribir una carta a todas esas personas en la que pensamos estos días. Escribir es quizás una de las actividades más liberadoras que puedes hacer ahora mismo. Aprovecha la oportunidad para desahogarte... luego tú podrás entregársela a o no.

¡Tú decides lo que quieres contar!

¿Te animas?



VÍDEO SOLIDARIO

Queremos animaros a participar en una iniciativa para dar ánimos y esperanza a toda la población.

Se trata de crear un dibujo o una frase de ánimo hacia todas esas personas que están pasando por una situación complicadas, a todas las personas que tienen que salir a trabajar cada día para que todo siga funcionando, a nuestros padres, a nuestros abuelos a los que muchos no podemos ver, y también ánimos a nosotros mismo por estar llevando lo mejor posible esta solución.

Solamente tienes que:

  • Coger un folio y hacer un dibujo o escribir una frase.

  • Hacerle una foto a ese folio.

  • Enviarla por rayuela a (maría monge sánchez) o al correo mmonges@educarex.es

  • Con ello se creará un vídeo.

  • Plazo de envío: Martes 31 de Marzo

¡¡ANIMAROS A PARTICIPAR¡¡

ENTRE TODOS HAREMOS UN MUNDO MEJOR

Emociones durante el confinamiento

Desde el curso pasado hemos estado trabajando las emociones en tutorías, y siempre hemos dicho que no hay emociones "positivas o negativas", sino que son emociones adaptativas.

Cada situación en la vida nos genera un tipo de emoción... cuando estamos junto a los amigos sentimos alegría o felicidad por estar pasando un rato agradable. Sin embargo, cuando perdemos a una persona sentimos tristeza o cuando algo nos asusta sentimos miedo. Estas emociones son totalmente normales y adaptadas a cada situación, puesto que si en cada una de esas situaciones experimentáramos otros tipo de emoción no sería algo lógico.

Por tanto, en la situación que estamos viviendo es normal que sintamos todas las emociones posibles, pasando de las risas de los memes que nos mandan desde los grupo de whatsapp, hasta la angustia al ver las noticias, o la tristeza de no ver a nuestros seres queridos. Por tanto es normal vivir actualmente una situación de "desequilibrio emocional".

Muchas de las emociones que vamos a experimentar estos días son las siguientes:

  • ANSIEDAD-MIEDO por la incertidumbre de lo desconocido, de lo novedoso. Casi a diario se van tomando nuevas medidas y estamos informados 24h sobre los efectos de la pandemia. Ver el número de muertos que crece a diario y la fragilidad de nuestros mayores, sobre todo, ante el virus nos hace anticipar situaciones dolorosas.

  • AGOBIO por la limitación de los movimientos, por lo complicado que es ahora aquello a lo que no dábamos ninguna importancia antes.

  • AGOTAMIENTO por el cambio de hábitos, por la responsabilidad de sumar a tus tareas la de los hijos...

  • GRATITUD por el trabajo de los sanitarios y de todas las personas que están al pie del cañón para ayudarnos a salir de esta de la mejor manera posible, así como la gratitud que sienten estas personas por el reconocimiento del resto del mundo (los aplausos, los mensajes,…)

  • IMPOTENCIA ante la labor comunitaria que tenemos la gran mayoría de nosotros, quedarnos en casa.

  • RABIA porque nunca es un buen momento para que nos pasen cosas malas y muchísimo menos a las personas que queremos, por los planes y proyectos que se quedan atrás.

  • DESCONFIANZA ante la gran cantidad de bulos que circulan, ante el buen hacer de los que nos rodean, …

  • TRANQUILIDAD porque se están invirtiendo grandes esfuerzos para poner fin a este estado.

  • DOLOR por la imposibilidad de despedir a aquellos que fallecen estos días, por no poder velarlos, por no poder sentir ese dolor de forma palpable y real.

Todas estas emociones también las esta sintiendo los alumnos, pero para ellos aún es más difícil canalizarlas y poderlas expresar, porque muchas de ellas no las saben interpretarlas o no tienen la suficiente madurez como para expresarlas verbalmente, y ante este estado puede que algunos estén más irascibles, más tristes, más aislados... son sus formas de enfrentarse a todo esto (¡Paciencia!) Con esta situación, es muy posible que, en muchas ocasiones os veáis sobrepasados y, quizá, la mejor herramienta que podemos usar con ellos sea la honestidad emocional, haciéndoles saber cómo nos sentimos y lo que necesitamos o esperamos de ellos. De esta manera, estaremos automodelando y permitiendo que ellos también puedan expresarse, que identifiquen lo que sienten y le pongan nombre para después acompañarles en sus emociones trabajándolas con un dibujo, un juego o una conversación juntos intentando hablar con ellos del tema, pero de forma veraz y con información cierta, evitando los bulos, y permitiendo que ellos hagan preguntas y no se queden con demasiada incertidumbre.

Estamos viviendo una situación sin precedentes y, a nivel psicológico, podemos ofrecer consejos genéricos a las emociones experimentadas (evitar sobreinformarse y malinformarse, centrarse en lo positivo de tener a la familia y disponer de tiempo para esas cosas que siempre hemos tenido pendientes, mantenernos en contacto con los demás de forma virtual, crearse una nueva rutina,…), pero las características y la globalidad del acontecimiento nos colocan ante una situación impredecible realmente.

Estamos viviendo un algo histórico, desafortunadamente desde el punto de vista negativo, pero a la vez estamos experimentando muchas emociones y valorando muchas cosas que dábamos por supuestas que teníamos a nuestros alcance, y no era tan así. A todo esto se suma la preocupación, y una de las peores sensaciones para el ser humano... la incertidumbre de ¿y mañana qué?.

Porque esto pasará y una de las mejores armas que tiene el ser humano es el poder de adaptación. Ya nos estamos adaptando a esta situación y nos adaptaremos a lo que tenga que venir. Porque, para bien o para mal, ya todo habrá pasado e intentaremos dar lo mejor de nosotros mismos.

Mucho ánimo.

María Monge Sánchez


Carta a los alumnos y alumnas

Queridos alumnos:

Estamos viviendo una situación para la que no estábamos preparados, ha llegado sin avisar y dejándonos a todos un poco asustados. Pero somos los únicos que podemos acabar con ella, y es quedándonos en casa.

Debemos organizarnos, y aprender lo máximo de esta situación para ser mejores personas y valorar lo realmente importante. Pero además no debemos olvidar el curso, e intentar llevarlo lo mejor posible por ello os dejo esta serie de recomendaciones:

  • Intentar tener unos hábitos similares a los de un día normal. Levantarse a una hora razonable y establecer una rutina de desayuno, trabajo académico, descanso, comida y por la tardes de nuevo descanso, trabajo académico, entretenimiento y cena. Y no acostarse más tarde del horario habitual.

  • Organizar el estudio en función de lo que os van mandando. Tened muy en cuenta el plazo que os dicen los profesores, y organizarlo en los días disponible. No hagáis todas la tareas un una sola mañana o tarde, distribuirla de forma razonable. No os agobies, todo saldrá poco a poco. Tenemos que adaptarnos.

  • Dedicar las mañanas al estudio, intercalando tiempo para el descanso de 10-15 minutos. Si tenéis que continuar por la tarde haciendo cosas mantened los mismo hábitos como hasta ahora. Cada alumnos sabe como funciona su estudio.

  • Aprovechad el tiempo de descanso para leer, escuchar música, dibujar etc.

  • Intentad comer sano y dedicar al menos una hora al ejercicios físico dentro de casa.

No os desaniméis, esto pasará más pronto que tarde y volveremos a la normalidad.


Carta a los padres y madres de nuestro centro

Queridos padres y madres:

Esta situación tan inesperada nos esta provocando emociones y sentimientos muy complejos de entender. El romper de golpe nuestras rutinas por algo totalmente ajeno a nosotros hace que en ocasiones nos podamos sentir angustiados, es totalmente normal. A esto se suma que vuestros hijos e hijas están en casa, sin sus horarios habituales, sin poder salir de casa y estar con sus amigos, haciendo de todo esto algo más difícil aún. Pero de todo se aprende, y de esta situación también se aprenderá y son los alumnos, la sociedad que vivirá en el futuro, quien debe aprender la mejor lección de todo esto, quienes deben valorar la importancia de las cosas, y el valor de las personas.

Y uno de esos aprendizajes, entre otros igual o más importantes, espero que este siendo el apreciar en alguna medida el instituto...lo importante que es para ellos, a nivel académico, de relaciones sociales con los demás, y como un espacio donde los profesores les ayudamos a ser mejores personas.

En relación con la tarea académica y como organizarla, os dejo aquí una serie de recomendaciones:

  • Intentad que establezcan unos hábitos similares a los de un día normal. Levantarse a una hora razonable y establecer una rutina de desayuno, trabajo académico, descanso y comida. Por las tardes de nuevo descanso, trabajo académico, entretenimiento y cena. Y que no se acuesten más tarde del horario habitual.

  • En relación con el estudio y las tareas académicas se deben organizar el estudio en función de lo que os van mandando. Tened muy en cuenta el plazo que establecen los profesores, si mandan tareas para dentro de varios días, lo conveniente sería que se hicieran progresivamente, no todas las tareas en un mismo día, es decir, distribuirla de forma razonable. Intentad no agobiaros, y que no se agobien vuestros hijos, todo saldrá bien, es un proceso nuevo para todos y tenemos que ir adaptándonos poco a poco.

  • Pueden utilizar su agenda como un recurso para apuntar todas las tareas y en el plazo que la tienen que entregar y así organizarlo por asignaturas.

  • Dedicar parte de las mañanas y tardes al estudio y a las tareas, intercalando tiempo para el descanso de 10-15 minutos. Cada alumno sabe cómo funciona mejor su hábito de estudio.

  • Proponerles actividades para aprovechar el tiempo libre que tiene para leer, escuchar música, dibujar etc, o cualquier actividad que sea de su interés. En la medida de los posible, evitar que estén mucho tiempo utilizando el móvil y las redes sociales.

  • Así mismo, es conveniente que estén informados de lo que esta sucediendo pero que no se obsesionen con el tema y que eviten la propagación de bulos o informaciones falsas. Intentad que coman sano y dediquen al menos un tiempo al ejercicio físico dentro de casa.

Animo y paciencia, más pronto que tarde acabará esto y volveremos a la bendita normalidad.