Ahimsa

Ahimsa es el primero de los 5 yamas, observancias o recomendaciones de comportamiento que forman base de la base filosófica del Ashtanga Yoga. A menudo se traduce como "no-violencia" o "no hacer daño." Esta observancia impulsa al practicante de yoga a interactuar con todos los seres desde un lugar de amor, compasión y consideración, evitar la violencia, la crueldad, dejar de lado las palabras hirientes las o las actitudes negativas. El camino hacia la no violencia comienza en uno mismo, y por lo tanto alienta al practicante a mejorar su empatía consigo mismo, a no lastimarse en su practica de ásanas, a no forzar su cuerpo, a tener paciencia, a no hacer cosas que no le gustan por agradar a los demás, a cultivar el amor propio y la autoestima,

A nivel externo, ahimsa guía al yogui a comportarse con mayor compasión hacia los demás, los animales, la madre tierra y todas las criaturas de nuestro ecosistema compartido.

El cumplimiento de ahimsa requiere desarrollar cada vez más conciencia de nuestro comportamiento, tanto a nivel personal como social, a fin de observar los efectos de nuestras acciones y los posibles patrones de violencia ocultos en ellas. Para muchos, esto significa orientarse hacia una dieta basada en vegetales, libres de muerte, sufrimiento, de pesticidas o productos industriales que suponen daños a los animales, la tierra y los trabajadores que participan en su producción. También puede suponer hacer el esfuerzo de no consumir bienes producidos por empresas que obligan a sus trabajadores a laborar en condiciones de trabajo inseguras o de semi-esclavitud.  Cultivar la buena voluntad, la bondad y la compasión hacia los demás en nuestra vida cotidiana es otra manera de desarrollar ahimsa. De esta manera, ahimsa ayuda al yogui a entender la interconexión de todos los seres vivientes y a tratar a los demás como nos gustaría ser tratados.

En resumen, ahimsa es: trabajar hacia una práctica de yoga que apoya y nutre a su salud física, mental y espiritual, reconocer la necesidad de descanso y el cuidado personal, cultivar  la bondad, la tolerancia y el respeto por los demás, optar por consumir alimentos y productos que no generen violencia y que ayuden a mantener el medio ambiente, tratar a las otras entidades vivientes cómo nos gustaría ser tratados a nosotros.

Se dice que cuando el yogui está completamente establecido en Ahimsa, irradia tal paz y tranquilidad que incluso los animales salvajes se vuelven mansos en su presencia.

Namaste

Equipo Ashtanga Yoga inbound www.yogainbound.es

Comments