Viaje pokemon
Luchando por llegar a nuestro destino

Fuimos a la heladería del heladero que vendía helados muy helados, y que los congelaba en la heladera. Compramos un rico cono de helado de vainilla y frutilla, que traían pasas al ron, que por cierto eran muy malas, porque tenían sabor a pipi. Cuando nos sentamos a comer ese helado y desagradable helado, me dí cuenta que en vez de servilleta me habían dado una carta dorada y mágica. A mi amigo le había salido el boleto dorado para ir a la fábrica de Willie Wonka, el muy tonto se lo comió. Yo le leí la carta ya que el no sabia leer. leer aqui

Cuando salimos a la calle el día estaba esplendido, pero a mi  amigo le cayó un rayo. Con miedo él me dijo:

 -Hay que pedir permiso.

A las 11:30 arreglamos nuestra mochila sin pedir permiso a nuestros padres, a excepción de mi  amigo que le dijo:

-¿Padre puedo ir a una peligrosa misión donde me puedo quemar o morir ahorcado por un extraterrestre de un ojo?

 -Ya bueno.

En la mochila iban los siguientes elementos:

    • Una bebida de dos litros ½
    • 10 pokebolas
    • Una cobija
    • Saco de dormir
    • Un notebook
    • Un espanta cuco
    • Un equipo de música
    • Guantes de box
    • Un CD con música infantil
    • Un pokedex y un digivice
    • Dos CHEQUERA$
    • La llave de la ciudad.

  Ustedes se preguntaran ¿para qué sirven las pokebolas? Como nosotros no llevábamos armas llevamos nuestros pokemones. Yo llevaba a:

Seviper, Cacturne, Milotic, Medicham, Gardevoir.

En cambio mi amigo llevaba a:

Regice, Regirock, Registeel, Regigigas, Deoxys.

 

Llegamos atrasados, porque había una larga fila llena de otros niños.

 

Cuando nos subimos todo se oscureció, las puertas chillaban cuando se cerraban, y el reloj de mi amigo empezó a girar muy rápido a tal velocidad que le quemaba la muñeca. Nos dimos cuenta que era un viaje en el tiempo. miramos a las piscina y esto es lo que vimos la piscina 

Siguiente