Morin Khuur


El morin khuur o moriny tolgoit khuur: “khuur con cabeza de caballo” es un violín de dos cuerdas con una cabeza de caballo tallada en el extremo del mástil.

Se toca, al igual que el violín, con un arco.
Es el instrumento más popular entre la población mongol y un símbolo nacional.

El instrumento consta de una caja de resonancia con dos cuerdas, que van desde la punta del mástil hasta la mitad de la caja de resonancia.
Las cuerdas de este instrumento están hechas con pelo de caballo o nylon.
















La caja de resonancia tiene generalmente forma trapezoidal, siendo muy raros los de caja de resonancia en forma redondeada. Dos cuerdas de crin van desde el final de la pica, en la base de la caja de resonancia, hasta el clavijero por encima de dos puentes, uno en la caja de resonancia y el otro más pequeño en el mástil.


Las cuerdas se llaman nariin (delgada) y büdüün (gruesa), pero también se las conoce como “femenina” y “masculina”. La cuerda delgada suele tener alrededor de 105 pelos de la cola de una yegua, la cuerda gruesa alrededor de 130 pelos de la cola de un caballo. Las cuerdas se acostumbran a afinarlas con una quinta de separación, pero actualmente hay una tendencia a afinarlas con una cuarta de separación. Su extensión es de tres octavas.


La técnica para tocarlo varia de una región a otra, pero generalmente los dedos índice y medio de la mano izquierda tocan las cuerdas desde debajo, es decir, con la superficie lisa de las uñas, mientras que los dedos anular y meñique tocan las cuerdas desde arriba. El instrumento se toca con arco provisto también con crines, cuya tensión se encarga el intérprete de ajustarla mientras toca.

El morin khuur se usa para acompañar tanto el canto de fábulas como leyendas y el canto llamado urtyn dun (largo). En el oeste, es usado para tocar melodías tatlaga que hacen referencia a animales o pájaros y proporcionan una tonada repetitiva con un ritmo regular para danzar bielgee. También es usado para tocar una particular melodía de los pastores de camellos, con la que persuaden a las madres para que amamanten a sus crías.



Por:
Yerko Fuenzalida
Fuentes música para ver