Instrumentos‎ > ‎

Kora


Origen de la Kora

La Kora es el arpa de África Occidental, concretamente de la etnia Mandinka y la casta de los Djelis, zona situada en la actual Senegal, Casamance, Gambia, Mali, Guinea.

Su sonido es entre arpa celta en los bajos y guitarra flamenca española en la improvisación de los agudos.

Djeli quiere decir el que explica cuentos o canta poemas. Ellos son  maestros de la palabra y de ceremonias, responsables de educar al pueblo, historiadores, expertos en genealogía, consejeros del emperador y de los reyes, mediadores y diplomáticos, cantores y músicos. El momento en que los djelis hacen este trabajo es llamado Jaliyaa.

Esta casta son los guardianes de la historia ya que fue una cultura donde toda su transmisión era oral. Por lo tanto un djeli tiene la responsabilidad de ser un puente entre el pasado y el presente con la una estricta ley en la que han de ser fieles a la verdad.

Los instrumentos de la casta djeli son el canto, el djeli n´goni (como guitarra pequeña de pocas cuerdas ), el tama (tambor pequeño donde se aprietan las cuerdas para que cambie la nota), el balafón (parecido al xilófono), el dun Khassunke (percusión de base acompañado de una campana) y la kora.

Cada canción es un cuento, una anécdota, una historia, en la que su método de recordarla es con el canto en forma de poesía. El lenguaje original es el manden.


Elementos de la Kora tradicional
La Kora tradicional está hecha de media calabaza hueca, piel de vaca o antílope, tres remaches de madera (caja de resonancia), un mástil que atraviesa la calabaza, en la parte inferior hay un aro de metal (donde nacen las cuerdas) cerca de donde se apoyará en el suelo.

En la parte superior tenemos 21 Kónsuls (aros de piel trenzada) con los que se afinará la Kora. Un puente de madera donde irán las cuerdas y de bajo de este, una plataforma de madera forrada en tela que ayudará a pasar el sonido por la caja de resonancia.

Por último las 21 cuerdas, antiguamente de tripa y actualmente de nylon de pescar. Comienzan en el aro de metal en la zona inferior del mástil, pasando por el puente y concluyendo en el kónsul.

Símbolos
Se dice que cada elemento de la Kora tiene un significado.
La calabaza, es la tierra.
La piel, los animales.
Las cuerdas, las plantas y los árboles.
El aro de metal, la magia.

El 21 es un número muy importante en su cultura.
En las 21 cuerdas que la componen  7 sanan el pasado, 7 armonizan el presente y 7 protegen el futuro.
La importancia también se apoya en la creencia de 21 fases en la vida de cada persona.

Leyendas
Hay muchas leyendas para la Kora. 
Es muy difícil demostrar quién construyó la Kora ya que la conclusión del origen en las leyendas es que la trajeron unos espíritus, que para el mundo occidental se interpretaría como los ángeles y se dice que la primera kora tenía en su origen 3 cuerdas.

Pero sí hay unos datos históricos que dicen quien fue el primer korista reconocido. Este hombre fue Jali Madi Wuleng, Unos dicen que Jali consta de la era del emperador Sundjata Keita (1217-1255 d.C.) y otros del imperio de Kaabu o Gabu (1537-1867 d.C.).


Kora moderna
Este instrumento evoluciona dependiendo de la necesidad al igual que otras cosas.

Los kónsuls son sustituidos por clavijeros de madera, de guitarra española, guitarra eléctrica o bajo. Se dice que las primeras koras con clavijeros fueron construidas por necesidad de unos monjes católicos instalados en África Occidental por orden de un párroco francés. 

Este párroco quiso el dulce sonido que otorga la kora en las canciones de misa, pero para los músicos no les resultaba fácil estar cambiando de afinación continuamente entre canción y canción. Así que a raíz de la necesidad, ellos fueron los pioneros en la construcción de las primeras koras con clavijeros, al igual que la primera kora cromática.

Por:
Yerko Lorca

Agradecimientos a:
Djeliba Baba, www.babathestoryteller.com