Instrumentos‎ > ‎

Djembé


Se cree que se originó 9 siglos antes de nuestra era, en la etnia de los Mandinka, que significa personas del Mande. Pero es mas probable que aparecío de la evolución de otro tambor hace 300 años.

El Mande se situaría, en la actualidad, aproximadamente en Guinea Conakry y Mali. No en vano, Mali es una deformación de la palabra Mande y Malinke (esta última, sinónimo de Mandinka).

La historia cuenta que fue creado por la casta de los Numu, artesanos talladores de madera, herreros y maestros del fuego, que eran los guardianes de ciertos poderes místicos.
Ellos se encargaban de esculpir el cuerpo de los djembés, de montarlos con piel y de tocarlos.

Los djembés tradicionales están tallados en madera de lengue, iroko, dugura, mahogan, gueni, djala, acacia, cola...

Se montan con pieles de antílope, cabra, vaca y incluso de camello.
Al djembé, se le conoce en esos lugares como el tambor curativo por su gran poder, se toca en eventos populares, nacimientos, bodas y funerales, guerras y ritos sagrados; acompañado de otros instrumentos como los Dunduns, el Shekere, la Calabaza...


El rol del djembé en la cultura tradicional es de poner un ritmo al baile, y a los solistas de marcar los pasos de danza.
En occidente tocamos música y bailamos; en la tradición de los tambores, primero viene el canto, seguido del baile y las palmas,  finalmente se incorporan los tambores.
En realidad esa música es una interpretación del momento presente, por eso nunca dos temas se tocaran exactamente igual.
Para inculcar los ritmos, los maestros tambores los cantan a sus alumnos y estos los practicaban durante las ceremonias.

La primera expansión se produjo en el siglo XVIII por la tribu Diola, que eran comerciantes.
Pero no fue hasta el año 1950, cuando el djembé se dio a conocer por todo el mundo gracias a la gira que realizaron Les Ballets Africains del guineano Fobeda Keita; y más tarde con Le Ballet Djoliba con Mamady Keita.
Estos grupos principalmente, tuvieron un impacto considerable e hicieron que el djembe se conociera más allá de sus fronteras tradicionales.

La forma en que ritmos se han transmitido de generación en generación durante siglos, ha sido mediante el complejo sistema silábico y vocal de las lenguas africanas.
Los ritmos originales del djembé han ido cambiando a lo largo del tiempo, adaptándose a los tiempos modernos e integrándose con otros tipos de música.
En la actualidad, son muchos los solistas y grupos que han incluido en sus obras musicales temas para djembé y que usan este instrumento como un acompañamiento de percusión propio.


El djembé promueve la amistad y el amor. Alentó a los trabajadores en sus tareas y ayuda a los iniciados durante sus pruebas.
Es un instrumento que habla a los hombres, mujeres, niños, adolescentes y ancianos.

Es un instrumento de comunicación entre la gente, los pueblos, países e incluso continentes; el djembé es universal.
Él habla todos los idiomas y habla a todos en su lenguaje propio, porque cada vida es sensible a los sonidos y a los ritmos.

Una leyenda cuenta que unos monos montaban fiestas de luna llena, tocando música y bailando, devastando los cultivos.
Un día, se escondió un joven disfrazado de león y en medio de la noche asusto a los intrusos que se fueron dejando
una flauta y un tambor djembé.



por Stéphane Sublet
www.unibongo.com