Instrumentos‎ > ‎

Cuencos

Cuencos de metal y cristal

Origen
Los primeros cuencos fueron de aleación de 7 metales: oro, cobre, plomo, plata hierro, mercurio y estaño. Llamados popularmente como cuencos tibetanos, aun que no por ello lo son. Se dice que los monjes comían en el mismo cuenco cuando estaban de viaje y los utilizaban para varias disciplinas, entre ellas la meditación y relajación.
Los cuencos parte son de la tecnología de las campanas y aunque el cuenco de cristal es un instrumento muy joven en estos años se ha podido comprobar que tiene resultados beneficiosos, llevando al oyente a un estado de relajación. Siempre y cuando la actitud de quien realiza la sesión este en empatía con el público, ya que hay frecuencias que al oyente le pueden ser desagradables.


Sonidos y Propiedades
Hay quien pone agua dentro de los cuencos. Al tocarlos con el agua, la potente vibración que generan, mueve las partículas haciendo formas geométricas en movimiento y un efecto parecido al de la ebullición en un cazo al fuego. En el cuerpo ocurre algo parecido. Uno de los lugares más sensibles de nuestro cuerpo, sobre todo para este tipo de sonidos, es la cabeza. El movimiento del agua en este lugar ayuda a visualizar mientras el sonido nos envuelve. El sonido sale en forma espiral por lo que el oyente tiene la sensación, que viene de atrás, después en un lateral, otras veces del suelo…   esto hace importante que haya una buena hidratación para una agradable tolerancia, beber agua antes y después de la sesión,  ayudará a que la relajación sea fluida y agradable.


Tipos de cuencos de cristal
Los cuencos de cristal pueden ser de cuarzo rosa, amatista, oro, platino y otros minerales. La diferencia mineral tienen una vibración distinta por su composición.
Este tipo de cuencos no dejan de ser cristales, por lo que pueden ser tintados. El tinte no modifica la vibración si es del mismo material, aun que ahora también están siendo iluminados con leds poniéndolos debajo del cuenco para un sorprendente efecto visual que puede ayudar a potenciar la intención del intérprete.


Baquetas
Para que el cuenco de metal suene, se utiliza una baqueta de madera dando un sonido brillante y otra de madera forrada con una textura suave o cuero dando un sonido mate.

En el caso de los de cristal es una baqueta dura por dentro forrada de cuero o  tela rugosa, hace que el sonido se inicie antes y con ligera presión moviéndolo en círculo en el borde del cuenco. Recomendable para los que se inician.

El otro es una baqueta de goma. Produce un sonido más suave y el sonido crece lentamente. Tanto una baqueta como otra se usan para distintos trabajos, por ellos es bueno tener ambas ya que el sonido es diferente.





Por:
Yerko Lorca