Francisco Aparicio Garrigos " Paco Mincho"

    Paco el Mincho, nació en Enguera en la C/ San Antonio de Padua, un 27 de Abril de 1929, así le conocen en Enguera y así le gusta que le llamen, me recibió a principios del mes de Mayo en su domicilio de Enguera, en la Av. Constitución en un primer piso, con vistas a la carretera, y me comentaba que gracias a esto, desde su atalaya, los dias pasan de otra manera, ya que Paco no sale de casa desde hace mucho tiempo.

    Vivió en la C/ San Antonio de Padua, en una casa donde apenas había enseres, cuatro sillas, una mesa para comer, y poco mas. No fue a la escuela, ya que le pilló en toda la Guerra Civil y no pudo asistir a las clases. Cuando tenia siete u ocho años, un día apareció su padre con un saco de arpillera, el creía, por el bulto que había dentro que era un jamón, pero la sorpresa fue cuando abrió su padre el saco y se encontró una maza y un pico, para sacar campiña en el Pozo del Charral, que es donde tenían las oliveras. Me quede con dos palmos de narices, !con el hambre que había en casa ¡


                Una de sus muchas aficiones,el cante flamento, aqui lo vemos actuando en el Salón Musical.

    También recuerda Paco, cuando acompañaba a su madre, Modesta a la placeta de los guardias civiles (ahora casa de la Cultura), que es donde estaba la cárcel antiguamente, para llevarle todos los días la comida a su padre que estaba preso y le llamaba mucho la atención,la cantidad de gente que hacia cola, para llevarle comida a tantos y tantos enguerinos que estaban en ella.

     Posteriormente las visitas se trasladaron a Valencia, a la cárcel de San Miguel de los Reyes, donde trasladaron a  su padre con pena de muerte y tan solo la podía verlo de año en año por Navidad. Hace unos ocho años, volvió a visitar nuevamente la cárcel, acompañada de su hija Matilde y su yerno Alejandro, donde no pudo contener las lágrimas por los recuerdos.

    Con los ojos llorosos, me dice, para un momento, se enciende un cigarro, me mira y me habla de nuevo, venga Jose Maria ya podemos seguir con la entrevista. A los doce años estuve de criado en la casa de Eduardo Martínez ” Patitas” en su domicilio de la C/ Moreras, donde le trataron fenomenalmente, sobre todo en la comida, corría los años de la posguerra 1941 y la comida escaseaba por todos los sitios.

    De Eduardo Martinez “Patitas” tengo muy buenos recuerdos, porque trabajaba con el repartiendo ropa (pantalones,camisas,jerseis,etc.), por toda la sierra de Enguera con una burra de su propiedad, visitamos a los vecinos de los Caseríos de Benacancill, Tejaríco, Casas de Lloret, Navalón de Arriba y de Abajo, etc, yo me lo tomaba como excursiones por la Sierra y además nos daban muy bien de comer, esto también me enseño a descubrir la Sierra de Enguera.


                             Aqui le vemos, llevando en brazos a su hija Matilde, en la Fuente de la Mota.

    Cuando se casó con su inseparable, Matilde Barberan, en el año 1957, dejó de vivir en la Calle San Antonio de Padua y se trasladó al Montepío, para después pasar a su domicilio actual, un piso de la Av. Constitución.

     Posteriormente, comenzó a trabaja en el Vapor San Jaime, donde estuvo 23 años, hasta que se produjo el incendio que destruyó la fabrica por completo. Luego ingresó a trabajar en al Ayuntamiento de Enguera, como Agente Judicial (juzgados).Quiere que mencione lo bien que ha estado en el Ayuntamiento de Enguera y que ha trabajado con varios alcaldes, Jaime Barberan, Pedro Marin, Ernesto Jordá y el ultimo Enrique Sanchiz.

    También comentar que fue, durante un año propietario del Bar Avenida (junto a la gasolinera), junto a su cuñado Teófilo, que le ayudó mucho en estos menesteres. Vamos que Paco el Mincho ha hecho de todo.

    Se vuelve a encender otro cigarro me mira y de dice, ¿Pero cuando vamos hablar de los pebrazos, y de las monchetas, los espárragos y el cante? y del fútbol que!

 

                                                         Junto a su inseparable, Matilde.

    Bueno vamos por partes:

    Como no, el cante una afición que lleva aún en su venas, el cante flamenco, Paco cantaba en las fiestas de las calles de Enguera, San Antonio de Padua, Santisimo, San Juan, etc. han visto a este cantaor aficionado durante muchos años, desde aquí quiere mandar  un grato recuerdo a sus campañeros, Modesto “ Zapatero”, Paco Barruga, Conchin, Inma Vila y hasta el propio Ricardo Ros y algunos mas que ahora no me vienen a la memoria, donde han pasado gran cantidad de veladas haciendo lo que le gustaba, el cante flamenco. También actuaron en varios pueblos de las comarcas cercanas, Anna, Chella, Bolbaite, Navarres, Mogente, Antella. Algemesi,etc. Su cantaor preferido fue el gran “Enrique Morente”

    Y que decir de los pebrazos, de los espárragos y de las monchetas, el Mincho le ha pegao a to y ha disfrutado muchísimo en todas estas aficiones, que por desgracia ahora no puede realizar.

     De las monchetas, me cuenta que se acuerda de un temporal de levante que duró seis días y todos los dias iba a buscar monchetas, para luego venderlas casa por casa y ganarse un dinero, que luego le venia muy bien.¿ Que bueno estaba el arroz caldosito que me comía con las monchetas? Ahora esto se ha terminado.

 
    De los pebrazos, me cuenta, era una locura, eso es de locos. Salía de trabajar a las 6 de la mañana y buscaba siempre a alguien para ir al pebrazo, donde fuera, me daba igual ir a La Segurana, que al Puntal del Tambor o la Cornicabra, la cuestión era ir al pebrazo, estaba loco, estaría buscando doce horas seguidas, eso a sido mi mayor afición. En los últimos años, ya no podía buscar por su enfermedad, pero Paco acompañaba a Juan “Violin” un enguerino de Barcelona, a buscar y Juan los recogía y los metía a la cesta. porque no quería perderse de un solo día. Para terminar una anécdota que le paso con Enrique Garcia “Puteta”, fue un día que nos fuimos a buscar pebrazos a la sierra ., llenamos las cestas, los capazos y hasta el coche, pues llegamos a recoger sobre 70 kilos, vamos ni te cuento lo que disfrute ese día, me comenta Paco apurando otro de sus cigarrillos. En su honor el maestro Joaquín Ventura el hijo del tío Ventura, escribió un pasodoble titulado “ Paco el pebracero”.

     Ahora, me vuelve a mirar y me dice, ¿Qué del C.D. Enguera no vamos hablar aún?, yo le contesto, pues claro Paco, lo he dejado para el final porque, ha sido tu mayor afición  y el mayor honor de tu vida, ser Presidente del C.D.Enguera.


                      Paco recibe un homenaje de manos de Enrique Sanchiz, Alcande de Enguera y de Francisco                                                                  Martinez, junto a su esposa Matilde.

    El club estaba a punto de desaparecer, temporada 1987-88,  no había presidente por aquellos años. Una semana antes de comenzar la temporada había que presentar las fichas en la Federación y no había ni directiva  ni dinero y el bueno de Paco Mincho, dio un paso al frente y dijo que eso no se podía consentir, lo eligieron presidente del C.D. Enguera.



                                           Jugadores y directivos del C.D. Enguera, el dia de su homenaje.

     Paco se volcó con los jugadores y con el club, en el C.D. Enguera, gracias a Paco y a varias personas que formaban la junta directiva, los canarios pasearon un año mas el nombre de Enguera por toda la provincia de Valencia. Una de las anécdotas que cuenta, fue cuando el Enguera, necesita un gran  jugador , que llevara al equipo. Nos hablaron de Susaeta, que había jugado en Primera división, hablamos con el y pedia nada menos que  300.000 pesetas. El club no tenia dinero, pero yo tenia debajo del colchón esa cantidad, pues había cobrado de los albaricoques esa misma semana y sin pensarlos dos veces lo fiche.

                   
                Ultimo homenaje que recibio Paco, fue en el año 2005, junto al Concejal de deportes Sergio Muñoz.

    Le di las 300.000 pesetas,  pero jugó tan solo tres partidos y nos dijo que ya no podía mas, el muchacho nos devolvió el dinero y luego llegó a  jugar a tanto por partido. Puedo decir que Paco el Mincho ha sido un gran Presidente, porque yo personalmente  he jugado una temporada estando Paco el  Mincho al frente del equipo y los jugadores no hemos tenido ningún problema.. En el fútbol le han hecho varios homenajes, cuando fue presidente y posteriormente cuando ya se retiró, hace unos cinco años. Hay una frase que ha quedado para la historia del C.D. Enguera, mencionada por Paco Mincho“ ¡Que no le falta ná al Engra ¡ “

    Con las lágrimas en los ojos me dice, que lastima que no pueda ir a ver al Enguera, me gustaría ver jugar un partido a los canarios y recordar los viejos tiempos, pero todo pasa, lo bueno y lo malo. 


                                                 Aqui le vemos con dos de sus nietos, Alejandro y Sofia.

    Como hemos  podido comprobar Paco el Mincho, con 82 años, tiene una memoria de elefante, se acuerda de todo, toda una institución, se explica y habla como un libro abierto. Ahora pasa los dias esperando que algún amigo vaya a visitarle, pues al no poder salir de casa, sus aliados, son: su mujer Matilde, que no lo deja ni un solo instante, la televisión, las vistas a la  carretera, a traves del balcón y la visita de sus hijos Matilde y Paco, así como las de sus cuatro nieto.

    Paco Minchón falleció el dia 11 de Octubre de 2016. Descansa en paz amigo Paco.

 

Paco  Mincho, es mucho Paco Mincho, gracias por todo.

 

Enguera Mayo 2011

www.josemariasimon.com

 

Comments