PATOLOGÍAS Y ENEMIGOS 


LA VERDAD CONDUCE A LA SABIDURIA

La lombriz californiana es un animal muy confiable dado que no sufre ni trasmite enfermedades (Cuevas, 1991), Tampoco produce impacto ecológico ante una eventual fuga a un medio natural.  Es muy raro que ocurran enfermedades en criaderos de lombrices, en cambio es común encontrar daños ocasionados por las condiciones de la cuna.

 

Puede ocurrir que el hábitat sea alterado por la acción de bacterias, aire, calor o frío, así como también escasez o abundancia de agua. Otras causas pueden ser:

·         Lesiones e infecciones producidas por acción de insectos o parásitos, la presencia de moscas y mosquitos, ciempiés, bichos, hormigas. Si la lombriz es herida cerca del clitelo puede infectarse y morir. La muerte del animal provoca una pequeña fermentación que causa daño a otras lombrices.

·         La presencia de sustancias nocivas en la comida puede provocar una disminución de las lombrices y una pérdida de peso. En algunos casos afectan la musculatura de las lombrices impidiendo su locomoción o el apareamiento.

·         Intoxicación proteica o "gozzo ácido". Este es un síndrome desencadenado por la presencia de un alto contenido de sustancias proteicas (no transformadas) en el alimento de las lombrices.

 

Al ser atacadas estas proteínas por las enzimas que la lombriz posee en su sistema digestivo se da una alta producción de Amonio, presentando la lombriz inflamaciones en todo el cuerpo, muriendo a las pocas horas.

 

La presencia de este alto contenido proteico puede estar acompañado por un proceso de descomposición debido a la proliferación de microorganismos cuya actividad genera gases y aumento de la acidez del medio. Las lombrices se ven entonces obligadas a ingerir alimentos con una elevada acidez que no alcanza a ser neutralizada por la limitada secreción de sus glándulas calcíferas. Por consiguiente, el proceso de fermentación continúa en el buche y en el ventrículo del animal agravando el estado inflamatorio. 

 

Los principales síntomas son: abultamiento anormal de la zona clitelar, las lombrices se vuelvan rosadas o blancuzcas, se quedan en el fondo de la cuna y disminuyen su actividad o mueren. Cuando pase esto es necesario controlar el pH de la cuna, removerla con suavidad para favorecer la oxigenación y regular las reacciones ácidas mediante el uso de carbonato de calcio.

 

Para tener un buen criadero, es necesario tomar las siguientes normas de prevención:

  1. Probar siempre el nuevo material, poniendo durante dos días algunas lombrices y controlando su estado de salud. 
  2. Controlar la temperatura y el agua.

Cuando se incorporen harinas comerciales o alimentos más fuertes, echarlos con precaución y en pequeñas cantidades.

 

 

Patologías.

 

Las enfermedades en los criaderos de lombrices no son muy frecuentes aunque el hábitat de las lombrices puede verse afectado por la presencia de bacterias.  La patología más importante es la intoxicación proteica, provocada por la presencia de un elevado contenido de sustancias ricas en proteínas no transformadas en alimento por las lombrices.

Estas sustancias proteicas en exceso favorecen la proliferación de microorganismos, cuya actividad genera gases y provoca un aumento de la acidez del medio. Las lombrices ingieren los alimentos con una excesiva acidez que no llega a ser neutralizada por sus glándulas calcíferas. Por tanto, se produce la fermentación en el buche y en el ventrículo provocando su inflamación.

Los síntomas más frecuentes suelen ser el abultamiento de la zona clitelar, coloración rosada o blanca de las lombrices y una disminución generalizada de su actividad. Como medida de control se debe remover la tierra para favorecer la oxigenación y la aplicación de elevadas dosis de carbonato cálcico.

 

 

Enemigos de las lombrices

 

El hombre se encuentra entre los principales enemigos de la lombriz. En estado silvestre, las daña con el uso de antiparasitarios, insecticidas y abonos químicos.

 

En el criadero también la mayor parte de los parásitos y enemigos de las lombrices proliferan por descuido del lombricultor.

 

La presencia de escarabajos, moscas, ciempiés, ácaros y hormigas es indeseable, pues compiten por el consumo de alimento. No existen medios físicos eficaces para su control, salvo evitando que se instalen las colonias de parásitos mediante un buen manejo de las unidades de cría.

 

Dentro de las plagas de mayor importancia se conocen: las hormigas, pájaros, ratones, sapos, topos, la planaria, ciempiés, milpiés y algunas otras, que pueden causar serios daños en el criadero si no se toman las medidas de defensa apropiadas. La mayor parte de los enemigos de las lombrices proliferan en el criadero por descuido del lombricultor.

 

Información completa: adquirir manual sobre lombricultura: $70.000 (empastado rustico: anillado metálico y pasta transparente, impreso a color) o sofware sobre lombricultura: $80.000

 

Para facilitar la capacitación del lombricultor, en la siguiente tabla podrá encontrar las diferentes plagas que atacan las lombrices, el daño que producen y cual es la forma de controlarlas:

 

PLAGA/ANIMAL

DAÑO

CONTROL

Hormigas rojas

 

Las hormigas rojas son el depredador natural de la lombriz y las puede acabar en poco tiempo, no dejando una sola lombriz en el criadero.

La hormiga es atraída principalmente por el azúcar que la lombriz produce al momento de deslizarse por debajo del sustrato.

 

Las hormigas son la plaga más común en tierra caliente.

La hormiga se puede controlar sin necesidad de químicos, con sólo verificar que la humedad de la cama se encuentra en 80 %. Es decir, que si en las camas se encuentran hormigas, éste es un parámetro para diagnostica que la humedad está baja.

 Pájaros

 

 

 

Las aves pueden acabar poco a poco con un lombricero situado al aire libre.

 

 

 

 

 

 

Esta plaga se puede controlar fácilmente poniendo un manto de pasto de 10 cm sobre la cama de las lombrices.

 

Planaria

 

 

Es la plaga de mayor importancia dentro de los criaderos de lombrices. Es un gusano plano que puede medir de 5 a 50 mm, de color café oscuro, con rayas longitudinales de color café. La planaria se adhiere a la lombriz por medio de una sustancia cerosa que el platelminto produce, posteriormente introduce en la lombriz un pequeño tubo de color blanco succionando todo el interior de la lombriz hasta matarla.

 

 

Esta plaga se controla con manejo del sustrato, regulando el PH en 7.5 a 8; en PH bajos, las planarias se desarrollan y comienzan su actividad depredadora. Además, se recomienda no usar estiércoles viejos, y si hay plaga, dar de comer a las lombrices estiércol con 10 días de fermentación.

 

 

 

 Ratones

 

Es otra plaga muy peligrosa para el cultivo de lombrices. 

Se puede controlar al igual que las hormigas, manteniendo la humedad alta, o sea, en un 80 %.

 

Topos

Son una amenaza en cultivos al aire libre.

Debe instalarse una lona resistente en la base de la cuna.


 

 

Serpientes

Las serpientes son enemigos naturales de la lombriz roja californiana

Proteger bien las camas de las lombrices de todos los enemigos naturales de la lombriz para evitar que se las coman y acaben con la producción.

 

Gusano blanco

 

 

También son enemigos naturales de la lombriz, pero no porque ataquen las lombrices, sino porque compiten con ellas por el alimento.

 

En la imagen se puede observar. La parte negra que tiene el gusano es el sustrato que a consumido.

 

Al introducir el sustrato previamente compostado, se debe revisar para que no traiga estos gusanos.

 

Se debe hacer extracción manual de estos.

Tabla ­­# 8. Plagas que atacan las lombrices, daño y forma de control

 
[25]