GUAYAS‎ > ‎

HISTORIA DE GUAYAQUIL

Gobernaba entonces el presidente

guayaquileño Dr. Carlos Alberto

Arroyo del Río quien, contando

con el respaldo del ejército y habiendo

podido ordenar a los batallones

que ahoguen en sangre la revuelta

-como tantas veces había sucedido

antes, y sucedería después-, hubiera

podido mantenerse en el Poder;

pero éste prefirió renunciar cuando

apenas faltaban pocos meses

para culminar su mandato constitucional.

Poco tiempo después, cuando el

Dr. José María Velasco Ibarra

llegó al Poder, se instauraron en

el Ecuador dos nuevos conceptos

políticos: La demagogia y el populismo.

88

Guayaquil Vive por Ti

La oscuridad no podía durar para

siempre... Una triste historia terminaba,

luego del saqueo Guayaquil

había quedado en ruinas, llena de

vergüenza y cubierta de basura

por todas partes… parecía imposible

de creer… esta historia no debía

repetirse…había que salvar a

Guayaquil con el mismo entusiasmo

y amor con el que en el pasado

los guayaquileños la habían salvado

de los piratas, de las plagas y de

los incendios...

Tenía que existir en Guayaquil

quien encarnara el espíritu de esos

hombres para quienes su ciudad

estaba por sobre todas las cosas,

y así fue: el 11 agosto de 1992, el

Cabildo Municipal pasó de las tinieblas

a la luz...

El cambio se inició cuando asumió

la alcaldía el ex Presidente

Constitucional de la República,

Ing. León Febres-Cordero

Ribadeneyra quien, durante la

ceremonia de posesión hizo aclaraciones

puntuales que reflejaban

de manera clara y transparente su

voluntad de trabajo: “Tendremos

que trabajar mancomunadamente

por una ciudad dolida y desesperada

que ha pasado más allá del

fondo… de la ciudadanía espero

trabajo, sacrificio, cumplimiento

de la ley, de las ordenanzas, y los

acuerdos y resoluciones municipales.

Deben tener conciencia de que

solo los pueblos salvan a los pueblos”

Su primer día de trabajo lo inició

haciendo un recorrido por las

dependencias municipales, luego

de lo cual dijo: “Lo que he visto

en este primer día de ejercicio

municipal como Alcalde, no esperé

verlo en los días de mi vida.

Esto es aterrador… Aquí nadie

sabe nada… aquí no hay nada,

ni papel, ni baños… Es realmente

aterrador lo que sucede en la municipalidad.

Nadie imagina lo que

allí estuvo sucediendo. No tenemos

lo más indispensable, no hay

sillas, escritorios, papeles… nada.

Fue entonces que decidió dictar

una serie de medidas de carácter

organizativo, cuyo primer paso

fue cerrar el Palacio Municipal,

lo cual comprendía “el cierre a la

atención al público de todas las

dependencias municipales hasta

una nueva fecha que será previamente

anunciada públicamente” (El

Universo, Ag. 12/92).

Pero el cierre del Palacio tenía además

otras razones, era necesario

limpiarlo y había que implementar

su inmediata reconstrucción,

pues estaba cayéndose a pedazos y

la inmundicia estaba pegada hasta

en las paredes del despacho principal.

Lo que se encontró dentro fue

realmente espeluznante, y lo que no

se encontró fue peor: se habían robado

hasta los servicios higiénicos.

El hermoso Palacio -que había sido

utilizado como guarida para planear,

dirigir y ejecutar el vergonzoso

atraco a la ciudad- empezó a ser

rescatado gracias a un esfuerzo en

el que se combinó conocimiento y

arte para poder remodelar y restaurar

la Casa de la Ciudad.

Los Pipones

Inmediatamente y mientras el

Palacio Municipal permanecía cerrado,

Febres-Cordero dedicó sus

mayores esfuerzos y empeño para

poner en orden las finanzas municipales

y como primera medida,

procedió a despedir a los “pipones”

que deambulaban cada

quincena, dentro y en los alrededores

del Cabildo “para cobrar

sus haberes”.

“Este año, 1992, ha sido decisivo

para terminar con el incremento

excesivo que por cuestiones políticas

se dio en cuanto a la cantidad

de personal se refiere. A principios

Vive por Ti

Guayaquil

113

de año había cerca de 8.000 “trabajadores”,

de los cuales más de la

mitad fue sacada por el entonces

alcalde Harry Soria; el domingo último

fueron desenrolados más de

2.000 por el alcalde León Febres-

Cordero…” (El Universo, Sep. 4/92).

Guayaquil resucitaba y, consciente

de eso, al llamado del Alcalde

acudieron importantes sectores

privados para brindarle toda su colaboración,

permitiéndole de este

modo conformar un extraordinario

equipo de técnicos y administradores,

que en poco tiempo y bajo

su dirección, rehabilitaron las dependencias

municipales, instalaron

modernos equipos de computación

e implementaron tecnologías ignoradas

que permanecían sepultadas

entre la basura y el pesimismo.

En este punto es preciso destacar

que guayaquileños de todos los

sectores de la ciudad y de toda condición

social y económica también

respondieron al llamado de Febres-

Cordero y se unieron a esa heroica

cruzada que se estaba iniciando,

que estuvo reflejada en una frase

que, en ese momento, simbolizó el

anhelo de la ciudad: “Guayaquil

Vive por Ti”.

La transformación que se iniciaba

hacía comprender que en la ciudad

estaba naciendo nuevamente la esperanza...

y que en poco tiempo se

produciría un verdadero milagro.

Se contrató el relleno para el nuevo

botadero, la construcción del

relleno del sector de Las Iguanas,

y a petición suya, el Plenario fusionó

las empresas de Agua Potable y

Alcantarillado de Guayaquil dotándola

de autonomía administrativa,

económica, financiera y cooperativa,

con patrimonio propio y con

domicilio en el puerto principal.

Igual cosa hizo con las escuelas y

colegios municipales.

Los Vehículos

Municipales

Una de las primeras irregularidades

que Febres-Cordero denunció

ante la ciudadanía fue la desaparición

de todo o casi todo el parque

automotor municipal, que se encontraba

convertido en chatarra

por haber sido “deshuesado” por

los propios trabajadores municipales

o, como se pudo comprobar en

muchos casos, convertidos en vehículos

particulares de empleados,

concejales y demás funcionarios

municipales que usufructuaban

de ellos a su libre voluntad. Había

vehículos que inclusive ya habían

sido matriculados particularmente.

Junto con su denuncia, Febres-

Cordero dio como plazo el 21 de

Agosto para que los ex concejales

y anteriores funcionarios municipales

devuelvan los vehículos que

fueron entregados a su servicio

Ante la denuncia hecha por el

Alcalde, que conllevaba la amenaza

de que quienes incumplieran

la disposición se verían abocados

a enfrentar acciones penales por

apropiación indebida de bienes de

la ciudad, poco a poco empezaron

a aparecer los vehículos municipales,

y así lo hace constar diario

El Universo en su edición del 3 de

septiembre de 1992 en la que, bajo

el titular “Siguen Apareciendo

Carros”, dice: “Conforme pasan

los días siguen apare ciendo los vehículos

de propiedad del Municipio

de Guayaquil y que se encon traban

en manos de ex concejales y funcionarios

de anteriores regímenes,

quienes inclusive los habían cambiado

de caracte rísticas e inscrito

como particulares en la Comisión

de Tránsito del Guayas”.

Ante la destrucción y desaparición

del parque automotor y con el fin de

cubrir las exigentes necesidades de

los servicios y obras municipales,

la administración Febres-Cordero

adquirió, durante los ocho años que

duró su mandato, un total de 300

vehículos entre volquetas, rodillos

para compactar los rellenos de calles

y avenidas, tanqueros, cargadoras,

motoniveladoras, montacargas, tractores,

retroexcavadoras, camionetas,

busetas, grúas, en fin, un impresionante

y muy necesario número de

vehículos automotores, maquinarias

y equipo de trabajo, con el que pudo

iniciar la reconstrucción de avenidas

y calles de la ciudad, destruidas por

el abandono a que habían estado sometidas

por las administraciones que

le precedieron.

Un Municipio Paralelo

Veinte días después de haber tomado

posesión de su cargo, Febres-

Cordero hizo una serie de declaraciones,

que fueron más allá de

lo que los guayaquileños podían

aceptar y menos aún comprender.

Denunció que en torno al Palacio

Municipal se había creado un

“municipio paralelo” compuesto

por tramitadores, falsificadores

y personal experto en solicitar

114

coimas; que dentro del Municipio

varios departamentos eran antros

de corrupción y que el robo había

sido escandaloso.

Dijo en una parte de su denuncia,

y así lo consigna diario Extra

en su edición del 31 de agosto de

1922: “Los ingresos del Municipio

basados en aportes gubernamentales

y en impuestos, tasas y contribuciones

de ustedes (se refería

a la ciudadanía), han servido para

el beneficio particular de funcionarios

municipales, empleados,

concejales y toda una red puesta al

servicio del chantaje, la coima y la

corrupción.

Han saqueado al Municipio, lo han

dejado sin agua, sin teléfono, sin

servicios higiénicos; se han llevado

todo, vehículos, maquinas,

muebles, solamente han dejado lo

inservible. Y si no han cargado con

el edificio, es porque físicamente

es imposible hacerlo…”

Días más tarde, luego de un minucioso

análisis a la escasa documentación

que no había sido destruida

por la administración anterior, se

descubrieron un sinnúmero de

irregularidades cometidas en lo referente

a los contratos que firmados

por esa misma administración,

tal como lo consigna diario El

Telégrafo en su edición del 11 de

septiembre de 1992, donde dice:

“Lamentablemente, el control de

las contrataciones efectuadas durante

la anterior admi nistración,

no ha podido realizarse porque los

documentos referenciales no fueron

archiva dos.

Sólo en los últimos 60 días de la

adminis tración anterior, se firmaron

112 contratos, con anticipos

del 100%. El monto desembolsado

ascenderían los 4.000’000.000

de sucres, siendo que los trabajos

no deben pagarse antes que se ejecuten”.

A pesar de todos los males que

aquejaban a la ciudad, a pesar de

sus desfinanciamiento económico,

a pesar del caos y del desbarajuste,

la transformación que se había

iniciado hizo comprender que en la

ciudad estaba naciendo nuevamente

la esperanza... y que en poco

tiempo se produciría un verdadero

milagro.

Empieza la

Reconstrucción de la

Ciudad

Luego de una bien ordenada y

concienzuda planificación, la obra

pública municipal empezó con la

reconstrucción de miles

de metros cuadrados de

calles y avenidas (1.295

Km.), incluyendo la

construcción de varios

viaductos, puentes y pasos

a desnivel, destinados

a el tráfico vehicular de la

ciudad, así como el relleno

de de amplios sectores

del suburbio, que llegó a

completar los 4’356.070

metros cúbicos de material

pétreo.

Las calles y avenidas de

Guayaquil, convertidas

hasta entonces en muladares

llenos de basura,

con alcantarillas destapadas

y baches por doquier,

fueron atendidas

con prontitud y en poco

tiempo la ciudad empezó

a notar la diferencia del

antes y el ahora.

Empeñado en limpiar y

mantener a la ciudad sin

el hacinamiento de basura

y malos olores que la habían

caracterizado durante los últimos

años, previa correspondiente licitación

internacional, se adjudicó un

contrato de limpieza por 7 años

al consorcio ecuatoriano-canadiense

Vachagnon. Para complementar

el trabajo de limpieza y

saneamiento urbano, el Municipio

designó como botadero al sector

denominado Las Iguanas, al norte

de la ciudad.

Se estaba empezando a trazar el camino

de lo que sería el Guayaquil

del futuro.

Aquí, es preciso mencionar además

-como obras de gran necesidad implementadas

durante esta administración-,

la ampliación del Puente

5 de Junio, la reconstrucción y

ampliación de la vía a Daule, con

5 carriles en cada dirección y sus

respectivos pasos a desnivel; y la

reconstrucción de las avenidas

La reconstrucción vial, realizada

por el Ing. Febres-Cordero, alcanzó

no solo a la ciudad de Guayaquil

sino, también, a todas las parroquias

rurales. Lo que comenzó con

un primer metro, culminaría con

gran total de 1.294 Km. de vías

reconstruidas, bacheadas, pavimentadas

y repavimentadas.

115

Agustín Freire, Raúl Clemente

Huerta y Antonio Parra Velasco;

la construcción del viaducto que

une las Avenidas Juan Tanca

Marengo con la Perimetral y el

distribuidor de tráfico en la intersección

con la vía a Daule, el

Puente El Velero, los pasos a desnivel

de la Av. de las Américas;

y el imponente distribuidor de

tráfico de la Av. 25 de Julio, a la

altura de la Perimetral, al sur de

la ciudad.

Febres-Cordero inició también

los trabajos de construcción de la

Av. Francisco de Orellana, con 5

vías en cada sentido, desde la Av.

Agustín Freire hasta la Perimetral,

cerca de Pascuales.

A principios de 1996 las calles

del centro y norte de Guayaquil

eran un hervidero de hombres

trabajando intensamente para

su reconstrucción que contemplaba,

antes de poner la gruesa capa de

concreto, la instalación de un tecnificado

sistema de alcantarillado.

A mediados de ese último año de

su primera gestión municipal, la

ciudad había cambiado de aspecto

y los guayaquileños, en multitudinaria

manifestación, le expresaron

a Febres-Cordero su deseo

de que continúe en la alcaldía.

Presentó entonces su candidatura a

la reelección y, por votación nunca

antes vista, fue elegido para una

segunda administración municipal.

Con un cabildo adecuadamente ordenado,

con unas finanzas transparentemente

claras y con un equipo

dispuesto a trabajar hasta el sacrificio

con tal de ver resurgir a la ciudad,

Febres-Cordero inició un nuevo

gobierno seccional caracterizado

por la inmensa obra que realizó

y por el extraordinario desarrollo

que alcanzó Guayaquil.

Los parques de la ciudad, convertidos

en sitios de reunión de delincuentes,

prostitutas, viciosos, y

mercachifles, fueron convertidos

en lugares seguros para el paseo

familiar.

Cada parque, embellecido con muchos

árboles, plantas y flores, fue

implementado además con juegos

infantiles, áreas deportivas, pérgo-

Durante la primera

administración de

Febres-Cordero fueron

censadas mas de 250.000

familias de las zonas

periféricas de la ciudad

y medidos su respectivos

predios; en base a eso se

legalizo la tenencia de

tierras a 80.000 familias

a quienes se entrego

los respectivos Títulos

de Propiedad

las, fuentes, iluminación y cerramiento

perimetral.

Procedió también al adecentamiento

de los antiguos mercados,

que hasta entonces eran focos de

inmundicia y desorden antihigiénico,

y a la construcción de nuevas

y modernas instalaciones,

incluyendo entre estas últimas

la Terminal de Transferencia de

Víveres, en las afueras de la ciudad,

colindando con la ciudadela

Montebello, cuya extensión de 35

Has. alberga más de 600 puestos y

locales, y tiene capacidad para más

de 900 vehículos.

Mención especial merece también

el Camal Municipal, localizado en

el barrio Cuba, que luego de haber

funcionado durante muchos años

en lamentable estado de insalubridad,

a partir de 1996 fue totalmente

modernizado y dotado de un riguroso

control sanitario.

116

Parque de la Kennedy

Parque de La Victoria

El parque Pedro Carbo o Plaza de La

Merced, luego de su restauración.

Terminal de Transferencia

de Víveres.

117

Evaluación

Diga en qué fecha se posesionó de su cargo el

Ing. León Febres Cordero Rivadeneira y cuáles

fueron las palabras con las que se expresó al

observar los interiores del Palacio Municipal en su

primer día de trabajo.

¿Cuáles fueron las disposiciones emanadas por

Febres-Cordero para poner orden en este asunto?

Cuál fue la primera disposición del Alcalde estando

ya en ejercicio de sus funciones?

Cuál fue la primera medida adoptada por el Ing.

Febres Cordero con el fin de poner orden en las

finanzas municipales?

¿Qué cantidad de empleados fueron desenrolados

por el nuevo Alcalde?

¿Cuál es la frase que adoptó el Municipio al iniciar

la heroica cruzada que tendría como objetivo

cambiar el destino de Guayaquil?

¿Qué denuncia realizó el Alcalde el 31 de agosto

de 1992 en relación al entorno del Palacio Municipal?

¿Cuántos contratos y por qué monto fueron firmados

en los últimos sesenta días en la administración

alcaldicia anterior a la del Ing. León Febres

Cordero?

¿Cuál fue el primer programa emprendido dentro

de la obra pública municipal?

¿Cuál fue el primer contrato aprobado por el

Concejo Cantonal?

¿Qué particularidades encontró el Alcalde Febres

Cordero dentro del parque automotor municipal?

¿Cuál fue el primer programa emprendido dentro

de la obra pública municipal?

¿Mencione tres de las principales obras viales

realizadas en esta administración?

118

¿Cómo se veía Guayaquil a inicios de 1996?

¿Qué pasó a finales de esta administración?

¿Cuál fue el aporte de su Alcaldía en lo referente

a parques y plazas?

Narre con sus palabras cuál fue la acción realizada

con el fin de adecentar los mercados de la ciudad.

¿Cuál es la ubicación de los viaductos cuyo construcción

se iniciara en septiembre de 1996?

119

La Av. Olmedo, ya sin la presencia

de los vendedores informales,

atravesada por los pasos a desnivel

de las calles Eloy Alfaro, Chile y

Chimborazo.

Segunda

Administración

La segunda administración de

Febres-Cordero reunió las mismas

características de la primera; es

decir, una dedicación absoluta para

servir a la ciudad.

En septiembre se iniciaron los

trabajos de construcción del viaducto

que, como una extensión

de la Av. Eloy Alfaro, pasa por

sobre la Av. Olmedo, mismo que

sería complementado con otro

similar sobre la calle Chile.

Febres-Cordero planificó el proceso

de reordenamiento del comercio

informal, especialmente en el sector

de las “Bahías”, que en poco

tiempo presentó esa imagen funcional

que hoy beneficia tanto a compradores

como a vendedores. El

proceso se pudo cumplir gracias a

un acuerdo entre el Cabildo y los

aproximadamente 4.000 comerciantes

minoristas que ejercían

su comercio en el hasta entonces

desordenado sector, comprendido

entre las calles Colón, Capitán

Nájera, Chimborazo, Malecón y

Sargento Vargas.

Antes de finalizar el año, más de 15

mil familias asentadas en las parroquias

Tarqui, Ximena, Letamendi,

Febres-Cordero y García

Moreno, en 326 cooperativas y

precooperativas de vivienda, recibieron

los títulos de propiedad

de los respectivos predios que, habiendo

sido ocupados con anterioridad,

no eran considerados parte

de la trama urbana de la ciudad,

Otras Obras

Puerto Hondo -situado en el km.

17 de la vía a la Costa-, donde el

comercio informal de comidas preparadas

o típicas se desarrollaba de

manera y con medios rústicos y sin

condiciones básicas de salubridad,

fue convertido en un acogedor

parador turístico, implementado

con adecuadas vías de acceso, área

de estacionamiento e infraestructura

apropiada para brindar un buen

servicio a los usuarios.

Parroquias rurales como Progreso,

Puná, Tenguel, Posorja y El Morro

también fueron beneficiadas por la

acción municipal.

El aspecto cultural -abandonado

durante varios años por haber estado

en manos de gente inculta e

incapacitada- recibió un impulso

extraordinario que se

inició con la reestructuración

física y orgánica

de la Biblioteca y Museo

Municipal, a los que se

dotó de una organización

profesional adecuada para

brindar el servicio que merecen

sus visitantes.

Se organizó el Archivo

Histórico de la ciudad, con

sus tres millones de documentos

totalmente foleados

y clasificados.

Mención especial merece

el proyecto de Rescate

Editorial, que publicaría lo

más selecto de nuestra historiografía,

recuperando, para

las nuevas generaciones,

obras escasamente conocidas,

así como también obras

inéditas de extraordinaria

importancia, que se han

mantenido en el anonimato

por muchas décadas. De

esta manera, los maestros

de las nuevas generaciones

podrían tener la herramienta

perfecta para que nuestra

juventud recuperara la memoria

colectiva de nuestro

pueblo y con ella el legado

dejado por sus ancestros.

El 24 de julio de 1997, con motivo

de las fiestas de la ciudad, Febres-

Cordero inauguró una de las obras

de mayor proyección humana y

social, que beneficiaría a un sector

hasta entonces olvidado de la población:

la Escuela Municipal de

No Videntes, ubicada en la Av.

Machala y Bolivia.

En octubre del mismo año, de

acuerdo a lo acordado con el

Municipio, una gran cantidad de

comerciantes informales de las

Bahías comenzó a reubicarse en

los bajos del paso a desnivel del

la Av. Eloy Alfaro, procediéndose

también a la reubicación de 300

legumbreros y expendedores de

120

víveres -que fueron trasladados,

hasta segunda orden- a un canchón

situado en las Eloy Alfaro y Sgto.

Vargas. Estos fueron los primeros

de los puestos creados en los primeros

mercados que construyera

esta administración municipal.

Así como el Cabildo se preocupaba

por mejorar la ciudad, la empresa

privada también aportó significativamente

y, como ejemplo, el

3 de diciembre de 1997 abrió sus

puertas el Mall del Sol, que, según

sus promotores, era para entonces

el más grande y moderno centro

comercial de América del Sur.

A mediados de 1998 se iniciaron

las construcciones de grandes mercados

que, serían levantados en

hormigón armado reuniendo una

serie de características que beneficiarían

tanto a comerciantes como

a usuarios. Estos mercados son:

San Francisco, en Mapasingue

Este; Sauces IX, en la Av. Jaime

Roldós Aguilera; La Prosperita,

y San Jacinto, en la Cooperativa

Juan Montalvo.

El Nuevo Malecón

En 1998 se inició una de las obras

más importantes de la ciudad, posiblemente

de todo el siglo XX: La

construcción del nuevo malecón

de la ciudad que, de acuerdo al

cronograma planificado, sería inaugurado

en el año 2000.

Ese gigantesco proyecto representaría

un cambio trascendental en el

rostro de la urbe, provocando una

revalorización del suelo en el casco

central como nunca se había dado,

y significó también el inicio de

trabajos que darían a Guayaquil

una imagen de excelencia como

aquella que había lucido en las

prósperas épocas de la “Pepa de

Oro”, a inicios del siglo.

La inauguración de la Plaza Cívica

del malecón -el 9 de octubre de

1999- fue la culminación de un largo

proceso que se había iniciado

en 1995 cuando, ante la necesidad

de rescatar el abandonado Malecón

-convertido en refugio de gente de

mal vivir- y renovar el sector

céntrico de Guayaquil; por

iniciativa de los ejecutivos

del ya desaparecido Banco

La Previsora se había empezado

a elaborar un proyecto

para la construcción de un

nuevo malecón.

La visión del Alcalde

Febre-Cordero recogió el

proyecto, le dio camino

a través de la Fundación

Malecón 2000 y puso

en marcha una formidable

y asombrosa

obra, en la que el

sector privado de la

ciudad, la Fundación

Malecón 2000 y la

Municipalidad, se

unieron en un gigantesco

esfuerzo

y desafío.

El proyecto debía

desarrollarse desde

el tradicional barrio Las Peñas, al

norte, hasta la calle Cuenca, al sur,

en una extensión de 2.5 km de longitud,

con una superficie aproximada

de 20 hectáreas y 130.000

m2 de áreas cubiertas, destinadas a

un centro comercial, cuya altura no

pondría superar la de los árboles

del sector, y varios parqueaderos

en su parte inferior.

Tendría también áreas recreativas,

lagunas, fuentes de agua y un embarcadero

público.

El tramo inaugurado con motivo

de las fiestas de independencia se

extendía desde la Rotonda, en la

Av. 9 de Octubre, hasta el Reloj

Público, a la altura de la Av. 10 de

Agosto.

Al inaugurar la Plaza Cívica, el alcalde

pronunció un patriótico discurso,

que en una de sus partes decía:

“Este 9 de Octubre de fin del siglo

XX, permanecerá como un hito

de progreso y desarrollo de nuestra

ciudad, simbolizando la transformación

del Gran Guayaquil”

Puente El Velero

Con motivo de las fiestas julianas

de ese año, el alcalde inauguró el

paso a desnivel de la Av. José

Vicente Trujillo, sobre la Av.

Machala, al sur de la ciudad, y el

puente llamado El Velero.

Por esos mismos días fue inaugurado

también, al sur de la ciudad,

el parque de la isla Trinitaria, que

benefició a ese amplio sector marginal

donde se asienta la cooperativa

“22 de Abril”.

1999 no podía ser diferente y la

transformación de la ciudad continuó.

Febres-Cordero había reorganizado

el Cabildo, saneado las finanzas

municipales y la infraestructura

de la ciudad estaba casi completa.

Había resuelto problemas sanitarios,

de alcantarillado y de agua

potable.

121

Ese año se inauguró el mercado

de Caraguay, al sur de la ciudad;

el parque Stella Maris, al suroeste

de la ciudad, para entonces el

más grande y hermoso de la urbe,

cuyas instalaciones comprenden

canchas de fútbol, indor, baloncesto

y volei; teatro al aire libre

con camerinos, retén para la

Policía, biblioteca, juegos infantiles

y demás obras complementarias.

Ese año se realizaron también

sustanciales cambios en el Museo

Municipal, tales como la creación

del Museo Histórico de la

Ciudad, y las salas de Arte Sacro

y Numismática.

También se dio un extraordinario

impulso a otras manifestaciones

del arte, creándose el taller

de Serigrafía y Fotografía del

Museo Municipal, promocionándose

además a la Orquesta

de Cámara de la institución.

Por último, y por Ordenanza

Municipal, se creó la Dirección

de Biblioteca, Museo y Artes, con

el fin de que ésta lidere la actividad

cultural de la urbe y se convierta

en un ente coordinador y de apoyo

para las demás instituciones culturales

de la ciudad.

El Museo Histórico

El 18 de noviembre de 1999, al

inaugurar el Museo Histórico de

Guayaquil, Febres-Cordero pronunció

un emotivo discurso en

una de cuyas partes dijo: “...conciudadanos,

no quería dejar la

Alcaldía, con que vosotros me

honrasteis, sin reabrir, éste, vuestro

Museo. Por eso guayaquileños,

os lo entrego, con mi sentida

oración porque el recuerdo de

las glorias que aquí se testimonian

os acompañen e inspiren

constantemente en la lucha, que

nunca cesará por la conquista de

un porvenir de paz y de progreso

para nuestros descendientes.

Que el espíritu de la raza a las

que se pertenecen los hombres

y mujeres, cuyas gestas aquí se

relatan, sea el fanal que guíe los

pasos de la ciudad y de sus hijos

para ser dignos del nombre, de la

lucha y de las glorias de nuestros

antepasados”.

En este acto, al que asistieron

autorida des civiles, militares y

eclesiásti cas, el director del Museo

Municipal. Arq. Melvin

Hoyos, resaltó la historia del

museo y entregó al alcalde -en

forma oficial- el Tomo I de la

Historia Do cumentada de la

Provincia del Gua yas, de José

Antonio Campos, publicado por

el Programa de Rescate Editorial

de la Biblioteca Municipal de

Guayaquil, auspiciado también por

Febres-Cordero.

“…os convoco, guayaquileños

de nacimiento y corazón, a ser

los custodios de nuestro pasado

y velar porque nadie se atreva

nuevamente a ofender a la ciu-

Puente El Velero, totalmente iluminado, el día de su inauguración.

“…os convoco, guayaquileños de nacimiento

y corazón, a ser los custodios

de nuestro pasado y velar porque nadie

se atreva nuevamente a ofender a la

ciudad, ultrajándola desde la función

pública o desde cualquier posición, Sed

dignos custodios y defensores del espíritu

guayaquileño…”

122

dad, ultrajándola desde la función

pública o desde cualquier

posición. Sed dignos custodios

y defensores del espíritu guayaquileño…”

Año 2000

El año 2000 se inició para el

Cabildo porteño el 20 de enero

cuando, luego del correspondiente

proceso licitatorio, el Comité

Municipal de Contrataciones

adjudicó la construcción de los

túneles que hoy, atravesando los

cerros Santa Ana y del Carmen,

unen el centro de Guayaquil con

las ciudadelas del norte. La obra

incluyó los viaductos sobre la

Av. Pedro Menéndez Gilbert y el

que une la calle Loja con Julián

Coronel.

Parques y Viaducto

Es importante señalar que en esta

gestión municipal se contrató

con la empresa privada la construcción

de aproximadamente

75 parques, plazas, parterres, y

áreas verdes, mientras que por

administración directa, se construyeron

45 parques, plazas,

parterres, isletas y redondeles

de tráfico. No existió sector de la

ciudad que no recibiera por parte

de la municipalidad atención para

sus parques o que, por primera vez,

cuente con uno de ellos.

Se construyó el parque

de la ciudadela Coviem,

al sur de la ciudad, que

benefició a densos sectores

populares. Este

ocupa una extensión de

54.000 m2 y que cuenta

con canchas deportivas

(indor, voley, básquet,

fútbol), pistas

para ciclismo y patinaje,

camerinos, duchas,

graderías, juegos

infantiles, baterías

sanitarias, iluminación,

áreas verdes, cerramiento

perimetral,

auditorio y oficinas

administrativas.

Finalmente, un mes antes

de terminar su segunda

administración,

el 19 de julio Febres-

Cordero entregó al viaducto de La

Prosperina, que une la Av. Tanca

Marengo con la Perimetral, así

como los pasos a desnivel que

lo complementan, sobre la vía a

Daule.

Segunda Etapa del

Malecón

A pesar de las presiones sociales y

políticas a las que estaba sometido,

el 25 de julio inauguró la segunda

etapa del Malecón, llamada

Malecón Bahía, la misma que

contempla una construcción dotada

de tres plantas, que incluyen una

terraza mirador con 17 locales para

restaurantes, una planta alta -dotada

de aire acondicionado y ascensores-

compuesta por cuatro galerías

con locales comerciales de diversos

tamaños y ocho cafeterías y,

en la planta baja, parqueo para 230

vehículos y 69 bodegas, a más de la

áreas técnicas y administrativas.

La fase inaugurada incluía también

las áreas de juegos infantiles,

lagunas con botes, bancas y pérgolas,

teléfonos e iluminación de

primera.

El nuevo Malecón, que indudablemente

es la obra más monumental

construida en nuestra ciudad en sus

últimos cien años, se ha convertido

hoy en el lugar más atractivo de la

ciudad, y en símbolo iconográfico

que refleja el espíritu único del

guayaquileñismo.

Lo túneles del cerro Santa Ana

vistos desde el lado norte, sector de

la Atarazana.

123

El Municipio jamás descuidó el

aspecto social, que fue extraordinario

y cuyo resultado se refleja

en Dispensarios Médicos

Municipales, en los programas de

Medicina Preventiva y Curativa, en

los Programas de Educación para la

Salud y en los de Control Sanitario,

en las Brigadas Comunitarias que

se desarrollaron en los sectores

marginales y rurales, y en un plan

de cobertura sanitaria que alcanzó

mercados, mercadillos, mataderos,

tiendas de abarrotes, locales

de abastos, tercenas y vendedores

ambulantes y estacionarios.

La invalorable acción social emprendida

por la Dirección de

Terrenos y Servicios Parroquiales

hizo posible que 70.500 infantes

recibieran ayuda pedagógica,

213.700 estudiantes aprendieran

oficios artesanales y 255.140

-entre niños y jóvenes- se beneficiaran

de múltiples actividades

vacacionales desarrolladas

en los nueve Centros de Atención

Municipal Integral (C.A.M.I.), ubicados

estratégicamente en los sectores:

29 y Oriente, Fertisa, Cisne 2,

Pascuales, Isla Trinitaria, Chongón,

Guasmos, y en las Parroquias rurales

de Tenguel y Posorja.

Ordenanzas y

Reglamentos

Municipales

Cumpliendo con una atribución y

deber legal, León puso a consideración

del M. I. Concejo Cantonal,

durante sus ocho años de gestión,

más de cien Ordenanzas y

Reglamentos Municipales; todos

vitales y renovadores, constituyendo

con su aprobación el moderno

marco jurídico que a partir de entonces

rige la vida comunitaria del

cantón.

El éxito de la nueva legislación

municipal produjo un cambio radical

en la actitud de la comunidad,

que prefirió actuar en orden, con

respeto a la Ley y, sobre todo, con

apego a la justicia.

Pero si la obra de reestructuración

municipal fue extraordinaria, si la

obra física realizada en la ciudad

fue inigualable, el logro más importante

de esta administración fue

el devolverle a los guayaquileños

la dignidad, y el amor propio a

Guayaquil.

Por eso, la frase insignia de Febres-

Cordero está dedicada a cada uno

de los ciudadanos de esta impertérrita

ciudad, que tuvo la osadía de

desafiar al futuro.

Finalmente, a pesar de las insistentes

peticiones que la ciudadanía

le hizo para que se postule para

un tercer período, Febres-Cordero

consideró que ya había cumplido

a cabalidad con la misión que se

había impuesto, y el 10 de Agosto

del 2000 culminaron ocho años de

progreso, y trabajo ordenado y serio,

que caracterizaron su administración.

“Mí mayor gratitud a todos los habitantes del cantón, que me han respaldado

y hasta comprendido por supuestas y posibles equivocaciones.

Guayaquileños, el camino esta trazado y construido su primer tramo, no

hemos hecho otra cosa que poner las primeras huellas en un avanzar que

tiene que ser cada día mas luminoso.

Me llevo conciudadanos, amigos, la intima convicción de haber sido

parte del rescate de la autoestima de los guayaquileños, que hoy luce,

como en el ayer distante, cuando en epopeya, que es leyenda, fundaron

a la noble e hidalga santiago de guayaquil, cuando lucharon contra la

adversidad, con el mismo temple y valor con que se dieron libertad, con

el coraje de sus hombres, con la fortaleza interior y el gran amor de sus

mujeres y madres.

Les digo a todos gracias, y lo seguiré diciendo mientras viva y pueda

tener el privilegio de poder seguir mirando, el ir y venir del río guayas,

gran señor de nuestra historia y escuchando el murmullo de las risas y

las voces de este pueblo enamorado del sol y de la libertad.

Gracias, muchas gracias”

León Febres-Cordero

(Discurso del 25 de julio del 2000, sesión solemne)

124

¿Cómo logró la administración de Febres-Cordero

organizar a los 4.000 comerciantes minoristas

que conformaban el sector de las bahías?

Evaluación

¿Cuál es la ubicación de los viaductos cuyo construcción

se inició en septiembre de 1996?

¿En qué año se iniciaron los trabajos para dotar a

Guayaquil de un nuevo Malecón?

¿Cuántas familias recibieron de manos del alcalde

a fines de 1996 los títulos de propiedad de los

predios en que habitaban?

¿Qué se hizo en Puerto Hondo con el fin de mejorar

las características del lugar?

¿Qué hizo el municipio para desarrollar el aspecto

cultural?

¿Qué obra de gran proyección humana y social

fue inaugurada por el Alcalde el 24 de julio de

1997?

¿En qué fecha abrió sus puertas el Mall del Sol?

Diga los nombres y la ubicación de los nuevos

mercados cuya construcción iniciaba el Municipio

a mediados de 1998.

¿Qué imagen pretendió dar a la ciudad este nuevo

proyecto?

¿Qué obras viales inauguró el Ing. Febres Cordero

a fines de 1998?

¿En qué año se inauguró el nuevo mercado de

Caraguay al Sur de la ciudad?

¿Cuáles fueron las características del nuevo parque

Estella Maris?

¿Qué cambios radicales se dieron dentro del

Museo Municipal en el año de 1999 y cuál es el

nuevo nombre de la Dirección Cultural creada

para ese mismo año?

¿En qué fecha se inauguró el Museo Histórico de

la ciudad?

Anote un fragmento del discurso dado por el Ing.

León Febres Cordero el día de la inauguración.

125

¿Qué obra de la Historia guayaquileña fue entregada

simbólicamente al Alcalde el día del evento?

¿Cuántos estudiantes (entre niños y jóvenes) se

beneficiaron de las actividades desplegadas por

los Centro de Atención Municipal Integral (CAMI)?

¿Qué trascendental contratación fue adjudicada

por el Cabildo porteño el 20 de enero del año

2000?

Diga la cantidad de parques, plazas, parterres y

áreas verdes que fueron construidos bajo contrato

con la empresa privada y cuántos fueron construidos

por administración directa.

Anote los espacios en que se hallan divididos los

54.000 m2 del Parque de la ciudadela Coviem.

¿Qué viaducto fue entregado a la ciudad el 19 de

julio del año 2000?

¿Qué etapa del Malecón fue inaugurada el 25 de

julio del 2000 y cómo estaba compuesta?

Narre con sus propias palabras en que consistieron

los programas sociales y de salud que emprendió

el Ing. Febres Cordero.

¿Cuántas Ordenanzas y Reglamentos Municipales

puso el Alcalde a consideración del Concejo en

los 8 años que duraron sus dos administraciones?

Según la opinión ciudadana, ¿cuál fue el logro

más importante de su administración?

Cite algunas palabras del discurso que el Alcalde

dio el 25 de julio del año 2000 al despedirse de

sus conciudadanos?

126

Guayaquil…

Más Ciudad

El advenimiento del año 2000 trajo

consigo un momento de transición

política que Guayaquil no había

vivido en muchos años. Luego de

las elecciones seccionales, el 10 de

agosto culminó la administración

del Ing. León Febres-Cordero y

asumió la alcaldía el Ab. Jaime

Nebot Saadi. Era la primera vez

que la sucesión del alcalde se realizaba

en paz, entre miembros de

un mismo partido que mantenían

objetivos cívicos similares: El desarrollo

y el rescate de Guayaquil.

Ese día, durante la posesión de su

cargo, al pronunciar su discurso de

rigor el Ab. Nebot señaló cual sería

objetivo de su administración:

“Durante los últimos ocho años,

un Guayaquil destruido fue otra

vez construido y fue, por fin,

otra vez Guayaquil. Ahora, vamos

a hacer más obras, vamos a

darle más seguridad, más salud,

más regeneración urbana, más

lotes con servicios, más acción

social... En suma ¡Vamos a hacer

que Guayaquil sea aún más ciudad...!

Y cada una de sus palabras se cumplió,

destacándose el propósito de

que en poco tiempo Guayaquil

fuera una verdadera ciudad de destino

turístico, para nacionales y extranjeros.

En este empeño, el alcalde

encontró la mejor respuesta de

todos los sectores de la población,

sin distingos de ninguna clase.

Obra Vial

En esta materia, la administración

municipal puso especial atención

en la continuación de las obras iniciadas

por Febres-Cordero, relevándose

la ampliación y prolongación

de grandes avenidas como la

Francisco de Orellana y la vía a

Daule, que son determinantes para

el descongestionamiento del tránsito

de vastos sectores. De igual

manera, se continuaron los trabajos

para concluir los distribuidores

de tránsito de la Av. Pedro

Menéndez Gilbert y del puente

Rafael Mendoza Avilés, que hoy

permiten una rápida circulación

vehicular.

Preocupación prioritaria fue la

de conti nuar los trabajos de relleno

y reconformación de calles en

los sectores suburbanos, y al mismo

tiempo desarrollar un amplio

plan de bacheo, pavimentación y

Guayaquil…

Más Ciudad

repavimentación vial, además de

convocar a nuevos concursos para

obras similares en toda la ciudad.

La obra pública que impulsó la

Munici palidad durante la primera

alcaldía del Ab. Jaime Nebot, al

tiempo que generó innumerables

plazas de trabajo, inyectó diariamente

importantes sumas de dinero

y benefició al comercio formal

e informal, así como al transporte

masivo urbano y al particular,

pero sobre todo, a la población

que, confió en su Alcalde y en su

administración, porque supo que

sus contribuciones (impuestos y

tasas) les serían devueltas en obras

y servicios.

El Aeropuerto Simón

Bolívar

Nebot solicitó al Presi dente de la

República la autorización para

que el Municipio de Guayaquil

construya, administre y mantenga

su aeropuerto.

El Gobierno, sensible a la solicitud

del Cabildo guayaquileño, expidió

el Decreto corre spondiente para

la creación de una Fundación (si127

Más Seguridad

Coordinando con la Presidencia

de la Corte Superior de Justicia de

Guayaquil, Nebot realizó un seguimiento

de las acciones de los

jue ces de lo Penal para evitar

que algunos de ellos pongan arbitrariamente

en libertad a los

delincuentes capturados en los

operativos.

Recurrió a las máximas

instancias de la

Función Judicial y al

Consejo Nacional de la

Judicatura, así como a

todas las acciones legales

pertinentes, para obtener

las sanciones más drásticas

que permita la ley,

respecto de los jueces que

contravengan este objetivo

ciudadano.

Como en muchas ciudades

del mundo, en

Guayaquil se ofreció recompensas

económicas

para quienes entregaran

información que

permitiera la captura

de los delincuentes más

buscados por la Policía

Nacional y por otros avezados

robacarros, asesinos

y violadores.

Más Salud

Guayaquil, que cuenta

con una inmensa población

de escasos recursos

económicos y que necesita ser

atendida en su salud, recibió del

Municipio los beneficios de una

acción redentora cuando se puso

en marcha el plan “Más Salud”,

con la inauguración de 10 unidades

hospitalarias móviles, que

fueron situadas estratégicamente

en los barrios suburbanos,

permaneciendo en cada sitio por

milar a la de Malecón 2000), con

el exclusivo propósito de manejar

el asunto aeropuertos; y creó además

la Autoridad Aeroportuaria

de Guayaquil, como organismo

de dere cho privado, sin fines de

lucro y bajo cuya responsabilidad

se manejaría todo lo con cerniente

a la transformación del aeropuerto

“Simón Bolívar” y a la construcción

de uno nuevo.

un espacio de 15 días, luego de

lo cual cambiaban de lugar para

beneficiar a otros sectores.

El propósito del plan “Más

Salud”, fue atender gratuitamente

en los campos de la medicina

general, ginecología,

pediatría y odontología, a las

personas de bajos recursos económicos,

ofreciéndoles además

-también gratuitamente- los

medicamentos necesarios.

La meta municipal, que se cumplió

en poco tiempo, fue poner al

servicio de la población 40 clínicas

móviles, 4 hospitales del día,

varios dispensarios y brigadas

móviles, para atender mensualmente

a 200.000 personas.

Acción Social

En su primera administración al

Alcalde Jaime Nebot Saadi y el

Concejo Edilicio les correspondió

fortalecer, instaurar y especializar

los servicios sociales de

la Municipalidad de Guayaquil

para lo cual se crea la Dirección

de Acción Social y Educación

mediante Ordenanza Municipal

publicada el 27 de septiembre del

2000. Esta iniciativa contó con

la decidida participación de la

Concejala Educ. Marcia Gilbert

de Babra, Primera Presidenta de

la Comisión de Acción Social y

a la que se integró activamente el

Soc. Víctor Maridueña Varela. El

Primer Director de Acción Social

y Educación fue el Ps. Roberto

Vernimmen Barriga.

El Mercado de las 4

Manzanas

Nebot tuvo el coraje de enfrentar

a los “intocables” informales

que se habían apoderado del sector

comprendido en la intersección de

las calles Pedro Pablo Gómez y

Pedro Moncayo, y que, dedicados

al comercio ilícito de objetos de

dudosa procedencia, habían convertido

la zona -desde muchos años

“Las grandes revoluciones y

transformaciones jamás fueron

fruto de la ley, fueron fruto de

actitudes y hechos, que luego, por

fuerza de las circunstancias, se

convirtieron en ley”

Jaime Nebot

128

atrás- en una “Cueva de Rolando”.

De mucho sirvió -para lograrlo- el

apoyo a la Policía Nacional y la

formación de un cuerpo de vigilancia

municipal, parte de un plan

al que le dio el nombre de “Más

Seguridad”.

Finalmente y para concluir la

regeneración de ese sector de

la ciudad, el mercado de Pedro

Pablo Gómez fue convertido en

un gran centro de comercialización

que ocupó 4 manzanas donde

se dio cobijo a un gran número

de artesanos, como parte de un amplio

programa de apoyo a ese sector

de la nación.

Más Alimentos

La posibilidad de que la gente más

pobre tenga la oportunidad de adquirir

una serie de productos alimenticios

de la canasta básica, de

excelente calidad, con el peso justo

y con menor precio respecto de los

existentes en el comercio en general,

se hizo realidad en septiem bre

de 2000, cuando con la colaboración

de la empresa privada, el

Alcalde Jaime Nebot inauguró el

programa “Más Alimentos”, que

hoy beneficia a cientos de miles

de ciudadanos de recursos económicos

bajos, que adquieren la canasta

básica -con un descuento de

aproximadamente el 10%- en los

diferentes mercados municipales.

La marcha y éxito de este plan fue

posible gra cias a la gran red de

mercados municipales que abastecidos

por una gran terminal de

trans ferencia de víveres, lo que a

su vez ha permitió terminar con el

caos y la anarquía en estos sitios y

en su entorno.

Más seguridad, más salud y más

alimentos son algunos de los programas

implementados por la administración

del Ab. Jaime Nebot para beneficiar directamente

a las clases más necesitadas.

129

Evaluación

¿En qué fecha asumió la Alcaldía el Ab. Jaime

Nebot Saadi?

¿Cuál es el propósito del plan Más Salud?

¿Cuáles fueron las palabras que el Ab. Nebot dijo

al pronunciar su discurso de rigor el día que asumió

su cargo de Alcalde?

¿Qué proyectos de vialidad de enorme importancia

para la ciudad fueron continuados por el

alcalde Ab. Nebot?

¿Qué áreas de la ciudad fueron beneficiadas con

las primeras disposiciones que el Alcalde dio al

iniciar su administración?

Con relación al aeropuerto, ¿qué solicitó el alcalde

al Presidente de la República?

¿Cuándo se creó la Dirección de Acción Social y

Educación?

¿Con qué infraestructura nació el Plan Más Salud?

¿Cuál fue la meta que se fijó por el primer personero

municipal con respecto a este tema?

¿Cuál fue el reto que tuvo que enfrentar el Alcalde

Nebot para organizar el mercado informal de

la calle Pedro Pablo Gómez?

¿Cuál fue el resultado final de su gestión y de qué

manera concluyó la Regeneración Urbana de este

sector?

¿En qué mes y año se inauguró el programa Más

Alimento y a cuánto ascendía el porcentaje de

descuento con el que se podía adquirir la canasta

básica en los Mercados Municipales?

130

Regeneración Urbana

Nebot se propuso embellecer la

ciudad como nunca antes se había

visto, y para lograrlo, implementó

un proyecto de Regeneración

Urbana sin precedentes en la historia

guayaquileña.

Para el efecto se creó la

“Fundación Siglo XXI”, que

tendría a su cargo la misión de

ejecutar los proyectos de “regeneración”

por etapas, contratando

firmas de profesionales expertos en

planificación, diseño y construcción,

para que fueran entregando

paulatinamente diversas áreas de

la ciudad totalmente rehabilitadas.

Muy pronto, el programa de

Regeneración Urbana de Guayaquil

dejó de ser un aislado experimento

urbanístico y pasó a convertirse en

un eficaz instrumento de recuperación

y progreso, que transformó

radicalmente la ciudad.

Paralelamente se concluyó la construcción

del gigantesco proyecto

del Malecón, obra símbolo de la

administración anterior, inaugurando

su última fase con la restauración

integral del Mercado Sur,

llamado hoy Palacio de Cristal, y

la Iglesia de San José.

Volvía Guayaquil a ser poseedora

viva de su río -durante tantos años

olvidado- testigo de su historia, de

su crecimiento y desarrollo, de sus

triunfos y sus glorias… pero también

de sus penurias y sufrimientos.

El centro de la ciudad recibió también

del Municipio los beneficios

de la regeneración que convirtió en

Guayaquil en Más Ciudad.

Como todos los centros urbanos de

América Latina, el de Guayaquil

tuvo que afrontar la problemática

del comercio informal, ciudadanos

y ciudadanas, que en su búsqueda

por mejorar sus ingresos, se tomaron

aceras y parterres para vender sus

productos generando malestar del

comercio formal y del ciudadano que

veía limitado su espacio público.

A la Corporación Municipal le correspondió

entonces organizarlos

y orientarlos de manera adecuada,

respetando sus derechos, otorgándoles

espacios limpios y seguros

donde pudieran expender sus productos

de la mejor manera posible;

insistiendo además en que era

necesario entender que se debe

respetar el entorno formal existente

en los sectores en función a

las normas municipales vigentes,

para una convivencia más sana y

respetuosa.

No podemos negar que

este proceso fue difícil

y que ya se había iniciado

en la época de Febres

Cordero, pero con firmeza

y prudencia, se

logró finalmente reubicarlos

en kioskos situados

estratégicamente en

diferentes sectores del

casco comercial.

Tomando en cuenta

que el Cerro Santa Ana

constituye el sector más

antiguo e histórico de

nuestra ciudad, la regeneración

urbana llegó

hasta él para reconstruirlo

y embellecerlo,

iniciándose el proceso

en la Escalinata Diego

Noboa y Arteta. Esta intervención,

que superó ampliamente las más

ambiciosas expectativas, despertó

la autoestima de la gente del sector

y de la ciudad, desarrolló nuevas

alternativas de generación de

fuentes de trabajo y de ingresos

para propios y extraños; integró a

los habitantes del sector para que

sean parte de su desarrollo social y

económico.

La acción implementada en el cerro

-con la colaboración de sus habitantes-

logró transformar un tugurio

central en un centro de atención turística

que visitan los propios guayaquileños

y los extranjeros que

visitan la ciudad.

La regeneración urbana, según expresiones

del alcalde Nebot, “levantó

la autoestima de la ciudad,

estimulando el orgullo de vivir en

una ciudad como Guayaquil”. La

regeneración, dijo, “significa plazas

nuevas de trabajo para miles

de com patriotas en el campo de

la albañilería, fierreros, pintores;

la industria nacional se mueve, la

arte sanía funciona, mejora la plusvalía

y hay un movimiento económico

significativo”.

La Regeneración Urbana logró

que el centro de la ciudad sea

parte integral de la vida de los

guayaquileños, que se habían alejado

de él debido a los peligros que

acechaban en cada esquina. Aceras

limpias, jardineras y cómodas bancas

situadas a lo largo de la Av. 9 de

Octubre, hicieron que ésta recupere

Sector de las calles Víctor Manuel

Rendón, entre Pichincha y Pedro

Carbo, donde se inicio el plan piloto

para la implementación del proyecto

de Regeneración Urbana del centro

de Guayaquil.

131

su tradicional movimiento social,

y que los “mentideros”, donde los

mayores se reunían a contar capítulos

de su vida pasada, vuelvan

a renacer en esquinas como las de

Pedro Carbo, Baquerizo Moreno o

Boyacá.

Rescate y Regeneración

de Parques

Al tiempo que esto pasaba, el departamento

de Obras Públicas desarrollaba

una intensa actividad

destinada a reconstruir y embellecer

calles, parterres y bordillos, así

como los antiguos y tradicionales

parques que habían visto el crecimiento

de la ciudad.

El Parque Seminario, conocido

también como Bolívar o de las

Iguanas; la Plaza San Francisco

o Rocafuerte, la Plaza de La

Merced o Pedro Carbo, los parques

Montalvo y España, recibieron

el trabajo renovador de una

administración municipal, cuyo

mayor empeño era ofrecerle a sus

habitantes una ciudad más digna

para vivir.

El parque Forestal sufrió un

cambio radical que lo convirtió

en un atractivo turístico, pasando

a ser el sitio más adecuado para

la reunión y sana distracción de

vastos sec tores populares localizados

al sur de la urbe.

Además de la laguna natural que

posee, fue dotado de pistas de

atletismo, patinaje, ciclismo, juegos

infantiles, fuentes luminosas,

arborización, y su comple mento,

el Centro Cívico, cuyo teatro está

remodelado íntegramente.

Igual cosa sucedió con el parque

Coviem, localizado a la altura de

la intersección de la Av. 25 de Julio

y la vía Perimetral, al sur de la ciudad,

y que tiene un carácter fundamentalmente

deportivo, contando

para el caso con canchas para las

prácticas de fútbol, voley, básquet,

pistas de atletismo, patinaje, ciclismo,

graderías, vestidores, baños y

baterías sanitarias.

Finalmente, merece mencionarse

el Parque Lineal, construido a

lo largo de las riberas del Estero

Salado, partiendo a la altura de

la Universidad Católica hacia los

puentes 5 de Junio y Washington,

el colegio Vicente Rocafuerte, los

puentes Velero y de la 17 y la Av.

Barcelona, hasta terminar en la

Policía Judicial, el Parque Lineal

es una grandiosa obra que se suma

al proyecto integral de recuperación

del Estero Salado.

El proyecto, denominado Parque

Lineal o Parques del Salado, incluyó

el tratamiento paisajístico del

sector y cuenta con áreas infantiles,

de contemplación y canchas de

uso múltiple.

Más Cultura

La masificación de la cultura fue,

desde el inicio de su administración,

el objetivo principal de Jaime

Nebot.

La creación del Museo Itinerante

con el fin de visitar escuelas, colegios,

universidades, industrias, oficinas

públicas y hoteles, y divulgar

de la manera más vivencial el legado

ancestral de la urbe, tuvo como

resultado -en corto plazo- un incremento

explosivo del conocimiento

histórico de la comunidad.

Como una opción recreativa, se

crearon las “Carretillas Biblioteca”,

que llevarían a parques y plazas

las publicaciones del programa

editorial municipal, promocionándolas

entre los paseantes como libros

que permiten no solo conocer

algo más de la ciudad, sino, también,

ilustrarse sobre las características

históricas de su entorno.

Pero si hubo un proyecto que coronó

con éxito realmente inusitado,

ese es el Festival de Artes al Aire

Libre, que aglutinó en su primera

edición, año 2000, a más

de 250 pintores y escultores que

exhibieron su obra a lo largo de la

recientemente inaugurada Plaza

Cívica del Malecón, y que para el

2005 tuvo que ampliar los espacios

El Mercado Sur, hoy Palacio de Cristal.

132

para la presentación de las obras de

más de 700 artistas.

Para el 2006, el Festival de Artes al

Aire Libre se posicionó como el más

importante en su género, dentro de

América Latina, con más de 1.250

participantes en disciplinas tales

como: pintura, escultura, artes alternativas

(instalaciones y hapenings),

música (todos los géneros), danza,

desde clásica hasta folclórica, fotografía,

cortometrajes de cine, declamación,

teatro, títeres, etc.

Comments