Los Actos de Juan

O "La Abismal Soledad de Jesús" en los Actos de Juan
En este viernes Santo del año 2012 de nuestra era cristiana subo este bellísimo texto llamado ¨Los Actos de Juan¨que nos llegó a través de un libro que habla de los Sufis: ¨Los Maestros de Gurdjieff¨.  
Curioso que asuntos, aspectos y perspectivas tan significativos para nuestra tradición cristiana tengan que llegar desde ámbitos tan lejanos. 
Soy Católico no practicante, aunque lo he sido y he llegado a entender la maravilla de la MIsa de años de concurrir todos los días, hacia la década de los 80. Gracias a Nidia Santucho y a la fabulosa carta de navegar nuestra Biblia que es el libro ¨Ciencia y Salud¨, pude conocer la profundidad y vastedad de nuestra fe, con su inmenso sentido escatológico de la existencia.
Si bien soy un discrepante de Jesús, ya que adhiero interiormente con la libertad reclamada y alcanzada por Santiago, nunca olvido que Santiago se ganó el derecho de ser él mismo, siendo Uno Con Él. 
Soy Mariano, muy... Me contaron que mi madre fue caminando a Luján para pedir por un hijo y aquí estoy. Y años más tarde, ¨loco por la oración¨ como nos señaló Pablo, fué precisamente a través del diamantino y constante rezo del Sagrado Rosario que tomé contacto directo quién entendemos como el Señor y su Amada Madre, en una crucifixión interior que me marcó de por vida.
Sin embargo, no parezco ni me siento un ferviente cristiano, y hoy, a los 60, a veces me pregunto si Jesús hubiera llegado a los sesenta, si hubiera hecho lo mismo que hizo a los treinta. Sin desmerecer en modo alguno su elección... porque, convengamos, que si alguien tuvo libertad de elegir fue él, en todo lo que eligió hacer.
Desde muy niño sentí confuso y doloroso respecto al cristianismo, demasiado asociado al pecado y la muerte. Refiero a veces las misas a los velatorios con su tenebrosa y exagerada pompa fúnebre, viendo que nunca entendimos nada: ¨deja que los muertos entierren a sus muertos¨. 
Las lloronas, la desazón de la muerte, el infierno y el cielo y todas esas formas bastante tenebrosas señalando el mal, forman parte de las cosas que me alejaron de mi iglesia, sumada a la falsa castidad de nuestros sacerdotes, superimpuesta pretendiendo que hombres no preparados para tal fin, sean capaces de superar por simple decisión, así como así, sin preparación específica al poder del instinto, de las hormonas, que hacen todos los estragos que hacen con nosotros a cierta edad persiguiendo la procreación y subsistencia, instinto de supervivencia natural, el cual nos impide decidir por sobre nuestras ansias, afanes, y deseos.
Obviamente, pertenecemos a una cultura extremo extrovertida, bastante antípoda del introvertido Oriente, donde desde niños se enseña el sosiego. Nosotros en cambio, entrenamos a los nuestros para perseguir blancos.
El resultado salta a la vista: muy alertas a sacar ventaja y dormidos respecto al entendimiento.
Volviendo, y sin ánimo de distraerlos más, he aquí el texto de los Actos de Juan como regalo de Pascuas 2012: ruego sepan disculpar que no fui capaz de uniformar el tamaño de las hojas.


Comments