PREGUNTAS FRECUENTES

¿Quién es un niño con altas capacidades y/o superdotado?

Es aquel niño que tiene capacidades cognitivas muy por encima de lo que es normal para su edad.

¿Cuántos niños con altas capacidades y/o superdotados hay?

Existe un acuerdo casi unánime entre los especialistas de que aproximadamente un 2% de los niños y niñas son superdotados, en el sentido estricto de la palabra. Y de que el porcentaje total de niños con altas capacidades, incluyendo en éstas a la precocidad, los talentos simples o compuestos, la genialidad, etc., llega hasta el 17 % de la población.

¿Qué porcentaje de superdotación hay entre niños y niñas?

Hay identificados más niños que niñas. Esto no quiere decir que haya más superdotados en el sexo masculino que en el femenino. El porcentaje de distribución es similar pero estas cifras reflejan que la identificación depende de otros factores que son difíciles de controlar.

¿El niño con altas capacidades y/o superdotado nace o se hace?

La herencia da los potenciales básicos que conforman el cerebro, sede de las capacidades superiores; sin embargo, para que dichas capacidades puedan desarrollarse y optimizarse es necesaria la educación. Un niño con excelentes potenciales genéticos, si no tiene un ambiente eficaz, no desarrollará las altas capacidades o superdotación; también lo contrario, si un niño no posee excelentes potenciales genéticos, no será superdotado o con altas capacidades, aunque tenga un ambiente eficaz para ello.

¿Tener altas capacidades o ser superdotado es un problema?

No, se si atiende adecuadamente al niño desde su infancia. De ese modo, estos niños se adaptan mejor que los demás y son buenos en sus relaciones sociales, salvo raras excepciones.

¿Qué han de hacer los padres cuando sospechan que su hijo tiene altas capacidades o es superdotado?

Acudir a un psicólogo especializado en altas capacidades para que emita un informe. Este profesional ha de conocer la práctica de los diferentes métodos de selección y educación para estos niños. En los centros educativos sostenidos con fondos públicos, los Equipos de Orientación Psicopedagógica son los encargados de la evaluación.

¿A que edad puede identificarse un niño con altas capacidades y/o superdotado?

Como norma general no antes de los cuatro años, salvo raras excepciones. Las pruebas psicométricas existentes antes de esa edad son fundamentalmente psicomotoras; además algunas conductas precoces en los primeros años de vida, siguen, después, parámetros normales.

¿Es conveniente la identificación y el diagnostico lo antes posible?

Es muy conveniente. Cuanto antes conozcan los padres y los profesores si un niño tiene altas capacidades o es superdotado será mejor, pues podrán atenderlo y educarlo más adecuadamente. 

Cuando un niño es diagnosticado con altas capacidades, ¿han de hacer los padres algo especial con él en el hogar?

No mucho más de lo que estuvieron haciendo hasta ese momento, pues si el niño demuestra sus altas capacidades, en parte es debido al ambiente familiar. Sólo han de tener en cuenta que su hijo necesita aprender más y se deberán ofrecer los mejores recursos para conseguirlo.

¿Cuándo ha de acelerarse a un niño a un curso escolar superior?

La aceleración permite a un niño con altas capacidades estar en un curso con niños mayores en edad. De esta forma, el currículum se ajustará más a su edad mental, pero es preciso que se tenga también en cuenta la adaptación social. Si el niño con altas capacidades o superdotado se adapta bien con los mayores, la aceleración es positiva; pero, si no se adapta, la aceleración será negativa.

¿Es conveniente la asistencia a un programa de enriquecimiento para superdotados?

Mucho. El programa de enriquecimiento fuera del centro escolar no le perjudicará y le ayuda a conocer a otros niños de su edad con características similares a las suyas. El niño tendrá retos superiores a los del centro escolar ordinario y compartirá con los demás sus intereses e ilusiones sin que se le considere raro. Aprenderá a ser creativo.

¿Son obligatorias las adaptaciones curriculares?

Los niños con altas capacidades o superdotados son alumnos excepcionales y, consecuentemente, son alumnos con necesidades educativas especiales a los que se les ha de hacer una adaptación curricular individual, según la normativa vigente, la adaptación curricular consistirá especialmente en el enriquecimiento del currículum.

¿Los niños con altas capacidades y/o superdotados tienen éxito escolar y, en la edad adulta, profesional?

No sabemos con exactitud el porcentaje de niños superdotados con fracaso escolar y si llegaron a poco en la edad adulta, pero pensamos, por la práctica cotidiana, que entorno al 70 % de ellos sufren las consecuencias de la desorientación y de una educación poco eficaz.

¿Son los niños con altas capacidades y/o superdotados emocionalmente diferentes?

Por regla general, lo son. Las aptitudes intelectuales y creativas se desarrollan en ellos a un ritmo más elevado que otras capacidades, que evolucionan con normalidad. Las emociones pueden ser afectadas. Estos niños son más sensibles que otros y hacen más preguntas existenciales; si no se le ayuda no encontrará respuestas y eso le preocupará.

¿Los niños con altas capacidades y/o superdotados son siempre los que mejores notas sacan?

No necesariamente. Algunos superdotados, acostumbran desde pequeños a sacar los primeros cursos sin esfuerzo, no aprenden a desarrollar unos hábitos de estudio y puede que hasta se convenzan de que estudiar no vale la pena. Conforme van avanzando de curso, las materias son más extensas y difíciles, y no pueden aprobarse sin dedicarles varias horas de trabajo. La falta de costumbre hace que, a la hora de prepararse un examen, lo tengan más difícil que otras personas habituadas a estudiar desde siempre, y por eso no es infrecuente que exista fracaso escolar entre personas de altas capacidades.

¿Los niños con altas capacidades y/o superdotados no necesitan ayuda para nada y se las apañan bien solos?

Puede parecer que es así, pero no es cierto. Es necesaria una estimulación intelectual adicional para evitar que se aburran. Además, conviene que se relacionen con otras personas de habilidad mental similar para que no acaben encerrándose en sí mismos.

¿La superdotación intelectual es algo que debe envidiarse?

Ser más inteligente de lo normal no es más motivo de envidia de lo que pueda ser un cuerpo esbelto o una voz bien timbrada. Una inteligencia elevada es una aptitud que no sirve de nada si no se utiliza. Y, como todo, tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Si a los superdotados se les agrupa o se incluyen en programas educativos especiales, ¿se convertirán en un grupo elitista?

Un grupo de superdotados en un colegio no sería más “elitista” que el equipo de voleibol o el coro de una parroquia. Agrupare a los niños y jóvenes según sus habilidades para que aprendan unos de otros no les convierte en unos “creídos”, sino en personas conscientes de sus aptitudes que, en un futuro, serán capaces de utilizar en beneficio de la sociedad.

¿Los niños con altas capacidades y/o superdotados no saben que son diferentes hasta que alguien se lo dice?

Falso. Desde pequeños los niños con altas capacidades y/o superdotados tienen consciencia de ser diferentes de los demás niños de su edad. Según la personalidad de cada uno, interpretan esta diferencia como una cualidad o –desgraciadamente en la mayoría de los casos– como un “defecto que hay que corregir”. Deben ser los padres y los educadores quienes orienten a los niños en esta situación para que sean conscientes de sus capacidades y puedan desarrollarlas de una forma adecuada.