BIOLOGÍA‎ > ‎

PARTENOGÉNESIS

Los seres vivos podemos reconocerlos por tres funciones:

  1. Relación: capacidad de intercambiar información, materia y energía entre el ser vivo y el medio que le rodea.
  2. Nutrición: conjunto de complejos fenómenos de captura y tratamiento químico de moléculas para formar el cuerpo de un individuo y desarrollar todas sus funciones vitales.
  3. Reproducción: estrategias y mecanismos por los que los seres vivos perpetúan su especie.

La primera de ellas, siempre se cumple porque aunque no lo pretendamos siempre estamos en comunicación con el medio. La nutrición necesaria para desarrollar nuestras funciones vitales y cuando un individuo tiene cubiertas todas sus necesidades nutricionales entonces desarrolla excelentes estrategias para ser el mejor, el más atractivo y perpetuar sus genes en las generaciones futuras.

Para ello encontramos los siguientes tipos de reproducción:

  • Reproducción asexual: se realiza a partir de células somáticas, no se produce meiosis y no existe recombinación genética.
  • Reproducción sexual: intervienen células especializadas en la reproducción (gametos), se produce meiosis, existe recombinación genética y fecundación.
  • Partenogénesis: del griego parthenos, virgen y genesis, generación; difícil de catalogar y sobre la que paso a hablar.

La partenogénesis es un tipo de reproducción  que podemos considerarla asexual o sexual monogamética no frecuente que se produce tanto en animales como en vegetales.

 
Unos autores la califican dentro de la reproducción asexual porque no existe recombinación (en la mayoría de los casos) o porque no existe meiosis (en algunos casos), los individuos que se obtienen a partir de ella son clones de sus progenitores, ésta es una característica de los individuos generados por reproducción asexual. Otros autores la consideran reproducción sexual por participar al menos el gameto femenino, existir recombinación genética (en algunos casos) y existir meiosis (en la mayoría de los casos). Yo formo parte de los que opina que en la Biología no podemos ser demasiado estricto en las clasificaciones y a veces debemos abrir más posibilidades de catalogación  porque la naturaleza nos demuestra, con numerosos ejemplos, que no existen las verdades absolutas en ella. Por ello, creo que la partenogénsis debería considerarse un tipo más de reproducción, independiente de las anteriores, un tipo de reproducción que presenta características de reproducción asexual y sexual.
Este tipo de reproducción consiste en la segmentación de un gameto femenino, desarrollando un embrión y posterior nacimiento de un individuo, sin la participación de un gameto masculino. Es decir, una hembra puede tener descendencia sin necesidad de la participación de un macho.
 
Este fenómeno fue descubierto por primera vez por Charles Bonnet en el siglo XVIII estudiando pulgones. En ellos observó que de los huevos de invierno nacen hembras sin alas (ápteras) que se reproducían partenogenéticamente dando otras hembras ápteras y en ocasiones otras aladas que invadían nuevas plantas. Pero al llegar el otoño se originan otras hembras aladas, llamadas sexuparas, que por partenogénesis depositan huevos de los que pueden salir machos o hembras que luego se fecundan y ponen los huevos de invierno de donde salen las primeras hembras ápteras.  Jan Dzierzon fue el primero que describió este fenómeno en las abejas.
La partenogénesis es bien conocida en invertebrados (rotíferos, platelmintos, áfidos, himenópteros…) no lo es tanto en vertebrados.
 
En los vertebrados se da en algunos tiburones, reptiles como el gecko (Heteronotia binoei)   ofidios (Ramphotyphlops braminus), varanos (Varanus komodensis). En las aves actuales son conocidos algunos casos en el pavo americano (Meleagris gallipavo). La lagartija de cola de látigo (Cnemidophorus exsanguis).
 
En diciembre del 2001 en el acuario del Zoo Henry Doorly de Nebraska una hembra de tiburón martillo parió una cría por partenogénesis.
 
En mayo del 2006, cinco dragones de komodo nacieron partenogenéticamente en el zoo de Chester, al norte de Inglaterra.
 

Es importante señalar que no se conocen casos de partenogénesis en mamíferos. Parece ser que es necesario la participación de los gametos masculino y femeninos para que se desarrolle la segmentación del óvulo y la placenta.

 
Origen de la partenogénesis
 

No es conocido, actualmente se puede decir que existe una bacteria Wolbachia (familia Rickettsiacae) que se integra en el ADN de algunos artrópodos (Apis mellifera, abeja doméstica, y Callosobruchus chinensis, escarabajo) y nemátodos (del grupo de las filarias)  que induce la partenogénesis de sus hembras, produciendo más hembras. De esta manera garantiza su supervivencia. Este proceso endosimbionte ya es conocido en la mitocondrias de las células eucariotas.

 
Tipos de partenogénesis
 
  1. Partenogénesis diploide: se produce por mitosis de un oocito o bien sí hay meiosis pero el óvulo resultante se fusiona con un corpúsculo polar originando una célula diploide. En este caso se ha producido recombinación aunque proviene de un mismo individuo.
  2. Partenogénesis haploide: se origina un óvulo haploide por meiosis que inicia la segmentación sin fecundación. La diploidía se puede conseguir, en ocasiones, por duplicación de cromosomas. En este tipo de partenogénesis haploide podemos clasificar los siguientes subtipos:
    1. Arrenotoquia: los machos se producen por partenogénesis (son haploides) y las hembras por reproducción sexual (son diploides). Típica de abejas y hormigas.
    2. Telitoquia: sólo se producen hembras por partenogénesis (haploides), como en los pulgones y el insecto palo.
    3. Anfitoquia o Deuterotoquia: tanto machos como hembras se originan por partenogénesis, frecuente en pulgones y pulgas de agua.
Comments