Lecturas para Reconfortar
Lecturas para recordar lo bello que es la vida 

Por estos días nos llegan cientos de miles de correos de autoayuda. La mayoría con muy buenas intenciones pero siempre con la solicitud de que envíes el correo a otros cientos de amigos más.

Algunos de ellos son verdaderamente hermosos o contienen un mensaje extraordinario.

En esta página nos proponemos colocar los que consideramos los mejores. Para facilitar la lectura hemos creado un especie de índice en la columna de la derecha. Simplemente pinche (click) en la que le llame más la atención y saltará directamente a ella.

Esperamos que disfruten con su lectura.


¿Quién te da la felicidad?

Le preguntaron a un hombre:
Te hace feliz tu mujer?,   Verdaderamente te hace feliz?

En ese momento la esposa levantó ligeramente  el cuello en señal de seguridad, sabía que su  esposo diría que sí, pues el jamás se  había quejado durante su matrimonio.
 
Sin embargo el esposo respondió con un rotundo No... no me hace feliz.  Y ante el asombro de la mujer... continuó: No me hace feliz... Yo soy feliz! ...
 
El que yo sea feliz o no,  eso no depende de ella,  sino de mí.
Yo soy la única persona, de quien depende, mi felicidad. Yo determino ser feliz en cada situación y en cada momento de mi  vida, pues si mi felicidad dependiera de alguna  persona, cosa... ó circunstancia… sobre la faz de esta tierra, yo estaría en serios problemas.


Todo lo que existe en esta vida, cambia continuamente. el ser humano, las riquezas, mi cuerpo, el clima,  los placeres, etc.  Y así podría decir una lista interminable. A través de toda  mi vida, he aprendido algo; decido ser feliz  y lo demás lo llamo “experiencias” como es amar, perdonar, ayudar, comprender, aceptar, escuchar y consolar.
 
Hay personas que dicen: No puedo ser feliz… porque estoy enfermo, porque no tengo dinero, porque hace mucho calor, porque alguien me  insultó, porque alguien ha dejado de amarme, porque alguien no me valoró...


Pero lo que no sabes es que puedes ser feliz, aunque estés enfermo, aunque haga calor, aunque no  tengas dinero, aunque alguien te  haya insultado, aunque  alguien te dejo de amar, o no te hayan valorado.
 
La vida es como andar en bicicleta…te caes, solo si dejas de pedalear
Ser feliz es... una actitud ante la vida que cada uno decide...como lograr tenerla


There is a story about a farmer who owns a buffalo. Not knowing that the buffalo is in its stable, the farmer goes off to search for it, thinking it has strayed from home. Starting off on his search, he sees many different buffalo footprints outside his yard. The footprints of buffalo are everywhere! The farmer then thinks, "Which way did my buffalo go?" He decides to follow one set of tracks and they lead him up into the high mountains, but he doesn't find his buffalo there. Then he follows another set of footprints that lead way down to the ocean. However, when he reaches the ocean, he still doesn't find his buffalo. His buffalo is not in the mountains or at the beach. Why? Because it is back home in the stable in his yard.

Like the farmer, we search for happiness and peace of mind outside ourselves. We search for freedom from our troubles high up in the mountains, at pristine, beautiful beaches, and in the serenity of retreat settings. In all of these places, there are footprints everywhere, signs of like-minded seekers searching for happiness and a more enlightened existence. In the end, you might find traces of the contentment and illumination they realized. What you will not find, however, is the one thing you are looking for -- your own happiness, peace of mind, and enlightened nature. You may find someone else's version of it, but it is not the same as finding your own.

No matter how much you may admire and long for the happiness and freedom of mind you perceive in someone else, whether it's a great spiritual master, a bestselling self-help guru, or a true, modern-day hero or heroine, finding your own wakefulness, your own enlightenment within, is much different. It is like finding your own buffalo. Your buffalo recognizes you and you recognize your buffalo. The moment you meet your own buffalo is a very emotional and joyful moment.


16 reglas para sobrevivir

Sálgase y manténgase fuera de su zona de confort: no muchas cosas significativas ocurren mientras permanecemos en la zona de confort. Mucha gente dice "me preocupa la seguridad". Mi respuesta es simple: "la seguridad es para los cadáveres".

Nunca se rinda: Casi nada funciona la primera vez que se intenta. Sólo porque lo que está haciendo pareciera no funcionar, no quiere decir que no funcionará. Es posible que no funciona de la forma como lo está haciendo. Si fuera fácil, todos lo estarían haciendo, y usted no tendría chance.

Cuando esté listo para rendirse, está más cerca de lo que cree: Un proverbio chino dice “La tentación de rendirse es más grande justo antes de lograr el éxito”.

Con relación a lo que le preocupa, no sólo acepte lo peor que pudiera pasar, sino que cuantifique esa peor situación: Pocas veces la peor consecuencia será tan mala como la nube de “consecuencias indefinidas”. Cuando estaba en las malas, mi padre me decía: “bueno Robert, si no funciona, no te pueden comer”.

Enfóquese en lo que quiere que hubiera ocurrido: Recuerde el viejo dicho: “Cómo lo piensa, así será”.

Tome las cosas un día a la vez: No importa qué tan difícil sea su situación, puede atravesarla si no mira demasiado lejos hacia el futuro, y se enfoca en el momento presente. Puede sobrevivir a cualquier situación un día a la vez.

Vaya siempre hacia delante: Nunca deje de invertir. Nunca deje de mejorar. Nunca deje de hacer algo nuevo. En el momento que deje de mejorar su organización, comienza a morir. Tenga como objetivo ser mejor todos y cada uno de los días, aunque sea en algo pequeño. Recuerde el concepto Japonés de Kaizen: “pequeñas mejoras diarias resultan eventualmente en ventajas enormes”.

Sea rápido al decidir: Recuerde lo que el General de la Guerra Civil norteamericana Tecumseh Sherman dijo: “Un buen plan ejecutado violentamente hoy es muy superior que un plan perfecto mañana”.

Mida todo lo que sea significativo: Juro que esto es cierto. Cualquier cosa que se mida y se le haga seguimiento, mejora.

Cualquier cosa que no sea administrada, se deteriorará: Si quiere descubrir problemas de los que no tiene conocimiento, dedique un rato a explorar cuidadosamente aquellas áreas que no ha examinado en un tiempo. Le garantizo que allí encontrará problemas.

Ponga atención a sus competidores, pero ponga más atención a lo que usted está haciendo: Cuando vea a sus competidores, recuerde que todo se ve perfecto desde lejos. Hasta el planeta tierra – si lo ve desde el espacio, parece un lugar pacífico.

Nunca deje que nadie le saque de su camino: En nuestra sociedad, con nuestras leyes y con el terreno parejo, usted tiene tanto derecho a hacer lo que hace como cualquier otro, siempre que sea legal.

Nunca espera que la vida sea justa: La vida no es justa. Depende de usted lograr sus privilegios.

Resuelva sus propios problemas: Se dará cuenta que cuando consiga sus propias soluciones, desarrollará una ventaja competitiva. Masura Ibuka, el co-fundador de SONY dijo: “uno no tiene éxito en tecnología, negocios o nada, siguiendo a los demás”. Un proverbio asiático dice “Un hombre sabio sigue sus propios consejos”.

No se tome a usted mismo demasiado en serio: Relájese. Con frecuencia, al menos la mitad de lo que logramos es gracias a la suerte. Ninguno de nosotros tiene tanto control sobre las situaciones como quisiéramos creer.

Siempre hay una razón para sonreir: Consígala. Después de todo, usted tiene suerte de estar vivo. La vida es corta. Cada vez estoy más de acuerdo con mi hermano pequeño, quien siempre me recuerda que “No estamos aquí por mucho rato, estamos aquí para pasar un buen rato”.

Estas son las 16 reglas de supervivencia de Bob Parson, fundador y CEO de GoDaddy, una de las principales empresas de registro de dominio en Internet. La exitosa empresa no es sólo conocida por sus buenos precios y gran cantidad de dominios que registra para sus clientes, sino también por invertir millones de dólares en publicidad en TV durante el SuperBowl, la final del Fútbol Americano, el programa televisivo más costoso de Estados Unidos.

Premio o castigo

Había una vez un muy acaudalado empresario quien, en el día de su cumpleaños, invitó a todos sus empleados a su mejor propiedad.

En el medio de la fiesta, convida a todos a los alrededores de la piscina que estaba llena de hambrientos cocodrilos del Nilo. Y, parado en uno de los extremos de la alberca, anuncia que a aquella persona que nade desde un extremo de la piscina al otro le regalará la propiedad y lo convertirá en el socio más importante de su empresa. Aunque hubo un murmullo extendido de sorpresa y admiración, al cabo de un rato parecía que nadie iba a aventurarse en la odisea. De repente, a sus espaldas, escucha un chapuzón y al voltear observa como uno de sus empleados se bate con toda su furia y desesperación contra la masa de cocodrilos que, inmediatamente, salieron a darle alcance. Patadas, puños, mordiscos, torniquetes, de todo contra los amenazantes lagartos.  Pasados unos angustiantes minutos, que para algunos parecieron siglos, el joven empleado, con la ropa desgarrada y el cuerpo todo rasguñado, pero, en general..., ¡ ileso !, consigue salir en el otro extremo de la piscina. Vaya que hazaña.

El acaudalado empresario, visiblemente emocionado, se acerca al joven y le exclama que lo que ha logrado es extraordinario y que con mucho gusto le daría la casa. A lo que el joven contestó que no quería la casa. El empresario replica entonces que se sentirá orgulloso de tenerlo en la empresa como socio. A lo que el joven rechaza diciendo que tampoco quiere ser socio de la empresa. ¿Qué es entonces lo que quieres? alcanzó a pronunciar el empresario sorprendido. A lo que el joven respondió que lo único que quería es saber quién fue el "@#?¿*+" que lo empujó al agua .......

Moralejas:

  1. No siempre podemos imaginar de lo que somos capaces
  2. Con frecuencia es sólo en una situación extrema cuando lo mejor de nosotros sale a relucir, y ...
  3. A veces hace falta un "@#?¿*+" que nos empuje al agua para saber hasta dónde podemos llegar.

Cuentan que una vez, se reunieron en un lugar de la Tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres.

Cuando el ABURRIMIENTO había bostezado por tercera vez, la LOCURA, como siempre tan loca, les propuso:

- " Vamos a jugar a los escondidos"-

La INTRIGA levantó la ceja intrigada, y la CURIOSIDAD, sin poder contenerse preguntó a la LOCURA: - ¿Y cómo es eso?.

Es un juego, explicó la LOCURA, en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón, mientras ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que encuentre ocupará mi lugar para continuar el juego.

El ENTUSIASMO bailó, secundado por la EUFORIA. La ALEGRÍA dio tantos saltos que acabó por convencer a la DUDA, e incluso a la APATÍA, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar, la VERDAD prefirió no esconderse... ¿para qué, si al final siempre la hallaban?

La SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella), y la COBARDÍA prefirió no arriesgarse.

...uno, dos, tres, comenzó a contar la LOCURA.

El primero en esconderse fue la PEREZA ,que como siempre se dejó caer tras la primera piedra del camino. La FÉ subió al cielo y la ENVIDIA se escondió tras la sombra del TRIUNFO , que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto.

La GENEROSIDAD casi no alcanzaba a esconderse, pues cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: que si un lago cristalino, ideal para la BELLEZA, que la hendija de un árbol, perfecta para la TIMIDEZ, que si el vuelo de una mariposa , lo mejor para la VOLUPTUOSIDAD, que si una ráfaga de viento, magnífico para la LIBERTAD... y así fue como terminó por ocultarse en un rayito de sol.

El EGOÍSMO encontró en cambio un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo, pero solo para él. La MENTIRA se escondió en el fondo del océano(mentira, en realidad se escondió detrás del arco iris) la PASION y el DESEO en el centro de los volcanes.

Cuando la LOCURA contaba 999.999, el AMOR aún no encontraba sitio alguno para esconderse, pues todo se encontraba ocupado, hasta que vio un rosal y enternecido decidió esconderse entre sus flores.

UN MILLON!!, contó la LOCURA y comenzó a buscar.

La primera en aparecer fue la PEREZA a sólo tres pasos en una piedra. Después se escuchó a la FÉ discutir con Dios sobre teología y la PASION y el DESEO los sintió en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró la ENVIDIA y claro , así pudo deducir en donde estaba el TRIUNFO. El EGOISMO no tuvo ni que buscarlo, el solito salió disparado de su escondite que resultó ser un nido de avispas.

De tanto caminar sintió sed, y al acercarse al lago descubrió a la BELLEZA, y con la DUDA resultó todavía más fácil, pues la encontró sobre una cerca sin decidir aún de que lado esconderse.

Así fue encontrando a todos, el TALENTO entre la hierba fresca, a la ANGUSTIA en una oscura cueva, a la MENTIRA detrás del arco iris (mentira, si ella estaba en el fondo del océano), y hasta el OLVIDO, que ya se le había olvidado que estaba jugando, pero sólo el AMOR no aparecía en ningún sitio.

La LOCURA buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyuelo del planeta, en la cima de las montañas y cuando estaba a punto de darse por vencida vio un rosal y sus flores...Tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto escuchó un doloroso grito. Las espinas habían herido al AMOR en los ojos.

La LOCURA no sabía que hacer para disculparse, lloró, rogó, imploró, pidió perdón, y hasta prometió al AMOR que sería su lazarillo.

Desde entonces ,desde la primera vez que se jugó a las escondidas en la tierra... ¡EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA SIEMPRE LO ACOMPAÑA!

Vale la Pena Intentarlo

Cierta vez en la que un científico anciano se paseaba por una playa al despuntar el día, divisó a lo lejos a un joven que parecía bailar entre la playa y la arena.

El anciano se dijo: "Voy a acercarme a este joven que parece celebrar con tanta alegría la llegada de un nuevo día".

Al llegar hasta donde estaba el joven se dio cuenta de que el joven recogía estrellas de mar de la arena y las lanzaba de nuevo al agua.

El anciano entonces preguntó: "Disculpe joven, pero ¿por qué hace Ud. eso?",

a lo que el joven respondió: "La marea está bajando y las estrellas están quedando atrapadas en la arena, Yo las devuelvo al mar".

El anciano exclamó: "Pero eso no tiene ningún sentido, la playa es enorme y son demasiadas estrellas".

El joven entonces se dobló, recogió una estrella, la lanzó al mar y respondió: "para ésa, tuvo sentido".

El Sabio

Había una vez un gran maestro budista que vivía con sus discípulos en un conveno del Tibet.

Uno se sus discípulos le tenía una gran envidia por su majestad e inteligencia, pero no encontraba la manera de hacer que su maestro cayera o se equivocara. Un buen día, en el jardín, él vió como su maestro se aproximaba y cogió a un pequeño pajarito y pensó: "voy a ocultar este pajarito en mi mano y voy a hacerle 2 preguntas a mi maestro para que se equivoque. La primera ¿Qué tengo en mi mano? si la responde bien le preguntaré ¿si está vivo o muerto? si me dice muerto simplemente lo soltaré vivo y si me dice vivo, lo estriparé con mis manos y se lo mostraré muerto".

En efecto, el maestro se aproximó y el discipulo le preguntó: "Maestro, puedes adivinar ¿Qué tengo oculto en mis manos?". El maestro que era un hombre verdaderamente sabio, se quedó pensando un rato y le respondió:"Un pajarito".

El discípulo entonces le pregunto: "y puedes decirme si está vivo o muerto?" a lo que el maestro respondió: "LA SOLUCIÓN ESTÁ EN TUS MANOS...."

MORALEJA: La solución está en tus manos

LA BIBLIA DEL MANCHESTER
Iñaki Anasagasti

Son muchas las leyendas que rodean los vestuarios de los equipos de fútbol, aunque una de las más extendidas es la que hace referencia a un cartel que cuelga de las paredes del recinto del Manchester United. Comienza con «las seis palabras más importantes (admito
que he cometido un error)» y van decreciendo hasta «la menos importante: yo».

Son estas:
«Las seis palabras más importantes: Admito que he cometido un error». La humildad es una cualidad que revela muchas otras virtudes. Cuando un profesional es capaz de admitir sus
equivocaciones, no sólo se hace responsable de las consecuencias si¬no que tiene en sus manos la opción de plantear soluciones o, al menos, evitar fallos futuros. En el campo de juego también es un valor imprescindible y su ausencia supone culpar al resto del equipo
de algo en lo que no tuvo que ver. El seleccionador de balonmano, Juan Carlos Pastor/dijo antes de marcharse con el equipo a Alemania: «Cuando se pierde, el primer culpable soy yo».


«Las cinco palabras más importantes: Has hecho un buen trabajo». Un buen líder detecta los puntos débiles en el trabajo de los demás pero, de igual modo, es consciente de los aciertos. Pero, además, es necesario que transmita a sus subordinados esa satisfacción.
Pepu Hernández apuntaba en un encuentro organizado por HSM el pasado mes de diciembre que el equipo, por su parte, «también me tiene que motivar a mí».

«Las cuatro palabras más importantes: Cuál es tu opinión». Consultar a todos los miembros de un grupo tiene como consecuencia directa una mayor implicación de cada uno de ellos.

«Las tres palabras más importantes: Si te parece...». Diplomacia, saber estar, paciencia. Tanto entrenador como directivo deben dominar las habilidades comunicativas y ponerlas en práctica cuando se pide un esfuerzo extra o se reprende algún comportamiento. De este modo, la persuasión será más efectiva.

«Las dos palabras más importantes: Muchas gracias». Este aspecto guarda también relación directa con la humildad. Saber agradecer el trabajo de los demás no es tarea fácil, pero sus resultados siempre repercuten positivamente en la consecución de objetivos

«La única palabra más importante: Nosotros». El equipo, centro del trabajo, es también el núcleo a la hora de liderar. El secreto reside en no considerarlo como un ente ajeno que ejecuta órdenes sino sentirse parte de él.

«La palabra menos importante: Yo». Ésta es la palabra menos importante en el discurso y estrategia de un equipo, incluido su líder. No quiere decir, sin embargo, que desaparezcan los valores individuales sino que éstos deben perseguir siempre el beneficio grupal.

VICTOR FRANKI, psiquiatra judío, permaneció cinco años en el campo nazi de exterminio Auschwitz durante la Segunda Guerra Mundial. Durante su estadía allí se prometió tres cosas:

  1. Voy a sobrevivir: mientras esté en mis manos, nunca atentaré contra mí mismo;
  2. Voy a ayudar, a quien lo necesite le daré apoyo, y
  3. Voy a aprender.

Siempre me sorprendió esta tercera aseveración. El aprendizaje de Frankl está basado en la capacidad que poseemos los individuos de poder "generar una cita positiva con el futuro", a pesar de estar atravesando por momentos de gran incertidumbre y enorme dolor.

Los individuos optimistas y tenaces que confrontan eventos adversos piensan en términos temporales (¡esto pasará!) y definen estos eventos negativos como específicos (¡esto se puede contener!). Son capaces de responsabilizarse por lo ocurrido, juzgando sus acciones, no sus personalidades y diseñar estrategias para solventar las dificultades. Los pesimistas tienen la tendencia a ceder más rápido y a deprimirse más a menudo.

Aun cuando muchos aspectos de los eventos que han venido ocurriendo en nuestras vidas no están bajo nuestro control, existen un sinfín de acciones y opciones que sí dependen de nuestras decisiones, circunscritas, sin duda, a nuestra esfera de influencia. Indudablemente, tenemos la opción de tomar acción o ceder el control a otros o al mismo "destino".

De las acciones que tomemos o dejemos de tomar dependerá cómo vivamos nuestras vidas. Si Nelson Mandela hubiese salido "molesto" de su prisión, después de 28 años en aislamiento, lo único que hubiese tenido en mente es vengarse de aquellos que le privaron de su libertad.

Las percepciones y presunciones implícitas que tenemos sobre nuestro futuro afectan la motivación y las acciones que llevaremos a cabo para convertir esas percepciones en realidad. La habilidad de aprender a actuar en forma optimista es una escogencia. La forma como el individuo piensa sobre las causas de los eventos que le suceden es factor importante y crucial en la manera como enfrenta los eventos que la vida ofrece. Si el pensamiento es desesperanzado, eso será lo que estará a nuestro alcance y viceversa.

Tres elementos centrales están siempre presentes en los individuos y organizaciones optimistas y tenaces:

  1. La capacidad de prepararse para lo peor, esperando lo mejor. Esto significa que se tiene las expectativas correctas de la realidad, entendiendo que la circunstancia evaluada como verdadera adversidad continuará por un tiempo. Sin embargo, aprenderá a movilizar recursos personales o comunitarios que lo ayudarán para enfrentar esas circunstancias.
  2. Valores morales, éticos, sólidos, definidos y estructurados. La capacidad de enfrentar circunstancias de adversidad guiados por valores éticos que lo mantendrán centrado en principios.
  3. La capacidad de "rebotar". A pesar del dolor, la ansiedad o el miedo, volver a comenzar.

Al individuo u organización optimista y tenaz, lo podrán presionar, "estirar", pero siempre regresará a su forma inicial, a su estructura basada en principios.

¿Cómo hablas? ¿Cómo te expresas de lo que está ocurriendo a tu alrededor? Un estilo optimista de explicar los eventos y circunstancias cotidianas, sin importar cuán dramáticas sean, nos protegerá contra la desesperanza.

El desaliento

Cierta vez se corrió la voz de que el diablo se retiraba de los negocios y vendía sus herramientas al mejor postor. En la noche de la venta, estaban todas las herramientas dispuestas en forma que llamaran la atención, y por cierto eran un lote siniestro: ODIO, CELOSIA, ENVIDIA, MALICIA, ENGAÑO.....

Además de todos los implementos del mal, pero un tanto apartado del resto, había un instrumento de forma inofensiva, muy gastado, como si hubiese sido usado muchísimas veces y cuyo precio, sin embargo, era el más alto de todos.

Alguien le preguntó al Diablo cual era el nombre de la Herramienta. "DESALIENTO" fue la respuesta "¿Por qué su precio es tan alto?" le preguntaron. Porque ese instrumento- respondió el diablo- me es más útil que cualquier otro; puedo entrar en la conciencia de un ser humano cuando todos los demás me fallan, y una vez adentro, por medio del DESALIENTO, puedo hacer de esa persona lo que se me antoja. Esta muy gastado porque lo uso casi con todo el mundo, y como muy pocas personas saben que me pertenece, puedo abusar del él, pero el precio del DESALIENTO era tan, pero tan alto que aún sigue siendo propiedad del diablo.

El DESALIENTO es uno de los estados de ánimo contra el cual es indispensable fortalecerse. Nos desalentamos con la situación económica, con nuestro trabajo, con nuestra familia, con la necesidad de cambio, con los grupos, con el engaño, con la mentira......

Debemos mantenernos alertas contra el DESALIENTO. Pero si hay un tropezón o caída no hay que entregarse.

Después de cada DIA se empieza otra vez desde el punto más alto.

"Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible" "San Francisco de Asís"