13ª Etapa: Andalucía

24-25 de abril de 2010
 
Córdoba-Málaga
El relevo ha llegado a Málaga la Bella.

En esta etapa, el relevo ha pasado de Lucena, de manos del forero Ersevi, a Málaga, a manos del forero Mariete.

Mejor dicho, la etapa ha sido Lucena-Ronda-Málaga, ya que Ersevi viajó ayer, en moto, con el testigo desde Lucena hasta Ronda, donde hizo noche, para esta mañana desplazarse desde Ronda hasta las cercanías de Antequera, dónde el que escribe recogió el testigo para traerlo a Málaga.

Dada la precariedad de relevistas, Ersevi y yo, (a Joseantonio le ha pillado el día sin sillín, y muy a su pesar no pudo acompañarnos), los medios de que disponíamos (mi móvil) y mis prisas por volver a Málaga, esta crónica va a ser cortita en fotos, pero espero describirosla lo mejor que pueda.

Para empezar el lugar de la quedada era el Restaurante El Faro, un Bar-Restaurante de carretera, en la A92, a la altura de Antequera, que es muy visitado por los viajeros, ya que se encuentra prácticamente en el nudo entre las carreteras A92 (Sevilla-Granada) y A45 (Málaga-Córdoba), siendo este nudo uno de los puntos clave, en cuanto a comunicaciones por carretera se refiere, de Andalucía.

La hora de la quedada era de 10:00 a 10:30. Como precaución, ya que yo no las tenía todas conmigo después de los últimos problemas con mi montura, yo salí mucho antes, para hacer el camino sin prisas, parar a repostar, llenar las ruedas de aire, etc... total, que mi moto se comportó como una campeona, subiendo el Puerto de las Pedrizas, al que yo tenía más miedo "que a un nublao", sin darme ningún problema (los problemas los causaría yo, como más tarde veréis), con lo que llego al lugar de encuentro ¡a las nueve y cuarto!.

Aquí véis a mi Halcón Milenario, en el lugar de la cita...
 
 Dado que me toca esperar, doy una vuelta por el entorno, y aprovecho para sacar las pocas fotos que veréis.

Junto al lugar de la cita hay dos tiendas de antigüedades... hoy domingo están cerradas, pero a través de la valla vemos unas pobres monturas esperando ser adoptadas... me consta que tienen más, y en mejor estado, supongo que las guardarán a mejor recaudo durante las noches.
  
 
 
 

Las siguientes fotos, aparentemente no tienen nada de especial, no muestran nada... y eso es lo peculiar de ellas. Esta zona es la conocida como Los Llanos de Antequera, y es la única llanura de importancia de la Provincia de Málaga.
Poca gente sabe que la Provincia de Málaga es, creo que junto con Castellón, la provincia más montañosa de España. Unos dicen que es la 2ª y otros que la 1ª, supongo que dependerá de cómo se mida la "montañosidad", "montañositud", o cómo se diga.
 

Aquí se intuye, al fondo, la Monumental Ciudad de Antequera, mundialmente conocida por su Torcal de Antequera, por los molletes, y por su porra. Nota: la porra es un plato similar al salmorejo de Córdoba, no seáis malpensados; la que es conocida por la otra porra, el cipote, es Archidona, ciudad vecina de Antequera.


Aquí véis una de las peculiaridades del trayecto: La Peña de Los Enamorados, también conocida como el Indio de Antequera. En mi foto no parece un indio, por eso recurro a una foto de intenné para que lo veáis.


Bueno, ya es la hora acordada y llega el compañero Ersevi. Aquí véis a nuestras dos campeonas juntas. 

Pasamos al restaurante a desayunar, y damos fé de las bondades que escucharéis sobre el mollete antequerano. El aceite de la zona también es espectacular.

Tras el desayuno, salimos a hacer la entrega del testigo. Aquí veis a Ersevi posando con el mismo, yo no salgo porque soy el que hacía la foto....

Llega el momento de un agradable rato de charla sobre las burritas, en la que me cuenta que la suya, con un plato -o piñón- más grande que el original, modificaciones en el cilindro y colector de escape -no recuerdo exactamente cuáles eran-, mantiene velocidades de crucero de 130 km/h, a 7500 revoluciones, sin problemas.

Y este es el momento en que llega la sorpresa que daría un poco de emoción a la jornada.... nos damos cuenta de que he perdido la llave del depósito y el asiento, que en mi moto no son las mismas que el contacto. Esto me deja en la cuerda floja, ya que si se me acaba la gasolina, o tengo una avería, tendría problemas... los papeles de la moto están bajo el sillín, como el número de la asistencia... además, si me quedo sin gasolina, parece ser que el seguro no me cubrirá la grúa...
Bueno, llevaba sólo en torno a 70 km, y salí con el depósito casi lleno... de todos modos no queda otra que intentar volver, ya que lanzarme a buscar las llaves perdidas sería arriegarme a gastar toda la gasolina...

Pero nada, tras un plácido viaje de vuelta, marchas largas, pocas revoluciones... llegamos a casa sin problemas, con 130 km de ruta, para encontrar la llave del depósito esperándome sobre la mesa del taller.
 
El relevo está en Málaga... si no pasa nada, próximamente viajará hasta Almería, y habrá más SR250 en la ruta, ya que es posible que Ersevi repita, es un motero incansable, y Joséantonio quizás también pueda.
Por: Mariete

Domingo, 29 de mayo de 2010.
 
Málaga -Carboneras
 
Capítulo 1. Sueño.

He quedado con el compañero forero Ric, en El Ejido, de 10:00 a 11:00 de la mañana. Ninguno de los dos hemos realizado nunca un viaje tan largo en moto, por lo que nos dejamos un amplio márgen horario, por si surgen inconvenientes.

El saldrá desde Carboneras (Almería) hacia El Ejido, un recorrido de aproximadamente 106 km; Un poco antes, yo saldré desde Málaga Capital, portando orgulloso el testigo, también hacia El Ejido, ya que si cada uno vamos a donde queramos, la cosa sería más complicada. Mi recorrido será de 180 km. Por tanto, el relevo recorrerá 286 km.


La guía Michelín, en un alarde de optimismo, me dice que tardaré 2 horas y 9 minutos. Pienso que tardaré algo más, ya que no pienso retorcerle la oreja a mi Halcón Milenario, así que previendo 2 horas y media, decido salir a las 7:30... espero así estar puntual a las 10:00.. no me gusta que me esperen, soy muy previsor... más adelante comprobaré que lo que soy es muy iluso.

Capítulo 2. Provincia de Málaga

El relevo sale puntual, la ruta es fácil... Autopista del Mediterráneo (A7) mientras se pueda, y Nacional 340 en los tramos que no estén concluidos de la autopista.

Así, a través de la ronda de Málaga, circunvalamos Málaga La Bella... sin viento, el sol ligeramente de cara, pero sin molestar, un precioso amanecer...

Apaciblemete transitamos cerca de las localidades Rincón de la Victoria, Vélez Málaga, Torrox y Nerja... Dejamos atrás nuestra casa, Málaga, (quién me iba a decir lo que te iba a echar de menos, a la vuelta) y entramos en la Costa Tropical de Granada.

Capítulo 3. Provincia de Granada

Pasamos por la Costa Tropical; así se denomina, por su clima, la costa de Granada. ¡Qué frío!. Yo, motero tan intrépido como inexperto, había salido a la aventura con una camisa de manga corta, y un sobre camisa de pana fina (pensaba que sería más que de sobra).

Gran parte de estos pueblos se transitan por la nacional 340, ya que la A7 no está concluída en esta provincia. Se pasa entre montaña y mar, y la humedad hace que se pase mucho fresquito...

Pero los paisajes, al menos en la primera parte de la provincia, lo compensan... esto queda para mí, porque no hay fotos ni videos. Pensaba incluso hacer un video, pero no pudo ser. Una oportunidad perdida, porque tanto en Málaga como en Granada, el relevo pasó por sitios dignos de ser fotografiados.

La cercanía de la Cordillera Penibética al mar, hace de este entorno un lugar increible desde el punto de vista turístico. Pasamos así cerca de La Herradura, Almuñecar, Salobreña y Motril. Destaco aquí que estas caraterísticas orográficas hacen que la zona sea muy interesante también desde el punto de vista de la ingeniería, ya que para salvar los obstáculos orográficos, hay una multitud de viaductos (con unas vistas espectaculares) y túneles. Destaco el Túnel de Cantalobos, de más de 2 km de longitud, amplio y seguro.

El Halcón Milenario comienza a tener problemas... de tanto pasar por cambios de asfalto, de las múltiples zonas en reparación tras los últimos temporales, las dos suspensiones delanteras, en especial la derecha, ha empezado a perder aceite, en mucha cantidad. Los últimos días habia comenzado a manchar la barra, con la típica marca de aceite que indica hasta dónde ha bajado la suspensión, pero ahora ya pierde en cantidad, el aceite gotea botella abajo. Cada bache es un problema para las botellas, y también para mi rabadilla, que empieza a resentirse.
Tras Motril, la carretera se pega más a la costa, siento algo menos de frío, pero mi cuello se une a mi trasero en su empeño por boicotear mi disfrute... las vistas se vuelven algo peores, ya que la masificación de invernaderos estropean el entorno... así, transitamos a través de Torrenueva (no sé por qué, todo el recorrido por este pueblo fui escoltado por una moto de la Guardia Civil... me recordaba a las películas americanas... "no queremos forasteros por aquí"...), Carchuna (donde paro a poner gasolina, comprobano que he consumido 4.20 l en 115 km) y Calahonda.. al pasar por Castell de Ferro, decido parar a tomar café, y dar un respiro a la burrita, cuando compruebo que ¡no son aún las 9:30 y tengo 5 llamadas perdidas de Ric! ¿Habrá podido salir? ¿Le habrá ocurrido algo?... pues no, sólo que había sido aún más previsor que yo, y ya me estaba esperando en El Ejido... me da las indicaciones pertinentes para encontrarnos, tomo mi café... y vueta a la ruta...

Pasamos por La Mamola (homenaje a Randy), Los Yesos, Melicena, La Rábita, y entramos en la provincia de Almería.

Capítulo 4. Provincia de Almería

En el mismo plan, pasamos por Adra y Balanegra, tras lo que se retoma la A7 hasta El Ejido. Culete y cuellete siguen con su campaña de acoso y derribo hacia mi persona. El Halcón comienza a tener "voz de hombre", pero sigue devorando kilómetros como un campeón.

Sin más novedad, llegamos a El Ejido, entrada Oeste... en el primer restaurante me espera el gran Ric.

Capítulo 5. El Relevo

Dejamos las motos aparcadas, dándoles un vistacillo, y pasamos a tomar un refrigerio, y a echar una agradable charlilla sobre el relevo, el foro, cómo nos ha ido el viaje... de todo un poco. El compañero Ric es, seguramente, el más veterano del foro, y una cabeza bien amueblada.

Aquí queda constancia del relevo... como soy yo el que hacía la foto, pues no salgo:

Aquí vemos a las motos, en formación:

El relevo queda hecho, me quito un gran peso de encima...

Capítulo 6. Avería y Despedida

Mi moto no está últimamente tan cuidada como a mí me gustaría, y esto va a causar un problemilla. Arrancamos las motos, para despedirmos, y al comentar que había notado que mi moto sonaba más fuerte y ronca que de costumbre, revisamos el escape y comprobamos que se había caído uno de los tornillos que unen el colector de escape al motor... y el otro estaba a punto de caer; no hay problema, en mi kit de emergencias llevo un tornillo de repuesto (llevo de varias medidas), y llave allen... otra cosa es que no sé dónde, porque por suerte nunca había tenido que usarlos... al final aparece y Ric, más mañoso que yo, me lo coloca de nuevo, pero echamos en falta una arandela grower, para evitar que vuelva a caer. Reapretamos también el otro tornillo.

La moto de Ric se encuentra en perfecto orden de marcha... mantiene un ralentí estable a menos de 1000 rpm, la mía a menos de 1200 tiende a parase.. tiene instalada una cúpula que le queda bastante bien, y el relojillo de temperatura de aceite. Próximamente, Ric va a radiar las ruedas, con radios de acero inoxidable, estaba esperando a que terminara su relevo para comenzar.

Nos despedimos, con el relevo ya viajando hacia Carboneras... posteriormente Ric me comentó que el viento en contra le había causado problemas en el retorno a casa, pero todo acabó bien.

Capitulo 7. El retorno

Comienzo el viaje de vuelta a casa, no me extenderé tanto, ya que es el mismo recorrido, pero a la inversa, y ya no es parte del relevo.

Como hecho reseñable, comentar que paré de nuevo en Castell de Ferro, esta vez a poner gasolina, con el mismo consumo aproximadamente, y para comprobar que todos los tornillos seguían en su sitio... efectivamente estaban, un último apretón... y a rodar.

El tramo final del recorrido se me hizo un auténtico suplicio... los dolores de cuello y rabadilla se hicieron más fuertes, el frío mayor... yo ya no sabía como ponerme en la moto... me estiraba, sentándome en el asiento de atrás, hacía dolorosísimos ejercicios con el cuello, para intentar mitigar el dolor... un suplicio, ya digo... se me hizo larguísimo, parece mentira que fuera el mismo recorrido... el tramo por la Provincia de Málaga, que tan agradable se me hizo a la ida, se me hizo interminable en el retorno...¡qué alegría me llevé cuando divisé, allá en lontananza, las grúas del Puerto de Málaga! ¡Mi casa!... media hora más de viaje, y a las 13:50, 360 km después, me encontraba aparcando al Halcón, mucho más entero que yo. ¡El pobre!, tantas ganas tenía yo de llegar a casa que ni miré cómo andaban las botellas, ni los tornillos del escape... prometo cuidarle mejor, ¡La SR250 lo merece!.
 
 
Por:  Mariete
 
 
 

 
 
Comments