AVANCEMOS HACIA LA UNIDAD

 LA EXIGENCIA DE UNA ALTERNATIVA

EL MOMENTO DE LA DIGNIDAD NACIONAL

 

“Quizás sea esta la última oportunidad de hacer concreta la UNIDAD DEL PUEBLO Y LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA Peruana a través de una Plataforma Programática de Gobierno, de la elección democrática, abierta y participativa, de un candidato presidencial único y unitario, y de la constitución de una estrategia clasista común de los sectores progresistas, populares y de izquierda. LA COHERENCIA Y EL VALOR dirá cuan dispuestos estamos a la unidad para vencer…”

 

La más amplia y firme iniciativa desde las bases, una exigencia muchas veces ignorada o mal entendida, LA UNIDAD y EL VALOR PARA VENCER  es quizás la última oportunidad para corregir errores, superar obstáculos y estar a la altura del momento histórico para cumplir con principios y acciones la coherencia revolucionaria de verdaderos hombres de izquierda y militantes del socialismo para dignificar y liberar a los peruanos y al Perú.

 

Desde una sincera actitud autocritica, La UNIDAD, demandara sacrificios, quizás dolorosas concesiones en el seno de las distintas organizaciones, como evidencia que se ha superado el dogmatismo ideológico y programático, el sectarismo, el caudillismo y la línea economicista de muchas organizaciones de izquierda que nos mantuvo divididos.

 

Hoy debemos construir  con audacia y procedimientos democráticos una organización unitaria donde confluya la esencia socialista de los postulados programáticos que tenemos, en el marco de una lucha democrática nacional, liberadora y antiimperialista.

El cambio político va mas allá de la propuesta de renuncia del delincuente Alan García, los peruanos reclamamos también el rompimiento con el caduco Estado y el modelo neoliberal, exigimos la refundación de la república.

 

Juntos debemos acordar, de manera democrática, participativa y abierta, el respaldo al candidato único de esta nueva expresión alternativa.

El Perú necesita una izquierda coherente y unida, vital, abierta. Necesita alternativas para toda esa inmensa mayoría que jamás se sintió representada por los gobernantes derechistas de turno, pero que se vio forzada por la enajenación de los corruptos medios de comunicación o desilusionada, vota por la Derecha buscando un camino para superar su desmerecida situación.

 

Por ello, la izquierda debe apegarse a las necesidades de ese pueblo mayoritario, abrirle todos los espacios y escuchar su voluntad. Eso es lo que corresponde a una política democrática y socialista.

Estamos en un trance histórico, rico en oportunidades para el crecimiento de una alternativa progresista y popular. Las distintas organizaciones deben aportar lo mejor, el frescor de una vanguardia de líderes nuevos con ideas nuevas una posibilidad de acordar en conjunto la Plataforma para un gobierno democrático y popular: tenemos el deber de poner a disposición de la ciudadanía estas decisiones.  

 

Los peruanos reconocemos el esfuerzo de la construcción alternativa de toda la izquierda puesta en marcha por la Coordinadora Político Social,  el Movimiento Cumbre de los Pueblos, Los Frentes regionales, el Movimiento Democrático del Perú: DIGNIDAD NACIONAL, el PS, el PCP, el MNI, el FOCEP, el partido Patria Libre, el Comité Malpica, el Movimiento Tierra y Libertad, FS, movimientos sindicales, estudiantiles y campesinos e indígenas, cuyo trabajo asumen con firmeza y responsabilidad la conducción en las movilizaciones y levantamientos victoriosos más recientes.

 

El consenso de acciones y la articulación desde las bases es garantía para vencer, no se puede desperdiciar este momento excepcional.  Llamamos a trabajar en conjunto de manera honesta, abierta y unitariamente, una estrategia común para que el pueblo y la izquierda alcance a construir un Perú para todos.

 

POR LA UNIDAD DEL PUEBLO Y DE LA IZQUIERDA

POR LA RUPTURA CON EL CRIMINAL MODELO NEOLIBERAL

Y LA DERROTA DE LA OLIGARQUIA

POR LA REFUNDACION DE LA REPUBLICA DEL PERÚ

 

DIRECCION POLITICA NACIONAL

MDP: DIGNIDAD NACIONAL

 

LA HORA DE LA IZQUIERDA

 

Por: Sinesio López Jiménez

 

CEPAL acaba de publicar un documento valiente que constituye una severa llamada de atención a todos los gobiernos de AL, especialmente a los gobiernos neoliberales. La hora de la igualdad, Brechas por cerrar, caminos por abrir, se llama el documento cepalino que va a levantar, sin duda, grandes debates académicos y políticos. La filosofía política establece una diferencia central entre igualdad y justicia: la primera es neutra mientras la segunda tiene un sentido axiológico. La igualdad no es de por sí un valor, dice Bobbio en un libro especialmente dedicado al tema (Eguaglianza e Liberta, 1995), sino que lo es tan sólo en la medida en que ella es una condición necesaria, aunque no suficiente, del equilibrio interno de la sociedad como un todo.

 

Bobbio diferencia las situaciones de justicia de la regla de justicia y del criterio de justicia. Las primeras aluden a las esferas de aplicación de la justicia en las que es relevante que haya o no igualdad, dando lugar a la justicia conmutativa (relaciones equitativas entre las partes), a la justicia distributiva (relación armoniosa entre el todo y las partes), a la justicia retributiva (a cada uno se le da según lo que le corresponde) y a la justicia atributiva (a todos por igual). El criterio de justicia (o esferas de la justicia de Walzer) es el establecimiento de un patrón deseable de igualdad en las diversas situaciones en las que ella se aplica: en la familia, es la necesidad; en la escuela, el mérito; en una empresa, las cuotas de acciones. Por regla de justicia se entiende la norma según la cual se deben tratar a los iguales de modo igual y a los desiguales de modo desigual.

 

Es necesario diferenciar, sin embargo, las igualdades de carácter jurídico de la igualdad de oportunidades. Entre las primeras están la igualdad frente a la ley, la igualdad de derecho, la igualdad en los derechos y la igualdad jurídica. La igualdad frente a la ley es la eliminación de toda discriminación no justificada. La igualdad de derecho es la igualdad formal por contraposición a la sustancial. La igualdad de derechos es la igualdad en el goce de derechos fundamentales reconocidos por la constitución. La igualdad de oportunidades es, en cambio, la igualdad en el punto de partida en una situación en la que compiten personas que son económica y socialmente desiguales. El principio de la igualdad de oportunidades es el fundamento del Estado socialdemócrata mientras la igualdad frente a la ley lo es del Estado liberal. El nuestro ni siquiera es un Estado liberal porque la ley no llega a todo el territorio ni a todas las clases sociales por igual.

 

Un tema central en el mundo actual es la relación entre igualdad y libertad. Existe entre ellos una tensión que puede transformarse en una contradicción cuando se privilegia uno de los polos en desmedro del otro. Este es el caso de las economías de neoliberalismo extremo que potencian al máximo la libertad y la voracidad individual, pero limitan y bloquean el desarrollo de la igualdad. Según la CEPAL, los países latinoamericanos son los más desiguales del mundo. La distancia en AL entre el Quintil 5 y el Quintil 1 es 17 veces mientras ella en el Grupo de los Siete es sólo 7 veces y en USA, 8 veces. La distancia en AL entre el Decil 10 y el Decil 1 es 34 veces, mientras en el Grupo de los Siete es sólo 12 veces y en USA, 16 veces. Lo que pagan los ricos en AL como impuesto a la renta es sólo el 0.9 del PBI mientras los ricos europeos (OCDE) pagan 8.9 del PBI.

 

Si esta es la hora de la igualdad en AL, como dice la CEPAL, entonces (digo yo) esta es también la hora de la izquierda. Si hay algo que caracteriza a la izquierda eso es la lucha por la igualdad de oportunidades. ¿Existe acaso otra fuerza política que pueda encargarse de esta tarea impostergable?. No. Todos los candidatos de la derecha, avalados por García, apoyan al modelo neoliberal extremo que ha reforzado la desigualdad. Ojalá la izquierda esté a la altura de este enorme desafío.

 

****0***

 

ACERCA DE LA UNIDAD DE LAS IZQUIERDAS

(APROBADO EN EL ENCUENTRO DE  LAS IZQUIERDAS)

 

1.    La característica del momento obliga a las izquierdas, trabajar por construir una unidad con proyección estratégica, capaz de ser duradera en el tiempo y eficaz como factor alternativo de verdaderos cambios en la sociedad, proyección marcada ahora,  por las tareas electorales hacia abril de 2011.

Comprobamos el grado extremo de fragmentación política, y que las recientes elecciones regionales y municipales nos lo muestra palmariamente, no solo por la ofensiva depredadora neoliberal, sino también por la crisis de los partidos políticos, de su débil representación y capacidad de canalización de las expectativas del electorado, que viene de la década de los 90.

 

Se ha puesto de manifiesto la necesidad de incorporar, como factores protagónicos indispensables, la representación del movimiento social, étnico, juvenil, de género, cultural, profesional, etc.

Alcanzar esa unidad, sólida, programática y alternativa obliga superar en la izquierda su fuerte tradición oposicionista, fuente de reduccionismos, coyunturales, reivindicacionistas, defensistas y caudillistas, sin visión estratégica y táctica articulados a la propuesta del proyecto alternativo como factor de cohesión, por lo tanto, carente de una firme voluntad de ganar y ser gobierno. Todo ello está en la base de comportamientos fuertemente sectarios que han impedido avanzar a una unidad seria y duradera. La experiencia de Izquierda Unida está a la vista.

 

2.    La unidad más amplia, es posible, en tanto las condiciones maduran a su favor y la dinámica de la confrontación electoral municipal y regional últimos, nos muestran, a pesar de la dispersión, un creciente sentimiento de cambio, expresándose ello, en muchos espacios unitarios, progresistas y de izquierda. Va acentuándose el desgaste del modelo neoliberal, el repudio a la exclusión, la corrupción y autoritarismo del que hace gala. Se manifiesta por eso  cada vez con más claridad una vasta e inocultable pugna entre los que buscan mantener el “capitalismo salvaje” y los que batallamos para traerlo abajo. Cambio democrático y patriótico por un lado, y continuismo ultraliberal, por el otro, es la contradicción a resolver, ahora. Es posible, que el desenlace favorezca al cambio, con la conquista de un gobierno democrático, patriótico, de amplia base social, siempre y cuando seamos capaces de construir la unidad requerida para conseguir tal objetivo.

 

3.    Una participación electoral con posibilidades de éxito exige, en el presente, alcanzar una unidad amplia, capaz de aglutinar a todo el abanico de fuerzas, corrientes y expectativas, que se ubican en el campo de la oposición al proyecto neoliberal, que trate de sumar y evitar divisiones o fragmentaciones en el campo en el bloque nacional popular. Tarea difícil, pero que hay que acometerla. Por eso la necesidad de un frente amplio, una plataforma común, candidaturas unitarias a la Presidencia de la República y al Congreso.

 

4.    En este cuadro de conjunto, configurar el bloque de las izquierdas es de fundamental importancia. Bloque que debe ir más allá de los partidos o agrupaciones de filiación izquierdista, hacia movimientos regionales, dirigentes populares, personalidades, intelectuales, pequeños, e incluso, de ser posible, medianos empresarios progresistas.

De haber acometido la tarea con el tiempo apropiado la situación sería mucho mejor. Lamentablemente nos encontramos en tiempo límite en términos de la legislación electoral vigente, a cuyos dispositivos tenemos que acogernos obligatoriamente.

 

5.    El Movimiento Nueva Izquierda se ha mostrado siempre dispuesto a contribuir a la unidad como la tarea central, incluyendo aportar su inscripción legal  y la variación de su nombre y símbolo como un factor que pudiera contribuir a ella. Sin embargo, el tiempo, las prohibiciones legales, por ahora, y los plazos extremadamente cortos, nos han ganado e imposibilitan proceder de inmediato a esas adecuaciones unitarias que, además de legal, programática y de inclusión orgánica, obliga a un proceso serio, con participación de las bases y en el marco de la legislación electoral, en tanto no es un trámite meramente burocrático, administrativo y voluntarista.

La unidad de las izquierdas debemos entenderla como un proceso que ha iniciado en serio, que continuará más allá de la inscripción de candidaturas y las elecciones mismas, para afirmarla como una alternativa segura, confiable para el pueblo, enraizada en el territorio patrio y en todos los sectores populares. El proceso que hemos inciado tiene ese horizonte; hacia allá vamos.

 

6.    Siendo éste el objetivo estratégico, por el momento y con vistas a las elecciones generales próximas, proponemos como paso inicial la conformación de la Convergencia o bloque unitario de las Izquierdas, temporalmente articuladas como la alianza política MNI-IU. El Movimiento Nueva Izquierda, inscrito ante el JNE, será el instrumento legal que servirá a toda la Izquierda para su articulación y negociación en bloque, con vistas a dar origen legal a un  Frente Electoral Amplio para las elecciones próximas (cuyo nombre se podrá definir), buscando comprometer a las fuerzas de izquierda, el nacionalismo, el progresismo, y todos aquellos que apuesten por un cambio de rumbo para el Perú.

 

Para tal efecto la Comisión Directiva, incorporando a otros representantes, se constituye en una Comisión Política como un organismo ágil y dinámico de coordinación y conducción del proceso electoral nacional. De igual manera en cada región y provincia se instalarán comisiones unitarias que conducirán nuestra participación electoral en sus respectivas jurisdicciones. La Comisión Central, además, estará encargada de crear las condiciones para avanzar a un gran evento nacional, posterior a las elecciones de abril, que dé origen al Frente de las Izquierdas con sustento real y legal en las bases y con la participación activa de éstas.

  

¡VIVA LA MÁS AMPLIA UNIDAD PARA EL GRAN CAMBIO!

¡VIVA LA UNIDAD DE LAS IZQUIERDAS!

¡VIVA EL PERÚ!

 

 

HACIA LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA PERUANA

INFORME POLITICO DEL COORDINADOR  HÉCTOR BÉJAR

 

  

Querid@s compañer@s:

   

Hemos llegado al final de la primera vuelta de las elecciones municipales y regionales de 2010 y debemos prepararnos para las elecciones presidenciales de 2011.  

Diversas expresiones de la izquierda o de fuerzas progresistas o listas donde las izquierdas están presentes se han hecho presentes en esta competencia electoral. Las izquierdas pelean el triunfo en un extraño conteo en Lima con Susana Villarán, y han ganado las regionales en Junín, Piura, Cajamarca, Arequipa y Cusco.  

Saludamos una vez más el triunfo de Susana Villarán. Aun si perdiese por pocos votos o si se hubiese manipulado las actas electorales en su contra, está claro que la de Susana ha sido una campaña hecha sin dinero, sin millones, con honestidad, trabajo y madurez. Aun si perdiese en la mesa sería un triunfo moral que nos dice que en nuestro país no todo es corrupción y cinismo sino que se puede y se debe competir apelando a las reservas morales que todavía tenemos.   

 

Repetimos lo que ya dijimos en otras ocasiones. Belaunde tuvo que imponer su inscripción al Jurado Nacional de Elecciones en 1956 porque el Jurado Nacional de Elecciones de entonces le anuló miles de firmas para impedir su participación. Fujimori ganó con trampa el referéndum constitucional de 2005 inflando los votos favorables a la mal llamada Constitución de 1993. Andrés Manuel López Obrador perdió por menos de un punto porcentual en las elecciones de 2006 en México luego de un extraño conteo. A Al Gore ni siquiera le permitieron llegar a la mesa en Estados Unidos a pesar de haber ganado las elecciones del año 2000 porque la Corte de la Florida se negó a autorizar el recuento de votos. La propia Lourdes Flores perdió en la mesa en 2005 ante Alan García que le escamoteó sus votos y le quitó, como hizo Fujimori con el FREDEMO, su gente y su programa. En la Universidad de San Marcos el 2009, las listas no corruptas que habían ganado la votación para Rector, perdieron en la mesa al anularse las actas de la Facultad de Medicina por motivos triviales. Ya no estamos en los tiempos en que los matones contratados por los terratenientes se robaban las ánforas, rompían las mesas de votación, falsificaban las cédulas o encarcelaban a los opositores para imponer sus dictaduras o sus democracias ficticias. Así como hay nuevas formas de golpe de estado como las que acabamos de ver en Honduras y Ecuador, en la época de la globalización, el Internet y el consenso de Washington, el fraude se esconde debajo de la manipulación. Consiste en satanizar, estigmatizar al candidato contrario convirtiendo a los medios de difusión en miedos de difusión; atemorizarlo, ponerlo contra las cuerdas, obligarlo a arriar sus banderas y principios, hacerlo entrar por el chantaje y el temor en el corralito del sistema. Hacerlo decir medias palabras, retroceder, dar explicaciones, negarse a sí mismo y a sus amigos, rendirse antes de la contienda. Domesticarlo. Y si eso fracasa, ganarle la elección en la mesa luego de amansarlo y cansarlo en un largo y misterioso conteo. En el caso peruano, debido a un extraño decreto dictado quince días antes de las elecciones de octubre, la quinta parte de los votos no son contados por los electores sino por jueces nombrados por un magistrado que es amigo del régimen. En tales circunstancias, el contrario perdedor o perdedora no puede reclamar. Si lo hace y protesta más de lo debido será acusado de violentista y hasta terrorista y entonces se dirá: ¿no ven? Ahí lo tienen o ahí la tienen. Teníamos razón. Era pues violentista y terrorista. Y entonces la víctima se verá en la disyuntiva de aceptar la trampa y rendirse sin pelear o retornar al viejo estilo de la protesta en la calle.   

 

Ni tonta tolerancia con el fraude encubierto ni violentismo que nos lleve a repetir una imagen que el enemigo multiplicará en sus diarios y sus canales de televisión. Una serena pero firme protesta ciudadana es lo que corresponde para hacer frente a esa nueva forma de fraude que estamos en la obligación de rechazar porque puede repetirse el 2011. Debemos estar dispuestos a salir a las calles y defender los votos ciudadanos cuando sea preciso.  

 

Saludamos a las compañeras compañeros y amigos que obtuvieron merecidos triunfos en las regiones y municipalidades provinciales y distritales. A Jorge Acurio en el Cusco, Vladimir Cerrón del Movimiento Regional Perú Libre en Junín, Gregorio Santos del MAS en Cajamarca, César Villanueva de Nueva Amazonía en San Martín, el empresario Javier Atkins en Piura, Juan Manuel Guillén en Arequipa y a otros como ellos. Es cierto que no en todos los casos han sido listas unitarias como hubiéramos querido. Cada triunfo de región o de municipalidad responde a una lógica distinta. La unidad de las fuerzas de izquierda y progresistas sigue siendo la gran tarea a cumplir y por la que debemos continuar trabajando. Pero todas las listas triunfadoras son expresión de realidades locales. Son  las izquierdas que surgen o resurgen desde abajo, desde las provincias, sin pedir permiso a Lima, sin manipulaciones de cúpula, con independencia de criterio. Debemos darles desde aquí un gran abrazo de recibimiento al gran territorio de la renovación del país y un aplauso a su esfuerzo. Los invitaremos a concurrir al gran congreso de las izquierdas peruanas y fuerzas progresistas que debemos organizar en los próximos meses y donde todos debemos dejar a un lado nuestros sectarismos y egoísmos para sumarnos individualmente a la gran fuerza común que el pueblo nos reclama hace tiempo.  

 

De esta manera, la capital del Perú y las regiones principales tendrán durante los próximos cuatro años gobiernos de izquierda o donde la izquierda está presente. Ese es un enorme desafío del cual debemos estar conscientes. Esos gobiernos deben ser una expresión de lo que deseamos para nuestro país: orden, participación, justicia social, derechos humanos, respeto por el medio ambiente, justicia de género y cultural, eficiencia y limpieza en el manejo de los fondos públicos. Si no fuese así no valdría la pena el esfuerzo realizado.  

 

En abril formamos una Comisión de 17 compañeros y compañeras independientes y de todos los partidos con la finalidad de impulsar el proceso de unificación. Aprobamos una declaración de principios y un programa que están vigentes. La comisión ha trabajado reuniéndose todas las semanas durante estos meses. Dimos forma final a los documentos de fundación y mantuvimos relación entre nosotros haciendo un balance y un seguimiento permanente de la situación económica y política y el proceso electoral municipal y regional. Nuestras sesiones fueron abiertas a la concurrencia de cualquier militante o simpatizante de la izquierda que quisiera contribuir en nuestras discusiones. Recibimos y aplicamos sugerencias de todos ellos y ellas que agradecemos. Tenemos pendiente volver a convocar al grupo de los 95 que inició nuestras reuniones al comienzo de este año y al grupo de los 600 que eligió la comisión, para informarles de todo el proceso electoral y recibir nuevas ideas e iniciativas. Agradecemos a los compañeros y compañeras que colaboran en nuestras comisiones de trabajo y a los partidos de izquierda que nos han prestado permanentemente su apoyo organizativo y nos han dado su asesoramiento y consejos. Trabajamos con nuestro dinero, sin donantes misteriosos que después cobran en negocios turbios su apoyo económico.  

Y ahora hemos creído conveniente convocar a esta reunión ampliada de emergencia porque los plazos corren y el tiempo nos gana.  

 

Se trata de preparar el camino para el 2011. El menú que nos ofrecen los defensores del sistema no es nuevo. Un exalcalde que sobrevaloriza sus obras públicas, pasa por encima de los distritos, destruye los muros de la Universidad y se hace propaganda con dinero de los contribuyentes, creador del gigantesco caos de tránsito que hoy vive Lima; una joven señora que permitió sin protestar que encarcelen a su madre en Palacio para que no denuncie la corrupción, que la suplantó en su rol de primera dama y estudió en Estados Unidos con dinero robado al erario. Una abogada defensora de varios acusados de grandes operaciones de narcotráfico y de los importadores de autos usados que han llenado el país de basura rondante asfixiándonos todos los días. Otros aspirantes al sillón de Palacio que nos ofrecen construir el cuarto piso del ya carcomido edificio de Fujimori (no olvidemos que el segundo piso fue construido por Toledo y el tercero por García). Son joyas de la misma corona. Esos son los que nos acusan de estar contra el sistema. Y vaya si tienen razón porque efectivamente estamos contra su sistema de corrupción abierta y cinismo reiterado.  

 

Recordemos una vez más. Nuestra consigna es como siempre: una sola propuesta, un solo programa conjunto, una sola candidatura unitaria.  

No queremos homogenizar ni hegemonizar las expresiones políticas de las izquierdas y el centro progresista. La izquierda debe seguir siendo como ahora múltiple, diversa, abierta a las mujeres, los pueblos originarios, los jóvenes, los militares y policías no corruptos, a los artistas y las artistas, incluyente de todas las minorías discriminadas y todas las opiniones. Insistimos en nuestra propuesta de que la izquierda no debe ser ni solo política ni solo economicista. Debe ser cultural, popular, diversa, democrática, de base. Repitamos algo que dijo hace 72 horas nuestro compañero César Lévano en el diario La Primera: debemos abandonar los dogmas y los sectarismos del pasado pero no los principios.  

Nuestros únicos límites son la corrupción y el terrorismo con los que nunca transaremos. Ni ladrones ni terroristas ni fanáticos caben en nuestras filas.   

 

Por eso respetamos posiciones de centro izquierda como la de Susana Villarán y Fuerza Social; apoyamos la lucha ecologista y renovadora del Padre Arana; nos solidarizamos con las posiciones nacionalistas de Ollanta Humala y expresamos nuestro pleno acuerdo con la plataforma programática que han publicado hace pocos días en los diarios. Y nos alegramos con el ascenso de fuerzas distintas de izquierda y progresistas en las regiones. No queremos ejercer ninguna presión para que ellos decidan en sus tiempos y por sus mecanismos, su aproximación a una propuesta común que, según nuestra opinión, todos estamos obligados a construir. Respetamos también sus niveles de decisión y el tiempo que se den para ello. Queremos subrayar esto último porque ciertos diarios están muy activos tratando de dividirnos con declaraciones cruzadas y contradictorias en que nuestros voceros aparecen en una actitud de presión que estamos lejos de tener y nuestros amigos aparecen rechazando propuestas que no hemos hecho.  

 

A todos  los instamos a poner en práctica una actitud y conducta de apertura sin personalismos ni caudillismos. No debe ser ésta la hora de los egoísmos sino de la generosidad. Una actitud generosa y democrática debe reconocer que los votos emitidos no pertenecen a nadie en particular, a ningún caudillo ni personalidad, por notable que sea,  por atractivo o atractiva que sea, sino a los votantes a quienes debemos servir y cuyas expectativas no debemos frustrar. Aspiramos a organizar cuando haya condiciones para hacerlo con seriedad, unas elecciones primarias en que los candidatos de la izquierda no sean resultado de iniciativas personales o negociaciones entre los partidos sino expresión de las bases sindicales, sociales y populares. Eso parece una utopía hoy día pero debemos trabajar para hacerlo realidad.  

 

Por nuestra parte pedimos que se respete nuestro deber y derecho de seguir siendo radicales, revolucionarios, nuestra obligación política y moral de portar un proyecto histórico que debe seguir siendo el de los excluidos y oprimidos, el de las mujeres, los indígenas, los trabajadores, los explotados. Radical no significa ser extremista ni violento ni irracional ni fanático, sino ir a las causas, no olvidamos que el Perú tiene tareas pendientes. No queremos el maquillaje ni la cosmética del sistema sino crear conciencia en nuestra sociedad en gran parte alienada por el falso consumo o atemorizada por el chantaje mediático, de las profundas transformaciones que nuestro país necesita en el régimen de salarios, la propiedad de la tierra urbana y rural, la situación de las mujeres y los pueblos originarios, los impuestos, la defensa de la soberanía nacional, la defensa del ambiente, el derecho a la organización y representación de los trabajadores y otras muchas demandas que deben ser procesadas en democracia pero sin renunciamiento, con claridad y firmeza. Y para ello es indispensable que lleguemos al gobierno.

        

Para nosotros la acción electoral es imprescindible e inevitable. Pero es y debe ser parte de un esfuerzo de más largo aliento y trascendencia en la construcción de las grandes transformaciones que nuestro país necesita.   

En esta reunión debemos discutir cómo participaremos en las elecciones presidenciales del 2011. Los compañeros del MNI expondrán a su turno una fórmula que lo permita. Ellos han decidido poner a disposición de la izquierda unificada la inscripción que obtuvieron con gran esfuerzo a lo largo de una campaña nacional de recolección de firmas. El MNI, manteniendo su historia y sus principios, se convertirá así, a partir de este momento, en el instrumento electoral de toda la izquierda. Debemos reconocerles el enorme trabajo que les costó reunir las firmas necesarias para inscribirse no en una sino en dos oportunidades y la actitud madura y generosa de poner esa inscripción al servicio de un proyecto mayor, un proyecto común.  

Nos corresponde ahora actuar en consecuencia y demostrar, como lo estamos haciendo, que el camino del entendimiento y la confluencia con las otras fuerzas nacionalistas, de la centro izquierda, progresistas, patrióticas y democráticas, es posible.   

 

VIVA LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA VIVA EL PERÚ

 

JÓVENES DE IZQUIERDA LLAMAMOS A

LA UNIDAD DEL CAMPO POPULAR

 

Llamado de los jóvenes de izquierda a la unidad de las fuerzas izquierdistas, nacionalistas y progresistas para las elecciones generales de abril de 2011

 

Los y las jóvenes militantes organizados en los partidos y colectivos abajo firmantes hacemos un llamado a los líderes y direcciones políticas de nuestros partidos, movimientos, colectivos y agrupaciones, a que asuman con responsabilidad el reto histórico de tener, más que gestos, acciones y definiciones de desprendimiento y proyección para poder dotar a nuestra patria de un instrumento político amplio y unitario que realice las  transformaciones políticas, económicas y sociales que demandan las grandes mayorías, en suma, contra el modelo neoliberal que entrega nuestros recursos e hipoteca nuestros destinos, y que se construya bajo procesos democráticos y en torno a coincidencias programáticas antes que a personalidades y juicios de valor individual.  

 

En ese sentido, planteamos a continuación algunos puntos que consideramos centrales e indispensables para avanzar en la construcción de un proceso, que por su trascendencia no puede permitirse exclusiones de ningún tipo en la convocatoria de las fuerzas del campo popular:

Impulsemos una candidatura unitaria y legítima de todo el bloque popular que quiere recuperar el país para las grandes mayorías. La decisión de la fórmula presidencial y congresal debe venir, necesariamente, de elecciones primarias abiertas, universales y de voto secreto, en donde participen no solo las bases partidarias sino también la ciudadanía en general que desee un cambio en nuestro país. Es imperativo que ese proceso democrático y de abajo hacia arriba se inicie a la brevedad posible.

Elaboración de un documento de ejes programáticos y un manifiesto al país para la discusión, aprobación y difusión de toda la militancia en conjunto con las organizaciones sociales del país.

Conformación de un espacio de coordinación de las juventudes de los partidos y colectivos con miras a la conformación de un frente juvenil nacional a mediano y largo plazo, que no solo ayude a articular a todos los jóvenes que apuesten por una alternativa de cambio en nuestro país, sino que sea parte de la construcción del poder popular en el Perú.

Conformación de una escuela de gobierno alternativo para la formación de cuadros de gobierno dirigido a jóvenes militantes y simpatizantes.

Consideramos que los y las jóvenes militantes y simpatizantes debemos ser escuchados y considerados como parte del indispensable proceso de renovación que requiere nuestras fuerzas de izquierda, nacionalistas y progresistas para el gran cambio de nuestra patria. Ratificamos nuestra plena intención y compromiso de fortalecer nuestras respectivas organizaciones políticas y de seguir bregando por la unidad más allá del proceso electoral de 2011.

 

Lima, 04 de noviembre de 2010

 

 

PERU. LA HORA DE LA UNIDAD

 

Por Gustavo Espinoza M.

 

Escribí recientemente en “Nuestra Bandera”, lo siguiente: “Los resultados de los comicios municipales y regionales del 3 de octubre confirman la idea de que ésta, es la hora de la unidad. La Unidad permitió que en Lima cobrara fuerza la candidatura de Susana Villarán –pese a sus limitaciones y precariedades- Y la unidad aseguró avances significativos en diversas regiones del país, particularmente en Cusco, Arequipa, Junín y Cajamarca. En algunos casos, esta unidad fue el resultado natural de un proceso de concertación de voluntades. En otros, fue impuesta por las circunstancias y por la tenacidad de - desde una óptica democrática y progresista- decidieron enfrentar juntos al modelo neo liberal y a la mafia que buscaba recuperar posiciones. Pero en todos los casos, la unidad afirmó un camino de victoria que debe consolidare en el marco de la contienda presidencial y parlamentaria que se avecina. Las elecciones del 2011 no tendrán lugar “el próximo año”. Ocurrirán apenas dentro de unos meses, el 10 de abril. Están, entonces, “a la vuelta de la esquina”. El tiempo apremia para enfrentarlas. Se requieren urgentes decisiones, pero ellas deben concretar la voluntad unitaria que ha cobrado una vez más, fuerza en el corazón de nuestro pueblo”

 

Y es que así es, en efecto, nada se gana con la dispersión, los prejuicios y las excomuniones mutuas. Hay que unir a todas las fuerzas y los movimientos que confluyen en un objetivo superior. No debemos fraccionarnos por apetitos personales, ni por deformaciones de corte electoral.

 

Es bueno que todos seamos conscientes que nadie es individualmente depositario -ni propietario- de la voluntad ciudadana. Los votos obtenidos en Lima o en el interior del país, no pertenecen a nadie en particular, ni son propiedad de candidato alguno. En todo caso, pertenecen a los electores, que pueden confirmarlos, o modificarlos, en la consulta que se avecina. Que nadie juegue entonces, a partir de la soberbia, con posiciones hegemónicas.

 

Decimos todo esto porque estamos en una nueva etapa en la que la tarea de la unidad del movimiento popular asoma como un requerimiento esencial. Y eso explica la convocatoria que hacen hoy algunas organizaciones de la Izquierda Peruana en el empeño por abordar el tema.

 

No hay que esperar mucho de eventos como el de ahora. En circunstancias como ésta, es previsible, solamente, que ellos confirmen la voluntad de todos y las decisión de “marchar juntos” en una amplia concertación social y política.

 

Pero la unidad, es el postre de la cena. Por eso todos la reclaman, y todos la esperan. Es una pera en dulce. El problema es otro: cómo se asegura que sea no solamente sabrosa, sino también nutritiva.

 

Hay en nuestro país muchos candidatos dispuestos a preparar el postre para engullírselo después. Cada uno se considera la vitamina que lo hace mejor, o el azúcar que supone que le falta al panqueque.

 

Por eso no se puede abordar, a partir de personas. Hay que concertar voluntad y afinar programas.

 

Después de todo, para definir ubicaciones, aún hay que esperar algunos plazos. Las candidaturas presidenciales se pueden inscribir hasta el 10 de enero. Y las listas parlamentarias, hasta el 10 de febrero. Hoy se dará el pitazo inicial, pero el partido tiene todavía un desarrollo por delante.

 

El Partido Nacionalista, de Ollanta Humala, ha tenido el acierto de publicar recientemente un programa unitario. En lo fundamental, es apropiado. Pero habrá que ver cómo se aplica. Y, para eso, hay que ser gobierno.

 

Fuerza Social es, en este escenario, una entelequia curiosa. Se proclama de Izquierda, cuando Ollanta elude esa caracterización para decirse simplemente “nacionalista”.  Pero no oculta su rechazo a Cuba, su condena a Venezuela, sus reservas ante el proceso boliviano, su distancia de los movimientos nacional liberadores de nuestro continente.

 

Que asuma esa caracterización desde el municipio de Lima, es ciertamente muy malo, pero en última instancia no es decisivo: la municipalidad no tiene política exterior. Pero la presidencia de la República, si.

 

¿Se imaginan en el Perú un gobierno “de izquierda” que esté contra Cuba, Venezuela, Bolivia y el Movimiento liberador de América Latina? En nuestro continente pensarían que estamos locos si a eso, le llamáramos “de izquierda”.

 

Un punto esencial del programa debe incluir entonces el respeto escrupuloso  a la libre determinación de los pueblos y a la no injerencia en los asuntos internos de otros Estados.


Esa formulación podría sonar a antigualla, pero no es así. Y es que se equivocan quienes  aún creen que en el Perú estamos en el año 2010.

 

En verdad, estamos en los últimos años de la década de los cincuenta del siglo pasado, cuando era un delito viajar a Cuba, levantar una bandera roja o leer con los alumnos un texto de Mariategui en las aulas de un colegio. También, claro, hacer una huelga, bloquear una pista, oponerse a las pillerías del gran capital, decirle “corrupto” al señor García.

 

¿No lo creen? Pues sepan que hace muy poco tiempo expulsaron de la Universidad César Vallejo a 13 profesores porque leyeron con sus alumnos, en aula, un texto de Vallejo. Las autoridades, consideraron el hecho un “acto subversivo”.

 

El tema de las candidaturas presidenciales no debe impedir la unidad. Sería bueno, por ejemplo, que en su momento se decidiera que los tres o cuatro pre- candidatos voceados, declinen sus aspiraciones y acepten, con humildad y modestia, ser ungidos tan solo como candidatos al  Congreso de la República.  A todos ellos, les haría mucho bien pasar una temporada en ese infierno. Estarían, además, como en vitrina. Y la gente podría ver cómo son, que piensan, cómo actúan. Y es que ahora hay quienes creen que Ollanta Humala es rojo, tiene cuernos, cola, y bota fuego por la boca. Así lo pinta la reacción.

 

Buscar otra candidatura de consenso, no sería malo. Y si ella recayera en una mujer, sería mejor. Es bueno que ésta, sea también la hora de las mujeres en América Latina.

 

En cuanto a los dirigentes de los Partidos de la Izquierda, hay que procurar que no se convierten en una rémora para el proceso. Que se dediquen a reconstruir sus Partidos, y no que aspiren a cargos de representación ciudadana. Para eso hay destacadas figuras de la vida peruana que tienen mérito y calidad suficientes, que no fueron parlamentarios nunca, y que podrían poner muy en alto la bandera de la izquierda.

 

La unidad, entonces, es un reto. Pero hay que construirla a partir de sacrificios.  Ella exige renuncias, deposiciones y entrega. Y es deber de todos, forjarla con modesta sencillez, y con grandeza.

 

LA IZQUIERDA DEL 2016

 

Por: Raul Wiener

 

En una entrevista con LA PRIMERA, la alcaldesa electa y lideresa de Fuerza Social, Susana Villarán, nos ofrece dos afirmaciones políticas: en la primera descarta la alianza con Ollanta Humala, para lo cual argumenta diferencias de “estilo” y de “programa”; y en la segunda recomienda a la izquierda mirar al 2016 porque los procesos de unidad deben ser lentos.

 

Propongo algunas reflexiones sobre ambos puntos:

 

Estilo: la tesis es que la que la gente ya no quiere caudillos. Pero no estoy muy seguro que la propia Susana o el cura Arana, que son los que más insisten en este asunto, no se estén convirtiendo en caudillos de su corriente política, en el sentido que no son fácilmente reemplazables y hacen girar la política en torno a ellos. ¿O qué significa eso de esperar al 2016, sino poner el cronograma en función de una alcaldesa que en la siguiente elección puede ser aspirante a la presidencia?, ¿y cómo entendemos que Tierra y Libertad se acerque a Fuerza Social y sostenga que Arana sigue siendo su candidato para el 2011 y que los demás tengamos que aceptarlo? ¿No es que todo sector político tiene el derecho de levantar una propuesta propia? Pero que para resolver hay que tomar en cuenta factores objetivos, como pueden ser el 47% de votos por el cambio en el 2006 y el 15% actual en las encuestas que tiene Ollanta, donde otros no figuran.

 

Programa: según Zegarra, Prialé, Guerra García y otros de Fuerza Social, hay tremendas diferencias programáticas entre ellos y el nacionalismo que hacen imposible la unidad. Ahora Susana ha aclarado esos abismos, anotando que existe diferencia de acento en la agenda ambiental y falta de un “discurso emprendedor que empate con el esfuerzo económico individual de la mayoría de la población…”. También que hay una coincidencia en lo de las empresas extractivas y el impuesto a las sobreganancias. ¿Y…? Exijo una explicación… como diría el Condorito, ya que no es fácil descubrir dónde se ha manifestado esta discrepancia: ¿será en la huelga amazónica?, ¿en la discusión de la ley de PYMES?, ¿o estamos ante un forzamiento de diferencias para mantener el discurso de la “no unidad”, con sus variantes: vamos solos, con el “centro” (Toledo), o nos reducimos al parlamento, pero no nos contaminamos, como ya lo hicimos en las municipales?

 

Plazos: finalmente, la alcaldesa electa llega a decir “preferimos tomar las cosas con calma. La historia no camina al ritmo de nuestras impaciencias”. Y esto debe leerse como que el 2011 no corresponden pelear por el gobierno nacional, ni en preocuparse en unidad de las izquierdas (donde ella no ubica al nacionalismo) y que si se “apresuraran” las cosas ahora, terminarían en una disputa por cuoteos. ¿Cómo entender esto? Solamente, bajo una óptica de que Susana lo sabe todo: ella conoce cuando debemos ir a las municipales y gobernar Lima, y cuando no debemos aspirar al gobierno del país, porque no es “tiempo”. Por ahora que siga conservando el poder la derecha, y en el mejor de los casos repitamos a Toledo. No es un caso de falsa modestia, por cierto, sino un concepto que subordina el reclamo de cambio de los sectores populares expresado en octubre del 2010, no sólo en Lima, sino en muchos lugares del país, y que por supuesto tiene que ver con lo que pasó el 2006 (aunque a Fuerza Social le convenga olvidarlo), a la dinámica interna de la izquierda, sus planes y la agenda de sus dirigentes políticos.

 

El Perú, como el resto de América Latina, quiere tumbar el programa neoliberal y distribuir poder a las mayorías, como una tarea urgente. Pero Susana quiere que la esperemos para el 2006, y construye pretextos programáticos y de estilo, para no dar el siguiente paso después de las victorias regionales y municipales, y tratar de hacernos retroceder sobre lo ganado.

 

LAS REALES Y SUPUESTAS DIFERENCIAS EN EL CAMPO POPULAR CON LA "IZQUIERDA MODERNA"

 

Por: René Galarreta

 

En los últimos días, términos como alianza, confluencia y unidad se vienen usando en medios y en foros de jóvenes progresistas, que tratan de encontrar afinidades programáticas con miras al 2011 y más allá. Pero ¿Qué tan posible es esto con las cúpulas en el campo popular y en la "izquierda moderna"?

 

Para empezar, los debates sobre este tema tienen dos aristas: De aquellos que apuestan realmente por la unidad, y para quienes ésta le es un problema. Para los partidos posicionados, la adición de otras organizaciones en alianza o confluencia, no es prioritaria, aunque podrían beneficiarlos, renovando su propuesta. Una izquierda o nacionalismo estigmatizados, podrían blanquear sus propuestas, lo que la derecha calificaría como irse al centro. Pero para un partido pequeño, unirse a otra propuesta de mayor envergadura, garantizaría su subsistencia y cuotas de poder, pero podría invisibilizarlas ante mayores pretensiones políticas. Para los de la derecha, si ese partido al que te unes pregona el cambio, esa unidad te estaría "radicalizando". Si eres de tendencia izquierda y te unes a una derecha, esa unidad te ubicaría al centro. Con estas precisiones, ya sabemos porque la derecha pone todos sus medios posibles para evitar una unidad en el sector progresista. Y también podemos entender las motivaciones de partidos nacientes o de poco posicionamiento para las elecciones generales del 2011. Mientras partidos como AP, PDSP, PHP ó RN buscan alianzas para conservar su inscripción partidaria, FS y TyL hablan de una posible confluencia entre ellos pensando a largo plazo, al 2016.

 

En lo programático, las diferencias suelen ser usadas como excusas para evitar la unidad. Por ejemplo, en el sector de la "izquierda moderna", Zegarra y Guerra García dicen no compartir las propuestas de Ollanta, y que FS es todo lo contrario al PNP. O sea, que poco les significa las 10 propuestas nacionalistas donde se menciona la erradicación de la corrupción, o la descentralización con participación, o el respeto a los DDHH, o la integración regional. Y, mientras la juventud progresista y la izquierda histórica coinciden en que la unidad se basa en enfrentar juntos al neoliberalismo, la "izquierda moderna" basa su unidad en posicionar su partido, sea como FS, o dentro de otra confluencia nacional hacia Toledo -similar a la que se dio para Villarán en Lima-, advirtiendo que dicho personaje "ya no está en la perspectiva del modelo económico neoliberal" -Villarán dixit-. Que FS tiene diferencias en el tema de la inversión privada, pues el nacionalismo no tiene un discurso para los emprendedores, cuando el punto 6 de las 10 propuestas del PNP se plantea "la promoción del emprendimiento y el trabajo decente". Villarán insiste también en que hay que ponerle más acento a la agenda ambiental, cuando el punto 2 de las mismas propuestas nacionalistas se ratifica en "el apoyo a las inversiones, nacionales o extranjeras, que respeten los derechos de los trabajadores, el medio ambiente y el pago de impuestos" y en su punto 4 se plantea "una respuesta consistente al cambio climático que se convierta en una política de Estado de largo plazo".

 

Bajo esas premisas de "diferencias innegociables", podemos entender por ejemplo, la angustia seudo principista de Gonzalo Alegría en AP, que expresa gran personalismo para liderar ese sector anti Ollanta en su partido que no respalda precandidatos como Lescano o García Belaúnde. Y en la "izquierda moderna", Zegarra y Guerra García insistiendo que el nacionalismo gira en torno a una sola figura; como si no existieran los parlamentarios nacionalistas o sus autoridades locales. Luego, Villarán les corrige y saluda el gesto democrático de Ollanta, al felicitarla por su victoria mediante carta. Vuelve sin embargo a declarar que el estilo de Ollanta se concentra en una sola persona. Que "querer representar lo bueno de la izquierda y el cambio no es bueno para un país con tradición caudillista". No parece recordar que muchas veces, se auto declaraba representar una "izquierda moderna" y el cambio en Lima. Y tampoco asume que FS sin ella representa poco en el espectro político. Eso sin mencionar que como su fundadora en el 2007, fue su candidata natural, llegando a una confluencia, más a su persona que a su partido en Lima, sin primarias, y confiando en su carisma, experiencia y mayor peso político, que en elecciones internas democráticas. Y menciona a Dilma Rouseff, mientras Ollanta, invitado por el PT de Brasil a la elección presidencial, ha establecido lazos reales de cooperación partidaria.

 

Concluimos que las verdaderas diferencias entre el progresismo en el campo popular y la "izquierda moderna", más que asuntos programáticos, radican en los discursos de sus representantes, en su voluntad real por la unidad y su ímpetu por el cambio de modelo este 2011 -en contraposición a esa pretendida acumulación de fuerzas al 2016, para la consolidación de esa "izquierda moderna", con Villarán encabezándola-. Obviamente, teniendo FS como planteamiento principal una posición anti Ollanta, similar al de la derecha cavernaria, ó, teniendo su aliado TyL como planteamiento inicial conservar prioritariamente la confluencia con FS y Villarán, las cosas se van esclareciendo en los sectores sociales y en las fuerzas democráticas, regionales, nacionalistas, progresistas y de izquierda.

 

LO QUE MUESTRA E IMPACTA

EL TRIUNFO DE SUSANA VILLARÁN

 

Por: Fernando Tuesta

 

Lima tiene alcaldesa, Susana Villarán (Fuerza Social), pese a que aun no se tiene los resultados finales de la elección municipal del 3 de octubre, situación que ha generado el desprestigio de los organismos electorales, que tanto costó recuperar luego de la caída de fujimorismo. El triunfo del centro izquierdista Fuerza Social, ha generado una serie de impactos, impensados hace algunos meses, de cara a la elección presidencial y parlamentaria de abril próximo.

 

El triunfo de Susana Villarán, es centralmente un triunfo personal de esta ex ministra de la Mujer, que tuvo la virtud de aprovechar la circunstancia que se le ofreció. Difícilmente podía producirse su despegue y, posterior, triunfo sin la salida de Alex Kouri (Cambio Radical), en un cuadro de competencia muy polarizado con Lourdes Flores (PPC-Unidad Nacional).

 

Lo que muestra el triunfo de Susana Villarán es, parte de los triunfos de las mujeres en esta parte de la región. No es por cierto un voto de género, sino la ampliación de un voto a todos los sectores. Pero, el triunfo de Villarán muestra también la alta volatilidad del electorado peruano, que hace que partidos y candidatos presenten adhesiones cambiantes de manera frecuente y drástica. Esta elección es un buen ejemplo de esta situación. Eso lleva a una candidata que ha logrado mucho apoyo en poco tiempo, a tener que enfrentar un encargo de autoridad, sin contar con una organización sólida. Susana Villarán, no cuenta, además, con ningún alcalde distrital de los 42 que hay en Lima. Y es que Fuerza Social, como el PPC, carece de una estructura nacional que atraiga los votos más allá de Lima.

 

Lo que deja la elección regional y municipal, es un país que económicamente crece y políticamente se debilita. La representación está fragmentada entre lo nacional y lo sub nacional. Los 27 partidos nacionales ganan muy pocos gobiernos regionales y municipios. Pero las organizaciones ganadoras a nivel regional, no han logrado, construir y reemplazar, desde su ámbito sub nacional, a los partidos políticos. Al carecer de vehículos de representación, los conflictos sociales –como ocurre actualmente- se desbordan en muchas oportunidades. Por lo demás, organizaciones de alcance tan limitado, no miran el desarrollo de manera amplia, que un partido nacional sí puede ofrecer.

 

Sobre esa base, los partidos y candidatos miran abril próximo. Fuerza Social está presionada para decidir cómo presentarse a las elecciones. Sus hasta hoy aliados, el maoísta Movimiento Nacionalista de Izquierda (MNI) desea aliarse con el Partido Nacionalista (PN) de Ollanta Humala. Esta alternativa, parece inviable para FS, por su distinta posición sobre varios puntos de programa y por su mirada crítica de Cuba y Venezuela. Fuerza Social, puede ir solo con la candidatura de Nano Guerra García o aliado de Perú Posible de Alejandro Toledo. Es decir, rompe el monopolio de izquierda encabezado por Ollanta Humala, buscando hacerse de un espacio en el centro, para competir en mejores términos, de cara a las elecciones del 2016.

 

Otro es el caso del PPC, pues si bien ha ganado en Lima muchos distritos, no ha ganado la alcaldía de Lima, escalón necesario para impulsar la figura de Lourdes Flores Nano, derrotada en las presidenciales del 2001 y 2006. Sin embargo, contra lo que varios opinan, la lideresa del PPC, puede todavía acompañar una lista presidencial y encabezar una parlamentaria en una coalición, en donde Solidaridad Nacional, del ex alcalde Luis Castañeda, parece ser el aliado más próximo.

 

Esta elección ha mostrado la alta fragmentación y debilidad de los partidos nacionales, por lo que se ingresa a una etapa de confluencia, con miras a establecer alianzas electorales, única salida para varios partidos que si no superan el umbral de representación mínimo del 5%, desaparecerán (Infolatam, 2 de noviembre del 2010).

 

EL FIN DE LA FIESTA

 

Por: Sinesio López Jiménez

 

¿Por qué a la derecha le sabe a chicharrón de sebo el triunfo de la centroizquierda en Lima y de algunos líderes de izquierda en las regiones? ¿Por qué se le escarapela el cuerpo cuando oye hablar de Patria Roja, del SUTEP, de Humala?. Hay varias razones, pero las principales son dos. La primera, la derecha ve en esos triunfos el retorno de la izquierda a la arena política y teme que ellos se repitan en las elecciones generales del 2011. La segunda, ella cree que el retorno de la izquierda abre las puertas a la presencia del pueblo en la política(a las demandas de sus derechos conculcados, a sus organizaciones populares y sindicales) y pone en peligro sus intereses, sus privilegios y su captura del Estado. Todo eso desata su intolerancia y su macartismo mezclado con una alta dosis de racismo. Estos temores y reacciones intolerantes de la derecha hacen parte de una vieja historia que se inició en los años 30 del siglo pasado y que dio lugar al proceso inconcluso de democratización del Perú oligárquico.

 

No hay democracia de calidad sino hay democratización de la política, de la sociedad, del Estado y de la economía. Los diseños institucionales (sistema electoral, sistemas de partidos, formas de gobiernos) cuentan, pero no son suficientes. La democratización de la política supone el reconocimiento y la vigencia de la ciudadanía con todos sus derechos, el sufragio universal, la representación política de todos, incluidas las clases populares, un sistema de partidos institucionalizado. La democratización de la sociedad implica la eliminación de todo tipo de discriminación, la libre circulación por todos los status, la igualdad en el trato, el libre acceso a las instituciones, una sociedad civil vigorosa, la existencia de movimientos populares organizados, de sindicatos y centrales sindicales. La democratización del Estado significa el acceso efectivo de todos a la ley, la eficaz aplicación universal de las políticas sociales (educación, salud, seguridad) de calidad, el reconocimiento del Perú como comunidad multicultural, la imparcialidad de las políticas públicas, la autonomía estatal frente a los que cortan el jamón.

 

La democratización de la economía exige la reducción de la escandalosa desigualdad económica, el reconocimiento del derecho al trabajo y de los derechos económicos y sociales, una reforma tributaria que obligue a pagar más a quienes más ganan, el acceso de todos al bienestar. El Perú avanzó mucho en la democratización de la política, algo en la de la sociedad y poco o casi nada en la del Estado y la economía, pero retrocedió en ese proceso con el primer gobierno desastroso de García, con el terrorismo y con el neoliberalismo. Este último sobretodo trajo consigo un agresivo proceso de desdemocratización no sólo en el régimen político sino también en la arena política, en la sociedad, en el Estado y en la economía.

 

¿Quienes han impulsado la democratización en el Perú? En los años 30 del siglo pasado fueron el Apra y la izquierda marxista; en los 60, los nuevos partidos populistas (AP, DC, SP) y los movimientos campesinos; en los 70, el velazquismo desde el Estado con la reforma agraria y el movimiento obrero (clasismo) y en los 80, la Izquierda Unida. ¿Quiénes la bloquearon? La derecha oligárquica y militarista en los 30; la populista dictatorial (Odría) en los 50; la neoliberal en los últimos 20 años. Las políticas de exclusión y represión han sido casi siempre las mismas: la satanización en los medios, la persecución, la deportación, el encarcelamiento, la ilegalización de los partidos, de los sindicatos y de los movimientos populares organizados.

 

Junto a la mano de hierro, la derecha usa el guante fino de la cooptación y del halago: banquetes a los apristas entre 1956-1968, grandes negocios a los populistas y pepecistas en los 80, mansiones a García en el 2006 y golosinas a los ex-marxistas y ex-izquierdistas en el 2000. El retorno de la izquierda es el fin de la fiesta de la derecha.

 

LA UNIDAD: ¿CONTINUIDAD O RUPTURA?

 

Por: Alberto Adrianzen

 

El domingo pasado el Partido Nacionalista publicó un resumen de sus 10 propuestas para el país con la intención de contribuir a que la discusión sobre las alianzas para las elecciones del 2011 salga del terreno subjetivo para ubicarse en el terreno programático. En ese sentido, sería bueno preguntarles tanto a Gustavo Guerra García, dirigente de Fuerza Social (FS), como a Marco Arana, líder de Tierra y Libertad (TL), cuáles son las grandes diferencias programáticas que dicen tener con sectores de la izquierda y con el nacionalismo. En verdad, ni FS ni TL, más allá de una serie de adjetivos y afirmaciones ambiguas, han podido señalar en qué se diferencian programáticamente de estos grupos.

 

Por ejemplo, el padre Arana afirma que en el tema sobre DDHH se tendría diferencias “bastante amplias” con el nacionalismo. Hasta donde sabemos, el nacionalismo y sectores de la izquierda han apoyado el informe de la CVR y, sobre todo, sus recomendaciones. Fue el nacionalismo en el Congreso el que se opuso abiertamente a los últimos DL que buscaban amnistiar a los militares que habían violado DDHH. Ollanta Humala ha sido el único militar que se ha sometido voluntariamente a ser investigado judicialmente sobre este tema. Incluso en el juicio seguido por el famoso caso de Madre Mía, el mismo juez que sentenció a Alberto Fujimori por violador de los DDHH, César San Martín, fue el que lo absolvió. Además, es bueno recordarlo, Humala obtuvo una de sus más altas votaciones, justamente, en Madre Mía.

 

Asimismo, sería bueno preguntarles a Guerra García y al padre Arana si están o no de acuerdo con que se aplique un impuesto a las sobreganancias mineras; con una política energética, incluyo el tema del gas, soberana; con el fin del modelo neoliberal y con una nueva política económica favorable al crecimiento del mercado interno, al aumento de los salarios, de las pensiones y del empleo productivo; o, también, con una firme e inflexible política de lucha contra la corrupción y de fortalecimiento de la democracia. Sospecho que sus respuestas serían afirmativas ya que quiero creer que, programáticamente, están más cerca del nacionalismo y de la izquierda que del propio toledismo.

 

Y en este marco sería bueno, incluso, debatir el tema del “chavismo”. Me pregunto si Lula, Bachelet, Kirchner o Mujica han tenido que hacer un juramento “antichavista” o “anticastrista” para ser candidatos a la presidencia. Y si una vez en la presidencia se han declarado contrarios a Chávez y a Castro. El tema de Chávez, del “chavismo” y de Cuba, creo, debe ser discutido con más seriedad. Las relaciones entre Estados no se guían por las simpatías o antipatías hacia un presidente, por más que sea un caudillo o que se crea que es un caudillo. Hacer del “chavismo” un motivo de diferencia insondable, como se pretende, es propiciar un clima de “guerra fría”, tal como quiere la derecha internacional. Más aún si hasta ahora nadie ha propuesto (ni propondrá) un modelo “chavista” para nuestro país.

 

Por eso es importante lograr un acuerdo programático. Y si bien hay que respetar el derecho a la existencia y crecimiento de cada uno de estos grupos, me parece importante también reconocer que todos son parte de una misma historia: el nacionalismo debe entender que fue el trabajo de la izquierda en décadas pasadas, con aciertos y errores, lo que le permite ser una alternativa hoy día; así igualmente FS y TL deben reconocer que fue el nacionalismo el que abrió nuevamente el espacio el 2006 a las propuestas de cambio, lo que les permite ser hoy día una nueva opción política. El problema, por lo tanto, es de continuidad y no de ruptura. Dicho en otras palabras, terminar con el complejo adánico que cree que con uno empieza y termina la historia. De lo que se trata es de formar un frente y una unidad programática porque el objetivo, insisto, es gobernar el país

 

HA NACIDO UNA NUEVA IZQUIERDA DEMOCRÁTICA

CON IRRUPCIÓN DE VILLARÁN

 

Por: Aldo Panfichi:

 

El sociólogo en otro momento, consideró que la candidata del PPC-Unidad Nacional, Lourdes Flores ha perdido su perfil democrático, debido al comportamiento que tuvo durante la campaña en contra de su rival Susana Villarán.

 

Fuerza Social deberá consolidarse

 

Ideeleradio.- Ha nacido una nueva izquierda democrática producto del eventual triunfo de la lideresa de Fuerza Social Susana Villarán en las elecciones municipales de Lima, manifestó Aldo Panfichi, sociólogo y jefe del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Católica del Perú (PUCP).

 

“Estamos viviendo un momento histórico y de tremenda importancia para la democracia peruana porque estamos viendo la irrupción de una izquierda democrática o de un centro izquierda. Pero lo importante e interesante es la irrupción de una nueva alternativa política que no sólo cambia el escenario electoral del 2011, sino que significa la posibilidad de largo aliento de poder construir una representación política que mejore la calidad de la democracia”, indicó en el programa “No Hay Derecho” de Ideeleradio.

 

“Susana Villarán se convierte en una persona que apertura un nuevo ciclo político y renovación de un sector político del país que no ha tenido la representación y aparecía con poca visibilidad en los últimos años”, agregó.

 

El sociólogo, comentó que Fuerza Social, es un movimiento joven que tiene camino por recorrer y consolidar pero que no representa el anti sistema como lo hacían creer sus adversarios. Consideró que es un modelo de gestión pública con justicia social y lucha frontal contra la corrupción.

 

“Lo que representaba Susana Villarán no era un antisistema, era seguir con el modelo pero con justicia social, con una mejor gestión pública, bajar los niveles de la corrupción. Frente a eso, entiendo el ataque y la radicalización extremista de la derecha empujando lamentablemente a Lourdes Flores al discurso del perro del hortelano, a esta idea de que no hay que ceder nada, que estamos frente a una debacle nacional si gana Susana Villarán”, manifestó.

 

Eventual triunfo de Villarán complicará a Ollanta Humala

 

Panfichi Huamán manifestó que la hipótesis de que una victoria de Villarán de la Puente sería una puerta abierta al triunfo de Ollanta Humala en las elecciones presidenciales, sólo fue parte de una estrategia de demolición de los adversarios de la virtual alcaldesa de Lima. Sin embargo sostiene que su eventual triunfo complica su postulación.

 

“El triunfo de Susana [Villarán] complica a [Ollanta] Humala porque no había en el sector de izquierda una alternativa u otra figura que pudiera cubrir o competir en ese sector. Ahora la irrupción de Susana Villarán cambia ese escenario, porque va a alentar a sectores que quizá no pensaban participar activamente en la política, en que aquí hay un proceso de recomposición”, sostuvo.

 

Lourdes Flores ha perdido su perfil democrático

 

En otro momento, consideró que la candidata del PPC-Unidad Nacional, Lourdes Flores no sólo ha perdido las elecciones sino también su perfil democrático, debido al comportamiento que tuvo durante la campaña en contra de su rival Susana Villarán. Señaló que la candidata del PPC- Unidad Nacional ha sido mal asesorada.

 

“Yo creo que la desesperación [de Lourdes Flores] la ha hecho perder de vista estos temas que son, a través de la coyuntura, de fondo para el país. Lamentablemente Lourdes [Flores] ha sido mal aconsejada, mal asesorada, jalada a este discurso intolerante que además se ha combinado con malas prácticas profesionales y con una falta total de ética. Al final Lourdes [Flores] no sólo ha perdido la alcaldía de Lima sino también ha perdido el perfil de una demócrata.Lourdes Flores lo que debe analizar bien no sólo son los errores que ha cometido sino también la trayectoria de Susana Villarán”, precisó.

 

“Lourdes Flores Nano debe refundar la derecha tradicional, por una más liberal, demócrata, que juegue por el interés general y que respete democráticamente las otras alternativas. El discurso actual utilizado, la ha llevado a perder varios procesos electorales”,

 

 

OLLANTA INVOCA UNIDAD

PROPUESTA PARA TRANSFORMAR AL PERÚ

 

Por: Ollanta Humala Tasso

 

“Necesitamos un camino nuevo para que, todos unidos, logremos la gran transformación que el Perú necesita”.

 

El Partido Nacionalista pone a consideración de las fuerzas sociales y políticas democráticas, nacionalistas, de izquierda y progresistas en general, la siguiente propuesta programática, como aporte para forjar la más amplia unidad de cara a las elecciones generales de abril del 2011.

 

La Gran Transformación que el país necesita, surge y se sustenta en la capacidad creativa del pueblo peruano que en estos años ha demostrado un espíritu democrático, emprendedor y laborioso en búsqueda del progreso, la justicia y la igualdad. Para ello proponemos:

 

1. Renovación política democrática. Una profunda renovación de la política que exprese a una sociedad plural, multicultural y pluriétnica, como base para construir un país más justo. Esta renovación se plasmará en una Nueva Constitución que sirva como herramienta para la construcción del Estado Nacional, diseñando una democracia donde participen y se sientan representados todas y todos los ciudadanos y pueblos del Perú.

 

2. Economía nacional de mercado. Un nuevo modelo de desarrollo de economía nacional de mercado, equitativo, incluyente y sostenible, que desarrolle nuestros mercados internos para integrarnos como país y articularnos competitivamente al mundo. En este marco, proponemos una política agraria de soberanía y seguridad alimentaria que permita la adecuada nutrición de los peruanos. Para que esto sea posible, promoveremos una reforma tributaria democrática, donde las contribuciones sean directamente proporcionales a los ingresos. Apoyaremos, asimismo, las inversiones, nacionales o extranjeras, que respeten los derechos de los trabajadores, el medio ambiente y paguen sus impuestos.

 

3. Erradicación de la corrupción. El combate a fondo contra la corrupción que no es solo un problema de conductas sino también de identidad con el Perú y su destino. La corrupción corroe a las instituciones y se ha convertido en una forma de gobierno para defender y promover intereses privados. Erradicar este mal nos permitirá concretar la promesa de la vida peruana, de un porvenir con libertad y bienestar.

 

4. Recuperar soberanía sobre los recursos de la nación. La defensa de la soberanía nacional, de nuestro territorio y de nuestros recursos naturales, para que sirvan al desarrollo del Perú y no solo de las grandes empresas. En especial, nos comprometemos a una política de soberanía energética que recupere para el Estado el poder de las decisiones fundamentales en el negocio gasífero. Asimismo, a una respuesta consistente al cambio climático que se convierta en una política de Estado de largo plazo.

 

5. Descentralización con participación. Una descentralización que haga coincidir al gobierno local y regional con el desarrollo territorial. Para ello promoveremos regiones transversales que sean espacios viables política y económicamente y un efectivo contrapeso al centralismo limeño.

 

6. Trabajo y pensiones dignas. La promoción del emprendimiento y el trabajo decente para los peruanos que labran el futuro desde todos los rincones de la patria, así como salarios justos y pensiones dignas para una vejez sin sobresaltos.

 

7. Educación y salud para todos. Sistemas universales, gratuitos y de calidad, en educación y salud, a los cuales tengan acceso todos los peruanos sin discriminación alguna por ingresos o condición social. Nos comprometemos, especialmente, a llevar adelante una revolución educativa que forme personas y ciudadanos con capacidades para producir bienestar. Reconoceremos, asimismo, los derechos de los pueblos indígenas y sus territorios ancestrales.

 

8. Vida segura. Una política integral de seguridad ciudadana para que todos puedan tener una vida tranquila promoviendo la participación de la población y potenciando la eficiencia de la Policía Nacional. Combatiremos a la delincuencia organizada, en especial al narcotráfico y al terrorismo, que se ciernen como amenazas sobre el Perú.

 

9. Derechos humanos y paz social. La promoción del diálogo y no de la represión para la canalización de la protesta social que permita alcanzar soluciones compartidas, consensuadas y duraderas, con pleno respeto a los derechos humanos y el objetivo de una paz social de largo plazo.

 

10. Integración regional y globalización solidaria.

 

Convertir al Perú en un promotor del proceso de integración de América Latina, apoyando la Comunidad Andina, Mercosur y Unasur. Para ello, revisaremos todos los tratados de libre comercio que se opongan al ejercicio de nuestra voluntad soberana. En esta perspectiva pugnaremos por una globalización solidaria, que apoye el ejercicio de los derechos humanos, el multilateralismo, el respeto a la legalidad internacional y el buen uso de los recursos del planeta.

 

ALAN Y SUS DESESPERACION POLITICA

 

Pablo Heli Ocaña Alejo

Sec. Relaciones Internacionales del SUTEP

 

Salvo sus hayayeros, los ciudadanos honestos, periodistas de aguda crítica y personalidades importantes del país responsabilizan al presidente García como autor del puñetazo en el rostro al joven voluntario de Cúrame, en los pasillos del Hospital Rebagliati luego de haber escuchado estruendosamente que le llamó ¡Coooorruupto! El auto inculpado que busco solaparle pasó a ser un infeliz servil de palacio.

 

Analistas especializados de la política, el derecho civil o penal, psicólogos, columnistas y periodistas serios coinciden e incluso denuncian la reacción intolerante del Dr. García. Heriberto Benítez  hizo recomendaciones didácticas sobre las acciones legales que debe haber seguido el presidente, por ser el primer llamado a respetar el orden constitucional. Todos hacen notar que el mandatario tiene problemas psicológicos y de estabilidad emocional, producto de una crisis emocional  efecto de sus  últimos fracasos en las elecciones municipales o  regionales, la aprobación del voto electrónico contrario al interés del APRA y su desesperanza frente a las elecciones presidenciales que le dejará fuera de palacio de gobierno incapaz de seguir dorando negocios a favor de empresarios lucrativos.  

 

Efectivamente, la conducta del presidente requiere mucha tinta. Estando cerca las elecciones generales notamos manipulación abierta y en todo escenario. El apoyo desenfrenado a un candidato neoliberal como lo hizo en las municipales, va acompañado con persecución soterrada a la prensa  que retiró de la pantalla chica al Franco Tirador y a Enemigos Íntimos.

 

 El Presidente del Poder Judicial apostó por el peleador callejero y alentó una acción inepta y vergonzante que en suma son muestras quela calle está dura y nos acercamos a un proceso electoral  de película donde se pretenderá chamuscar a todos los anti sistema a favor de la derecha y sus candidatos.

 

La reacción presidencial contagiará a sus candidatos engreídos? no será improbable ver a Castañeda, Keiko, Quesquen amedrentando a la población para obtener mejores resultados. Total, Lourdes Flores ya lo hizo, desesperada atacó a su contrincante utilizando una artillería maquiavélica transmitida en cadena por los medios de comunicación  a su servicio pretendiendo ganar la alcaldía de Lima.

 

Para el magisterio, la inconducta presidente no es novedosa, confirma su intolerancia y desesperación. Hace lo que sabe. Arremetió contra el SUTEP el 2006 y 2007, maltrató a los docentes quitándonos descuentos de ley, cotizaciones, licencias y representación en comisiones por el solo hecho de disentir con las evaluaciones politiqueras. Los pueblos indígenas también lo saben a saciedad.

 

Con estilo autoritario, el Presidente ya no habla solo golpea, no escucha solo grita e impone. Con esa conducta es promotor de la inseguridad ciudadana dejando en jaque a la policía, la Dra. Beatriz Merino tiene razón al denunciar que las comisarías están sin equipamiento manteniendo desprotegido a la ciudadanía. Poco puede hablar de la agresión de Percy Torres al niño que supuestamente rayó la pintura de su carro y como culmen de su ego intolerante impone por ley al Señor de los Milagros como patrono del Perú desconociendo la diversidad religiosa, alejándonos más de la educación laica que hace tiempo debe ser en el país. Octubre del 2010 pasa a ser el mes de la mayor intolerancia presidencial.

 

En estas condiciones, quienes buscamos el cambio y un país nuevo, partimos amenazados. Una candidatura unitaria, democrática y de izquierda que se viene gestando tiene que estar preparada. Ya estamos advertidos. Habrá golpes tan fuertes  que buscará dividirnos, desmoralizarnos y derrotarnos. Solo la unidad nos hará fuertes y actores activos en defensa de las aspiraciones del pueblo.

 

 

LA IZQUIERDA DEL 2016

Por: Raul Wiener

 

En una entrevista con LA PRIMERA, la alcaldesa electa y lideresa de Fuerza Social, Susana Villarán, nos ofrece dos afirmaciones políticas: en la primera descarta la alianza con Ollanta Humala, para lo cual argumenta diferencias de “estilo” y de “programa”; y en la segunda recomienda a la izquierda mirar al 2016 porque los procesos de unidad deben ser lentos.

 

Propongo algunas reflexiones sobre ambos puntos:

 

Estilo: la tesis es que la que la gente ya no quiere caudillos. Pero no estoy muy seguro que la propia Susana o el cura Arana, que son los que más insisten en este asunto, no se estén convirtiendo en caudillos de su corriente política, en el sentido que no son fácilmente reemplazables y hacen girar la política en torno a ellos. ¿O qué significa eso de esperar al 2016, sino poner el cronograma en función de una alcaldesa que en la siguiente elección puede ser aspirante a la presidencia?, ¿y cómo entendemos que Tierra y Libertad se acerque a Fuerza Social y sostenga que Arana sigue siendo su candidato para el 2011 y que los demás tengamos que aceptarlo? ¿No es que todo sector político tiene el derecho de levantar una propuesta propia? Pero que para resolver hay que tomar en cuenta factores objetivos, como pueden ser el 47% de votos por el cambio en el 2006 y el 15% actual en las encuestas que tiene Ollanta, donde otros no figuran.

 

Programa: según Zegarra, Prialé, Guerra García y otros de Fuerza Social, hay tremendas diferencias programáticas entre ellos y el nacionalismo que hacen imposible la unidad. Ahora Susana ha aclarado esos abismos, anotando que existe diferencia de acento en la agenda ambiental y falta de un “discurso emprendedor que empate con el esfuerzo económico individual de la mayoría de la población…”. También que hay una coincidencia en lo de las empresas extractivas y el impuesto a las sobreganancias. ¿Y…? Exijo una explicación… como diría el Condorito, ya que no es fácil descubrir dónde se ha manifestado esta discrepancia: ¿será en la huelga amazónica?, ¿en la discusión de la ley de PYMES?,  ¿o estamos ante un forzamiento de diferencias para mantener el discurso de la “no unidad”, con sus variantes: vamos solos, con el “centro” (Toledo), o nos reducimos al parlamento, pero no nos contaminamos, como ya lo hicimos en las municipales?

 

Plazos: finalmente, la alcaldesa electa llega a decir “preferimos tomar las cosas con calma. La historia no camina al ritmo de nuestras impaciencias”.  Y esto debe leerse como que el 2011 no corresponden pelear por el gobierno nacional, ni en preocuparse en unidad de las izquierdas (donde ella no ubica al nacionalismo) y que si se “apresuraran” las cosas ahora, terminarían en una disputa por cuoteos. ¿Cómo entender esto?  Solamente, bajo una óptica de que Susana lo sabe todo: ella conoce cuando debemos ir a las municipales y gobernar Lima, y cuando no debemos aspirar al gobierno del país, porque no es “tiempo”. Por ahora que siga conservando el poder la derecha, y en el mejor de los casos repitamos a Toledo. No es un caso de falsa modestia, por cierto, sino un concepto que subordina el reclamo de cambio de los sectores populares expresado en octubre del 2010, no sólo en Lima, sino en muchos lugares del país,  y que por supuesto tiene que ver con lo que pasó el 2006 (aunque a Fuerza Social le convenga olvidarlo), a la dinámica interna de la izquierda, sus planes y la agenda de sus dirigentes políticos.

 

El Perú, como el resto de América Latina, quiere tumbar el programa neoliberal y distribuir poder a las mayorías, como una tarea urgente. Pero Susana quiere que la esperemos para el 2006, y construye pretextos programáticos y de estilo, para no dar el siguiente paso después de las victorias regionales y municipales, y tratar de hacernos retroceder sobre lo ganado.

 

 

FRENTE NACIONAL DE LUCHA MILITAR - POLICIAL

         L

Jr. Huantar 041- Breña / Av. Mariano Cornejo 953 - Pueblo Libre/ Av. San Martin 1294 – Pueblo Libre /

Telfs. 423-6434  - 791-8209   461-3764

 

¡!! EN TODO EL PERÚ MARCHA DE PROTESTA AL CONGRESO Y PALACIO DE GOBIERNO!!!

 

JUEVES 18 DE NOVIEMBRE A HORAS 10 AM.

CONCENTRACIÓN: PLAZA DOS DE MAYO

 

El gobierno en forma arbitraria e inconstitucional persiste en eliminar la pensión renovable, que nos corresponde por la naturaleza, la modalidad y las condiciones laborales insalubres, peligrosas e inhumanas en la que prestamos nuestro servicio a la patria y la sociedad.

 

 También están engañando al personal en Actividad con aumentos irrisorios, mientras que el aumento para los Retirados no está considerado en el presupuesto, y lo que es peor, ahora salen con el cuento de que EL AUMENTO SE POSTERGA HASTA JUNIO DEL PRÓXIMO AÑO, A PESAR DE HABER OFRECIDO QUE SE HARA EFECTIVO EN EL MES DE ENERO

 

¡!! LA PACIENCIA SE ACABO, NO PODEMOS SOPORTAR TANTO ABUSO!!! ¡!!TODOS A LA MARCHA NACIONAL POR LA VIGENCIA DE LA PENSIÓN RENOVABLE, LOS AUMENTOS Y LA LIBERTAD DE LOS COLEGAS RICHARD ORTEGA Y  ROGELIO ESCALANTE!!!

 

UNIDAD - ORGANIZACIÓN – LUCHA

 

¡!! TODOS A LA MARCHA NACIONAL DE PROTESTA !!!

JUEVES 18 DE NOVIEMBRE A HORAS 10 AM.

COMO SIEMPRE CONCENTRACION: PLAZA DOS DE MAYO

 

¡!! CONTRA EL PROYECTO INHUMANO, INJUSTO E INCONSTITUCIONAL QUE PRETENDE ELIMINAR LA PENSIÓN RENOVABLE Y OTROS DERECHOS!!!!

 

¡!!!NO PEDIMOS PRIVILEGIOS, EXIGIMOS DERECHOS QUE ESTABLECE EL D.S. 213-90-EF Y LA LEY 19846, EL PAGO DE DEVENGADOS DISPUESTO POR LA LEY  25413 Y LA ADJUDICACIÓN DE VIVIENDAS PARA LOS DISCAPACITADOS Y VIUDAS!!!

 

¡!!EN TODO EL PERÚ UNIDOS PARA EXIGIR JUSTICIA SOCIAL. LA PACIENCIA SE AGOTÓ NO PODEMOS SOPORTAR TANTO ABUSO!!!

 

!!! EN MENOS DE 140 DIAS= INVENTARIO EXACTO DE LO EXPORTADO ILEGALMENTE, AL DIA 1 DE NOVIEMBRE 2010 = SE EXPORTO DESDE MELCHORITA  UN MILLON DE TONELADAS DE GAS LICUEFACTADO PROVENIENTE DE LOS LOTES 56 Y 88 Y .... LA GRAN MAYORIA DE ESTE ULTIMO, PROHIBIDO PARA EXPORTAR !!!!

 

Por: Comandante. Julio Cesar del Carpio

 

Esta cantidad de gas licuefactado en la planta de Melchorita equivale a 100 millones de balones de gas domestico ( balones de 10 kilos ) y según el consumo diario de balones de este tipo a nivel nacional, la Repsol,  exporto ilegalmente de estos lotes el equivalente a 6,667 días de consumo nacional interno   promedio del peru o mejor dicho :

 

!!!  18 anos y 3 meses aprox. Del consumo nacional peruano  de gas en balones de gas licuado domestico ... Pero en 138 dias calendario !!!!

 

Quien o quienes podrán parar esta hemorragia masiva de nuestros recursos naturales no renovables , y peor aun, de lotes que están prohibidos expresamente por este gobierno aprista que no hace nada por cumplir sus mismos decretos!!!!!!

 

Se esta enviando al extranjero nuestra riqueza con ganancias fabulosas para la empresa Repsol, la cual nos deja migajas por ella y mas aun no hay nada de nada de renegociaciones del contrato de gas y menos aun , la fijacion honesta y justa de las regalias de este gas asi como la acotación de impuestos y el usufructo ilegal del gasoducto desde camisea a la costa, pagado con los descuentos que se le efectuaron en los recibos de luz y fuerza a decena de miles de usuarios peruanos........  !!! 500 millones de dólares !!!

 

Donde esta esa fortuna ????   Y por que el mem no dispone su devolucion con los intereses generados y las ganancias correspondientes ???

 

Ese gasoducto es de los peruanos aportantes y no del estado ni mucho menos del consorcio de gas..............

 LA INDECENCIA DE LA PUTREFACTA

CLASE POLITICA PERUANA ACTUAL


INDECENTE, es que el salario mínimo de un trabajador sea de S/. 6,600 al año y el de un congresista de S/. 180,000.00 al año pudiendo llegar con dietas y otras prebendas a S/. 260,000.00 (Llamese gratificación, dieta especial, etc.)


INDECENTE, es que un catedrático de universidad o un cirujano del Ministerio de Salud gane menos que el concejal de una Municipalidad Distrital.


INDECENTE  es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre por unanimidad, por supuesto, al inicio de la legislatura y en secreto).


INDECENTE es comparar la jubilación de un congresista con la de una viuda.


INDECENTE es que un ciudadano tenga que pagar hasta los 65 años para percibir una jubilación y a los congresistar les baste solo con tres o con cinco años según el caso y que los miembros del gobierno para cobrar la pensión mínima solo necesiten jurar el cargo.


INDECENTE es que los congresistas sean los únicos 'trabajadores' (???) de este país  que estan exonerados de pagar Impuesto a la Renta, Quinta Categoría, etc.


INDECENTE es colocar en la administración a miles de asesores (llámese amigotes del partido o amiguitas personales, con un buen sueldo) que no logran los técnicos mas calificados.


INDECENTE es la gran cantidad de dinero destinado a sostener a los partidos políticos aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.


INDECENTE es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (y no digamos intelectual o cultural), como a todos los demás.


INDECENTE es el costo que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, choferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.


INDECENTE es que estos congresistas corruptos tengan casi cinco meses de vacaciones al año. 


INDECENTE es que tengan y gocen de inmunidad cuando cometen delitos, y cuando cometen faltas a la moral, a la ética y sean juzgados por ellos mismos.


INDECENTE  es que los ministros, de estado despidan a los funcionarios de carrera para poner a sus allegados.

INDECENTE es que se utilice sin pago los medios de comunicación para transmitir propaganda de los partidos políticos a la sociedad y que los ciudadanos paguen el costo de estos espacios. 


INDECENTE es que nos oculten sus privilegios mientras vuelven a la sociedad contra quienes de verdad les sirven. Y mientras, hablan de política social y derechos sociales? 

 
INDECENTE es que estando a un año de las elecciones generales (Presidente, Congreso), estén planeando crear la "Camara de Senadores" para mantener a 80 senadores más (incluidos sus asesores), y en total harían 200 congresistas.


QUE INDECENCIA!!!! 


ESTA SI ES UNA CADENA QUE NO SE DEBE ROMPER, PORQUE SOLO NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTA SITUACION

 

CANTO CORAL A TÚPAC AMARU


 Alejandro Romualdo Valle -Perú

 

Lo harán volar con dinamita.
En masa, lo cargarán, lo arrastrarán.
A golpes le llenarán de pólvora la boca.
Lo volarán: ¡y no podrán matarlo!

 

Lo pondrán de cabeza. Arrancarán sus deseos, sus dientes y sus gritos.
Lo patearán a toda furia. Luego lo sangrarán:

¡y no podrán matarlo!

Coronarán con sangre su cabeza:
Sus pómulos, con golpes. Y con clavos sus costillas.

Le harán morder el polvo.
Lo golpearán: ¡y no podrán matarlo!

 

Le sacarán los sueños y los ojos.
Querrán descuartizarlo grito a grito.
Lo escupirán. Y a golpe de matanza, lo clavarán:

¡y no podrán matarlo!

Querrán volarlo y no podrán volarlo.
Querrán romperlo y no podrán romperlo.
Querrán matarlo y no podrán matarlo.


Querrán descuartizarlo, triturarlo, mancharlo, pisotearlo, desalmarlo.

Querrán volarlo y no podrán volarlo.
Querrán romperlo y no podrán romperlo.
Querrán matarlo y no podrán matarlo.


Al tercer día de los sufrimientos, cuando se crea todo consumado, gritando:

¡libertad! Sobre la tierra, ha de volver.

Y no podrán matarlo.

 

TODAS LAS VOCES TODAS:

Descarga la mejor colección de música latinoamericana, por la paz, la dignidad, la vida y la unidad de nuestra América ...LA PATRIA GRANDE

http://uploadingit.com/f/tUEij

 

VISITA NUESTRA WEB Y COMPARTELA CON TUS AMIGOS