Remedios‎ > ‎

Baño de sal

publicado a la‎(s)‎ 20 nov. 2010 12:18 por J. Diego Moreno   [ actualizado el 24 feb. 2011 16:53 ]

De los apuntes de Martha E. Sarmiento

PROCEDIMIENTO:

  1. Alistar una taza con abundante sal marina, varias toallitas (entre 2 y 3) preferiblemente blancas para frotar las diferentes zonas del cuerpo, y un recipiente con agua tibia.
  2. Estando la persona de pie y ligera de ropa, se humedece la toalla y se pasa por la sal, e inmediatamente se masajean con determinación las zonas del cuerpo, empezando por el lado izquierdo y luego por el derecho (brazos, manos, pies y piernas), con movimientos de arriba hacia abajo. A medida que la toalla va perdiendo la sal y atrapando suciedad se va juagando y pasando nuevamente por sal.
  3. Luego se masajea en forma circular el pecho, el estómago y el vientre bajo. Posteriormente se pasa a las caderas y la espalda, donde se debe tener especial cuidado con la columna vertebral para no lastimarla. En estas zonas el masaje es de adentro hacia afuera.
  4. Una vez se han masajeado todas las partes del cuerpo, se pasa a la cara, donde el masaje es muy suave en dirección de adentro hacia afuera.
  5. Cuando se termina se juaga con agua un al clima y se seca con movimientos suaves; se arropa a la persona con una cobija y se deja por un rato en reposo

SIRVE PARA:

  • Las personas que sufren de estrés, insomnio, gripas, calambres, dolor de piernas, músculos, espalda, estreñimiento, sudor de manos.

RECOMENDACIONES:

  • Este baño quita las células muertas (exfoliante), renovando así la piel.  
  • Es aconsejable hacerlo día por medio y en las horas de la noche. 
  • Es excelente para fortalecer el sistema inmunológico. 
  • Se debe hacer con el estomago vacío. 
  • No es recomendable para diabéticos por su piel delicada. 
En el siguiente video te mostramos cómo hacer este purificador y revitalizante baño.

Comments