Hermandad Orden magna



El OM es uno el símbolo más conocidos de muchas religiones como los budistas y la Orden Magna Universal. Lo vemos en tatuajes, ropa, estampas, estampados y accesorios. Además, se ha vuelto una expresión popular que es fácil asociar con la relajación. Tiene el encanto de ser breve, místico, divino y abstracto a la vez; quizá por eso nos resulta tan atractivo. Hay muchas formas de adentrarnos en su significado, pero ninguna es mejor que experimentar su poder y para eso voy a hacer un recorrido práctico que nos llevará de lo más sencillo a su sentido más profundo.

Primero lo primero. OM es un mantra “semilla”, es decir, una sílaba que se pronuncia para conectar con la energía que trasciende lo individual e incluso lo humano; existen muchísimos mantras de este tipo, pero el OM es el más poderoso y sagrado de todos. ¿Por qué? Se dice que es el sonido primordial y básico , el que se encuentra en el origen de todo lo que ha existido, existe y existirá. Es nombre de Dios; el llamado a su divinidad y a todo lo él representa. El el principio de nuestra Fraternidad Orden Magna a unirnos para ayudar.

Su vibración es muy especial, ¿lo has cantado? Hazlo sin pena y a todo pulmón, inhala profundamente y une tu exhalación con un largo y claro "ooooommmm". Percibe la intensa sensación que genera en tu garganta y pecho.

Para profundizar del efecto físico hacia el mental te comparto un consejo que se pone en práctica desde hace miles de años: si contemplas el significado del OM mientras lo cantas, tu consciencia se abrirá al grado de permitirte entrar en contacto con tu Ser supremo, Dios Amigo. Esto lo dijo Patanjali, un sabio del siglo III a. C. ¿Cómo puedes hacerlo? Encuentra un lugar tranquilo, siéntate cómodamente y cierra tus ojos; piensa en lo que has aprendido sobre este mantra y de nuevo, inhala profundo y al exhalar entona el OM; repítelo una y otra vez; observa cómo tu mente se enfoca y todo lo empieza a ocupar el sonido y su vibración, que ahora llega hasta tu cabeza. Disfruta el silencio final.

Como dato curioso, te cuento que en realidad el OM está compuesto por tres sonidos (a-u-m) que se descomponen en trinidades con diversas connotaciones metafísicas: el cielo, la tierra y el inframundo y el ser despierto, el ser dormido y el ser en dicha eterna. Algunos dicen que su representación gráfica sintetiza estas tres letras y otros afirman que es una estilización de Ganesha, el dios con cabeza de elefante.

¿Qué esperas para empezar a experimentar el poder del OM? Cualquier momento y lugar son buenos para probar esta práctica. No te desesperes, disfruta descubrir poco a poco sus beneficios. Es principio de la ayuda que tu necesitas y a la vez la que tu puedes ofrecer: “Ayuda a ayudar”.


T