Programa‎ > ‎+información‎ > ‎

Presentación de las Jornadas


Un curso más tenemos la ocasión de ofrecer a nuestros alumnos –y también a cuantos profesionales y amigos quieran acompañarnos– la celebración de estas Jornadas de Diseño en la Sociedad de la Información para compartir dos días alrededor de disciplinas que nos son afines y que suponen un plus en la docencia de la Universidad Rey Juan Carlos por cuanto tratan de acercar la realidad del día a día, en el mercado laboral de la información, a las aulas.

En la tesitura anual de encuentros que organizamos, en esta ocasión nos centramos en el mundo de la Documentación. La pregunta salta de manera automática: ¿Cuál es la relación entre Diseño y Documentación? Vamos a tratar de explicarlo.

Antes de nada hay que dejar constancia de que ambas disciplinas se manifiestan de una manera transversal en su condición de lenguaje y disciplina en materia de Comunicación, con mayúscula y, así, del mismo modo que hablamos de Diseño Periodístico, Publicitario, de Identidad Corporativa, de la misma manera –decimos– la Documentación participa como referente indispensable de los procesos comunicativos.

Bajo nuestra manera de ver la propuesta, hay dos puntos de confluencia interesantes entre el mundo de la Documentación y el Diseño. Un primer estadio profesional es el más evidente: igual que un redactor acude a fuentes documentales antes de dar a luz su trabajo, de la misma forma, ¿podemos considerar indispensable la documentación en el mundo del Diseño? Sí, no hay más que pensar en algunas especialidades para entenderlo. La Documentación es cada vez más imprescindible en los departamentos digamos artísticos, de diarios y revistas: por ejemplo, quienes realizan infografías y visualizaciones de la información tienen la obligación de ser lo más riguroso posible, no sólo de lo que escriben, sino también de lo que dibujan y de los datos que, numéricos o no, tienen que manejar. ¡No digamos los ilustradores! 

Del mismo modo, la fotografía vive momentos en el mundo de la Comunicación donde el tránsito de los procesos analógicos a los digitales, su conservación, catalogación, búsqueda y recuperación exigen de conocimientos documentales cada vez más especializados. 

En un segundo estadio, queremos en esta ocasión reivindicar el Diseño como objeto de investigación en cuanto lenguaje y disciplina con un cuerpo teórico definido y unas especialidades consolidadas, como es el caso del diseño de medios. Y en este sentido nos parece de suma importancia destacar también la relevancia que en el mundo de la Documentación suponen las bibliotecas en tanto instituciones encargadas de la custodia de colecciones de ejemplares donde fundamentar metodologías y sistemas de estudio rigurosos que den consistencia a proyectos científicos consolidados.

Por ello, en esta edición presentamos a profesionales de medios, periodistas, profesores de universidad, directores responsables de bibliotecas y centros públicos con el ánimo de consolidar esa relación que Diseño y Documentación mantienen y, sin duda, hace que ambas disciplinas sean fuentes de conocimiento cada vez más consistentes. Que lo disfrutéis.