Página principal

TENÍA 19 AÑOS Y ARREGLABA TELÉFONOS, CUANDO SE INICIÓ EN EL TEATRO


La curiosidad y sobre todo su audacia le permitieran realizar el sueño dorado


Un breve reportaje a Vicente Climent


Terminaba de representarse el último sainete de Vacarezza, “El Conventillo del Gavilán”, un nuevo éxito de cartel y de . . . dinero para su autor; El amplio escenario del Municipal semejaba una colmena humana en el ir y venir de maquinistas, tramoyistas, etc., ocupados en el cambio de decoraciones.


Sobre mano derecha, tercer camarín y hénos frente a Vicente Climent; el popular y no menos conocido actor, feliz intérprete del masitero catalán Tarragona en la obra vacareziana antes mencionada. De verba fácil, nuestro reporteado se presta a la tarea con toda amabilidad y un poco de prevención. En las conversaciones con el periodista hay q’medir lo que se dice. 


- En que año, cuando y como se inició? - fueron nuestras primeras palabras.


- Tenía 19 años y era peón de la Unión Telefónica. Arreglaba teléfonos en los teatros de Buenos Aires. Era en el año 1914, un 31 de marzo, lo recuerdo como si fuera ayer. Estando en el teatro Avenida en el que actuaba la compañía de Arsenio Perdiguero, tuve oportunidad de asistir a un ensayo del conjunto.


Desde muy temprana edad no había tenido otra ilusión más que la de ser actor. Ingresar en el teatro, vivir su vida. Sintiendo cantar al barítono de la compañía, me quedé tan abstraído, que llamé la atención del maestro Lossi quien aproximándose me preguntó “le gusta?”.


Si - le contesté - Se animaría a trabajar en el teatro, le gustaría cantar? - Si, y estoy seguro haría un buen papel - volví a responderle esta vez con toda audacia.


Para que entretenerlo, amigo cronista con un largo relato ‘de lo que pasó aquel día. Bástele saber que fuí probado y días después debuté con éxito, formando parte del elenco de Perdiguero, hasta que éste disolvió su compañía. Del teatro Avenida pasé, al Teatro Apolo actuando como barítono de la compañía Casaux-Perdiguero, en la que permanecí dos años, visitando las provincias, entre ellas Santa Fé. Más tarde, contratado por Muiño-Alipi cómo barítono-actor, estuve cultivando el sainete durante 6 años, después de cuyo tiempo ingresé a la revista actuando al lado de Arturo de Bassi y de Ivo Pelay. Finalmente el año 1929 firmé contrato con la compañía Duckse y ...aquí me tiene.

- Algunos de sus éxitos?

- Trabajando con Muíño-Alipi realizamos jiras por Chile y Montevideo llegando hasta España. En la madre patria la representación del sainete “La borrachera del tango” constituyó todo un éxito, en particular si el tango que yo cantaba en dicha obra “La Copa del Olvido”. Al Igual que en Buenos Aires el. “mozo traiga otra copa” lo silbaban hasta los niños. Huelga decir que, a cada nueva representación, el publico nos ovacionaba.


- Alguna anécdota de su vida?


Tenía 16 años cuando me escapé de mi casa con un circo que se dirigía a Tucumán y el que, según rezaba en los carteles, hacía “teatro criollo”. Llegando al punto de destino vime obligado a tomar parte en pequeñas escenas. Mas, no me gustaba hacer de “barrera” de modo que estando en Jujuy me separe de la compañía emprendiendo regreso rumbo a Perico. Llegue cansado y más hambriento que un lobo Teniendo que comer y no viendo otra forma, acepte el puesto de ...vigilante. En aquel entonces, un “milico” se improvisaba dándosele un casco y sable. Me tocó estar dos días de guardia en la estación por la que ví desfilar a mi circo, cuyo director me invitó a que siguiera con ellos. Consciente de mi deber no acepté pero a los tres días hubo un desorden y fuí dado de baja. Sinó - termina Climent con una sonrisa - esta es la hora que todavía andaba corriendo. 


Suenan varios timbres y 1a voz del traspunte llamando a escena se deja oír con insistencia. Va a comenzar el espectáculo. Climent ya caracterizado nos tiende la diestra al tiempo que dice:

- No olvide amigo cronista de decir que hace catorce años que soy casado y que me ha tocado en suerte un encanto de mujer. Tengo dos hijos - añade con orgullo - un Píbe y una piba: el futuro Chevalier y la futura Guzmán 


Así se lo prometemos a este "buen muchacho" que solo cuenta en la actualidad 35 años.


G. de G. SANTA FE, DOMINGO 7 DE JUNIO DE 1931