Innovación

¿"Este sector no va a cambiar porque ya está todo inventado: nosotros a lo nuestro, lo de siempre"?

¿Qué puede hacer la pyme para no acabar como las del entorno de Kodak, Olivetti, Blockbuster,...?

¿Mantenemos nuestra inercia tradicional o nos regeneramos para tener un futuro más sólido?

¿Cómo defenderse del daño que nos depara la radical iniciativa de un viejo-competidor-pyme-ahora-sí-innovador, una startup o un gigante-tipo-Amazon?

Al innovar en la pyme nos anticipamos al futuro creando algo singular, disruptivo, que ofrece una experiencia muy superior que asombra a usuarios/clientes/distribuidores/etc. Ojo: si lo que creamos es incremental, si es generado mediante mejora continua o modificación progresiva, no es innovación.

Dicho de otro modo, innovar es provocar nuestra propia obsolescencia antes de que otro nos vuelva obsoleto, nuestra propia sustitución antes de que otro nos sustituya, es reinventarnos para que nuestra continuidad sea más probable. Cuando la pyme empieza a innovar, deja de abdicar.

Además ante tal cambio profundo nuestros competidores no lo tienen fácil: la novedad pronto es algo irrenunciable para el mercado. Es decir, al innovar introducimos una lógica diferente que resulta traumática para las otras empresas, que pueden acabar desplazadas por las nuevas reglas del juego.

Para ser realmente innovadora la pyme ha de completar estos dos procesos.

  • La innovación requiere del desarrollo de una cultura o mentalidad basada en: (des)aprendizaje, adaptación, cambio, pensamiento crítico, tolerancia al riesgo y al error, exploración, descentralización, diversidad, discrepancia, autonomía, confianza, colaboración, apertura,... Conforme se dan estas condiciones, esta atmósfera, podemos pasar a hacer proyectos de innovación con convicción auténtica, complicidad compartida y recursos suficientes.
  • Posteriormente el proceso operativo de la innovación (más iterativo que lineal) va más allá del I+D, las nuevas tecnologías, la investigación de mercados, la calidad, el benchmarking, la auto-complacencia, la jerarquía convencional, la formación reglada, la profesionalidad, la planificación, la disciplina, la experiencia, la excelencia, los prototipos,... Más allá, aunque la pyme puede empezar con una inversión modesta.

¿Qué hacer si la innovación de otra empresa afecta gravemente a nuestra pyme?

Posiblemente habéis apostado por los sistemas de gestión de la calidad, la informática, etc. pero nada de eso os ha protegido frente a la innovación que ahora os afecta.

Probablemente no lo tenéis nada fácil a partir de ahora. Si no podéis comprar esa otra empresa, ni reproducir su modelo -en solitario o en alianza con otros-, entonces, quizás aún podéis resistir...

  • Defendiendo un segmento de mercado en el que todavía podéis tener ventaja.
  • Internacionalizando la empresa hacia mercados en los que esa innovación no está presente aún.

En el agitado océano de las pymes de hoy podemos diferenciar entre:

  • las que creen navegar en un barco infalible -ilusión de muchas tripulaciones aún confiadas en sus éxitos del pasado-,
  • las que ya se han dado cuenta de que su barco es frágil frente a las alternativas emergentes -a las que no infravaloran como sí hacen los del grupo anterior-, y
  • las que, tras apostar con nueva tecnología, ventaja competitiva y originalidad, ahora viajan impulsadas por un nuevo barco que puede dejar en el dique seco al resto de barcos.

Por tanto pongamos en nuestra agenda semanal: "diseñar y construir el futuro". ¿Para qué? Para tener más probabilidad de formar parte del mismo. Empecemos por preguntarnos: ¿lo que hacemos en esta pyme cómo lo haría una startup cargada de creatividad o un gigante tecnológico como Google?