Servicios‎ > ‎

Estrategia

Ante un futuro tan lleno de interrogantes y acontecimientos sorprendentes -imprevisibles hasta que suceden-: 
¿Cómo definir la estrategia de la empresa en un entorno crecientemente complejo y cambiante?


Haciendo una síntesis entre más-brújula y menos-planificación. Combinando: 
  • Estrategia clásica: con perspectiva visionaria (más allá del simple anhelo de sobrevivir), con anticipación proactiva, un rumbo concretado en una planificación. Generalmente en este orden: análisis y diagnóstico de la situación actual, definición del escenario a lograr, elaboración del plan de acción e implantación del mismo. Porque no pensar puede salir caro. 
  • Estrategia "Agile": con constante adaptación reactiva, con respuestas rápidas ante las nuevas realidades, atención a lo emergente, ensayo-y-error y aprendizaje. Con tolerancia hacia la incertidumbre aportamos flexibilidad y creatividad al patrón coherente de la estrategia clásica. Porque no reaccionar puede salir caro. 
Y añadiendo vigilancia del entorno, inteligencia competitiva: métodos para la localización de información sobre competidores, clientes, proveedores, distribuidores, consumidores, tecnologías, legislación, tendencias sociales,... Sin olvidar la contrainteligencia: acciones preventivas para dificultar la vigilancia que nos hacen nuestros competidores.