A pesar de ser la única  de las siete maravillas de la antigüedad que todavía  quedan en pie, las Pirámides decepcionan un poco mirándolas de cerca. aunque resulta increíble que sigan en pie tras más de 4000 años de existencia.


 

Pinturas en el Cairo Copto.

 

 

"La Iglesia Copta fue fundada en Egipto en el siglo I. Su nombre deriva de la palabra griega aigyptios (egipcio), trasformado en gipt y después en qibt, de donde derivó la respectiva voz árabe. Así pues, la palabra Copto significa "egipcio".

Según la tradición, la Iglesia Copta tiene su origen en las prédicas de San Marcos, el supuesto autor del Segundo Evangelio en el siglo I, que llevó el cristianismo a Egipto en la época del emperador Nerón. Forma parte de las antiguas iglesias orientales, que se separaron del resto en el Concilio de Calcedonia, en el año 451 y han evolucionado independientemente. Según su tradición, la Iglesia Copta ha preservado minuciosamente la creencia y doctrina cristiana ortodoxa en su forma más antigua y pura, entregándola de generación en generación, sin cambios, conforme a la doctrina y los ritos apostolicios.

Los primeros monjes coptos vivieron en Egipto durante el siglo IV, muchos de ellos murieron como mártires. En los siglos IV y V la iglesia copta se separó de la griega debido a una disputa sobre la naturaleza de Cristo.

La iglesia Copta tiene su propio Papa, Shenuda III, que vive en El Cairo y es el patriarca 117 de la predicación de san Marcos. No se atribuye la infalibilidad del papa de la Iglesia Católica. La navidad copta se celebra el 7 de enero en lugar del 25 de diciembre.

Se estima que los coptos son cerca de 10 millones y la mayoría de ellos viven en Egipto. Muchos de ellos se estiman discriminados en su país, sobre todo en lo que respecta al acceso al trabajo. También ha habido episodios de violencia entre las comunidades copta y musulmana de manera esporádica durante los últimos años.

Desde 1954 funciona el Instituto Copto de Altos Estudios en El Cairo, que funciona como centro para el estudio de la Tradición cristiana copta.

Con el aumento de la actividad de los fundamentalistas islámicos desde finales de los años 1970 ha empeorado las condiciones de vida de los coptos en Egipto. Entre 1981 y 1985 el papa Shenuda III fue recluido en arresto domiciliario en un monasterio en el desierto."

(De Wikipedia)

 

 

 

Carnet de Estudiante 

Carnets para Jóvenes 

Informacionesn de Interés para Jóvenes

  Carnet Internacional de Estudiante. Obtenida de jcyl.es

 


Tráfico en Egipto

Tráfico en Egipto 

Seguridad Vial y otras Recomendaciones del MAE 



Idioma

Alfabeto Árabe 

Alfabeto y números en Árabe

Alfabeto Árabe. Obtenida de proel.com.

 


 El Clima

El Tiempo en Egipto 

El Clima en Egipto. Obtenida de ecor.org.

 

 

Dioses egipcios

Seth, deidad brutal, señor del mal y las tinieblas, dios de la sequía y del desierto en la mitología egipcia.

  • Nombre egipcio: Suti. Nombre griego: Seth. Deidad griega: Tifón.

También conocido como (Set, Sutej, Setesh, Seteh)

Iconografía: Ser animalesco con hocico curvado, orejas rectangulares y cola levantada.

Es un antiguo dios, originario de Ombos (Nubt), que posteriormente fue considerado deidad del desierto, uno de los dos ambientes que constituyen Egipto, que recibió como herencia de Geb. Venerado y odiado por su cualidad de protector-destructor.

Seth fue asociado con las tormentas de arena, como dios del desierto, y protector a las caravanas que surcaban el país de los faraones. Debido a la extrema hostilidad del clima desértico, Seth era visto como extremadamente poderoso, por lo tanto como una deidad principal. Una de sus más comunes denominaciones era grande en fuerza. Como dios mayor Seth era protector del Alto Egipto, donde era venerado, principalmente en Nubt (Ombos. Kom Ombo).

 Dios Set. Obtenida de Wikipedia.

La forma alternativa de pronunciación de su nombre Setesh (stš), y más tarde Sutejsutḫ), designa su supremacía, donde sh y j significan majestad. La exacta traducción de Seth es desconocida, pero usualmente se interpreta como pilar de estabilidad, significado asociado a la monarquía. (

Pese a ser considerado la antítesis de Osiris, y por tanto la personificación del mal, muchas de sus acciones se deben más a su anormal fuerza y cáracter que a su maldad. El asesinato de su hermano fue motivado por envidia, dado que en el reparto Seth recibe de Geb el terreno desértico, mientras que a Osiris le hace señor del Egipto fértil. Fue exiliado al desierto por su sobrino Horus, hijo de Osiris, en venganza por el asesinato de su padre.

Mientras que desde un principio se le acusa de ser el causante del robo del Sol y de traer la oscuridad, a partir del Imperio Nuevo, se le considera un ser protector, dios de la guerra y las armas, aunque por breve tiempo. Es el encargado de proteger la barca de Ra, el dios egipcio que representa al Sol.

Varios faraones llevan su nombre, tal el caso de Sethy I, padre de Ramsés II, pero nunca fue ampliamente venerado por el pueblo egipcio, salvo alguna época de las primeras dinastías.

 

Uno de los numerosos edificios abandonados a medio construir, en Hurgada 

  

 

            

            Ocurrió algo tan absurdo como que se habían quedado sin esa especie de maderitas numeradas en árabe que te dan a cambio de la cámara, así que le dijeron que sin problema, que podía entrar con ella. Susana y su novio, Andrew se pusieron las botas a grabar en la sala de Tutankamon, tapando el equipo con algo por arriba.

 

            -Me alegro. Yo que tú cuando llegara a Londres lo primero que haría sería colgarlas en el Emule –fue la instantánea respuesta que me salió al escuchar esta historia-.

 

            Luego entraron en la sala de las Momias y grabaron también. Al salir, se dieron cuenta de que inmediatamente de darle al play le habían dado al stop y no se había grabado nada. Ni corta ni perezosa Susana intentó volver a entrar por la salida, pero fue retenida por el vigilante. Ella, con reflejos, le replica:

 

            -Mire, soy una investigadora británica en el asunto de momias y me he dado cuenta de que se me ha olvidado tomar anotaciones sobre una de ellas.

 

            Y así fue como, nuevamente, consiguió entrar en la citada sala   y hacerse con un video de unos pocos minutos.

 

            ¿Por qué digo que la política del gobierno egipcio es absurda y arbitraria?. Pues porque se ve que está pensada con el único afán recaudatorio de que compremos los libros, folletos, postales en los que se editan esos interiores, pastel del que supongo se llevan la mayor parte.

 

 

            Interior del templo de Ramses II, en Abu Simbel.

 

           ¿Por qué en uno de los museos peor mantenidos y conservados de los que conozco en el mundo no se permite hacer ni una sola foto y en el Louvre, Museo Británico o Museos Vaticanos se puede fotografiar absolutamente todo?.

 

            ¿Por qué no se dejan fotografiar los interiores de las tumbas del Valle de los Reyes (tengan o no tengan pinturas), ni siquiera sin flash y si se permite (con flash y habiendo pinturas) en otros templos que apenas son visitados por los turistas?.

 

            ¿Por qué retienen la cámara en el Museo Egipcio o en las Catacumbas de Alejandría (aunque nosotros la colamos) y no lo hacen en el Valle de los Reyes?. ¿Será acaso para que su nutrido cuerpo de vigilantes pueda vivir a base de las propinas de los turistas por hacer fotos furtivas y no tengan que pagar costosos salarios para el erario público?.

 

            -¿Qué daño –y para esta pregunta no tengo respuesta, pero no creo que sea mucho- puede hacer fotografiar interiores sin flash y, aun así, tampoco lo permiten?

 

            Y así pondríamos seguir con preguntas y preguntas, como si de un concurso de la tele se tratara.

 

            Sé que no debimos fotografiar con flash las pinturas del interior de Abu Simbel, pero no me arrepiento en absoluto, porque cuando vas por la selva, o comes o te comen

 

 

EL CARNÉ DE ESTUDIANTE

 

            Hubo quien me comentó antes de la partida que había logrado entrar en algunos lugares con descuento de estudiante presentado el carné del metro de Bilbao. No lo pongo en duda, aunque por lo que he visto, creo que el tema lo tienen bastante controlado y no es tan fácil

 

 

           Atardecer en el Desierto Blanco, uno de los pocos sitios de Egipto donde no se paga entrada por la visita.

 

           En cualquier caso, si eres estudiante o profesor (hay algunos otros carnés que también valen, pero no sé cuales) no te olvides de llevarte estos preciados documentos, ya que obtendrás aproximadamente el 50% de descuento en la mayoría de las atracciones turísticas y también en los trayectos de tren por el país (aunque el Sleeping Train y los trenes rápidos que van a Alejandría, que son los que realmente cuestan más, no están incluidos)

 

            En teoría y, tal como nos comentó Susana, en Egipto te puedes sacar el carné de estudiante aunque no lo seas, si eres menor de 35 años. Ellos llevaban un viaje semiorganizado Tenían contratadas algunas cosas desde el Reino Unido y al llegar a Egipto, la agencia les advirtió de esa posibilidad a cambio de 110 libras egipcias. Lamentablemente nosotros no lo sabíamos, aunque ya hemos rebasado por no mucho la barrera de los 35.

 

            Estuvimos los días previos a la marcha intentando hacernos de forma infructuosa con algún carné de estudiante o profesor, pero finalmente tuvimos que pagar la totalidad de las entradas en todos los lugares, así que nos gastamos unos 60€ a mayores cada uno de lo que habríamos invertido con la tarifa reducida.

 

           

TRÁFICO Y PEATONES:

 

            Prácticamente, cada vez que se visita un estado de África y se escribe sobre él, hay que hacer un apartado dedicado al tráfico y a los peatones.

 

            Una ciudad de 21 millones de habitantes siempre será una locura (y sigue creciendo a un ritmo vertiginoso), pero si esta ciudad se llama El Cairo, todavía lo es más. Allí apenas hay semáforos y los pocos que hay nunca se respetan. Yo estaba acostumbrada al caos circulatorio de Roma, pero no tiene nada que ver. En Roma si tú te animas a cruzar, los coches van parando. Si lo haces en El Cairo los coches te llevan directamente por delante. Casi respetan y esquivan más fácilmente un puesto de venta que este plantado en todo el medio (en un país pobre como Egipto la gente es muy respetuosa con los medios de vida de los demás), que a las personas.

 

            De tal forma, que hay que ir desarrollando técnicas para cruzar e ir haciendo eslalon entre los diferentes coches. Me refiero a nosotros, los occidentales no acostumbrados, claro; porque los egipcios son capaces de meterse entre el tráfico de una calle de cuatro carriles, con un cesto de pan cargado al hombro para vender a los conductores, darles el pan, cobrarles y entregarles la vuelta..

 

 

         Imagen de Luxor al atardecer, desde la terraza del hotel

 

             La mejor técnica es la de colocarse al lado de uno o varios lugareños, que vayan a cruzar y que nos hagan de escudos humanos. No les suele importar demasiado, aunque a veces lo hemos hecho tan descaradamente, que ya se mosqueaban un poco. Recuerdo el primer día en El Cairo, persiguiendo literalmente por el borde de la calle a una señora vestida de azul en la Midan Tahrir para que nos hiciera de parachoques.

 

            Otra pericia a desarrollar es la del amago. Como los coches no paran, no se puede cruzar directamente. Hay que amagar al que viene, para que frene algo y aprovechar la situación para colarse entre el éste y el segundo e iniciar el eslalon con los mismos criterios. Si te salvas del atropello, resulta bastante divertido.

 

            En muchas ocasiones es algún amable policía quien se ofrece a cruzarte al otro lado haciéndote de escudo y aun así, tampoco a él le respetan demasiado y muchos no paran. Con lo que flipé enormemente  fue con una barrera corredera que hay en la Midan Tharir y que la abren para que pasen los peatones y la cierran para retenerlos en la acera cuando circulan los vehículos. ¡¡Y un par de policías en cada lado dedicados a esto a tiempo completo todo el día. Hay que joderse!!

 

            Lo de cruzar por la noche se convierte ya en uno de los deportes de más alto riesgo que se pueden practicar. La mayoría de los coches (desconozco el por qué) van con las luces apagadas y solo te dan un fogonazo cuando te tienen encima.

 

            En todo el país se conduce a golpe de claxon. Utilizan la dichosa bocina para todo. Hasta cuando hemos ido por el desierto con el 4x4, que transitábamos completamente solos, el conductor a ratos iba pitando. ¡Debía tener morriña!

 

            Como ya he dicho, dentro de cada egipcio hay un "good driver" y ciertamente, lo de que son buenos conductores hay que corroborarlo. Porque es increíble ver que apenas se producen accidentes, teniendo en cuenta las velocidades a las que conducen (y sin luces, como hemos dicho), la ausencia de normas y la vejez del parque automovilístico, sobre todo de taxis.

 

            El cinturón de seguridad es un mero elemento decorativo que en la circulación por ciudad no tiene absolutamente ninguna utilidad (no vi ningún modelo que llevara cinturones en los asientos traseros) y en carretera solo se lo ponen por encima cuando saben que tienen próximo un control policial. La divertida anécdota la vivimos en el microbús que nos trasladó a Abu Simbel. A pocos metros de cada uno de los tres controles policiales que hay  que franquear, el conductor abrió la guantera, donde tenía enrollado el cinturón y lo asió automáticamente a la parte de abajo, sujetándolo en la que habitualmente va adosada al coche con la mano. ¿Hacía cuanto tiempo se le había roto?. Por la naturalidad con la que ejecutaba el acto, nos pareció que ya hacía bastante de ese hecho.

 

            Los bordillos son otra cuestión a tener en cuenta para las ya de por sí castigadas piernas del viajero. Desconozco el motivo, pero en El Cairo –y de forma menor en otras ciudades- parece que hay que escalarlos en vez de subirlos. La distancia entre la acera y el asfalto puede ser hasta tres o cuatro veces superior a la de aquí.

 

 

LA RELIGIÖN:


            “La religión es un auténtico coñazo. No voy a opinar de forma profunda sobre las prácticas religiosas de los musulmanes por respeto a sus practicantes y porque creo que no es el sitio adecuado, pero mi opinión en este asunto sería realmente demoledora. Como gente de mundo respeto prácticamente todo lo que me encuentro a mi paso, pero no puedo compartir unas creencias ridículas que a cada minuto subyugan y humillan al que las practica. Habrá quien vea en la religión tintes coloristas o folclóricos, fotografiables y divertidos para el risueño turista, pero yo simplemente veo elementos alienadores del ser humano”.

 

            Este párrafo es una cita textual del relato de Marruecos que escribí hace más de un año, aunque con el paso del tiempo sigo pensando lo mismo que escribí sobre el Islam. Esta plabra, traducida, significa “sumisión”. Así que con solo decir esto no haría falta profundizar mucho más

 

            Al menos en esta ocasión no hemos coincidido con el Ramadán –fue una de las razones que nos hicieron trasladar el viaje, previsto en un principio para octubre, a noviembre-, porque en Marruecos el año pasado acabamos hartos de este periodo sagrado para los musulmanes. ¡¡Dos años seguidos podía resultar muy fuerte!!.

 

            Desconozco –dado que con una experiencia viajera de 17 días es imposible juzgarlo- si la religión está más arraigada o menos en Egipto que en Marruecos, pero si que me es posible constatar algunos hechos que pueden dar algunas pistas.

 

            -En Marruecos no vimos a demasiada gente leyendo el Corán en público y mucho menos cantándolo mientras conducían (en El Cairo lo hacen frecuentemente los taxistas). También en los trenes o en el metro de El Cairo siempre hay alguien que se acaba arrancandose a cantar mientras lee el libro sagrado.

 

            -En Casablanca y Rabat la mayoría de las jóvenes no lleva hijab (pañuelo) y su vestimenta es completamente occidental, aunque algo menos ceñida y sin enseñar prácticamente nada. En Egipto –incluyendo también El Cairo y Alejandría- se constituyen como excepciones las mujeres jóvenes que llevan el pelo al descubierto. Hay un grupo no demasiado numeroso, aunque ya representativo, de jóvenes que viste de forma occidental y lleva el hijab, perfectamente conjuntado. Pero el colectivo más numeroso está constituido por las que todavía llevan  el pañuelo y la Abella o faldamento similar (el vestido largo), en muchas ocasiones encima de ropa occidental de perfil cutre. Es cierto que ambas prendas suelen ser de vistosos colores y también van muy bien conjuntadas.

 

            -En Egipto la tolerancia con el alcohol es muy superior a la que hay en Marruecos y su precio más barato.

 

            -En Egipto se puede entrar en la mayoría de las mezquitas, mientras en Marruecos solo se puede acceder a la de Casablanca y pagando 12€

 

            Así que después de exponer estos puntos tampoco hemos aclarado gran cosa.

 

            Las mezquitas en Egipto son numerosas y suelen estar resplandecientes, mimadas, cuidadísimas… ¡¡Menuda diferencia con las viviendas de la gente de a pie!!.

 

            Y donde no hay posibilidad de poner una  mezquita se ubican cuatro palos, se tiran cinco alfombras y ¡¡¡a rezar!!!!. Así ocurre, por ejemplo en la estación Ramses de Trenes, en la Terminal dos de salidas del aeropuerto de El Cairo o en el empobrecido poblado nubio de isla Elefantina, en Asuán.

 

            Los viernes es el día sagrado, como en todos los sitios donde predomina esta religión. Es el día en el que todos los hombres se dirigen como autómatas a las mezquitas –se prefiere que las mujeres recen en casa con la pata quebrada- a ajustar sus cuentas con Alá. Aunque el  ritmo comercial decrece –también los domingos- no hay problemas para encontrar tiendas abiertas ese día..            

 

 

IDIOMAS:

 

            Es muy conveniente –a nosotros nos vino muy bien- aprenderse al menos, los números en árabe, dado que en localidades menos turísticas (incluso a veces en el propio Cairo) solo están expuestos de esta forma. En billetes de transporte o andenes de estaciones, entre otros, en ocasiones también figuran solo con este tipo de dígitos

 

            Con los billetes de banco no tendréis ningún problema, dado que por un lado aparecen los números en árabe y por el otro son como los nuestros.

 

            Tampoco está nada mal aprender algunas cuantas palabras en árabe, tipo hola, adiós o gracias. A ellos les hace bastante ilusión y no cuesta tampoco mucho.

 

            En general, podemos decir que en Egipto si hablamos inglés, quedan resueltos la mayoría de los problemas de comunicación que se puedan presentar. Alguna gente allí lo habla bastante bien y quien más, quien menos lo chapurrea, aunque en ocasiones la pronunciación no es demasiado ortodoxa, pero tampoco la mía es para dar saltos de alegría.

 

            Lo hablan o chapurrean en las recepciones de hotel, algunos taxistas (aunque ya he dicho que recomiendo los que no lo hablan), algunos policías turísticos, los vendedores de billetes de autobús o tren, en las tiendas de los zocos… Paradójicamente, donde tuvimos más problemas para entendernos fue en Abu Simbel, que no lo dominaban ni en su forma básica, ni en el hotel ni en el restaurante donde comimos.

 

            En los restaurantes económicos es difícil también que lo controlen –salvo los números-, pero las cartas si que están en inglés, así que se puede comer al gusto sin problema.

 

            No es muy habitual encontrar a alguien que hable castellano en Egipto. En las tiendas de los zocos han aprendido algunas frases de reclamo, de memoria en nuestro idioma y en unas cuantas tiendas son capaces de hablarte más o menos de corrido en una especie de mezcla de castellano e italiano.

 

 

CLIMA:

 

            Viendo como hace en noviembre, ¡ganas hay que tener para acercarse por este país en los meses de verano!.

 

<>