Es casi imposible imaginar un objeto o una época que no estén presentes en los zocos egipcios. En el de Luxor encontramos está máquina de coser, de época casi faraónica, al lado de una jaula de las que utilizan para encerrar animales, vacía. 

 

 

-Los vegetales los hemos comido en forma de menestra con una ligera salsa de tomate, predominando las alubias verdes y guisantes, bien en tazón o en plato.

 

            -El hummus es un puré de garbanzos al que se le añade zumo de limón, tahina y aceite de oliva.

 

            -Desconozco su nombre, pero también, como ya he dicho, probamos una mezcla de lentejas, garbanzos, arroz, macarrones y sopa con algo de carne y salsa de chile (me pasé tres pueblos, porque no pensé que el agujero del bote fuera tan grande, así que nos quemamos algo la lencgua). Es divertido comerlo una vez para probarlo, pero al menos a mí, a la segunda vez ya no me hizo tanta gracia.

 

            -En cuanto a las carnes, ya nos hemos referido al kebab de cordero (su versión en pollo se llama shish tawouq, algo impronunciable, así que lo dejamos en kebab de pollo y ya está) y la kofta (lo que en Marruecos se conoce como kefta). Se trata de carne picada con especias elaborada en forma de croquetas (en Marruecos la forma es de albóndiga). También se asan al glill colocadas en un pincho. Todos ellos se sirven sobre un fondo abundante de perejil fresco. 

 

            El pollo se sirve asado y generalmente en mitades. Unos restaurantes le quitan la piel y otros no. En ocasiones está equilibradamente especiado.

 

            Los platos más caros de carne suelen ser las chuletas de cordero y un mixto al grill, que incluye un poquito de todo lo anterior.

 

            El pichón es otro de los productos que aparece en muchas cartas, pero nosotros no llegamos a probarlo.

 Mujer bañándose vestida en Hurgada.

 

            -En las ciudades con mar predominan algunos pescados y mariscos, sobre los que se impone el Kalamaari (el calamar, como cabía suponer).

 

            -El pan y el arroz son los dos productos estrellas de acompañamiento de los distintos platos. Los egipcios tienen una maña excepcional para darle el punto al arroz y conseguir además, que les quede extraordinariamente suelto. Se hace más o menos como el de la paella, primero dejándolo pasarse sin agua con algo de aceite y finalmente se le echa un poco de agua.

 

            Y llegamos a la denominada comida rápida de Oriente Medio, que a mi me resulta bastante rica, aunque tal vez sea por la novedad.

 

            El fuul y la ta’amiyya son los productos que más se sirven y su precio ronda entre una y dos libras (no paguéis mas por ellos). El primero está compuesto de habas, que se cuecen con ajos a fuego muy lento y luego se añade perejil, pimienta, comino, sal, aceite de oliva y limón. Se suele meter en un pan en forma de bolsillo y es tan sabroso como exquisito.

 

            La ta’amiyya es lo que en el resto de Oriente Medio y también en Europa se conoce como falafel. Se trata de habas machacadas y especiadas en forma de puré. Con esa pasta se van haciendo croquetas, que se fríen y se meten en un pan como el del fuul llamado shammy. Después se les echa una salsa denominada tahina y finalmente se añade rica y fresca ensalada por encima (en ocasiones, también patatas fritas).

 

            Creo que ya lo he dicho. La mezcla en el mismo shammy de fuul y ta’amiyya es exquisita y la podéis degustar, por ejemplo, en el restaurante de comida rápida Felfela de El Cairo, por poco más de dos libras. Hay otro Felfela de la misma propiedad doblando la esquina de la calle, pero este es restaurante normal de tipo medio. Hemos comido en ambos y el de comida rápida donde se zampa de pie no tiene por qué envidiar nada al otro, que le supera casi diez veces en precio.

 

            Me he referido a la tahina anteriormente. Se trata de una salsa de color blanquecino que se presenta en un plato y que los locales untan en pan. Nosotros la mezclábamos con el arroz o con los vegetales y también con la carne a la brasa. El sabor es agradable, pero extraño y en ningún sitio sabe igual que en otro (prefiero la que está más suave a la fuerte). Nunca llegamos a descifrar de que está hecha, hasta que en wikipedia he descubierto que su elaboración es a base de semillas de sésamo. http://es.wikipedia.org/wiki/Tahina

 

            En alguna ocasión también nos sirvieron una exquisita salsa de tomate picante (creo recordar que en Asuán), muy similar a la que ponen también en los chiringuitos al aire libre de Jama el Fna, de Marrakech.

 

            Finalmente me refiero al shwarma (en sus versiones pequeña, mediana y grande). Se puede consumir en muchos lugares en España y es el equivalente del Doner Kebab o el sándwich griego llamado gyros, que tantas veces comimos cuando visitamosGrecia en 1.994. La carne de cordero o de pollo se corta de un pincho vertical y se coloca dentro del pan acompañada de tomates, pimientos, cebollas… y casi siempre de alguna salsa.

 

            No tuvimos demasiado coqueteo con la repostería, así que no os puedo ofrecer completa información sobre el tema. El mahalabiyya es una especie de arroz con leche a la que se le añade agua de rosas o azahar y pedacitos de pistachos o almendras. Fue lo único que probamos, al margen de la típica bollería de los desayunos. Sin embargo, si nos pareció que en la repostería egipcia no se usa tanto la miel como en la marroquí o la tunecina.

 

 

LA BEBIDA:


            Las marcas más frecuentes de agua mineral (su precio normal es de dos o tres libras, aunque la más barata la compramos en El Cairo a 1,5 libras al lado de la estación Ranses y la más cara en Asuán, a las seis de la mañana cuando solo había una tienda abierta, por cinco libras) son Baraka (al principio no nos gustaba, aunque nos acabamos acostumbrando), Hayat, Dassani, Delta y Aquafina. Las dos últimas nos resultaron las más ricas (especialmente Aquafina, que es el agua mineral de Pepsi).

 

 

            Templo de Philae. Asuán.

 

              El té es la bebida nacional y el café no se consume en exceso, como en otros países de la zona. Me gustó más el té a la menta de Marruecos, que en Egipto es menos frecuente, que el normal que se toma en el país de los faraones. Aunque hay una variedad beduina que tomamos en el desierto que está bien rica.

 

            La cerveza no es difícil de encontrar (a diferencia de Marruecos) y se sirve en bastantes restaurantes y hoteles. Su precio oscila entre las siete y las quince libras, dependiendo del sitio donde se consuma y de la cantidad  y calidad de la botella en cuestión.

 

            También hay establecimientos que la venden (junto a vino y otros licores) y muchos egipcios la compran sin tapujos. En El Cairo encontramos uno que vende Luxor de o,5 y 5 grados a cinco libras y Luxor de 0,5 y ¡¡10 grados!! a ocho (la lata tiene dibujadas esfinges como las que unían los templos de Luxor con Karnak).

 

            En Luxor vimos unas cuantas tiendas de este tipo (el sitio donde más) donde ofertan la Stela de medio litro a precios que oscilan entre seis y diez libras. Mención especial merece esta última marca de cerveza, la Stela normal (no la Export, que es más cara y peor), que es de las más ricas que he probado en mi vida y he tomado muchas diferentes. Por cierto, dicen que el pan y la cerveza se inventaron a la vez en la antigua Mesopotamia. Cuando pusieron más harina que agua y lo dejaron fermentar surgió el pan y cuando colocaron más agua que harina y lo dejaron fermentar, nació la cerveza. ¡¡Qué gran invento!!.

 

            Egipto también produce vinos, aunque parece que nos son de calidad (ya os diré, porque compramos una botella por el equivalente a cinco dólares en las tiendas libres de impuestos del aeropuerto de El Cario para gastar nuestras últimas libras). En los restaurantes son muy caros. Lo más barato que vimos fue 49 libras por botella. ¡¡Qué barbaridad!!

 

            Las bebidas con gas como Coca Cola, Mirinda, Fanta…, si se compran por litros en los numerosos frigoríficos que hay en las tiendas, suelen costar entre tres y cinco libras. Una lata sale por dos

 

            También se sirven zumos en algunos puestos, pero no de forma tan generalizada como ocurre por ejemplo, en Marruecos.

 

            Incluyo aquí la Sheesha, cachimba o pipa de agua (aunque no sea una bebida), que se sirve por muy poco dinero en la mayoría de las cafeterías del país. Me hubiera gustado volver a degustarla, pero dejé de fumar hace casi dos años y no he querido recaer por una tontería. La mezcla es de tabaco, generalmente de sabores (manzana, fresa, melón, mezcla de frutas…) con melaza, en la proporción que se desee. Lo recuerdo como una relajante experiencia.

 

 

OFICINAS DE TURISMO:

 

             Pirámide de Dhasur. El Cairo.

    Para nuestra sorpresa escribimos o mandamos un fax (ya no lo recuerdo) a la Oficina de Turismo de Egipto en España y a los tres días teníamos un pequeño paquete en casa con un plano de El Cairo y un folleto sobre el país. No es mucho, pero esperábamos no recibir nada.

 

 

            En cuanto a las oficinas de turismo en destino no las utilizamos demasiado, dado que sus recursos en folletos y mapas no son muchos. Hablan inglés en todos los casos en los que las usamos, son bastante amables y te resuelven dudas sobre como llegar a un determinado lugar (como por ejemplo, las misteriosas taquillas de billetes de autobús en Luxor). Según la experiencia de otros viajeros, son muy eficaces para encontrar alojamiento, pero nosotros este tema lo llevábamos bastante meditado de antemano.  

 

 

GUÍAS, RELATOS, FOROS Y WEBS SOBRE EL PAÍS:


            La única guía que hemos utilizado es la Lonely Planet en castellano, en su edición de 2.006, que salió a la venta el pasado 19 de septiembre (nos costó 25 euros). Es, sencillamente, magnífica y contiene informaciones muy útiles y hoteles y restaurantes bastante recomendables. Las críticas o elogios de los mismos, se ajustan bastante bien a la realidad. En cuanto a los precios, dada la evolución vertiginosa de los mismos en Egipto, ya están algo por debajo de los reales. Es curioso sin embargo, que algunos de los precios que pone para visitas de monumentos son mayores que los reales. ¿Habrán hecho una proyección?

 

 

            Los Templos de Ramses II y Nefertari en Abu Simbel.

 

             Las recomendaciones que me hicieron diferentes usuarios en los foros de www.lonelyplanet.es (con que este foro lograra ser la cuarta parte de bueno que sus guías ya sería magnífico, pero, desgraciadamente, parece difícil que esto vaya a ocurir) y www.viajaraegipto.com, -especialmente las de Anna- nos han sido realmente útiles, al igual que el divertido y punzante relato de javso, con el que después del viaje, no estoy en algunas cosas de acuerdo, pero el relato es magnífico y ameno: http://cronicasdeegipto.galeon.com/

 

            Recopilé también numerosas webs sobre el destino, que en muy pocos casos llegué a utilizar, dado que con las fuentes anteriores me fue prácticamente suficiente.

 

            Aquí pongo el listado para quien le puedan resultar de interés.

 

www.egipto.com/

www.sis.gov.eg/En/Default.htm

www.touregypt.net/trains.htm#Cairo%20to%20Alexandria
http://egypt.travel/type12.php?page=home&langue=ES
www.toandfromtheairport.com/egypt.html
www.manudavo.com/
www.egiptoaldescubierto.com/
http://es.geocities.com/egiptoamiaire2000/
www.egyptvoyager.com/virtualtours.htm
www.thebanmappingproject.com/atlas/index_kv.asp?tombID=undefined
www.arabion.net/spanish/index.html
www.hat.net/album/middle_east/004_egypt/
www.sleepingtrains.com/
www.touregypt.net/
www.egiptomania.com/oficinaturismoegipto/
www.red-sea.com/
www.cairotimes.com/
www.guardians.net/
www.cairotourist.com/
www.egiptomania.com/oficinaturismoegipto/trenes.htm
www.seat61.com/Egypt.htm
www.fantaseadiving.net/
www.redseavdc.com/
www.ask-aladdin.com/bus_schedules.htm
www.a-1hotels.com/eg/allaboutegypt/html/buses_time_table.html
www.egyptoffroad.com/
www.moussa.net/pat/safari.htm
www.maktravel-egypt.com/
http://viaje-egipto.blogspot.com/

 

 

SEGURIDAD:


            Estoy medio convencida (al menos por lo que muestran las apariencias), que en Egipto hay tres formas fundamentales de ganarse la vida: Tener una tienda en el zoco, ser propietario o conductor de un medio de transporte o ser policía o funcionario.

 

            Me resulta imposible calcular la cantidad de uniformes negros (no siempre de la talla del poseedor, a veces tres o cutro más grande) que operan por todo el país, a veces exhibiendo contundentes armas, de tal forma que llegas a pensar: "Como a este tío se le crucen los cables y se ponga a usar ese trasto la tenemos liada". Afortunadamente, eso nunca llegó a ocurrir durante nuestra estancia.

 

            La policía turística es todo lo eficiente que puede y ya es bastante: Ayuda a cruzar a los turistas en los cruces más comprometidos de El Cairo (así, como lo estáis oyendo), hace acto de presencia ante el menor motivo de disputa que se pueda tener con algún listillo, intenta orientar al turista cuando este esta perdido o confundido (aunque a veces te confundan más), te llaman por teléfono a un taxi en los sitios más apartados o telefonean a un monumento para preguntar la forma exacta de llegar o si está abierto…

 

            En fin, que los chicos (porque chicas no hay) ponen la voluntad que pueden, para ser unos funcionarios públicos mal pagados y para portar los walkies que llevan, que en el pleistoceno ya habían sido descatalogados por obsoletos en otras partes. En El Cairo y otras ciudades de tamaño mediano, algunos chapurrean inglés, cosa que no ocurre con frecuencia en los sitios más pequeños, aunque al final de una u otra forma te acabas entendiendo con ellos. Son por lo general, simpáticos y atentos.

 

            Muy activos, digamos que tampoco son. Suelen permanecer parados y vigilantes detrás de unas ridículas planchas de madera o de garitas de diferentes modelos (dependiendo de la zona del país), algunas veces bastante deterioradas.

 

            Como ya he señalado, no viajamos en ningún convoy policial, así que no puedo constatar, como afirman algunos otros viajeros (especialmente los que han ido de esta forma a Abidos y Dendera), que sea una mala experiencia. Si os puedo decir, lo que nos comento Susana, la chica con quien compartimos seis horas de charla en el autobús de Hurgada. Ella y su novio Andrew fueron en Convoy desde Asuán a Abu Simbel y nos dijo que no tuvo mayor problema –que ya es bastante- que el de tenerse que levantar a las tres para tomar el convoy que parte una hora después. Lo que le llamo bastante la atención fue, que tras partir todos juntos con un coche policial por delante y otro por detrás, por la carretera luego cada uno iba a su ritmo y los coches de policía ni se veían. Parece que el sistema de convoyes está pensado, más para dar sensación de seguridad al turista, que para ofrecer auténtica seguridad.

 
 

<>

 El Desierto Blanco al atardecer

 

"Cartucho egipcio es el símbolo formado por una cuerda ovalada con los extremos anudados.

V10

La manera más frecuente de representar un nombre real fue incluyéndo su jeroglífico dentro de un cartucho.

Surge a la mitad de la dinastía II para denominar a Sened, Neferkaseker y Peribsen.

También se usó en la dinastía III con Nebka y Huny, aunque sólo se utilizó habitualmente desde la dinastía IV.

En el Imperio Medio de Egipto, dinastías XI y XII, los faraones   recibían cinco títulos. Añadían al nombre de nacimiento otros cuatro más cuando accedían al trono.

Eran los siguientes: Nombre de Horus, Nombre de Nebty, Nombre de Horus de Oro, Nombre de Trono y Nombre de Nacimiento.

 Exteriores del Museo Egipcio. El Cairo.

Era la manera más frecuente de representar un nombre real, incluyéndolo dentro de un cartucho, símbolo formado por una cuerda ovalada con los extremos anudados.

Surge a mediados de la dinastía II con Sened, Neferkaseker y Peribsen , también se utilizó durante la dinastía III con Nebka y Huny, aunque su uso sólo se hizo habitual después de la dinastía IV.

Seneferu, el primer rey de la dinastía IV, preconiza el uso del cartucho rodeando el nombre real; desde entonces el nombre de Nesu-Bity, dentro del cartucho, sustituyó al nombre de Horus como título principal del faraón.

El Nombre de Nesu-Bity es el utilizado con mayor frecuencia en las Listas Reales.

 

 (De Wikipedia)

 El Templo de Hatshepsut. Luxor.

 

 
 
 
 
 
 Matanza de turistas en Luxor

67 muertos y 85 heridos al ametrallar los integristas a los que visitaban las ruinas de Hatshepsut

RAMY WURGAFT

CORRESPONSAL DE EL MUNDO

JERUSALEN.- De pronto, durante 45 minutos, el impresionante templo de la reina Hatshepsut se llenó de disparos, humo y gritos de agonía.

Un comando islámico, fuertemente armado, abrió fuego sobre los turistas extranjeros que visitaban las ruinas de Luxor, al sur de Egipto.

En el ataque y durante la refriega que los terroristas mantuvieron con la policía, murieron al menos 67 personas -57 turistas, 43 de ellos suizos, 10 japoneses y cuatro británicos, además de cuatro egipcios y seis atacantes- y otras 85 resultaron heridas.

Los autores de la masacre pertenecían a la Yamá Islamiya, que ayer reivindicó el atentado y exigió la liberación del jeque Omar Abdel Rahman, que se encuentra en prisión en Estados Unidos condenado por estar involucrado en el atentado en el World Trade Center de Nueva York, en 1992.

«Un acto de cobardía, el peor que han perpetrado estos canallas», manifestó enrabietado el primer ministro egipcio, Kamal El Ganzuri.

Las autoridades decidieron clausurar, por ahora, las visitas en aquel emblema histórico que es Luxor. Una medida innecesaria, ya que decenas de turistas hacían sus maletas para abandonar el país.

¿Cómo entraron los terroristas en una de las zonas más vigiladas de Egipto? Las versiones son contradictorias. Algunos testigos afirman haber visto cómo dos de los guías que ofrecen sus servicios en el yacimiento, desenfundaban sus armas y comenzaban a disparar.

También se especula que el grupo se infiltró en Luxor la noche anterior, permaneciendo oculto entre las tumbas.

La versión más sólida afirma que poco antes de las 10 de la mañana, hora local, los seis hombres que integraban el comando secuestraron un autobús de la empresa turística Isis, a bordo del cual atravesaron los controles de la policía.

Al parecer, los pistoleros mataron a un guardia vestido de civil, responsable de la seguridad del tour, e intimidaron al chófer para que no diera la voz de alarma. El autocar se detuvo en un parque de estacionamiento, cercano al templo de Hatshepsut. Allí, los terroristas abrieron fuego sobre los turistas que entraban al recinto y sobre los viajeros del autobús.

«Las balas y las granadas de mano volaban en todas las direcciones sin que nadie interviniera para poner fin a la carnicería», contó a la cadena CNN, Matthew Moyer, un superviviente.

Otro testimonio similar también señala que los terroristas camparon a sus anchas durante más de 10 minutos.

Si el saldo de la masacre no fue todavía mayor, ello se debe a que muchos hallaron refugio entre los muros del templo o en los recovecos de las tumbas.

La agencia estatal egipcia Mena destacó que los gendarmes actuaron con prontitud, matando en el acto a uno de los integristas, prestando socorro a los heridos y poniendo a los turistas fuera del alcance de las balas.

Viéndose rodeado, el grueso del comando secuestró un nuevo autobús en el que se dio a la fuga disparando a diestra y siniestra y dejando atrás un reguero de granadas con la espoleta abierta.

Matthew Moyer cuenta que la batalla entre los integristas y la policía duró cerca de tres horas y que durante ese lapso la evacuación de los heridos y de los cadáveres se desarrolló a cuentagotas.

Finalmente, una fuerza de elite consiguió acorralar y liquidar a los cinco atacantes en la aldea de Deir El Mohareb, al oeste de Luxor. La policía perdió al menos a tres de sus agentes.

Los integristas islámicos disponían de un auténtico arsenal: siete fusiles del asalto del tipo Kalashnikov, granadas de percusión, bombas de fabricación casera y dos minas anticarro. Ehud Toledano, experto en grupos terroristas, afirma que la operación de ayer abre un nuevo capítulo en la estrategia del Yamá Islamiya: el capítulo de las acciones suicidas. «Los terroristas de Luxor sabían de antemano que sus probabilidades de salir con vida se reducían a cero. Las fuerzas egipcias deben prepararse para afrontar este nuevo reto, mil veces más peligroso de lo que conocían hasta hoy». Toledano opina que la fecha elegida para la masacre no es fortuita: «Sucede en la víspera de que el tribunal dicte la sentencia de 63 miembros del Yamá Islamiya, acusados de conspiración»

CATASTROFE.- Al mediodía, el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, se presentaba en el escenario de la catástrofe, cuando la mayoría de las víctimas aún permanecían diseminadas por el templo y sus alrededores. Mubarak llegó a bordo de un avión militar, en compañía del ministro del Interior, Hasán El Alfi, y el de Sanidad, Ismail Salam, así como de un equipo de médicos a cargo de un hospital de campaña.

Con el rostro demudado, el presidente presenció las labores de rescate. Hosni Mubarak departía con la reina Beatriz de Holanda cuando recibió la noticia, por boca de su edecán militar. La mayoría de los heridos fue conducida al aeropuerto de Luxor, desde donde se la trasladó a diversos hospitales. Simultáneamente, las fuerzas de seguridad acordonaban el Valle de las Reinas y una flotilla de helicópteros sobrevolaba el área.

En El Cairo, un agente de turismo resumía la trágica jornada: «Esto es un golpe mortal. Demasiada violencia en uno de los sitios más atractivos para el turismo». Sólo Luxor recibe un millón de personas cada año.

La Embajada española en El Cairo confirmó a Europa Press que no hubo españoles entre las víctimas. El consejero de Prensa, Mario Trinidad, indicó que «el hecho de que no hubiera compatriotas en Luxor supone un alivio, pero, en ningún caso, reduce las dimensiones de esta tragedia».

Atentado de Sharm El Sheik 

Atentado de Khan el-Khalili 

 Camello en la Pirámide de Saqqara. El Cairo

 

 

Dioses egipcios

Amón (o Ammón), "El oculto", símbolo del poder creador y "Padre de todos los vientos" en la mitología egipcia.

Amón, helenización del nombre egipcio Amen. Originalmente una deidad tebana, cuyo culto se popularizó cuando la ciudad de Tebas pasó a ser una de las más influyentes de Egipto.

En un principió se le consideraba una deidad del aire, pero más tarde se le asoció a Ra, dios de Heliópolis, divinidad Solar, bajo el nombre de Amón-Ra convirtiéndose en la principal divinidad de la religión egipcia, y cuyo nombre llevaron muchos faraones

El mayor apogeo de su culto fue durante la dinastía XII, entre 2000 y 1780 adC, en Tebas, donde se le erigió el templo de Karnak. Sus sacedotes se convirtieron en el sector más influyente de la sociedad egipcia, llegándose a enfrentar al faraónherético Amenhotep IV (Ajenatón).

 Amon, En Karnak. Obtenida de Wikipedia.

Iconografía: Fue representado como un hombre de piel negra o azul, o en forma de animal, con cabeza de carnero. En cualquiera de las dos representaciones anteriores lleva sobre su cabeza un tocado compuesto por dos plumas, divididas en secciones, y un disco solar en la base.

Se encuentra asociado a otros dioses, como a sus esposas Amonet y Mut, y a su hijo Jonsu. Considerado el responsable del viento que hacia posible la navegación por el Nilo, de ahí procede el título de el oculto ya que el viento no podía verse, pero sí sentirse.

Su culto principal se centraba en Tebas, especialmente en los templos de Karnak y Luxor, en los que se organizaban multitudinarias procesiones en honor al dios.