LA VÍA FRANCÍGENA. Verano del 2014

La  VÍA FRANCÍGENA es la ruta de peregrinación entre  la ciudad inglesa de Canterbury y Roma. Son más de 2000 kilómetros siguiendo la ruta que en el año 990 siguió Sigérico, el arzobispo de Canterbury. Durante unos días de finales de julio, realicé una parte de la Vía Francígena a su paso por la Toscana.
 
                                                                                                                          
                                                                                                                                                                            
                                                                                               
"Los días en los que se camina despacio son muy largos: te hacen vivir más tiempo porque te has permitido respirar; has dejado que se haga más profunda cada hora, cada minuto, cada segundo, en lugar de llenarlos hasta arriba, dando de sí las costuras (...) Este estiramiento del tiempo profundiza el espacio. Cuando uno camina, nada se mueve, las colinas se acercan, y el paisaje se transforma sólo imperceptiblemente y se convierte en un paquete de sabores, colores y olores de los que el cuerpo se impregna."

"Una caminata hay que hacerla a solas, pues la libertad es esencial; porque uno ha de sentirse libre de detenerse o de continuar; de seguir este camino u otro, a su capricho; y porque cada cual debe caminar a su ritmo." "Es imposible estar solo cuando caminamos, de tantas cosas que se nos dan con la mirada,que se hacen nuestras a través de la contemplación: los árboles, las flores, el color de los caminos. El soplo del viento, el zumbido de los insectos, el fluir de los arroyos, el repiqueteo de los pasos sobre el suelo: todo un murmullo que responde a nuestra presencia"

"Siempre se camina en silencio. Se acabó el cacareo del mundo, las conversaciones de pasillo, las voces. Caminar. Lo primero que advertimos es una especie de respiración de los oídos: recibimos el silencio como un gran viento fresco que dispersa las nubes.En el silencio de la marcha, cuando terminamos de perder el uso de la palabra, en ese silencio, es cuando se escucha mejor"

"Caminando no se hace nada más que caminar. Pero no tener nada que hacer  más que caminar permite recuperar el puro sentimiento de ser, redescubrir la simple alegría de existir. Caminar es descubrir que la sencillez satisface por completo, descubrir que se puede gozar plenamente con muy poca cosa."

                                                                                                                       Extractos del libro "Andar. Una filosofía" de Frédéric Gros.