Quedó clara la rentabilidad del acueducto