Musica

Biografía


 

 

         Francisco Valenzuela Ávila (Valen) nació  en Tocón (aunque se dice que es natural de Brácana), pueblo de la vega granadina el año 1943. Hizo el bachillerato en el colegio de los Padres Escolapios de la capital de la Alhambra. Su padre era panadero y dueño de una fabrica de harinas. Nada quería saber de las aventuras artísticas de su hijo Paquito, al que aconsejo que estudiara una carrera universitaria. Eligio Derecho.

Su afición musical le empujo a entrar en la Tuna Universitaria de Granada. Tocaba el pandero y era el solista especializado en canciones hispanoamericanas en especial el repertorio bolerista de Lucho Gatica. En varias ocasiones estuvo en verano con esa Tuna en diversos lugares de Francia, adonde volvería otros estíos ya como solista del Grupo de Coros y Danzas de la capital de la Alhambra

Durante su etapa universitaria colaboro con las revistas literarias de Granada ``El caracol ´´ y ``Aristos ´´ con poemas en los que podía desprenderse de su admiración por Garcia Lorca, no en vano su pueblo natal es cercano a Fuente Vaqueros, la patria chica de Federico. Gano Valen algunos premios de poesía. También era autor de cuentos.

Pero lo que mas le gusto siempre fue cantar. Con un amigo llamado Enrique, hijo del dueño de la librería ``Almendro ´´, formo un dúo que se hizo muy popular entre el elemento femenino de Granada, en los primeros años 60. se hacían llamar Frank y Henry, por aquello de que todo parecía sonar mejor entonces si se decía en ingles, sobre todo si se trataba de cantantes.

Con veinticinco mil pesetas que reunieron, previo ``atraco ´´ a sus respectivos progenitores, grabaron un disco de cuatro canciones: ``La chica de barrio ´´ (que unos años después, Valen rescataría, grabándola de nuevo con el titulo ``La chica soñada ´´), ``Bajo tu embrujo ´´, ``Camino llano ´´ y ``Amour, mon amour, my love ´´, versión de un éxito francés de moda de aquellas calendas. Aquel disco, joya de coleccionistas que ni el propio Valen conserva, tuvo gran aceptación entre las admiradoras granadinas del simpático dúo.

Valen cumplió con sus deberes haciendo las milicias universitarias en Ronda y a su regreso a Tocón le dijo a su padre que su sueño era marcharse a Madrid porque estaba seguro de que triunfaría como cantante. A regañadientes, su padre le dio cuatro mil pesetas. Y Valen llego a Madrid dispuesto, como tantos otros, a ``comerse el mundo ´´. Comenzó para él una época de dureza y bohemia. Por un lado, para sobrevivir tuvo varios empleos: vendedor de cintas para maquinas calculadoras y registradoras; de libros para el Círculo de Lectores, llamando a las puertas de las casas; y agente de seguros.

Los jueves y fines de semana se dedicaba a cantar en modestas salas de baile. Entones no había discotecas. Era el año 1965 y Valen, que había decidido adoptar ese apócope de su apellido como nombre artístico, consiguió debutar en ``Cielito Lindo ´´, un club que había en Argüelles, en la calle Francisco de Ricci, nombre y dirección que no había olvidado. Le pagaban cuarenta duros por amenizar una tarde de baile, en la que lo mismo cantaba ``He sabido que te amaba ´´ que ``Fanny ´´.

Los éxitos del Festival de San Remo le gustaban mucho. Hizo unas pruebas en Salones Beatriz, calle de Berruguete, y aquí le subieron el sueldo: doscientas cincuenta pesetas los jueves, con publico de chachas y soldados en abundancia, y los domingos, que cobraba veinte duros más. Acabo embolsándose mil doscientas ´´del ala´´, señal de que iba progresando.

         Por mediación de un amigo llevo una cinta grabada al despacho de Alfredo Garcia Segura, conocido como autor de letras con su hermano Gregorio, músico, disfrutaban de una justa reputación como compositores de moda, empezando por aquel éxito obtenido en el I Festival de la canción de Benidorm, ``Un telegrama ´´. Estos afables hermanos de Puerto Lumbreras (Murcia) dirigían una casa de discos, modesta desde luego, llamada Tempo. Las canciones de aquella cinta (``Risa por llanto ´´, ``Barro ´´, ``En un mundo extraño ´´ y ``El camino de la paz ´´), compuestas por Valen, gustaron a los Garcia Segura, quienes lo animaron a que se presentara a un festival de la canción. Eso era un vehículo propicio para grabar un disco y hacerse popular, de igual modo que un escritor novel tiene su trampolín en los concursos literarios.

         Valen participo en el Festival Hispano-Portugués de la Canción del Duero, en 1966, que tenia lugar en Aranda de Duero. Le dieron el tercer premio por ``Risa por llanto ´´ y el sexto por ``En un mundo extraño ´´. Y un galardón a la mejor letra por la ultima melodía mencionada. La casa de discos Tempo le edito en 1966 un EP con las cuatro canciones antes citadas y un sencillo con ``El músico pobre ´´ y ``La canción del otoño ´´. Eran canciones con historias sencillas que hablaban de amor y de inquietudes por salir adelante en la vida, dirigidas a un publico joven, en un momento en que la música española iba nutriéndose de autores nuevos preocupados por la situación social española y por hallar un lenguaje diferente en sus letras. Valen, por su forma de cantar, estaba muy cercano al folklore de su tierra, por lo que puede advertirse en su producción discográfica un acento levemente aflamencado. En privado, Valen ha deleitado mas de una vez a sus amigos con cantes de gran hondura, y no le era difícil interpretar, por el tono y potencia de su voz, el repertorio de Antonio Molina, por ejemplo.

         A partir de 1967, Valen entro a formar parte de la multinacional RCA, donde volvió a grabar sus anteriores canciones y, sobre todo, consiguió situarse en las listas de éxitos con la que iba a ser la mas popular de todas, la que le abrió las puertas a la popularidad, aparecer con frecuencia en televisión, sonar a menudo en los programas radiofónicos durante varios meses y ser entrevistado en las revistas ilustradas de entonces. Nos referimos, claro esta, a ``La mano de Dios ´´.

         Valen procuraba en sus canciones contar historias sencillas y directas donde muchos pudieran verse reflejados.

         Algunas veces por imperativos de su casa de discos, para variar el repertorio en sus actuaciones al publico, Valen recurrió a cantar clásicos hispanoamericanos, como ``Amanecí en tus brazos ´´, ``Si yo pudiera hablar con Dios ´´, de Nelson Ned, y canciones venezolanas (``Como llora una estrella ´´) y colombianas (``Acacia ´´, ``Pescador, lucero y río ´´ y ``El premio ´´). Pero Valen ha sido fiel en su carrera a un estilo propio, fundamentado en sus letras y en su música. Ha compuesto en los sitios más dispares, siempre teniendo a mano una hoja de papel, un bolígrafo. Incluso en reuniones de amigos, fingiendo estar atento, se abstraía resolviendo mentalmente unos versos que podían arrastrarle a una historia, a un estribillo para una canción futura. Viajando en coche se le han ocurrido gran parte de sus creaciones, mientras mordisqueaba un palillo o hacia bailar entre sus labios un trocito de papel enrollado a modo de falso cigarrillo, pues no suele fumar.

         Hizo algunos viajes al otro lado del Atlántico, a Venezuela y Miami, donde se escuchaban sus canciones. Y en 1969 participo en el Festival de la canción de México, donde dio a conocer ``Quiero amarte ´´, que tuvo una buena aceptación y se escucho mucho en tierras hispanoamericanas. Conoció a Charles Aznavour y al director de orquesta Frank Pourcel, que lo felicitaron.

         A veces, Valen, enamoradizo, le dedicaba una canción a un amor real. O soñado. Así, compuso ``Piedad ´´, que fue prohibida por la censura. Otras canciones llevaban como dardo sentimental una historia, sin dedicatoria expresa de un nombre: ``Caminito de la playa ´´ que es una creación mía en la que al grabarla utilice tumbadoras, iba dirigida a una chica rubia de Granada que me gustaba mucho. La que hoy es mi mujer: Lupe.

         Con ella contrajo matrimonio el año 1994.

``Amar a Laura ´´ del año 1973 inspiro a los autores de una fotonovela que protagonizaron Karina y Junior.

         Medio centenar de canciones, aproximadamente, grabó Valen en su etapa con la casa de discos RCA, que duró hasta 1976. Entre las ultimas, destacaba ``Después de ti nadie mas ´´. Con la particularidad de que se presento con ella en el Festival de Benidorm, quedando eliminado.

         Vino luego un periodo interesante en la carrera artística de Valen, quien decidió afincarse en tierras americanas donde sus canciones gozaban del favor popular en varios países, entre ellos Venezuela, Colombia, México, Argentina y también Miami. Ese periodo duró entre 1979 y 1988.

Durante esos nueve años que estuvo ausente de España, Valen residió en Bogotá, Cali, Guayalquil, Santiago de Chile, Buenos Aires, Miami, Jacksonville y en Nueva York.

         Cuando ha cumplido sus treinta y tres años como cantante profesional, Valen, autor de mas de quinientas canciones, es un caso de constancia y tenacidad, de ilusiones permanentes, de amor a la música, que siempre ha sido el eje de su vida.

Lógicamente VALEN se sentará muchas madrugadas ante su piano en la búsqueda de nuevas canciones para él o para otros artistas.

Se acomodará en su escritorio a buscar esa letra que ha surgido en cualquier momento y situación del día, y que hay que desarrollar en todo su contenido.

Atender a las producciones de otros artistas con los que ya ha trabajado o con los que pueda trabajar en el futuro.

 

Todo un interprete vocacional que disfruta del éxito, que no ha desmayado jamás y que pese a los vaivenes de las modas en el mundo de la canción, permanece apegado a una manera de ser y sentir cuando compone. Puede que tenga un imitador o varios. Mas él no se parece a nadie cantando. Y así continuara mientras su voz la mantenga como hoy, si cabe mejorada. Y con un estilo que gusta a sus miles de admiradores, entre ellos usted que goza ahora escuchando los recuerdos de este cantante pleno de dulzura y romanticismo.

 

Francisco Valenzuela Ávila, VALEN, es el paso de la bohemia del estudiante granadino a la bohemia del artista internacional. El mismo personaje y dos vidas iguales y diferentes a la vez, aunque en distintos escenarios. El escenario de los sueños de triunfo en las calles granadinas, y el escenario de la realidad de los sueños de fama ya logrados.

Granada, el gran amor de este granadino; Granada, en tantas de sus canciones, de sus autorías y de sus músicas, cantada en "Balada por una Ciudad", "Todos es Posible en Granada" y los campanilleros "Granadina, Rosa de la Alhambra". Granada, belleza de Andalucía. Andalucía también tantas veces también poetizada, musicada y cantada en sus discos; en especial en su obra discográfica "Andalucía Flamenca y Romántica" (Ocho Poemas a la Mujer Andaluza). Una obra cantada en los distintos palos del flamenco, una obra hecha a pura voz, como los antiguos y grandes cantaores flamencos, y con el acompañamiento de una sola guitarra. Granada, Andalucía, ambas, las dos, siempre en la creación y en la voz de este andaluz, granadino, universal.

Valen pasó de estudiar el bachiller en los Escolapios de Granada y pasó de cantar en el teatro de su colegio, pasó de cantar en la Tuna Universitaria de su ciudad, a recorrer los escenarios de toda España y de toda América, y de países como Francia, Italia, Bélgica, Suiza, Alemania….

Valen pasó de cantar melodías románticas en las noches de serenatas con sus amigos de la Tuna de Granada, pasó de cantar flamenco puro en noches de zambras y juergas flamencas en el Sacromonte, el Albaizín, el Campo del Principe granadino, El Zaidín, El Barrio Figares de los juegos de su niñez, a cantar, ya con nombre de artista internacional, en Madrid, en París, en Nueva York, en Caracas, en Bogotá, en Cali, en Quito, en Guayaquil, en Buenos Aires, en Santiago de Chile, en Méjico distrito federal, en Cuernavaca… Pasó de cantar en el Aula Magna de la Universidad granadina a pisar y cantar el escenario del Madison Square Garden, del Marine Miami Stadium, de la Sorbona y el Olimpia de París, del Jorge Eliécer Gaytán de Bogotá, del Coliseo del Pueblo de Cali, del Rex de Buenos Aires, del Teatro Ferrocarrilero de Méjico…

VALEN pasó de grabar un disco de bailes regionales de su tierra granadina, de grabar un disco con su amigo Enrique Almendros, Frank y Henry, de gran éxito local, a grabar discos y canciones que fueron famosas en el campo internacional, en todo el mundo donde hubiese una voz y una emisora de radio que hablase en español.

Valen pasó de ser el estudiante que paseaba por la Alhambra de Granada a cantar a la misma Alhambra y a la misma Granada en sus canciones “Balada por una ciudad”, “Todo es posible en Granada” y los campanilleros flamencos “Granadina, Rosa de la Alhambra”.

En definitiva, VALEN pasó de ser el estudiante lleno de sueños de gloria de la bohemia de su Granada a ser el artista, cantautor – poeta – trovador de fama internacional con todos los sueños gloria cumplidos. VALEN pasó de ser el niño que tuvo un anhelo de ser artista al joven que lo consiguió. En medio de todo está luego la vida con sus vaivenes, sus altos, sus bajos, su esplendor, su momento oscuro, pero el gran sueño: Cantar, Crear y Correr el mundo, en definitiva Triunfar ya está para siempre en la historia de este “Trovador de la Alhambra” como lo denominó Hernán Restrepo, el crítico hispano - americano amante de todo lo relativo a España. Escribía Hernan Restrepo crítico de todo tipo de Arte en revistas y periódicos de América: "Me entusiasmó Valen por la profesionalidad, la emoción y la calidad fuera de serie del hispano" Y, en la pequeña historia de la vida, escrito está ya para siempre VALEN como un artista internacional.
Valen es el cantautor andaluz más internacional. Internacionalidad mantenida a través de más de treinta y cinco años de carrera.

Valen siempre lucho por dignificar su carrera. No quiso prestarse nunca que sus composiciones se editaran en momentos inadecuados, sin las garantías mínimas de calidad en los estudios de grabación, con arreglistas de prestigio y con un promoción ajustada a sus intereses.

Ahora si que Valen esta satisfecho de los resultados y puede ofrecer a su publico incondicional un trabajo excelente. El mejor Valen.

Como se advierte, nunca existe para Valen una formula inamovible a la hora de componer. Lo hace en los lugares mas inverosímiles, de las maneras mas sorprendentes, en los instantes mas inesperados. Hay madrugadas en las que algo sobresaltado, se despierta. Tiene una idea en la cabeza. Se incorpora, se levanta, va hacia la salita de estar si esta en su casa, o simplemente se pone ante una mesa de la habitación de un hotel cualquiera... y se pone a escribir. Así se ha creado muchas de sus inolvidables letras.

Lee a los clásicos griegos. Y también mucha poesía. Escucha música diversa, preferentemente folclórica de todos los países, sobre todo de los de Hispanoamérica. Y asimismo discos de cantantes negros. Le encanta el ``soul ´´. Gusta de ensimismarse con sonidos de ``blues ´´  o del ``country ´´ americano. Y el flamenco siempre, claro, como un punto de referencia de su tierra.

Le gusta la lectura de la literatura en general, de la filosofía y la poesía de todo tipo, en especial la española. Jugar al billar y perderse caminando en el campo son otras de sus aficiones. Viajar por el mundo.

 

Una característica del cantautor granadino es encontrar siempre una calidad poética inspirada y una música sentida, plasmando con las dos y con su voz al interpretarlas un sello de talento, originalidad, singularidad, calidad y garra popular que le han ganado el cariño de los distintos públicos, de los distintos países. Es difícil facilidad de quien sin rebuscamientos conecta con la gente, llega al alma puro del pueblo.

 

En el transcurrir de una vida tan agitada se conocen y se cruzan personajes, en un tiempo de duración mas o menos largo, con el artista que le cuentan sus cuitas. Otras veces es algo oído en cualquier tertulia de paso. Son historias que se clavan en la mente y en el alma del creador y nace así una canción que en mas de una ocasión se internacionaliza y recorre el mundo.

Comments