Refrigerar ensaladas en Shabbat, para Jol


Para descargar la versión PDF completa haga clic aquí

Introducción 

En Shabbat, hay una serie de prohibiciones de la Torá y de los Sabios que comprenden y dotan la Santidad, a este día. No sólo es prohibido realizar los Trabajos Prohibidos en Shabbat resumidos en Maséjet Shabbat (Pérek Kelal Gadol), sino existe otra serie de prohibiciones que giran alrededor de éstas, y otras que no necesariamente son derivadas de éstas, y cuyo objetivo es netamente velar porque haya un honor y respeto a la generalidad y marcialidad de este día.

En esta oportunidad, se escudriñará en el tema de los preparativos que la persona pretenda hacer, en Shabbat, con el fin de dejar listo algo para aprovechar en un día hábil de la semana. ¿Acaso todo lo que uno prepare, en Shabbat, debe ser sólo para ser usado en ese Shabbat,?¿Hay niveles de preparación?¿Hay condiciones para considerar que son preparativos?¿Hay excepciones?

Entre los objetivos particulares de este documento, está conocer si es permitido guardar lo que sobró en la ensaladera o cualquier otro alimento, en Shabbat, para que se pueda seguir aprovechando en Sábado en la noche u otro día. Asimismo, al final de esta investigación, el lector estará en capacidad de saber si es permitido envolver lo que sobró del pan, en Shabbat, para que se conserve y esté en plena condición de seguir siendo consumido en día hábil de la semana. De igual manera, cualquier otro caso parecido podrá ser evaluado con el fin de saber si se considerará o no una preparación prohibida de hacer en Shabbat. 

 

Preguntas

 ¿Es permitido, en Shabbat, colocar un alimento, en la nevera, para que se conserve y sea aprovechado en un día hábil?¿Se puede guardar –en Shabbat- una ensalada, en la nevera, cuando se sabe que no se aprovechará más en ese mismo día?¿Es permitido recoger el pan, envolverlo en una bolsa y meterlo en el congelador, en Shabbat, para que se conserve para los subsiguientes días?¿Se puede poner cosas en su lugar, para encontrarlas ordenadas el sábado por la noche? ¿Es permitido hacer la cama en la tarde del día de Shabbat?¿Se puede lavar platos antes de Motzaé Shabbat?

 

Argumentos-Antecedentes

 El Rab Moshé Leví, autor de un artículo, en la Publicación Or Torá (Simán 25), escribió una Responsa, sobre este tema, debido a que antiguamente no existían sistema de conservación alimenticia tan simples como el de una nevera, por lo que se preguntó si una simple introducción en la nevera representa una preparación prohibida por los Sabios, en Shabbat, o no.


Doblar la ropa


 
Como primera prueba trajo una Mishná, en Maséjet Shabbat (113:1), que registra que es permitido doblar ropa, en Shabbat, cuando lo hace para vestirla de nuevo, en el mismo día de Shabbat, pero, no para la Salida de Shabbat (o días subsiguientes).

Por consiguiente, se podría deducir que similarmente debería ser prohibido introducir un alimento en la nevera para preparar y garantizar su condición fresca (acondicionarlo) para la salida de Shabbat.

     

Lavar los platos

 

Está escrito en Maséjet Shabbat (118:1) que los platos y bandejas de donde se comieron en la noche de Shabbat (viernes por la noche), es permitido lavarlos con tal de que estén limpios y acondicionados para ser utilizados en Shajarit (el sábado por la mañana). Si los quiere lavar después del banquete de la mañana, dependerá de si los piensa usar otra vez en Minjá (en la tarde de ese mismo día). 

En caso afirmativo, será permitido lavar los platos, y, en caso negativo, no será permitido. Y si los quisiera en Minjá (la tarde), después de Seüdá Shelishit, cuando ya no piensa volver a usar dichos utensilios, entonces, será prohibidos lavarlos en Shabbat


De esta forma, se podría deducir que similarmente debería ser prohibido ordenar o colocar un alimento en la nevera, en Shabbat, para que quede conservado para después de la salida de Shabbat.

 

Cortar Verduras

 

Está escrito, en Maséjet Shabbat (114:2), en base a sus Comentaristas, que, en la tarde de Kipur es permitido pelar las verduras y cortar hortalizas, pero, no en el caso en que coincidió el día de Kipur en un día de Shabbat

Y dice RASH”I (D.H. “Asur Bekenibat Yérek”), que esto habría sido prohibido de hacer, con más razón, en un día de Shabbat convencional en el que no cayó Kipur, pues es como si se hubiese esforzado por hacer algo en Shabbat, para Jol. Aparentemente el motivo es que está prohibido preparar en Shabbat, para otro día de la semana. Si es así, se deduce que tampoco estará permitido hacer cualquier otra actividad, en Shabbat, que no se vaya a aprovechar en Shabbat, sino en otro día.

En resumen, estas tres pruebas fueron presentadas como apoyo a prohibir, en Shabbat, la simple introducción de una ensalada en la nevera, cuando se haga con el fin de que quede bien conservada para el sábado en la noche, y no pudra o estropee. Y asimismo se podría deducir que cualquier acción que implique una preparación en Shabbat para otro día de la semana sería prohibida llevarla a cabo.

 

Argumentos para Permitir

 

Intensa y dedicación  

Empero, no necesariamente habría que inferir que las preparaciones en Shabbat tengan este alcance. Si bien, en todas las fuentes que se han citado, la “Preparación en Shabbat para Jol” es una constante y un factor común, también lo es la intensa actividad que representan. En el primer caso, doblar una camisa es un trabajo más que una simple actividad, tal y como se puede constatar en el Talmud (Shabbat, Cap. 15)En este particular, “doblar ropa”, es interpretado (por la Ley) como una acción similar a  un planchado, y, por lo tanto, aunque sea permitido hacerlo en Shabbat para Shabbat, aun así, debe seguir siendo calificado como “Trabajo”.

Asimismo, la segunda prueba presentó una actividad que tiene cierto nivel de intensidad y dedicación, como lo es Lavar los trastes, y, por ello, es un trabajo y no una simple actividad. En cuanto a la tercera prueba, cortar y pelar verduras, aunque sean acciones tolerables, son considerados como trabajos que, si bien serían permitidos hacerlos en Shabbat, con el objeto de aprovecharlos en ese mismo Shabbat, no lo serían cuando el objetivo fuera únicamente acondicionarlos para después de Shabbat.

Por consiguiente, no se podrá comparar, a la par, un simple acto de introducir una ensalada en la nevera con acciones cuyos verbos hayan sido tomados en cuenta -por el Talmud- como Trabajos (Melajot). Y quizá, todas las fuentes citadas aquí hasta ahora calificaron como “Preparación Prohibida en Shabbat, para Otros Días” sólo a aquellas actividades que impliquen la realización de un Trabajo propiamente dicho, pero, no cuando se trate de una simple introducción en la nevera, o en el ordenamiento de un objeto en la despensa. En otras palabras, es probable que “la prohibición de preparar asuntos, en Shabbat, cuando la meta sea para disfrutarlos otro día”, tenga vigencia únicamente en la medida en que dicha preparación implique hacer un Trabajo con cierta complejidad, pero, no cuando sea un acto tan simple como la introducción de una ensalada a la nevera.

 

Protegiendo ladrillos

 Pero, no sólo la lógica acompaña este argumento… En Maséjet Shabbat (43:1), está escrito el caso en que una persona tenga unos ladrillos a la intemperie, en su patio, que quedaron (para una futura construcción)…, y el dueño, en Shabbat, avizorando una lluvia, desea colocar unas alfombras (por ejm., hoy en día, podría ser un hule impermeable) encima de los ladrillos, para evitar que se mojen éstos últimos: se le permitirá colocar así dichos cobertores, a pesar de que el objetivo sea cuidarlos para un uso posterior al día de Shabbat. 

Y así es el dictamen de la Mishná Berurá. Por lo tanto, de la misma manera como se permitió la simple acción de extender una capa impermeable encima de los ladrillos, en Shabbat, para que no se estropeen y puedan ser usados en condiciones normales, en día de semana: de la misma manera, se debería permitirá, entonces, el acto simple de introducir una ensalada en la nevera, de tal manera que la ensalada mantenga su condición actual, y se pueda consumir después de Shabbat.

 

Talit de la Sinagoga

 

En el Bet Yosef (O.J., Simán 302), está registrado, en nombre del Col Bo, que, a pesar de que la intención de doblar un Talit, en Shabbat, sea guardarlo y ubicarlo como estaba para facilitar que el próximo que se lo coloque, al día siguiente, aun así, ya que el Talit conserva bien sus pinzas -después de la gente se lo viste- y tampoco es una molestia tan grande que tendrá la persona cuando lo doble, no se considerará que ha trasgredido ninguna prohibición de Tikún Maná (Prohibición, en Shabbat, de Accionar en aras de Culminar o Corregir la Fabricación de una Prenda o Utensilio). 

El Col Bo, cuando dice esto, dejó por asentado tácitamente que la persona que doble un Talit, en Shabbat, quedaría libre de sospecha de haber traspasado la prohibición de Hajaná (preparar en Shabbat para otro día), pues, de lo contrario, ¿por qué lo permite? Se deduce que el Talmud lo permitió, debido a que, muy a pesar de que coloquialmente doblar un Talit en Shabbat tenga la intención notable de que quede preparado y listo para ponérselo el día siguiente, no obstante, desde el punto de vista Halájico, no clasifica como una Preparación; y muy probable, el motivo haya sido que la acción de doblar un Talit de esta forma tan sencilla no haya sido tomado como un Trabajo, tal y como lo resaltó el Col Bo diciendo que “no es una molestia tan grande”, sino como una acción tan simple como doblar una prenda de vestir.


Pruebas para Prohibir 

 

Yom Tob víspera de Shabbat

 

No obstante, en Maséjet Betzá (15:2), está registrada la Ley de Ërub Tabshilín… Como introducción, es necesario partir de la base que es prohibido preparar, en Yom Tob, para otro día, aunque este siguiente día fuese Shabbat. La preparación a la que aquí se hace referencia se refiere a actividades como hornear y cocinar, entre otras.

El Talmud dice que existe un recurso legal que dota de permiso a la persona, para que, por el honor del Shabbat, se permita preparar de Yom Tob para (el día siguiente que es) Shabbat. Ese proceso se llama “Ërub Tabshilín”. Después de haber llenado unos requisitos halájicos (por ejemplo, tener a mano, un pan y un pedazo de carne), se hace, en víspera de Yom Tob, una declaración en voz alta: “Con este Ërub, nos sea permitido hornear, cocinar, hacer Hatmaná, etc…”. La “Hatmaná” es un proceso que consiste en dar cubrimiento a una comida con el objetivo de que conserve su calor el máximo tiempo posible (por ejemplo, con toallas o sábanas…). Es notable que, según el Talmud, la Hatmaná es considerada una “preparación”, desde el punto de vista Halájico, la cual se permite exclusivamente por el Ërub Tabshilín… De lo contrario, si no se hace este proceso de Ërub Tabshilín, será prohibido realizar todas estas acciones en Yom Tob, incluyendo una simple Hatmaná, a menos que su resultado sea para el mismo día de Yom Tob.

En base a todo esto, tomando en cuenta lo simple que es una Hatmaná, en especial, cuando se trata de únicamente mantener la temperatura de los alimentos con apenas evitar que se escape el calor allí recluido: si la Hatmaná, por más simple que fuera, fue suficiente para ser tomada en cuenta como una “preparación prohibida en Yom Tob cuando se haga para Shabbat”, entonces, lo mismo debería ser con cualquier otra actividad que sea tan simple como ésta, como por ejemplo, colocar una ensalada en la nevera, en Yom Tob por la tarde, sólo para que no se estropee y quede en buenas condiciones, para la noche, aunque sea (la siguiente noche fuera Shabbat). Con más razón, habría que inferirse que sea prohibido colocar una ensalada en la tarde de Shabbat, después de Seüdá Shelishit, cuando el propósito sea conservarla para los días subsiguientes.

  

Base prohibitiva - Objeción

 

Empero, se podría debatir esta idea alegando que, si bien la Hatmaná en Yom Tob parece ser una acción simple, por otro lado, ciertamente es prohibida si se hiciera en Shabbat o en Yom Tob inclusive, aunque su resultado se utilizara en el mismo día (Y, el único motivo por el cual se permitiría hacerla en Yom Tob, es una regla excepcional –escrita en la Torá- que permite ciertos trabajos que se hagan en pro del consumo alimenticio en el mismo día de Yom Tob)… Y si fuera cuestión de asemejar el simple acto de “colocar una ensalada en la nevera” con aquello (Hatmaná), habría una objeción, debido a que “colocar una ensalada en la nevera” –de seguro- sería una acción permitida, incluso en Shabbat (al menos, cuando se haga en pro del mismo Shabbat), mientras que la Hatmaná no (ni siquiera cuando la haga en pro del mismo Shabbat). {Nota: Es necesario aclarar que existen trabajos simples que, por sospechas determinadas y diversas, llevaron -a los Sabios de Bendita Memoria- a considerarlos en el nivel de un Trabajo Prohibido en Shabbat, tal y como aquí se expone sobre la Hatmaná}.

 

Y, si bien el Talmud fue riguroso prohibiendo la Hatmaná como parte de una lista de “preparativos de Yom Tob para Shabbat” (permisibles sólo con Ërub Tabshilín), esto no fue por el motivo de ser una preparación de Yom Tob para Shabbat, sino porque la Hatmaná es un Trabajo que los Sabios asemejaron a la Acción de Cocinar. Por consiguiente, no podemos comparar con la acción de “colocar una ensalada en la nevera, en la tarde” (ya sea de Yom Tob para Shabbat o en la tarde de Shabbat para conservarla para otro día), ya que colocar una ensalada no representa un trabajo prohibido, ni en Shabbat ni en Yom Tob, cuando se haga para el mismo día.  {Nota: Es necesario aclarar que existen trabajos simples que, por sospechas determinadas y diversas, llevaron a los Sabios de Bendita Memoria, a considerarlos en el nivel de un Trabajo Prohibido en Shabbat, tal y como aquí se expone sobre la Hatmaná}.

Conservar el Lulab

 

Para la siguiente prueba, es necesario empezar con una introducción…

Suponiendo que, durante la fiesta de Sucot, en pleno día de Yom Tob, una persona acaba de usar su “Lulab” (así se llama a la rama de un palmar, pero este vocablo abarca también coloquialmente a 3 de las 4 especies que se usan como Mitzvá, en cada uno de los siete días de esta Festividad), y desea cambiar o anexar agua al recipiente donde había reposado (este Lulab, antes de ser usado para la Mitzvá), y devolver el Lulab allí, de tal manera que sus Especies queden en buenas condiciones para el día siguiente, para que no se sequen o dañen, y pueda ser usadas al día siguiente en óptimas condiciones. 

RASH”I (D.H. “Beshabbat Majazirín”), en base a una Mishná, en Maséjet Sucá (42:1), dice que –así- en Shabbat, es prohibido devolverlo allí, debido a que habría trasgredido la prohibición de “molestarse (esforzarse) para corregir (retocar o mejorar) un objeto en Yom Tob”. El Rab Moshé Leví dedujo que, si en el caso del Lulab es prohibido –en Shabbat-  conservarlo en un recipiente con agua recién vertida allí (para que quede en buenas condiciones para el día siguiente), entonces, debería ser igual de prohibido – en Yom Tob o Shabbat- introducir una ensalada en la nevera para lograr la conservación de las verduras y hierbas que la componen, para que quede bien para el día siguiente.

  

Agua nueva - Objeción

 

No obstante, se podría alegar que el motivo por el cual RASH”I define que hay una prohibición de devolver el Lulab al recipiente con agua, sólo cuando previamente se haya cambiado o agregado más agua en dicho recipiente para este propósito. 

Pero, si se dejara el recipiente con la misma agua que tenía antes de usarlo ese día, está permitido devolver el Lulab allí. Por consiguiente, si es cuestión de comparar, quizá la comparación debería ser hecha entre devolver una ensalada a la nevera y devolver el Lulab al agua donde estaba antes; y si es así, devolver una ensalada un Shabbat por la tarde, después de Seüdá Shelishit, debería estar permitido, de la misma manera como se permite devolver el Lulab al recipiente, para que se conserve para su próximo uso.

 

Preparaciones simples

 

Para la próxima prueba, es necesario saber que un Kelí Shemelajtó Leisur es una categoría que comprende a todo tipo de objetos que sirven principalmente para  hacer uno o más trabajos que serían prohibidos si se hicieran en Shabbat, como por ejemplo, un martillo, un bolígrafo, una medidor, etc…, y, por consiguiente,  estaría permitido moverlos en Shabbat, si se usaren para actividades permitidas en Shabbat (Letzórej Gufó) o si se necesitara despejar el espacio que está debajo de los mismos (Letzórej Mekomó). Del Talmud, se aprende que, si fuera con el único objetivo de salvaguardarlos, no sería permitido moverlos. Los Rishonim debatieron acerca de esta prohibición como se expondrá a continuación…


El Meíri (Shabbat, 124:1), recoge la opinión de algunos Comentaristas que explicaron que específicamente sólo se prohibió mover objetos del tipo “Kelí Shemelajtó Leisur”, cuando el objetivo sea “Mejamá Latzel” (para salvaguardarlos, por ejemplo, “moverlo del sol a la sombra”)  para la opinión de Rabí Yehudá, pero, no para la opinión de Rabí Shimön, quien sostiene que, en general, se permite el Muktzé, en Shabbat (salvo algunas excepciones). Pero, según la opinión del Meíri mismo, no es así, ya que el permiso de mover un objeto como este, incluso para Rabí Shimön, se otorga cuando el movimiento cubre una necesidad para Shabbat mismo (por ejemplo, Letzórej Gufó o Mekomó), pero, no cuando sea sólo para otro día. Por eso, mover un Kelí Shemelajtó Leisur, salvándolo de la luz del sol (a la sombra), es prohibido, aun según la opinión de Rabí Shimön (es decir, para todas las opiniones), ya que se está movilizando por una necesidad de Jol (para un día hábil que no es ese Shabbat), es decir, para poder disponer del objeto al día siguiente. El Meíri vuelve a aclarar que este punto de vista no tiene que ver ya nada con Muktzé, sino con preparación de Shabbat para Jol.

Por lo tanto, dice el Rab Moshé Leví, en base a esto, que: de la misma manera como {un objeto (por ejemplo “Kelí Shemelajtó Leisur”) estaría prohibido moverlo para conservarlo, ý esto se consideró equivalente preparar de Shabbat con el propósito de disfrutarlo en Jol}, asimismo se deberá prohibir movilizar una ensalada resguardándola (de la intemperie y de que se pueda estropear), cuando sea seguro que su próximo consumo sería después de Shabbat.

 

Del sol a la sombra - Apoyo

 

El Séfer Hashlamá (Shabbat, 123:2) escribe sus conclusiones, y dice que es permitido, según “los Sabios”, mover un Kelí Shemelajtó  Leheter, aunque sea desde donde pegue el sol a la sombra (“Mejamá Latzel”), y con más razón Letzórej Gufó o Letzórej Mekomó… Pero, un Kelí Shemelajtó Leisur es permitido moverlo, sólo Letzórej Gufó o Letzórej Mekomó, incluso según la opinión de Rabí Yehudá, ya que la persona tiene en mente que se puede llegar a hacer trabajos permitidos eventualmente con dichos dispositivos… Pero, no se podrá mover ningún Kelí Shemelajtó Leisur cuando sea “Mejamá Latzel” (para resguardarlo del sol hacia la sombra, o cualquier otra protección similar), e, incluso según la opinión de Rabí Shimön que sostiene que no hay Muktzé en Shabbat, será prohibido debido a que un Kelí Shemelajtó Leisur tiene el agravante que no está hecho –por defecto- para ser puesto a funcionar en Shabbat: por ello, si una persona quisiera moverlo Mejamá Latzel, se compara (parece) a como si hubiese movido el objeto en Shabbat en pro de un día hábil…


Dice el Rab Moshé Levy que este texto también es prueba de que el resguardo de una ensalada en Shabbat no debe ser permitida, pues se debe interpretar igualmente como una preparación de Shabbat para Jol.

  

Antecedente Prohibitivo - Se Voltea la Prueba

 

Empero, quizá se pudiera alegar que el Séfer Hashlamá más bien pudiera ser una prueba de lo contrario a esta inferencia. El Séfer Hashlamá, si se observa en detalle, hizo una diferencia entre lo que es Dabar Shemelajtó Leisur y lo que no es. Dijo que es permitido, según “los Sabios”, mover un Kelí Shemelajtó  Leheter, aunque sea desde donde pegue el sol a la sombra. Y dijo también que un Kelí Shemelajtó Leisur no se podrá mover cuando sea “Mejamá Latzel” (para resguardarlo del sol hacia la sombra, o cualquier otra protección similar) y dijo que será prohibido debido a que un Kelí Shemelajtó Leisur tiene el agravante que no está hecho –por defecto- para ser puesto a funcionar en Shabbat: por ello, si una persona quisiera moverlo Mejamá Latzel, se compara (parece) a como si hubiese movido el objeto en Shabbat en pro de un día hábil… Esta última frase, deja en evidencia, más bien, que no es una Preparación propiamente dicha, sino “como una Preparación”. Es decir, hay algo que lo hace parecer Preparación, y es eso lo que lo hace prohibido. ¿Cuál es ese algo? El hecho de que sea un “Dabar Shemelajtó Leisur”, pero, no cualquier otro tipo de objeto que se mueve en Shabbat, sea o no para conservarlo, debe ser asimilado o calificado como Preparación para Día de Semana.

A esto aclaró –el Séfer Hashlamá- más todavía: Y no se parece a Dabar Shemelajtó Leheter, ya que los movimientos que se hacen con un este tipo de cosas, vienen respaldados bajo presunción de que están prevenidos para su uso en Shabbat también (y por eso se puede mover aunque sólo para resguardarlos), lo que no sucede con Dabar Shemelajtó Leisur, los cuales no están supuestos generalmente a ser usados en Shabbat, y, por consiguiente, “su movimiento para resguardo” hace parecerlos como si fuera que se están preparando para los días siguientes.

Por consiguiente, considerando que obviamente una ensalada no está en el rango de “Dabar Shemelajtó Leisur”, entonces, cualquier movimiento que se haga -con éste- en Shabbat, aunque sea para resguardarlo (por ejemplo, insertarlo en la nevera), no debe ser comparado a como si fuera una preparación de Shabbat para Jol, como se registró en esta recopilación del Séfer Hashlamá…, contrariamente a un Dabar  Shemelajtó Leisur, el cual sí es comparado a como si fuera una preparación de Shabbat para Jol.

 

Rehidratando las verduras - Apoyo al Permiso

 

Como prueba adicional, se puede mencionar al RASHB”A, quien ha afirmado que es permitido verter agua a las verduras, en Shabbat, para que se conserven y no se estropeen, a pesar de que lo haga para que queden en buenas condiciones después de Shabbat. Y todo esto se podría justificar con lo que se acaba de explicar previamente: cuando se trata de Dabar Shemelajtó Leheter, y, con más razón, unas Verduras o Ensalada: se podrá permitir hacer un movimiento simple, como por ejemplo, introducirlo en una nevera, y no será calificado como una Trasgresión de la Prohibición de Preparar en Shabbat para Jol. Pero, si se tratara de “Dabar Shemelajtó Leisur” y/o cualquier objeto que generalmente no tendría utilidad o necesidad del todo en Shabbat, cualquier movimiento que se le haga será sensible de ser calificado como prohibido, cuando el propósito haya sido sólo conservarlo o resguardarlo.

Extensivamente se podría inferir que, por ejemplo, si una persona abre un congelador para extraer un helado, y, de pronto, se cayera –por error- una bolsa de carne cruda, dado que no es permitido mover dicho objeto en el día de Shabbat: tendrá una mayor sensibilidad también en ser calificado como preparativo en Shabbat para Jol, si se quisiera regresar al congelador. Y, aunque es sabido que es permitido básicamente mover “Min Hatzad” (indirectamente, por ejemplo, usando el pie, en vez de la mano) un Muktzé (en este caso, la carne cruda congelada) de un lado a otro, no obstante, si se intenta devolverlo al congelador, la Ley le advertiría que no lo haga, ya que sería calificado como una acción de Preparación en Shabbat para Jol (ya que el objetivo es que la carne no se descongele y quede óptima después de Shabbat).

  

Conclusión

 

·       En Shabbat, es prohibido hacer Actividades Preparativas para su Disfrute en Jol (días sucesivos), como por ejemplo, hacer las camas o lavar los platos momento antes de la salida de Shabbat

·       Pero, si la preparación consistiera en uno o más (*) movimientos muy sencillos (nada trabajosos, sin mucha dedicación ni intensidad), entonces, si –además- se tratara de (**) un objeto o alimento básicamente permitido de mover en Shabbat: se permitirá aplicar sólo dichas simples preparaciones. Por ejemplo:

o   En Shabbat, es permitido (*) cambiar de recipiente la (**) ensalada que sobró, por ejemplo en un Topper Ware, y (**) colocarlo en la nevera, aunque sepa que nadie la va a comer hasta la salida de Shabbat.

o   En Shabbat, es permitido (*) envolver (**) el pan que se había sacado y sobró (por ejemplo, metiéndolos en una bolsa) e (*) introducirlo en un congelador como resguardo, aunque se sepa que nadie lo consumirá hasta la salida de Shabbat.