Cap. Final de "¿Revisar o no toda fruta?" (Parte II)

& Leïluy Nishmat Don Shemuel Ben Ribká Z"L
& Leïluy Nishmat Don Nissim Ben Ämram Z"L


¿Cuándo es permitido empezar a comer determinada fruta sin tener revisar previamente si aborda, en su interior, algún organismo o gusano?

Introducción (a la Segunda Parte)


Tal y como se recopiló en la edición anterior, el Talmud advierte sobre la ingesta de bichos, gusanos, hormigas, y cualquier organismo por estilo… Estos han sido identificados por la Ley como “Tolaïm”, que -en hebreo- literalmente significa “gusanos”, y, la Halajá lo utiliza para generalizar e incluir a todo ser diminuto con dimensiones y características similares, lo cual podría incluir desde una larva acuática y terrestre, hormigas, e insectos, entre otras especias diminutas de invertebrados. Es casi obvio que nadie se atrevería a comer éstos, ya sea por la gravedad que esto representa para la Ley, así como lo repulsivo que sería para una persona ingerirlos… Pero, resulta que, en diversas oportunidades, ocurre que estos diminutos seres se encuentran inmersos en alimentos o incluso bebidas que podría servir de agentes de trasporte de dichos organismos, llevando a los mismos al interior de las cavidades digestivas del ser humano, sin que éste se dé cuenta. Por consiguiente, lo lógico sería revisar cada uno de estos alimentos.

Resultado de imagen para abrir una manzana antes para revisarla

En edición anterior, se dio apertura a este tema y se recogieron diferentes puntos a favor y en contra de asumir una actitud que se base en la presunción y en las estadísticas para saber si empezar o no a consumir un alimento, sin antes cortarlo y revisarlo por si acaso tiene Tolaïm. Por ejemplo, una manzana (especie de fruta que tiene un promedio bajo de existencia de gusanos y) que se ve bien por afuera, ¿acaso merece la necesidad de que sea abierta y revisada por adentro antes de empezar a morderla?¿es permitido guisarse por las estadísticas en este tema? Y, de ser cierto, ¿cuál sería esta estadística?

 

Preludio

 

Está escrito, en Maséjet Macot (16:2), si uno comió “Potitá” (un insecto o larva encontrada en el agua), traspasa cuatro advertencias de la Torá (hay dos por ser Shéretz, y dos por ser particularmente acuáticos); si ingiere una hormiga, traspasa cinco advertencias de la Torá (hay dos para todos los Sheratzim y tres por ser terrestres); si ingiere una avispa, traspasa seis advertencias de la Torá (por todas las cinco anteriores y por ser un "Sheretz Ha_Of"). Y como esto fue escrito en Torat Cohanim (Parashat Sheminí).

אמר רב יהודה האי מאן דאכל ביניתא דבי כרבא מלקינן ליה משום (ויקרא יא) שרץ השורץ על הארץ ההוא דאכל ביניתא דבי כרבא ונגדיה רב יהודה אמר אביי אכל פוטיתא לוקה ארבעה נמלה לוקה חמש משום שרץ השורץ על הארץ צרעה לוקה שש משום (דברים יד) שרץ העוף

 

Resultados de la Parte I

{N.A. Si una fruta no tiene ningún orificio, grieta o cicatriz por donde posiblemente haya entrado un gusano, se presume que, de encontrarlo, estaría comprendido en el concepto de gusano que nació adentro de un fruto…}

Hay dos tipos de especies de Tolaïm que nacen adentro de los frutos o vegetales

a)         Aquel que haya nacido adentro de un fruto y que nunca se separó (salió) de éste, será permitido consumirlo

b)         Aquel que haya nacido adentro de un fruto y que ciertamente se separó (salió) de éste, aunque haya vuelto, será prohibido consumirlo (con más razón si no había nacido adentro de dicho fruto).


Todo fruto que se agusane habitualmente cuando todavía está conectado a la tierra, es prohibido para su consumo, hasta que sea revisado por adentro, por si acaso hay un gusano adentro.

En caso en que cualquier fruto haya perdurado doce meses después de haber sido arrancado, se permitirá consumirlo, debido a que es imposible que un gusano pueda sobrevivir adentro de un fruto por más de doce meses.

 

Según el Shulján Äruj (Y.D., Simán 100:1): “una criatura (entera), por ejemplo, una hormiga, no se anula siquiera frente a mil veces de su misma dimensión en alimentos permitidos”. Por consiguiente, por más que se mezcle con grandes cantidades de otros sustratos permitidos, no se permitirá.

 בריה דהיינו כגון נמלה או עוף טמא וגיד הנשה ואבר מן החי וביצה שיש בה אפרוח וכיוצא בהם אפי' באלף לא בטלה ואין לו דין בריה אא"כ הוא דבר שהיה בו חיות לאפוקי חטה אחת של איסור וכן צריך שיהא דבר שאסור מתחילת ברייתו לאפוקי עוף טהור שנתנבל ושור הנסקל וכן צריך שיהיה דבר שלם שאם יחלק אין שמו עליו לאפוקי חלב וכן צריך שיהא שלם

Hasta ahora, han presentado diferentes factores y pruebas a favor y en contra que proporcionan bases que serán consideradas por la Segunda Parte de esta investigación, para saber si es posible hallar algún o algunos tipos frutos sobre los que no sea necesario revisarlos antes de ingerirlos…

Se recomienda repasar u ojear el Resumen de la Parte I de este tema   antes de continuar dando lectura a esta Parte II

  

Preguntas de la Parte II


¿Es permitido comer determinada fruta sin revisar si aborda, en su interior, algún organismo o gusano?

¿Acaso merece la necesidad de que sea abierta y revisada por adentro antes de empezar a morderla?¿es permitido guisarse por las estadísticas en este tema? Y, de ser cierto, ¿cuál sería esta estadística?

 

Argumentos Parte II

 

Criatura completa

 

En la publicación anterior, se ha exhibido y comprendido que un alimento prohibido tiene ciertas limitaciones con respecto a si se anula o no -cuando se confundió o se mezcló con cierta mayoría de alimentos permitidos. Entre las excepciones, se mencionó a la figura legal de “Beriyá”; es decir, cuando la prohibición haya mantenido su anatomía o morfología completa para el momento en que esté a punto de consumirse, se califica como Beriyá o Criatura Completa. En este caso, aunque la mezcla contenga 1000 veces más volumen de alimento permitido que éste, los Sabios determinan que no se podrá anular dicha Beriyá, y así está escrito en el Shulján Äruj (Y.D., Simán 100:1), tal y como se expuso en la introducción de esta Publicación.

Resultado de imagen para mermelada

Existen más excepciones que indican que un alimento prohibido no se pueda anular por más que esté mezclado con una gran cantidad de alimento permitido; entre éstas, se encuentra cualquier trozo de comida que ascienda a una dimensión tal que (en condiciones normales y permitidas de Cashrut) sería agradable y digno para un invitado (por lo cual se sentiría honrado por la manera tan holgada como se le está tratando): ésta se califica “Jatijá Harreuyá Lehitcabed”. En el caso en que este trozo sea prohibido para comer, y se mezcle con mil trozos similares, no será permitido su consumo, pues la “importancia” y consideración que tiene el trozo problemático hace que sea ineludible y no anulable, aun frente a una cantidad tan inmensa de alimentos permitidos…

 

Apoyo 8 para Permitir

Ubicable

 

El Mishkenot Yaacob (Simán 36) dice que el Talmud (Julín) compara (hace corresponder) el caso de la figura legal de “Beriyá” (Criatura completa) con la de “Jatijá Harreuyá Lehitcabed” (ver concepto en el párrafo anterior). Así como ambos temas comparten exigencias similares (como lo es que no se anulan en 1000, como mencionamos previamente), también tendrán en común las transigencias… 


En el caso de una Jatijá Harreuyá Lehitcabed, este trozo prohibido -ubicado en una mezcla con alimentos permitidos que lo superaran numéricamente en más de mil- será prohibitivo de toda la mezcla en la medida en que haya mantenido su gran dimensión (que lo hacía ser Jatijá Harreuyá Lehitcabed), siempre y cuando sea potencialmente ubicable (es decir, cuando exista una posibilidad de identificarlo); pero, en el momento en que su dimensión se haya mermado (por ejemplo, alguien o algo los corto en pedazos más pequeños y/o los molió y disolvió en un caldo), perdió su importancia, y, por ende, su condición de “…Lehitcabed” y, no sólo que ya no será prohibitivo, sino que tampoco será prohibido, incluso cuando su proporción en la mezcla sea de apenas “1 en 60” (por ejemplo, en una mezcla líquida) o de “1 en 2” (en el caso en que la mezcla sea totalmente sólida y entre una misma especie alimenticia). Explica el Mishkenot Yaäcob que esto mismo sucede con una “Beriyá” prohibida (por ejemplo, un gusano): cuando su existencia deje de ser potencialmente ubicable (“no Ömedet Beënah”) debido a su deterioro o su integración y dilución en la mezcla (por ejemplo, una mermelada), aquélla habrá perdido la base de lo que la hacía ser una “Beriyá”. De esta forma, su integración en la mezcla provocará anularla (con sólo verificar la proporción respectiva que activa la anulación en mezclas, por ejemplo, 1 en 60).

Si es así, habría una base para permitir comer un alimento en el que se haya caído e insertado algún pequeño organismo (y, de seguro, la proporción del alimento es 60 veces mayor al intruso), siempre y cuando su presencia se haya hecho imperceptible y/o potencialmente inubicable.

 

Dejiyá doble

Naturaleza de la Exigencia

 

No obstante, ante este argumento vale acotar que existen unos Posekim, entre ellos, el Perí Jadash, que sostienen que la figura legal de “Beriyá” es una prohibición proveída por la Torá. De esta manera, no se podrá asegurar una determinación definitiva en cuanto a su transigencia, haciéndola depender de las transigencias en el tema de Jatijá Harreuyá Lehitcabed (que es una imposición de los Sabios).

Por su parte, el Äruj Hashulján (Simán 100, S.K. 16) argumentó al Mishkenot Yaäcob, diciendo que hay que tomar en cuenta que la Torá sancionó el consumo de una tan mínima criatura (por ejemplo, gusano) con cinco sesiones de “Malkut”… 

 טז הגאון בעל משכנות יעקב בסי' ל"א אחר שכתב שיש לסמוך על כל הני רבוותא שהבאנו כתב עוד היתר וז"ל דהנה הגמ' מדמה בריה לחה"ל ועביד בינייהו צריכותא והטעם הוא מפני החשיבות ודבר חשוב לא בטל וא"כ נראה דהיינו דוקא אם הבריה או החתיכה עומדת בעינה וניכרת רק שאין ידוע איזו האסורה כמו גיד וחתיכה שניכר ממשן בפ"ע וחשיבותן עליהן אבל אם מעוצם קטנותן נאבד ממשן והוא דבר המתערב ממש ונדבק בפת או שנתערב בתבשיל וא"א להפרידן כלל כמו המילבין הקטנים ולא יהיה לעולם בעין בפ"ע רק תמיד בתערובות לא נודע מקומם איה לא נאמר עליו בריה שאני כיון שאין לו מקום בפ"ע שיהא חשיבותו עליו וכו' עכ'"ל אבל יש למערער לערער על זה דהרי עכ"פ התורה חייבה עליו מלקות וכדאיתא בש"ס אכל נמלה לוקה חמש וכפי שנתבאר הוה הטעם שהחמירו חכמים בביטולן מפני שהתורה חייבה מלקות א"כ כל זמן שלוקין עליהן כשהן בפ"ע אינן בטילין בתערובתן:

Es decir, cinco veces más que cualquier otra advertencia de la Torá. De esta manera, se puede obtener que la fuerza de esta prohibición de Tolaïm no debe ser equivalente a cualquier otra prohibición, y, por lo tanto, tampoco la Ley de sus mezclas debe necesariamente tener el mismo resultado. Y, si es así, cuando no se tenga la seguridad de que hayan perdido su  entereza, no habrán perdido la propiedad que hace que se sancione (de esta múltiple manera), y, por lo tanto, seguirá siendo no anulable cuando se mezcle aun con grandes proporciones de alimento permitido.

 

Apoyo 9 para Permitir

Repulsivos… ¿defecto prohibitivo?

 

El Äruj Hashulján (100:17), después de haber empujado la prueba del Mishkenot Yaäcob, trajo personalmente una prueba a favor de permitir empezar a comer un alimento sin necesidad de certificar previamente la ausencia de Tolaïm en su interior. Y dice que el autor del Bet Yosef (Final del Simán 104) escribió que “los elementos repugnantes (Tolaïm) que asquea a la persona, tales como hormigas, mosquitos, moscas, de los cuales toda persona se aparta de ellos debido a lo repulsivos que son, aun habiéndose mezclado (inmerso) -uno de éstos- adentro de un cocido, llegándose a desintegrar su consistencia adentro, se anulará su efecto prohibitivo con sólo asegurar que el volumen de lo permitido (el cocido) sea mayor (en volumen) que aquello (Tolaïm), y se permitirá (dicha mezcla)…”.

ולפענ"ד יש היתר אחר לכל הדעות דהנה בס"ס ק"ד כתב רבינו הב"י דברים המאוסים שנפשו של אדם קצה בהן כנמלים וזבובים ויתושים שכל ארם בודל מהן למיאוסן ואפילו נתערבו בתבשיל ונמחה גופן לתוכו אם ההיתר רבה עליו מותר וכו' עכ"ל ומעתה ק"ו הדברים דאם במין בשאינו מינו דלרוב הפוסקים טכ"ע דאורייתא עכ"ז בדברים המאוסים שנפשו של אדם קצה בהן א"צ ס' כ"ש בביטול בריה דזהו רק מדרבנן דפשיטא שלא גזרו על דברים המאוסים בנמלים וזבובים והן אמת דבאכילה בפ"ע חייב מלקות מ"מ חכמים כשגזרו מפני זה שלא יהיה להם ביטול א"א שיגזרו על דברים המאוסים ועוד דאטו טעם זה דהגזירה היא מפני חיוב מלקות נאמרה בגמ' והרי רק יש מהפוסקים שכתבו כן ופשטא דלישנא משמע מפני החשיבות כחהר"ל ודבר שבמנין וכשם שהתורה חייבה מלקות על בריה משום חשיבות כדאיתא במכות כמו כן גזרו חכמים על ביטולה מפני חשיבותה אבל התורה כשחייבה מלקות חייבה אף כשנסרחה הבריה כמ"ש הרמב"ם בספ"ב ממאכ"א ע"ש וא"כ אינם גרועים דברים המאוסים מבריה סרוחה דטעמי המצות נעלמו מאתנו ונעו מעגלותיה לא תדע אבל בנתינת טעמים הא גם מן התורה נט"ל מותר וכ"ש דרבנן לא יאסרו דבר הסרוח וא"כ גם בדברים המאוסים לא יגזרו שלא יהיה לזה ביטול [ובשם מתירין אפילו בכזית בכא"פ כמ"ש הב"י שם]:

El Äruj Hashulján recapitula lo dicho por Marán y dice que, en un caso (normal en) que ocurriera que un elemento prohibido (cualquier prohibición que no sea repugnante) se mezclare con un elemento de diferente especie permitida, entonces, la decisión de la mayoría de los Posekim es que: según Torá, la totalidad de la mezcla estaría prohibida sólo si el sabor de la misma dejara en evidencia la presencia de elemento prohibido (es decir, si tiene sabor de lo prohibido; pero, se anularía con sólo demostrar que no tiene ese sabor); pero, según tal y como lo dijo el Bet Yosef (Simán 104), cuando ocurra esta mezcla entre un elemento prohibido repugnante (hormiga, insecto…) con un alimento (por ejemplo, un cocido), entonces, no hace falta siquiera descartar que haya 60 (veces más permitido que prohibido).

Por consiguiente, deduce el Äruj Hashulján (100:17) que, con más razón, la figura Halájica de Beriyá obviamente habrá quedado desactivada (sin efecto), en el caso en que se hayan disuelto Tolaïm en alimentos; es decir, los Sabios no decretaron la exigencia legal de “Beriyá” sobre estas repugnantes hormigas e insectos. Y muy a pesar de que, por sí mismos (antes de que se mezclen y desintegren) habrían sido prohibidos y sus consumidores habrían sido penalizados con la sanción de Malkut impuesta por la Torá, no obstante, los Sabios los habrían dejado afuera de su decreto de “no nulidad” (puesto que no son “Beriyá”) en caso de haber estado inmersos y diluidos en una mezcla, debido a su (nivel de) repugnancia. Por lo tanto, sí se anulará -con tal sólo verificar una mayoría simple- el efecto de la prohibición de estos repugnantes organismos que se diluyeron minoritariamente en un compuesto.

Y si es así, ¿por qué no permitir también empezar a morder o consumir cualquier fruto, sin antes revisar si hay o no repugnante organismo adentro, basados en que la mezcla resulte ser permitida (dado que la fruta suele ser mayoría con respecto a una supuesta presencia de estos pequeños seres), bajo la perspectiva recientemente expuesta?

 

Dejiyá

Desintegración ventajosa

 

No obstante, al retomar el por qué el Shulján Äruj dio un permiso así, es necesario recordar que fue debido a que el Tolaät se redujo a una dimensión tal que ya no habría chance de expulsarlo de la mezcla donde yacía; y lo único que habría de quedar de éste sería su sabor: por lo tanto, lo que importa es el sabor que dejó y no su existencia propiamente dicha. 

אפילו נתערבו בתבשיל ונמחה גופן לתוכו 

Y, es en este caso, que el Bet Yosef dice que es permitido, ya que, si la mezcla supiera al mal sabor del bicho, la persona no se lo tomaría; por consiguiente, si supiera bien la mezcla, entonces, dado que ha desaparecido incluso potencialmente de la vista de la persona, es decir, ha perdido su condición que la hacía ser Beriyá, se permite su consumo (del cocido bajo esta condición).

 Pero, en el caso en que el Tolaät haya mantenido su integridad física, seguirá activa su condición de Beriyá, aun siendo repugnante y su sabor no será lo determinante sino su existencia propiamente dicha. 

Resultado de imagen para fruto agusanado visto desde afuera

Es decir, ya no importará si tiene y/o  comparte su mal sabor, ya que lo que  incumbirá será que la prohibición sea considerada como importante (“Jashibut”) o no por los Sabios; y ya que una Beriyá es importante (cuando está) en la mezcla, no se podrá anular en mil, y, en consecuencia, habrá que revisar (y desechar el prohibido Tolaät que se encontrare en) un fruto, si pretendiera comerlo.

      

Apoyo 10 para Permitir

Dependencia y hábito alimentario

 

En cierto texto titulado Maäyán, se registró un artículo con una prueba basada en un comentario del TA”Z sobre el tema de la prohibición de comer “Kémaj Jadash” (cualquiera de los cinco granos de “Jaméshet Haminim” o el producto de los mismos: trigo, cebada, avena, espelta y centeno) antes de que empiece la ofrenda del Ömer. Tal y como se entiende del Shulján Äruj (Y.D., Simán 293:1,2&3), está prohibido ingerir Kémaj Jadash desde el momento de su cosecha hasta que pase la fecha del primer día de Sefirat Haömer (17 de Nisán), momento en que pasará a denominarse “Kémaj Yashán” y será permitido bajo este perfil. 

איסור החדש נוהג בין בארץ בין בחו"ל בין בשל ישראל בין בשל עובד כוכבים

ג תבואה שלא השרישה קודם לט"ז בניסן אסורה עד שיבא העומר הבא

Dice el TA”Z (Simán 293, S.K. 4) que, considerando que hay discusión de Tanaím en el Talmud y que no se tomó ninguna decisión al respecto, y considerando que hay discusión de Rishonim sobre cuál lado de la discusión debe ser el dictamen ha de seguir (sobre si se permite consumir Kémaj Yashán fuera de la Tierra de Yisrael), eventualmente se podría dar un permiso, en especial, a aquellos (países) que no encuentren la posibilidad de ingerir producto (de básica necesidad) a base de cualquiera de estos cinco granos de Kémaj Jadash, en épocas en que se necesiten y que no se consiga nunca un Kémaj Yashán en el mercado.

Resultado de imagen para cerveza bebida necesaria pais

El TA”Z se refirió al caso de una bebida típica de la época (cerveza de cebada), como ejemplo de los insumos de los que “la vida (el hábito de consumo) y sustento del ser humano dependían en forma intensa”, lo cual se permitió muy especialmente en regiones donde no fuera fácil producir y almacenar -su grano- por tanto tiempo.

La Publicación Maäyán, tomando en cuenta esta declaración del TA”Z, concluyó que, de esta misma manera, sucederá frente a la exigencia de los Sabios de “no anular un Beriyá” que se haya mezclado en un alimento… Se podrá transigir en el asunto de “Beriyá”, y sí permitir regirse por la regla de anulaciones convencionales (por ejemplo, mayoría), en lo concerniente a alimentos de alta necesidad y consumo, pues, de lo contrario, sucedería que, tomando en cuenta la probabilidad de que haya Tolaïm adentro de todo fruto y vegetal, entonces, habría un impedimento para consumir hasta los alimentos más básicos, pudiendo afectar “la vida (el hábito y necesidad de consumo) y sustento de las personas”. Es decir, no se activará la exigencia de “Beriyá”, cuando esto signifique estar inhibiendo la ingesta vital de una persona.

 

TA"Z (Y.D., 293, S.K. 4)

 נראה לפי ע"ד ללמד זכות הגון על ההיתר בזה דהך איסור דחדש בח"ל הוא פלוגתא דתנאי בפ"ק דקדושין (דף ל"ח) דת"ק דמתניתין ס"ל חדש אין נוהג בח"ל דכתיב ביה בכל מושבותיכם והיינו לאחר ירושה וישיבה דוקא ור"א ס"ל חדש נוהג בכ"מ דמושבותיכ' בכ"מ שאתם יושבים משמע ור' ישמעאל ור"ע פליגי ג"כ בזה דר"י ס"ל כת"ק ור"ע כר"א ובתשו' הרא"ש כתב דר' ישמעאל ור"ע ס"ל כר"א והוא ט"ס דבהדיא אמרינן בגמרא אמר אביי מאן תנא דפליג עליה דרבי אליעזר ר' ישמעאל היא) וצ"ל ור"ע ס"ל כר"א ותימה על הב"י שהעתיק תשובה זאת ולא הרגיש בט"ס שיש בה כלל העולה דבגמרא לא איפסקא הלכתא בזה והיה לנו לומר דהלכה כתנא קמא דר"א דיחיד ורבים הלכה כרבים אלא דפסקו הרי"ף והרא"ש כר"א מדמצינו במסכת ערלה סתם מתני' כוותיה ואפשר שהיה לדון בזה דיכול להיות דמסכת ערלה נשנית קודם למסכת קידושין וא"כ ה"ל סתם ואח"כ מחלוקת וממילא אין הלכה כסתם כדאיתא בהגוזל קמא (דף ק"ב) והיה לנו לומר דהלכה כתנא קמא דהוא רבים אלא דאין זה ברור מה נשנה תחלה ופסקו לחומרא כסתמא דערלה ואם כן יש לנו לדון ולומר דבמדינות אלו שהוא שעת הדחק דחייו של אדם תלוי בשתיית שכר שעורים ושבולת שועל כדאי הוא התנא קמא לסמוך עליו בשעת הדחק כיון דלא איפסקא הלכה בפירוש בגמרא כר"א. וראיה ברורה לזה מפ"ק דנדה (ד' ט') ת"ר מעשה ועשה רבי כרבי אליעזר לענין דיה שעתה דנדה לאחר שנזכר אמר כדאי הוא ר' אליעזר לסמוך עליו בשעת הדחק מאי לאחר שנזכר אילימא לאחר שנזכר דאין הלכה כר"א אלא כרבנן בשעת הדחק היכי עביד כותיה אלא דלא אתמר הלכתא לא כמר ולא כמר ומאי לאחר שנזכר דלאו יחיד פליג עליה אלא רבים פליגי עליה אמר כדאי הוא ר"א לסמוך עליו בשעת הדחק הרי לפנינו דכל שאין הלכה פסוקה אלא שיש לומר דהלכה כרבים אתי שעת הדחק ודחי למלתא דרבים כ"ש כאן דיש צד לומר דהלכה כת"ק דר"א כמ"ש אלא שהפוסקים החמירו לפסוק כר"א וע"כ ודאי כדאי הוא [ת"ק של] ר"א דהכא לסמוך עליו בשעת הדחק וכן איתא פ"ק דגיטין (ד' י"ט) כדאי הוא ר"ש לסמוך עליו בשעת הדחק אע"פ דת"ק פליג עליה התם והלכה כרבים. והפוסקים שלא חשו לשעת הדחק בזה דבארצות שלהם אין זה דחק כל עיקר דהם היו בארצות החמים ובהרבה שנים לא יזדמן שיהיה באותה שנה איסור חדש אבל בארצות שיש בהם קרירות זמן החורף נמשך עד פסח ודאי מודים שיש לסמוך להקל בזה כיון שחייו של אדם תלוי ממש בזה שעיקר שתיה שלהם הוא שכר שעורים וכיוצא בו ומו"ח ז"ל כתב שמצא תשובה אחת בהגהות רש"ל בשם מעיל צדק בשם רבינו אביגדור כ"ץ בשם תשובת ריב"א שאין חדש נוהג בשל עובדי כוכבים וכן משמע בה"ג ושמא ס"ל דהלכה כת"ק דר"א עכ"ל ויש לכוין דבר זה ע"פ מה שכתבתי כנלע"ד
 

Dejiyá

No como permiso aislado

 

No obstante, se podría argumentar a esta prueba que, si bien el TA”Z transigió en asuntos de Kémaj Jadash, no lo hizo únicamente por el motivo de que la cebada o la cerveza es una necesidad relevante para ciertas regiones y comunidades, sino que previamente ya había otros motivos acumulados que favorecían el ejercicio de este permiso, como lo fue la discusión del Talmud sin emitir una decisión clara, el hecho de que esto se produzca fuera de la Tierra de Yisrael, y la discusión entre los exégetas Rishonim y Ajaronim sobre el tema. Pero, en lo que respecta al tema de Tolaïm, aquella Publicación aparentemente entendió que (sin alegar ningún otro motivo) era suficientemente justificable empezar a comer un alimento sin revisar sus Tolaïm, únicamente basado en que la persona necesita acceder y comer productos básicos para sustento frecuente.

 

En la práctica


   Hay una fórmula que algunos han usado para permitir, entre algunas autoridades rabínicas del Norte de América, y que consiste en revisar sólo un ejemplar (muestra) por cada especie de alimento que se desea determinar si se permitiría comer sin revisar. Si el ejemplar no tiene gusano (ni Tolaät) alguno, entonces, se presume que no hay en el resto de la muestra, y eventualmente en toda esa especie.

Por otro lado, y como ya se mencionó en la Primera Parte, esta fórmula tiene sus limitaciones, como por ejemplo, una misma cosecha, un mismo campo, cuando la revisión se hizo en partes del fruto en las que hay posibilidad de encontrar los gusanos (cuando aparecen). Siendo así, realizar y confiar en este muestreo no es algo que pueda funcionar fielmente en todas partes del mundo… (Ver Vaibárej David, “¿Revisar toda fruta? – Parte I”).

 

Autoridades reacias a la fórmula

El RASHB”A

 

El SHU”T Ha_RASHB”A (Jélek I, Simán 74) escribe que, después de haber revisado una pequeña muestra (pocas unidades de una gran cantidad) de un (tipo de) alimento que suela tener gusanos con baja frecuencia, y, muy a pesar de no haber encontrado gusanos en dicha revisión: aun así (no será suficiente para otorgar un permiso de comerlos todos sin haber revisado el resto de la totalidad del mismo, y) no se crea una presunción de que no vaya a haber (encontrarse) en el resto de los frutos o granos que se pretendan comer. Más todavía… Aun habiendo revisado la mayoría –y resultara que no hay bichos- , faltaría justamente por “revisar la minoría que en los que eventualmente podrían aparecer”, y, por lo tanto, debería ser revisado también el resto (la minoría que dejó sin revisar), si pretendiera consumirlos.


Como apoyo a su aseveración, el RASHB”A puso -como ejemplo- otro ámbito del Cashrut como lo es la revisión del pulmón de una bestia para determinar si es o no Terefá: habiendo revisado la mayoría de las bestias faenadas (es decir, sus pulmones), certificando ciertamente que están casher, aun así, se deberá seguir revisando lo que queda, es decir, el resto de los pulmones (a pesar de ser minoría) y no deberán basarse en la presunción de que la mayoría salió bien, para justificar no seguir revisando.

 

Los Ajaronim

 

RAM”A (Y.D., Simán 84:8) dice que no sirve con haber únicamente haber revisado (siquiera) la mayoría de los frutos o vegetales que se pretendan consumir (sino que se ha de revisar todos), cuando sí se suelan encontrar aunque sólo sea en una minoría.

(ולא מהני בהם אם בדק הרוב אלא צריך לבדוק כולם דהוי מיעוט דשכיח (רשב"א בת"ה ובתשובה סימן רע"ד

En la época del autor del Kenéset Haguedolá había una circunstancia en la que algunas personas de la comunidad estaban apoyándose en la revisión de algunas cerezas para descartar la presencia de gusanos o bichos en las mismas… Le preguntaron sobre esto y les respondió el autor del Kenéset Haguedolá que no es permitido asumir este permiso de esta forma; y así fue la opinión del Rab JID”A, a través de su libro Yosef Ómetz (Letra 143), y la opinión del Shulján Gaboah (Simán 24).

 

Grandes de las generaciones recientes

 

En el libro Bedikat Hamazón Kahalajá (pag. 121), escrito por el Rab Moshé Vaye, registró que le preguntó al Rab Ben Tziyón Abá Shaúl, Rab Shemuel Haleví Vozner, Rab Yosef Elyáshib y Rab Fisher, y ellos le dijeron que no sirve revisar y descartar la existencia de gusanos o bichos a partir de un solo puñado o subconjunto de frutos, sino que es necesario revisar hasta la totalidad de los mismos (si pretende comerlos). Siendo así, ¿cuál pudo haber sido la base de los que han permitido esta práctica de revisar una muestra o pequeña cantidad de unidades por cada tipo fruto, y, con ello, decidir el estatus y presunción de su gran totalidad?

 

¿EN QUÉ SE BASARON LOS QUE PERMITEN?

Apoyo a la Fórmula


Rab Shelomó Kluguer

 

En aras de encontrar un acercamiento a dicho permiso, se encontró que el SHU”T Tub Taäm Vadaät, cuyo autor es el Rab Shelomó Kluguer (Simán 123, Mahadurá Kamá) escribió que es válido presumir que determinado tipo de fruto está libre de gusanos, con sólo haber previamente revisado una minoría de los mismos y certificar su ausencia (de gusanos o bichos). Por consiguiente, será permitido consumir también el resto las unidades de este fruto, pero, sin necesidad de seguirlos revisando previamente.

El Rab Kluguer acotó que este permiso funciona con tipos de frutos cuyo record estadísticos resultó en que, no siempre (es decir, pocos años) ocurría que contenía gusanos en una minoría de frutos, y, muchas veces (muchos años) sucedía que no se presentaban en ninguno de los frutos que se pretendieran comer. Quizá en esto se apoyaron las autoridades rabínicas que han permitido comer un lote de frutas, con tan sólo haber revisado una muestra reducida del mismo.

 

Mayoría de Mayoría

 

No obstante, tal y como se mencionó, el Rab Kluguer se basó en {la estadística de ausencia de gusanos en la minoría de un lote para permitir comer el lote entero sin revisarlo el resto} debido a que tenía, como soporte, otra estadística previa de que habían años en los que no había del todo gusanos ni bichos en determinados tipos de alimentos… 

Y esto producía una presunción optimista, debido a que (A) durante todo un año no se detectaba la presencia de gusano alguno, en dicho tipo de alimento: en consecuencia, es entendible y concebible presumir que él o los siguientes lotes de ese mismo tipo de fruto no hospedan gusanos en su interior, y se permita consumirlos, con tan sólo haber certificado una minoría de su total. Además, (B) el permiso otorgado por el SHU”T Tub Taäm contaba con dos mayorías acumuladas: (B.1) mayoría de años en los que no se encontraba gusano alguno en ningún lote; y, (B.2) aun en los pocos años en que sí había en un lote, no se presentaban en la mayoría de los frutos de ese lote.

Empero, cuando se trate de casos que carezcan de similares cifras estadísticas de ausencia de gusanos, como ocurre en muchos tipos de frutos en el mundo, no habrá una base determinante para permitir comer todo un lote de fruta sólo habiendo revisado una minoría de las mismas; es decir, habrá que revisarlas una a una, cada vez que se pretenda comer una o más frutas de un lote.

 

Casos isomorfos para permitir

 

Mas, quizá se podría aproximar una situación que bien podría ocurrir actualmente (y ser equivalente a lo dicho por el Rab Kluguer), en la que determinado tipo de fruto o verdura se presente sin gusanos, cuando proviene de cierto proveedor agrícola, y se presente con gusanos (en su minoría) cuando proviene de otro proveedor agrícola. Si una persona o empresa quisiera confirmar cuál proveedor y calidad de producción tiene delante de sí, podrá utilizar el permiso del Rab Kluguer de revisar sólo una minoría de ese lote, y así detectar que se trata de uno o de otro. En el caso en que revise la minoría y (i) no haya ningún gusano, podrá asumir que todo este lote proviene del proveedor de calidad que produce sin gusanos, y tendrá permitido el consumo de todo el resto del mismo, sin tener que revisar uno por uno; (ii) de lo contrario, tendrá que seguir revisando -uno por uno- también el resto del lote.

 

Muestreo

 

¿Cuál y cómo debe ser una muestra suficiente para que sea representativa de un total de frutos?

 Tomando en cuenta que no es tarea fácil llegar a tener en frente una situación favorable para el uso del permiso del Rab Kluguer, habrá que continuar la investigación sobre en qué se puede ser flexible y en qué no a la hora de autorizar el comienzo del consumo de un alimento sin antes haberlo revisado de Tolaïm. Hasta ahora, se ha llegado a la premisa de que es necesario revisarlas una a una, cuando se trata de frutas aun cuyo cuando su promedio -en aparición de gusano- sea bajo, aunque sea trate de pocas unidades en un lote. ¿A qué se califica como “poco” y qué se considera “como si nada”? ¿Acaso una unidad de un total de 5000?¿Acaso 1 en 1000?¿1 de 100? Aun cuando todos los años se consiga, pero sea demasiado poco su promedio de aparición, ¿acaso habrá que tomarlo en cuenta como un promedio de aparición a considerar por la Halajá para revisarlo uno a uno?¿Cuánto sería el porcentaje en el que sería depreciable?¿Cuál sería el porcentaje que calificaría para una revisión?

 

3%, 4%, 6 %

 

Al parecer, ciertas autoridades rabínicas e institutos que supervisan Cashrut comprendieron que cuando haya un promedio extremadamente bajo se considerará depreciable, y no califica siquiera como “poco”, sino como si fuera que “no hay gusanos”. En Israel, las instituciones se apoyan en un 4 %  para calificar al fruto o verdura que sí suele tener gusano, y esta cifra contó con un aval parecido por parte del Rab Shemuel Vozner, Rab Shelomó Zalman Aüerbach y Rab Yosef Elyáshib (quienes oscilaron entre 3 % y 6 %); pero, menos de este porcentaje, es considerado –por ellos- como extremadamente bajo, y no se le califica como “que suele tener gusanos”.

 

Unidad, muestra y revisión

 

¿Cómo se debe calcular la muestra?¿Cómo se determina la unidad de muestreo?

Para poder responder a estas interrogantes, primero hay que preguntarse ‘¿Qué significado tiene este porcentaje en la práctica?’ ¿Se refiere a la (A) cantidad de unidades de sacos de fruta representativos que es obligatorio descartar presencia de gusanos o se refiere a (B) la cantidad de unidades o piezas de fruta que se debe revisar? Es decir, cuando se habla de, por ejemplo, un 4 %, se podría generar dos alternativas de interpretación, que serán explicadas a través de un ejemplo {Atención: este ejemplo no debe ser tomado como único, y la persona ha de entenderlo adaptando este porcentaje (4%) a la realidad que tenga ante sí}:

A)    Interpretación 1-. Cuando se obtenga un lote de sacos de un mismo tipo de fruta, se debe tomar sólo una muestra de 4 sacos por cada 100 sacos, para descartar que no haya ningún gusano en dichos sacos. En este caso, si encontrara, aunque sea un solo gusano en estos cuatro sacos, se concluiría que “es susceptible a tener gusanos”, y, por lo tanto, se ha de revisar el resto del lote, uno por uno.

B)    Interpretación 2-. Cuando se obtenga un lote de sacos de un mismo tipo de fruta, se debe revisar y descartar la existencia de gusanos en 4 de cada 100 unidades de un mismo tipo de fruta, y, de no haber gusanos en esas 4, asumir que tampoco las hay en las 96 restantes.

 

Repercusión del sistema

 

La interpretación (A) implica que podría ocurrir que, por ejemplo, haya un solo gusano en cada uno de los cuatro sacos revisados, a sabiendas que cada saco tiene 25 frutas, y decidir que se considere a todo el lote como susceptible de gusanos. En este caso, el porcentaje real de evaluación sería susceptible por conseguir tan solo 4 de 100, para definir en qué estatus se encuentran 2500 unidades de fruta. Es decir, se podría estar hablando, en este ejemplo, de que resulta –a la final- tan solo 4 de 2500 unidades sean suficientes para obligar a revisar el resto de las frutas –de todo el lote- una por una.

En cambio, la interpretación (B) implica que tan sólo se revise 4 de cada 100 unidades de frutas. Es decir, si hay 25 frutas en un saco, sólo tendrá que revisar 1 fruta por saco; y, si no encuentra gusano en esa fruta, se permite -todo ese saco- consumirlo sin tener que revisar el resto del mismo. Este mismo proceso, se hará por cada saco.

 

Una opción más

 

Los Posekim discutieron cuál sistema se debe aplicar… Pero, quizá sea lo correcto (C) fijarse en la porción, es decir, en el total de lo que se la ha presentado a la persona para el consumo. Y, a partir, de ello, si se ve simplemente que todo esté limpio por afuera, podrá basarse en revisar el 4 % de ese total. Si no tiene gusanos, podrá proceder a empezar a consumir el resto sin tener que revisarlos uno por uno previamente. Es importante (aunque sea lo obvio) aclarar que si -mientras come- se consiguiera un gusano en el fruto, deberá retirarlo.

Resultado de imagen para arroz alta calidad

Por ejemplo, si un chef de una cocina tiene y preparará porciones de (N.E. un mismo tipo) de arroz para cien personas, entonces, habrá que figurarse como si tuviera las cien porciones ya servidas en ese momento, y, por lo tanto, revisará el volumen de arroz (crudo) que ocuparían sólo cuatro de esas cien porciones (es decir, 4 %):

 -Si encontrare Tolaïm (N.A. por ejemplo, 4 bichos o gusanos) en dicho volumen, entonces, tendrán obligación de seguir revisando el resto de todo el arroz que pretendía preparar su consumo.

 -Pero, si no encontrare nada, o si encontrare menos de cuatro en dicha muestra (y, por supuesto, retirare esos pocos gusanos o larvas que encontró), entonces, se permitirá cocinar y servir el total de (N.E. este mismo tipo de) arroz, sin necesidad de revisar el resto del volumen de arroz que planificó preparar y servir.

 

Conclusión


    Es obligatorio revisar, antes de comer, cualquier tipo verdura o fruta, si tuviera un promedio -aunque sea bajo- de presencia de gusanos.

Aunque ocurra que nunca se haya encontrado gusano alguno en cierto tipo de verdura o fruta, si ocurriera que la persona va a consumir uno o más de estos sabe que ciertamente hay un gusano adentro (por el motivo que sea), deberá abrir el fruto, revisarlo y removerlo, antes de empezar a consumirlo. Y, si no tiene la manera de revisarlo, y sabe o le consta que está allí, es prohibido comer dicho alimento.

El sistema de revisión sólo de una muestra o parte de un conjunto unidades de un tipo de frutas o verduras (como representante del total) será válido sólo en la medida en que la totalidad de lo que se planifica consumir o servir esté limpia, sin orificios ni grietas.

-Para que este muestreo sea representativo, la muestra –sobre la que se revisará y se descartará la presencia de gusanos- deberá ser de, al menos un 3 % del total a consumir, y, según otra opinión, debería ser de un 6 % del total a consumir.

-Para proceder al muestreo, primero se ha de expresar el total de alimento crudo en función de porciones que puedan llegar a ser finalmente consumidas por los seres humanos.

-Una vez obtenido este número, se procede a calcular el porcentaje (entre 3% y 6%) aplicado al total de porciones del alimento crudo (que se irá a consumir luego así o cocinado).

-Se revisa, y descarta la presencia de gusanos o bichos en la muestra seleccionada. En caso en que no se encuentre gusanos en las porciones de esta muestra, se permitirá servir y/o comer lo que resta del gran total de porciones, sin tener que revisarlas previamente antes de cocinarlas y/o prepararlas y/o empezar a comerlas.