Olvidó "Retzé" en Seüdá Shelishit... ¿Qué hacer?




 Introducción

El Bircat Hamazón es una Mitzvá que está escrita en la Torá que se recita después de haber comido pan, en cualquier día de la semana. Está compuesta por cuatro bendiciones… En el día de Shabbat, en cualquiera de sus comidas, la persona que ha consumido pan debe recitarlas intercalando un anexo especial (Meën Hameorä) encabezado con la palabra “Retzé”, justo antes de sellar la Tercera Bendición.

Como base a la presente, se debe tener en cuenta que, cuando se trata de las dos primeras Seüdot de Shabbat (viernes por la noche y sábado en la mañana), si la persona terminó y se dio cuenta de que olvidó decir “Retzé” tendría que repetir el Bircat Hamazón completo… Pero, si se dio cuenta justo antes de empezar la Cuarta Bendición del Bircat Hamazón (“Hatob Vehametib”), intercalará una bendición provisional “Baruj Atá Ad_n_y Elohenu Mélej Haölam Asher Natán Shabbatot Limnujá Leämó Yisrael Beahabá Leot Velibrit, Baruj Atá Ad_n_y Mekadesh Hashabbat”.

En la presente investigación, el objetivo será exactamente cuál debe ser el proceder  de una persona que ha tenido este mismo olvido, pero, en ocasión de Seüdá Shelishit (Tercera Seüdá de Shabbat, la cual se suele hacer después de Minjá de ese día).

 

Pregunta

 

Una persona que ha terminado de comer pan, en Seüdá Shelishit (Tercera Seüdá de Shabbat, la cual se suele hacer después de Minjá de ese día), y dijo Bircat Hamazón, olvidando decir el párrafo de “Retzé”, y se percató de este olvido justo antes de continuar con la bendición “Hatob Vehametib”, ¿qué debe hacer?

 

Argumentos

 

Olvido Sabatino

 

Antes de empezar a traer los argumentos, se debe partir de la base de que la Plegaria “Retzé” es una recitación que se inserta en medio del Bircat Hamazón, antes de finalizar la Tercera Bendición (“Boné Berajamav Binyán Yerushalayim”), y que debe agregar, sólo en un día de Shabbat, por cualquier comida que se haya consumido a través de o con pan, y en cualquiera de las tres Seüdot.

Dijo Rabenu Yaacob, el hijo del ROS”H, a través de su Libro (Tur, Oraj Jayim, Simán 188) que (si una persona olvidara recitar “Retzé” en el Bircat Hamazón, y se percatara antes de que empiece a recitar la Bendición de Hatob Vehametib) deberá decir la Bendición (con el Nombre del Todopoderoso): “Baruj Atá Ad_n_y Elohenu Mélej Haölam Shenatán Shabbatot Limnujá Leämó Yisrael Beahabá Leot Velibrit, Baruj Atá Ad_n_y Mekadesh Hashabbat”… Líneas más adelante escribió el Tur diciendo que esto (Bendición de Shenatán) sólo habrá que recitarlo en caso de que no haya empezado aun la Bendición Hatob Vehametib, pues, de lo contrario, deberá volver al comienzo del Bircat Hamazón y volverlo a decir correctamente.

 ואם טעה ולא הזכיר של שבת אומר בא"י אמ"ה שנתן שבתות למנוחה לעמו ישראל באהבה לאות ולברית בא"י מקדש השבת:

 והא דסגי בהך ברכה ה"מ דלא פתח בהטוב והמטיב אבל פתח בהטוב והמטיב חוזר לראש

Más adelante, escribió el Tur que (si una persona olvidara recitar “Yaälé Veyabó” en el Bircat Hamazón de Rosh Jodesh, y se percatara antes de que empiece a recitar la Bendición de Hatob Vehametib) deberá decir la Bendición (sin el Nombre del Todopoderoso): “Baruj Shenatán Rashé Jodashim Leämó Yisrael Lezicarón”.


ואם טעה ולא הזכיר בה של ר"ח אומר ברוך שנתן ר"ח לעמו ישראל לזכרון 

 

Tercer Banquete


Continuó el Tur, líneas más adelante, regresando al tema de Shabbat, en nombre de su hermano Rabenu Yejyel que: en un caso en que una persona haya olvidado recitar “Retzé” en el Bircat Hamazón de la Seüdá Shelishit (Tercera Seüdá de Shabbat, la cual se suele hacer después de Minjá de ese día), y el que la recita todavía no haya empezado a recitar la bendición de “Hatob Vehametib”, haría falta hacer una investigación exhaustiva para saber si es o no obligatorio “volver” (recuperar).

 וכתב אחי ה"ר יחיאל ז"ל ובסעודה ג' של שבת צ"ע אם מחזירין אותו 


Es necesario dejar claro que el Rabenu Yejyel sí estaría seguro de recuperar este olvido para las primeras dos Seüdot, la de la noche (Seüdá Rishoná) y la del día (Seüdá Sheniyá), tal y como lo señalara el Tur, unas líneas antes, pero, no está seguro de recuperar este olvido, para Seüdá Shelishit.

Continuó el Tur explicando que la duda que inquietó al Rabenu Yejyel se suscitó porque tomó en cuenta la posición del Rabenu Tam, quien dijo que la Mitzvá de hacer Seüdá Shelishit se puede cumplir (a diferencia de las primeras dos Seüdot de Shabbat) con otras especies alimenticias (aunque sea sin pan). Y el Rabenu Yejyel dedujo que el Rabenu Tam, de seguro, no dictaminaría –en un caso así- que (los Sabios) le hagan “volver” (recuperar) la recitación del “Retzé”, en caso de haberlo olvidado durante la recitación del Bircat Hamazón por el pan que comió en Seüdá Shelishit.

 לר"ת דאמר שיוצא במיני תרגימא בלא פת ודאי אין מחזירין אותו אפילו אם אכל פת דדמי לר"ח ולדברי המפרשים שצריך פת דילפינן מג"פ דכתיב היום גבי מן שהוא במקום פת לדידהו מחזירין אותו ע"כ


Aclaró el Tur, también en nombre de su hermano Rabenu Yejyel, que este dictamen es similar a lo que tendría que hacerse en Rosh Jodesh, en un caso así. Empero, indicó que los otros Rishonim (que sí sostienen que -en Shabbat- ciertamente sea obligatorio comer pan en todas las tres Seüdot, porque el versículo de la Torá –Parashat Beshalaj- lo insinúa, repitiendo tres veces la palabra Hayom vinculada al “Man” que funge en lugar del “Pan de Shabbat”) sostienen que sí debe “volver” (recuperar) la recitación del “Retzé”, en caso de haberlo olvidado durante la recitación del Bircat Hamazón por el pan que comió en Seüdá Shelishit.

 

Duda conjunta

 

El Bet Yosef (O.J., Simán 188), ante lo recientemente escrito (por Rabenu Yejyel), dijo que todo esto (la suscitación de esta duda) fue registrado igualmente por los Tosafot (Berajot, 49:2, N.E. Sucá, Hoja 27), el Mordejí y el RASHBA”M (Pérek “Sheloshá Sheajelú”), además de Rabenu Yejyel.

 וכתב אחי ה"ר יחיאל ובסעודה שלישית של שבת צ"ע אם מחזירין אותו וכו' כל זה כתבו התוספות (שם:) והמרדכי והרשב"ם בפ' שלשה שאכלו 


Fuerza del hábito

 

Dice el Hagahot Maimoniyot (Halajot Shabbat, Pérek 2), en nombre del RAABI”A, que ya que se ha acostumbrado el mundo (la gente) a recordar “Retzé” (en todos y cada Bircat Hamazón de Shabbat), y, considerando que la gente ha acostumbrado a bendecir Bircat Hamazón teniendo en cuenta que se ha de recordar “Retzé” después de cada consumo de pan en Shabbat: los Sabios lo catalogaron como -si fuera- una Jobá (obligación). Y (la prueba es que) así lo dictaminó el BAHA”G, sobre la Tefilat Ärbit, diciendo que, aunque se trate de una plegaria básicamente de Reshut (opcional), no obstante, una vez que la persona haya tomado la iniciativa de recitarla (en su tiempo), se volverá –para sí- obligatorio –desde ese momento- recitarla (la Tefilá de Ärbit) en lo sucesivo, para siempre.


והגהות מיימון כתבו בפרק ב' בשם ראבי"ה דכיון דנהוג עלמא להזכיר וגם בירך על דעת להזכיר שויוה עליהם כחובה וכה"ג פסק בה"ג גבי תפלת ערבית אע"פ שהיא רשות כיון שהתחיל להתפלל שויוה עליה כחובה ע"כ ומדברי ת"ה בסי' ל"ח יתבאר לך דלא קי"ל הכי

De la misma manera, se podrá decir sobre alguien que ya comió pan en Seüdá Shelishit (y haya dicho Retzé) por primera vez… Se convierte en una obligación (quizá por medio de una promesa tácita propulsada por la fuerza de haber hecho una costumbre de Mitzvá aunque haya sido solo una primera vez). Por lo tanto, si a alguien se le olvidara recitar “Retzé” en el Bircat Hamazón de Seüdá Shelishit, tendrá que indefectiblemente recuperarlo, bajo esta perspectiva del RAABI”A.

  

Terumat Haddeshen

 

Dice el Bet Yosef que, según el Terumat Haddeshen (Simán 38), no se estableció –para ellos- ese dictamen del RAABI”A, y, por lo tanto, recordar “Retzé” en el Bircat Hamazón de Seüdá Shelishit de Shabbat no fue estipulado con un carácter obligatorio, (es decir, no fue estipulado hasta tal punto en que si no lo dijera, debiera repetirlo).


ומדברי ת"ה בסי' ל"ח יתבאר לך דלא קי"ל הכי


Al hojear dicha referencia del Terumat Haddeshen, efectivamente registró su apreciación a propósito del tema sobre la recitación de Äl Nisim en el Bircat Hamazón… En medio de su disertación, recordó lo que dijo el RAABI”A, y dijo que no estaba de acuerdo con su posición, y basó su oposición en un pasaje del Talmud Yerushalmi, pero, sin recopilarlo ni explicar el porqué de su contraposición.

Se podría aproximar una explicación, sobre la opinión del Terumat Haddeshen, y decir que el motivo para considerar que el consumo de pan que haya hecho una persona -en Seüdá Shelishit- no generará forzosa e íntegramente una costumbre (de comer pan cada vez que haya una Seüdá Shelishit ni) de que haya de quedar fija para siempre, hasta el punto en que, tampoco el recuerdo de “Retzé” (en Bircat Hamazón en esa Seüdá) pueda lograr fijar una obligación en esta persona, debido a que, al fin y al cabo, es producto de una voluntad de comer o no un alimento (ej. pan). En otras palabras, el consumo de pan en Seüdá Shelishit no implica la iniciativa de una costumbre de Mitzvá, y, por ende, tampoco un compromiso –de ahora en adelante- a diferencia de la Tefilá de Ärbit (que era la prueba que trajo el RAABI”A en base al BAHA”G), la cual no depende nada del apetito físico de la persona, sino únicamente de haber sometido su voluntad a la realización de una Mitzvá opcional (en aquel caso, recitar la plegaria de Ärbit).

 

Seüdá Shelishit vs Rosh Jodesh

 

El Shulján  Äruj (O.J., Simán 188:8) dijo que el dictamen de la Seüdá Shelishit de Shabbat es equivalente a la de Rosh Jodesh.


סעודה שלישית בשבת דינה כראש חודש


El Shulján Äruj (188:7) había dictaminado -previamente- que la recuperación, por no haber recordado el Rosh Jodesh (no haber dicho “Yaälé Veyabó”), no exigiría nunca volver al principio del Bircat Hamazón, y, aun percatándose de su olvido antes de recitar la bendición de “Hatob Vehametib”, no se le exigiría la recuperación de la Bendición sustitutiva pronunciando el Nombre del Todopoderoso, y sólo dirá “Baruj Asher Natán Rashé Jodashim Leämó Yisrael Lezicarón”.

אם טעה ולא הזכיר בה של ר"ח בין ביום בין בלילה אומר ברוך אשר נתן ראשי חדשים לעמו ישראל לזכרון ואינו חותם בה והוא שנזכר קודם שהתחיל הטוב והמטיב


Se deduce que, de igual manera, el Shulján  Äruj (O.J., Simán 188:8) podría estaría dictaminando –en relación al Bircat Hamazón de Seüdá Shelishit- que la recuperación por no haber recordado el Shabbat (por haber omitido “Retzé”) no exigiría nunca volver al principio del Bircat Hamazón, y, aun percatándose de su olvido antes de recitar la bendición de “Hatob Vehametib”, no se le exigiría la recuperación de la Bendición sustitutiva pronunciando el Nombre ni Reinado del Todopoderoso, así como tampoco el “Baruj Mekadesh Hashabbat” (y sólo dirá “Baruj Asher Natán Shabbatot Limnujá Leämó Yisrael Beahabá Leot Velibrit”).

 

Obligatoriedad del pan

 

Por otro lado, cabe recordar que el Shulján Äruj (291:5) concluyó, en otro dictamen, que se debe comer pan en Seüdá Shelishit… Primeramente presentó cuatro opiniones que difieren sobre qué se debe hacer para cumplir con la Mitzvá de Seüdá Shelishit. La primera opinión sostiene que debe ser con pan, y las siguientes tres no sostienen que deba ser con pan necesariamente; estas tres (opiniones) difieren en cuáles alimentos, como mínimo, deben ser consumidos para hacer valer el cumplimiento de esta Mitzvá. El Shulján Äruj mismo, después de haber expuesto estas cuatro, decidió que la primera es la principal, a menos que la persona se encontrara harto de comer (caso en el que se le permitiría acatar las otras opiniones).

צריך לעשותה בפת ויש אומרים שיכול לעשותה בכל מאכל העשוי באחד מחמשת מיני דגן וי"א שיכול לעשותה בדברים שמלפתים בהם הפת כבשר ודגים אבל לא בפירות וי"א דאפילו בפירות יכול לעשותה וסברא ראשונה עיקר שצריך לעשותה בפת אא"כ הוא שבע ביותר

 

¿Qué se come en Rosh Jodesh?

 

Considerando esto, decir que Seüdá Shelishit sea equivalente a una Seüdá de Rosh Jodesh, bajo el punto de vista de la obligatoriedad de comer pan, no sería del todo correcto. Y, si es así, quizá tampoco sería acertado decir que la Bendición sustitutiva del Retzé (Baruj… Asher Natán Shabbatot…) tenga que decirla (en caso de olvido) prescindiendo del Nombre y Reinado del Todopoderoso (“Ad_n_y Elohenu Mélej Haölam”) y del Sello (frase final “Baruj Atá Ad_n_y Mekadesh Hashabbat”) de la bendición (a diferencia de cómo ocurriría con el Bircat Hamazón de Rosh Jodesh, en caso de haber olvidado Yaälé Veyabó).

En otras palabras, del dictamen en el Simán 188, se deduce que sostiene que no es obligatorio comer pan en Seüdá Shelishit (como Rabenu Tam), mientras que el dictamen, en el Simán 291, concluyó que básicamente sí hay que hacer lo posible por comer pan. Y, si es así, habría una contradicción entre dos incisos del Shulján Äruj…

 

188 vs 291

 

La contradicción que se acaba de dejar en evidencia fue captada por el BA”J (O.J., Simán 188), quien detectó que, del inciso 188 que dice que la norma de Seüdá Shelishit  es equivalente a la norma de una Seüdá de Rosh Jodesh, de lo que se desprende que el Shulján Äruj sostiene como Rabenu Tam, quien sostiene que se cumple comiendo dulcería (merienda, es decir, alimentos sin pan), y no es obligatorio comer pan así como no lo es en Rosh Jodesh. Pero, del inciso 291, detectó que sí es obligatorio comer pan en Seüdá Shelishit, y, por lo tanto, no sería equivalente a Seüdá de Rosh Jodesh.

 

La Duda que despejó una Contradicción

 

El mismo BA”J (Simán 188) respondió que no hay contradicción, y supuso que el Shulján Äruj sostiene que hay una duda en este tema sobre si se debe comer pan o no en Seüdá Shelishit, lo que llevó al Shulján Äruj a decidir ser exigente en todas las repercusiones de esta duda… Por un lado, dictaminó que, para fines de saber si se dice una Bendición con el nombre del Todopoderoso, ante una duda como ésta (sobre si era obligatorio comer el pan en Seüdá Shelishit), se aplicará la regla -en asuntos de Berajá- de Safek Berajot Lehakel (cuando hay duda sobre si es o no necesario recitar una bendición con el Nombre del Todopoderoso, se debe transigir), y se justifica que se haya expresado (Simán 188) diciendo que “la Seüdá Shelishit tiene la misma norma que una Seüdá de Rosh Jodesh” (por lo que se podría justificar, desde este punto de vista, omitir el Nombre y Reinado del Todopoderoso en la Berajá sustitutiva -en caso de olvido- de Retzé)



De esta manera, se estaría siendo exigente de no pasar por la duda (posibilidad) de trasgredir el mandamiento de “no levantar (pronunciar) el Nombre del Todopoderoso en vano”. Pero, cuando se deba tomar la decisión -ante la duda- sobre si –en la práctica- se debe comer pan (en Seüdá Shelishit), decidió el Shulján Äruj (Simán 291) por la opinión más exigente de esta duda (es decir, comer pan).

 

Se genera otra inconsistencia

 

Por otro lado, no se entiende muy bien (en su demostración) la explicación del BA”J, si se interpretara –como hasta este punto de la investigación- que la equivalencia entre Seüdá Shelishit y Rosh Jodesh pronunciada por el Shulján Äruj correspondiera al detalle que {se ha de omitir el Nombre y Reinado del Todopoderoso en la pronunciación de la Bendición de “Asher Natán Shabbatot” debido a “Safek Berajot Lehakel”}. Esta forma de explicar -al Shulján Äruj- podría generar la dificultad siguiente… Si bien –aplicando “Safek Berajot Lehakel”- se estaría cumpliendo con un lado de la duda (el lado que no exige comer pan), se estaría faltando al otro lado (de la duda que sí exige comer pan) que –por no recordar el Shabbat debidamente- estaría catalogando al Bircat Hamazón como inválido, pues se omitió el “Retzé” y a su debido sustituto; esto implicaría en que, continuar con la bendición de “Hatob Vehametib” sería improcedente (e innecesario), y, por lo tanto, sería catalogada como una Bendición con el Nombre del Todopoderoso pronunciada en vano. Es decir, de cualquier manera, toda vez que persista la duda, no habría una salida que se esquive la posibilidad de llegar a decir una Bendición en vano. Por ello, se hace difícil entender la explicación del BA”J toda vez que se interpreta que el Simán 188 (inciso 8) diciendo que la Seüdá Shelishit es equivalente a la Seüdá de Rosh Jodesh en cuanto a la pronunciación de la Bendición sustitutiva de Retzé (“Asher Natán Shabbatot”).

 

No Repetir Bircat Hamazón

 

Y quizá se podría alegar que, a lo que se refirió el BA”J, en su interpretación al Shulján Äruj (Simán 188), es que la equivalencia entre ambas Seüdot (de Seüdá Shelishit y la Seüdá de Rosh Jodesh) se activa en el momento en que una persona haya terminado el Bircat Hamazón sin haber dicho Retzé o cuando (habiendo olvidado decir “Retzé”) ya comenzó a recitar la bendición de “Hatob Vehametib”.  De esta manera, se justifica que, por “Safek Berajot Lehakel”, no se repita el Bircat Hamazón de Shabbat, similarmente a cómo ocurriría con una Seüdá de Rosh Jodesh, en las mismas condiciones.

 

Costo de la solución

 

Hasta ahora, se ha deducido -del Shulján Äruj 188_8 - que no hay obligación (ni tampoco es permitido) repetir el Bircat Hamazón, a pesar de haberse percatado, al finalizar todo el Bircat Hamazón, de que  olvidó decir “Retzé”.

Pero, sí cabría preguntar, ahora, bajo el punto de vista del BA”J: ¿cuál sería la actitud a tomar, cuando la persona se haya percatado de este olvido, en medio, justo antes de recitar la Bendición de Hatob Vehametib,  después de que terminó la Bendición de “Boné Berajamav Binyán Yerushalayim”?

(A) ¿Se debería recitar la Bendición completa de “Asher Natán Shabbatot” (incluyendo el Nombre y Reinado del Todopoderoso), logrando así cumplir con la Mitzvá de Bircat Hamazón según todas las opiniones, pero, arriesgándose a que, según la opinión que sostiene que no haría falta recuperar nada, determine que se ha dicho una bendición (“Asher Natán”) en vano?

(B) ¿O acaso no debería ser dicha esta Bendición completamente (con el Nombre y Reinado), arriesgándose a que, según la otra opinión, no se considere que recordó el debidamente el Shabbat en el Bircat Hamazón y se considere incumplida la Mitzvá de Bircat Hamazón, aparte de que la siguiente bendición de “Hatob Vehametib” sería invalidada, y, por ende, en vano –en caso de que fuera seguidamente- pronunciada?


Por consiguiente, considerando que cualquiera de las soluciones implica traspasar, al menos, por una prohibición de pronunciar una Bendición (con el Nombre del Todopoderoso) en vano; habrá que inclinarse, quizá, por la opción (A) que asegure el cumplimiento efectivo  –y seguro- de la obligación de recitar Bircat Hamazón de Seüdá Shelishit. Por lo menos, se justificaría el problema de pasar por una duda de haber dicho la Berajá de “Asher Natán” en vano, con tal de cumplir –de seguro- con el Bircat Hamazón. Pero, si se seleccionara la otra opción (B), quedaría con la duda de haber hecho la Berajá “Hatob Vehametib” en vano y con la duda sobre si cumplió con el Bircat Hamazón.

 

Efecto del Olvido en Ämidá

 

No obstante, todavía cabe hacer un análisis más sobre este dilema… ¿Cuál sería la repercusión si una persona se olvidara recordar Meën Hameorä (el agregado que se inserta en medio de la Ämidá, en días Especiales) en la Tefilá?¿Cómo se cataloga la Ämidá de Shajarit o de Minjá que un hombre recitó, olvidando decir Yaälé Veyabó de Rosh Jodesh? Si bien es cierto que la Halajá obligaría a esta persona a repetir dicha Tefilá, ¿acaso eso significa que la Ämidá que hizo implicó haber dicho las 19 bendiciones (allí contenidas) en vano? Según como se entiende de la mayoría de  los Poskim, haber dicho una Ämidá sin recordar Meën Hameorä en un día de Yom Tob o Rosh Jodesh, implica una catalogación “no del todo en vano” para todas las bendiciones que conforman la Ämidá. Esto es lo que se conoce como “Karob Lihyot Berajá Lebatalá” (cercana está de ser una Berajá Lebatalá), y es como si lo que ocurrió fue un defecto en las Bendiciones que pronunció, pero, no hasta el punto en que las invalidó por completo…

Y, en especial, cuando se analiza la naturaleza de la inserción de Meën Hameorä, en el Bircat Hamazón, se debe destacar que la mayoría de los Poskim sostienen que es una Orden o Decreto de los Sabios… Por consiguiente, si una persona recitó Bircat Hamazón, cuya naturaleza es una Orden de la Torá, y se da cuenta de que olvidó pronunciar  Meën Hameorä (por ejemplo, “Retzé”, en Shabbat): siendo que sí cumplió con las palabras que Ordenó la Torá de recitar Bircat Hamazón, se hace difícil calificar su Bircat Hamazón como “en vano”, por el hecho de no haber cumplido con la Orden de los Sabios de pronunciar Meën Hameorä. Y, si bien los Sabios ordenaron, en un caso así, repetir el Bircat Hamazón entero para recuperar el Meën Hameorä que olvidó, eso no quiere decir que (lo ordenaron porque) consideraron que la persona incumplió con la Mitzvá de “Berajtá” (de decir Bircat Hamazón) de la Torá, sino porque los Sabios hicieron un Decreto Rabínico de que se debe, a toda costa, decir un Bircat Hamazón con Meën Hameorä en Shabbat. Y, por ello, al olvidarlo, se debe recuperar…

 

 

Asegurar al Precepto de la Torá

  

Una vez demostrado que el Bircat Hamazón de la Torá no se invalida, por el hecho de haber olvidado decir Retzé, quizá la decisión a tomar (considerando lo dicho por el del BA”J) para el caso en cuestión de Seüdá Shelishit, en el que “una persona haya olvidado decir Retzé”, y terminó de decir la tercera bendición del Bircat Hamazón, pero todavía se encuentra antes de empezar la cuarta Berajá: considerando que (1) hay una Duda Halájica sobre si era obligatorio (o no) comer el pan (que ya comió), lo que implica en que se suscite una Duda Halajá sobre si los Sabios obligarían o no a repetir el olvidado Meën Hameorä, y considerando que (2) la misión de decir Bircat Hamazón de la Torá básicamente se ha cumplido –a pesar de dicho olvido- se podría inferir que sea preferible la opción (B) y no la opción (A).

Es decir, aun bajo la perspectiva del BA”J, podría ser preferible (B) “No” Recitar la bendición “Baruj Atá Ad_n_y Elohenu Mélej Haölam Asher Natán…”, (3) pues se evita así pronunciar esta Berajá (de “Asher Natán”) Lebatalá (en especial, cuando ésta no es una bendición frecuente perteneciente al contenido común propio de cada Bircat Hamazón), aunado a que (4) recitar “Hatob Vehametib” (con el Nombre del Todopoderoso) ya no sería catalogado como Lebatalá (en vano), debido a que corresponde a un Bircat Hamazón que (hasta Boné Berajamav Binyán Yerushalayim) ya había cumplido con los requisitos mínimos legales exigidos por la Torá (a pesar del olvido del Retzé). De esta manera, no se traspasa por ninguna prohibición de la Torá de decir el Nombre del  Todopoderoso en vano (ni en “Asher Natán” ni en “Hatob Vehametib”), y –según todas las opiniones- se cumple básicamente con la Orden de la Torá de recitar Bircat Hamazón.


En cambio, no podría no serle preferible (al BA”J) seleccionar la opción (A) de “Sí” Recitar la bendición “Baruj Atá Ad_n_y Elohenu Mélej Haölam Asher Natán…”, pues, si bien se cumpliría –según todas las opiniones- con el mandato de la Torá y también el de los Sabios de recitar Bircat Hamazón recordando Meën Hameorä, por otro lado, resultaría –de seguro- en una Berajá Lebatalá (en vano), según la opinión que sostiene que no era obligación comer el pan que comió en Seüdá Shelishit.

 

¿Sin Nombre o nada?

 

¿Qué es lo correcto en este caso?¿No recitar la Bendición de “Asher Natán” del todo, o sí decirla sin pronunciar el Nombre y Reinado del Todopoderoso?

 

Hasta ahora se han analizado varios enfoques en relación a este tema… Pero, antes de expresar una conclusión, será conveniente verificar cuál sería la opinión del Shulján Äruj en este aspecto… Para ello, se recurrirá al inciso del Shulján Äruj pertinente al respecto de estas preguntas.

Dice el Shulján Äruj (188:8): la Seüdá Shelishit tiene la misma norma que una Seüdá de Rosh Jodesh. A sabiendas que el Shulján Äruj venía hablando –desde antes- sobre la recitación de la bendición sustitutiva de Yaälé Veyabó en Rosh Jodesh (Asher Natán Rashé Jodashim…) y de las primeras dos Seüdot de Shabbat (Baruj Asher Natán Shabbatot), cabe señalar, entonces, que el símil al que hace referencia el Shulján Äruj aquí, en el inciso 8, se refiere también al tema de “Asher Natán Shabbatot” (Shabbat) en equivalencia al “Asher Natán Rashé Jodashim” (Rosh Jodesh).

 

Safek Berajot Lehakel

 

El Maguén Abraham, a través del Simán 188 (S.K. 16) dijo que, a pesar de que, en principio, persiste una obligación de comer pan en Seüdá Shelishit, tal y como lo dictaminó el Shulján Äruj en el Simán 291: de todas maneras, considerando que hay quienes opuestamente sostienen (refiriéndose a las otras tres opiniones allí escritas, en ese mismo capítulo 291) que no es obligatorio comer pan en Seüdá Shelishit (se genera una Duda Halájica con repercusión en el tema de bendiciones, y, por ello) el Shulján Äruj llegó a la conclusión (inciso 7) de que no se vuelva a decir Bircat Hamazón (en caso de haber olvidado decir Retzé) en dicha ocasión (de Seüdá Shelishit), debido a Safek Berajot Lehakel (“que, cuando persiste una Duda Halájica, se debe transigir en la pronunciación de la Bendición correspondiente”). Asimismo, cualquier Seüdá que una persona coma, en adelante, por ejemplo, una cuarta Seüdá, tampoco deberá “volver” al inicio del Bircat Hamazón (en caso de olvido de Retzé). Continuó el Maguén Abraham: diciendo “se deduce de sus explicaciones, que si había terminado las tres primeras bendiciones del Bircat Hamazón, sin haber empezado aun la bendición ‘Hatob Vehametib’, deberá intercalar ‘Baruj…’ tal y como lo haría en Rosh Jodesh.


Se deduce, del Maguén Abraham, que en un caso así, la bendición que se ha de decir, en estos casos, es “Baruj Asher Natán Shabbatot Limnujá Leämó Yisrael Beahabá Leot Velibrit”, sin el Nombre y Reinado del Todopoderoso (y sin el sello propio de dicha bendición), así como en Rosh Jodesh se diría “Baruj Asher Natán Rashé Jodashim Leämó Yisrael Lezicarón”, sin el Nombre y Reinado del Todopoderoso (y sin un sello de bendición), y, de esta manera, explicó que “la Seüdá Shelishit tiene la misma norma que una Seüdá de Rosh Jodesh.

 

Jerarquía… Shabbat vs Rosh Jodesh

 

Por otro lado, el autor del Libro Nehar Shalom y el autor del Biúr Halajá disertaron sobre ¿cuál es el motivo por el que, en Rosh Jodesh, en caso de olvido de Yaälé Veyabó, percatándose justo antes de empezar “Hatob Vehametib”, se dice la bendición (sin el Nombre del Todopoderoso) “Baruj Asher Natán Rashé Jodashim Leämó Yisrael Lezicarón”?

Respondieron ambos Sabios que, si bien el por qué, en Rosh Jodesh, no habría que “volver” (repetir) nunca un Bircat Hamazón entero, en caso de percatarse de que olvidó intercalar “Yaälé Veyabó”: es debido a que este día no establece una obligación de comer pan (y no se calificaría como una falta que necesite ser recuperada a como dé lugar). Y, es a esto que se el Shulján Äruj usó como punto de comparación para afirmar que “la Seüdá Shelishit tiene la misma norma que una Seüdá de Rosh Jodesh.

Pero, cuando van a responder el motivo del por qué decir la bendición “Baruj Asher Natán…” –en Rosh Jodesh- sin mencionar el Nombre y Reinado del Todopoderoso (cuando se percataron del olvido de Yaälé Veyabó justo antes de Hatob Vehametib), respondieron (el Nehar Shalom y Biúr Halajá) otro motivo, y dijeron, teniendo como fuente al texto de Rabí Aharón Haleví, que el día de Rosh Jodesh es importante pero no tanto como la importancia del Shabbat. Por consiguiente, concluyeron que, en Shabbat, aun tratándose de Seüdá Shelishit, si una persona olvidó decir Retzé, y se percató de este  olvido justo antes de “Hatob Vehametib”, sí podrá recitar completamente la bendición de recuperación Baruj Atá Ad_n_y Elohenu Mélej Haölam Asher Natán Shabbatot Limnujá Leämó Yisrael Beahabá Leot Velibrit, Baruj Atá Ad_n_y Mekadesh Hashabbat” , debido a que la importancia mayor del día de Shabbat requiere de que así sea. En otras palabras, esta norma no está incluida en el inciso 8…, y se estaría generando una discusión entre estos Sabios frente al Maguén Abraham.

 

 AR"I Hakadosh

 

El Ben Ish Jay dijo que, según el AR”I Hakadosh, la Seüdá Shelishit de Shabbat es una obligación con naturaleza Mide_Oraitá. Y, si es así, si una persona olvidó decir “Retzé” en el Bircat Hamazón de Seüdá Shelishit, deberá “volver” y repetir todo el Bircat Hamazón, en caso de haberse percatado al finalizar o aunque sea después de haber empezado “Hatob Vehametib”.

Pero, {los Sabios que van sólo según el legado de Halajá} no sostienen así, tal y como se ha mencionado con anterioridad… Y hay quienes sostienen que, aun tomando en cuenta lo dicho por el AR”I Hakadosh, cuando se trata de una Halajá que contradice al Shulján Äruj, al menos en asuntos de Berajot, se toma en cuenta el dictamen del Shulján Äruj (en este caso, al Simán 188_8).

 

Conclusión

 

Una persona que ha comido pan, en Seüdá Shelishit, lo suficiente como para recitar  Bircat Hamazón, y olvidó decir el párrafo de “Retzé”, y no se percató de este olvido sino “después” de haber empezado a recitar la Cuarta Berajá de Bircat Hamazón (“Hatob Vehametib”), no tendrá que repetir el Bircat Hamazón, debido a esta falta, tal y como lo dice el Shulján Äruj (188:8).

Una persona que ha comido pan, en Seüdá Shelishit, lo suficiente como para recitar  Bircat Hamazón, olvidó decir el párrafo de “Retzé”, y no se percató de este olvido sino hasta “justo después” de haber terminado la Tercera Berajá de Bircat Hamazón (“Boné Berajamav Binyán Yerushalayim, Amén”), antes de continuar con la Cuarta Bendición (“Hatob Vehametib”), dirá la siguiente bendición “Baruj Asher Natán Shabbatot Limnujá Leämó Yisrael Beahabá Leot Velibrit” (nótese que no se pronuncia el Nombre, ni Reinado del Todopoderoso, ni tampoco el sello final propio de esa bendición).

Comments