Num. 258 Shehejeyanu por ropa y calzado



Introduccíón


Una de las bendiciones más conocida por todos, es la Berajá de “Shehejeyanu”, la cual es sinónimo de renovación e innovación, como lo hemos constatado, a través de Vaibárej David (Num.18), en una edición anterior. En aquella ocasión, se disertó acerca de los frutos sobre los cuáles se ha de bendecir Shehejeyanu, y sobre los cuáles no…

En esta ocasión, le ha tocado el turno a las vestimentas que la persona usa, ante lo cual cabe la duda sobre qué tipo de ropa merece una dedicación de una Berajá de Shehejeyanu y cuál no…

Se escucha, en muchas ocasiones, lo aparentemente obvio de bendecir por un traje nuevo la bendición de Shehejeyanu…, pero, quizá más allá de un traje la pregunta radicaría si por cualquier otra indumentaria, vestido, camisa, pantalón, sombrero o incluso un par de zapatos es obligatoria y válida la recitación de esta bendición con el Nombre del Todopoderoso…

La importancia de este tema tiene una repercusión inmensa, empezando por lo más importante: no cometer el error de mencionar, en vano, el Nombre del Todopoderoso por una bendición incorrecta, pues sería equivalente a trasgredir el tercero de los diez mandamientos. Y, por supuesto, la relevancia de este tema radica en que la persona pueda cumplir efectivamente con su obligación de agradecer –a tiempo- al Creador por haber sido dotado de vida, mantenido, y llegado al momento de disfrutar en este mundo en forma tan especial como corresponde a la bendición de Shehejeyanu.


Preguntas

 

¿Es válido y permitido recitar la Bendición “Shehejeyanu” por ponerse un traje o vestido? ¿Qué pasaría en el caso de una camisa y pantalón nuevos?

¿Es correcto bendecir Shehejeyanu, aunque sea por el estreno de un sombrero o de incluso un par de zapatos?

 

Argumentos


Estrenando

 

Está escrito, en la Mishná, en Maséjet Berajot (54:1), que una persona que construyó una casa nueva, y compró objetos (ropa nueva), dirá “Shehejeyanu Vekiyemanu Vehiguiänu Lazemán Hazé”

בנה בית חדש וקנה כלים חדשים אומר ברוך שהחיינו וקיימנו והגיענו לזמן הזה

En la Guemará, está escrito, en nombre de Rab Huná, que si una persona adquiriera una ropa que no es semejante a ninguna de las que ya tiene, deberá recitar esta bendición (por la ropa nueva). Pero, si ya tuviera ropas similares a esta nueva adquisición, no dirá Shehejeyanu. Rabí Yojanán no estuvo de acuerdo con este enfoque, y dice, que esta bendición se ha de recitar por una ropa adquirida, sea o no semejante a las que ya tiene.

א"ר הונא לא שנו אלא שאין לו כיוצא בהן אבל יש לו כיוצא בהן א"צ לברך ור' יוחנן אמר אפילו יש לו כיוצא בהן צריך לברך  מכלל דכי קנה וחזר וקנה דברי הכל אין צריך לברך

En otra versión del Talmud, está escrito que Rab Huná sostiene que hay que decir Shehejeyanu sobre una ropa nueva… Y Rabí Yojanán dijo que, aunque haya adquirido una ropa, se haya desecho de la misma, y la haya vuelto a adquirir (esa misma), dirá Shehejeyanu sobre ésta. En base a esta versión, según todas las opiniones, se recita Shehejeyanu por cualquier ropa nueva que la persona haya adquirido, aunque tenga similares previamente en su posesión.

א"ד אמר רב הונא לא שנו אלא שלא קנה וחזר וקנה אבל קנה וחזר וקנה אין צריך לברך ור' יוחנן אמר אפילו קנה וחזר וקנה צריך לברך מכלל דכי יש לו וקנה דברי הכל צריך לברך

 

Semejante al inventario  (Opinión 1)


El RI”F (Berajot, Pérek  9) dictaminó como la segunda versión, apuntando hacia la opinión de Rabí Yojanán…, y, con más razón, dictaminará que se recita Shehejeyanu por una ropa, a pesar de que tenga similares en su posesión

 El RAMBA”M (Berajot, 10:1), por su parte, dictaminó igualmente que se recita Shehejeyanu, aunque sea por la adquisición de ropa similar a la que ya tiene…

 

Importancia y Prestigio  (Opinión 2)


Los Tosafot (59:2, DH “Ve_Rabí Yojanán Amar”) dictaminaron como la opinión de Rabí Yojanán, en su segunda versión, y, por lo tanto: una persona que adquiere una ropa, aunque sea que ya tiene en su posesión piezas semejantes, y, más aún, aunque sea que la adquirió (la vendió o cedió) y luego la volvió a adquirir (recuperar), dirá Shehejeyanu por esta nueva adquisición. 

והלכתא כר' יוחנן אליבא דלישנא בתרא אפילו קנה והדר קנה שהיו לו כלים חדשים כיוצא באלו צריך לברך דקי"ל כרבי יוחנן לגבי דרב מכ"ש דלגבי רב הלכתא כוותיה 

El R”I, por su parte, aporta su opinión acotando que la bendición de Shehejeyanu recae, según este dictamen, únicamente cuando la adquisición haya sido de una ropa de importancia..., lo que dedujo del hecho que el Talmud encabezó la lista (de casos que motivan la mención de esta bendición) con la “construcción de una casa”. Y así como la construcción y adquisición de una casa es algo considerablemente relevante, deberá ser así también para los siguientes elementos de la lista por los que se bendice ésta, es decir, la adquisición de ropa nueva justifica que se diga Shehejeyanu, en la medida en que sea considerada como una ropa importante. Pero, ropas de no sean importantes, como por ejemplo un par de zapatos, de calcetines, una bata o algo por el estilo: “no es necesario” bendecir Shehejeyanu.

ואומר ר"י דוקא בבגדים חשובים דומיא דבית חדש נקט כלים חדשים אבל שאינם חשובין כ"כ כמו מנעלים ואנפליאות וחלוק וכיוצא בהן אין צריך לברך בירושלמי א"ר חייא בר אבא לא סוף דברים חדשים אלא אפי' שחקים כאילו חדשים הן ר' יעקב בשם רבי חייא בר אבא אמר קנה אומר שהחיינו ניתן לו אומר הטוב והמטיב לבש בגדים אומר מלביש ערומים וצ"ע בגמרא שלנו דלא אשכחן הטוב והמטיב אלא בדאיכא אחרינא בהדיה

Terminan los Tosafot evocando al Talmud Yerushalmi, a través del que Rabí Jiyá Bar Abá dijo que, aunque la ropa haya sido usada (por otra persona), si para la persona es nueva, entonces, dirá Shehejeyanu.

De cualquier manera, se podría deducir, de los Tosafot, en especial bajo el enfoque del R”I, que la ropa sobre la que habría que bendecir Shehejeyanu es una ropa que sea prestigiosa para la persona, y no es lo importante el hecho de que sea nueva… Por consiguiente, es probable que sea la alegría que le provee la adquisición de la ropa que está adquiriendo la que activa la necesidad de bendecirla. Y, debido a esto, el R”I mencionó que, por zapatos, calcetines o por una bata no se diga Shehejeyanu, dado que no son relevantes para la persona…, es decir, no dotan de alegría a la persona, y, por ello, no califica para una Berajá de Shehejeyanu.



Alegría (Opinión 3)


El ROS”H (Maséjet Berajot, Pérek 9, Simán 16) recopiló las palabras de los Tosafot, y aseveró, sobre lo que justificaría una bendición de Shehejeyanu: “me parece que, toda ropa (justificará esta bendición y) dependerá según (el estatus social de) la persona; hay personas pobres que, de seguro se sentirían ‘alegres’ por una simple bata que hayan adquirido…, y hasta más (alegres) que un rico que recién haya adquirido un traje de seda…


 ויראה לי הכל לפי מה שהוא אדם דיש עני ששמח בחלוק יותר מעשיר בכלים חשובים כדאיתא בנדרים בפרק הנודר מן המבושל דף מט


El ROS”H trae una prueba del Talmud (Nedarim, 49:2), en el que está escrita una anécdota con Rab Yehudá… La esposa de Rab Yehudá compró Ämrá (Lana) y fabricó (tejiendo) una Guelimá (atuendo común y corriente, pero muy bonito)… Cuando lo terminó de hacer, lo empezó a usar, y ella se lo ponía cuando salía a la calle… Pero, también Rab Yehudá lo usaba… A causa de la austeridad en la que vivían, se turnaban dicho atuendo… El Talmud (Idem) dice que estaba tan alegre Rab Yehudá con este atuendo, que, cada día que se le ponía bendecía “Baruj Atá Ad_n_y Elohenu Mélej Haölam Sheätani Meïl (que me puso una Túnica)”.


 דר' יהודה שלא היתה לו אלא גלימא רעועה וכד נפקא דביתהו לשוקא מיכסיא ביה וכדנפיק ר' יהודה לצלויי הוה מיכסי ומצלי וכד מיכסי ביה הוה מברך ברוך שעטר מעיל לפי שהיה חשוב עליו כמעיל לעשיר


Dicen los comentaristas del Talmud, entre ellos, el RA”N, que se justifica que haya dicho una bendición así, ya que estaba (Rab Yehudá) tan alegre por su atuendo, que se comparaba a la alegría que sentiría un acaudalado por ponerse su Meïl (su lujosa Túnica).

Deduce el ROS”H, de esta anécdota, que así como esta bendición se mencionó relativamente impulsada por el sentimiento de alegría que sentía Rab Yehudá (al punto que justificó incluso hasta el cambió de un nombre del atuendo por el solo hecho de que se sentía que era así), así también será éste factor (alegría) el que impere y active a la hora de saber si mencionar o no la bendición de Shehejeyanu, ya se trate de un atuendo común y corriente o de una costosa túnica: dependerá de la alegría que su adquisición (en este caso, de ropa) le provea.

 

La Existencia y el Regocijo por ésta

 

Empero, quizá se podría alegar que la prueba de Maséjet Nedarim no sea lo necesariamente contundente, como para avalar la bendición de Shehejeyanu por el solo hecho de que alguien sienta personalmente una gran alegría por la ropa que adquirió y vestirá. Y es posible que el motivo por el cual el Talmud en Nedarim narró “sin peros” la iniciativa de Rab Yehudá de bendecir al Todopoderoso porque le puso una túnica, cuando, la realidad es que era un atuendo (de calidad moderada), haya sido que el atuendo, al fin y al cabo existe y está a la vista, y, por ende, hay una realidad de que Rab Yehudá está alabando al Todopoderoso por su “atuendo”, y el único cambio que hace es una exageración llamándolo (N.E. apodándolo) “túnica”, lo que es justificable debido a la alegría que siente. En otras palabras el cambio está basado en algo preexistente. Pero, cuando se trata del tema de la Berajá de Shehejeyanu (sobre una ropa no importante, pero que sí alegra), no hay una base preexistente sobre la cual se pueda generar un cambio sino que tiene que crear la Bendición a partir (de la nada y de tan) sólo un sentimiento de alegría... Es decir, ¿hay acaso –en el tema de Shehejeyanu- la preexistencia de un objeto que, de por sí, merezca una bendición, y solamente haga falta cambiar o apodar su el complemento directo de esta alabanza?¿Existe algún caso en el que un objeto básicamente merezca una bendición diferente a la Bendición de Shehejeyanu y sea cambiada por la de Shehejeyanu? La respuesta es no… Por consiguiente, quizá no se pueda deducir evidentemente que sólo debido a la alegría “se permita adjudicar la bendición de Shehejeyanu por algo que básicamente no merecería ninguna bendición de alabanza especial”, a partir del aprendizaje de un caso (registrado en el Talmud) en el que seguro “sí había básicamente un objeto con su bendición especial designada (previamente), al que se le hizo una ligero cambio en el complemento de la redacción de la misma, debido a la alegría”.

 

Zapatos Nuevos  (Opinión 4)


El autor del Terumat Hadeshen (Simán 36), alegó, como prueba, lo dicho por la Mishná del Talmud (Ketubot, 64:2): el hombre que haya asignado (desde un principio), a un encargado, para que haga efectivo los beneficios que un marido debe dar a su esposa, establecerá periódicamente que se le entregue a su mujer (semanalmente) dos Kabim (medidas de volumen) de trigo, cuatro Kabim de cebada… 


La Mishná (Idem) continúa enumerando los beneficios que se le debe asegurar a la cónyuge en un caso así… Entre los beneficios, la Mishná incluyó un par de zapatos por cada Yom Tob (Festividad de Pésaj, Shabuöt y Sucot), es decir, tres pares anuales. La Guemará explicó que el motivo del por qué hay que darle zapatos a la mujer en ocasión de las Festividades, es porque la alegra; de esta forma, el autor de la Mishná enseñó, de paso, que en ocasión de Yom Tob, se compra zapatos para la mujer (en cualquier caso), para que la mujer se alegre. Es necesario aclarar que esta Mishná estaba reportando las cantidades y conceptos que debe aportar una persona no acaudalada…, ya que, en el caso de un acaudalado, la cantidad de zapatos a aportar es proporcional a los eventos y festejos a los que acude su mujer (y no solamente para Yom Tob).

De este pasaje talmúdico, se desprende que los zapatos formal y básicamente aportan alegría a la persona… Y, siendo así, ¿Por qué no afirmar que haya que recitar la Bendición Shehejeyanu por zapatos?¡Por qué no decir que los zapatos pertenecen a la lista de prendas de vestir por las que básicamente el Talmud diría Shehejeyanu!

 

Estilo, estímulo y carácter

 

Quizá se podría argumentar diciendo que (A) los zapatos de la época del Talmud eran de un estilo que dotaba de alegría a las personas de aquella era… Y, de ser así, no sería una evidencia implacable, para éstos tiempos, en los que quizá un par de zapatos no sea seguro que llenen de alegría a todo el que se los ponga (quizá, para uno sí y otros no); probablemente el Talmud habría mencionado otro elemento en sustitución de los zapatos o quizá no habría dicho nada en esta época. Más aún... Con el pasar de los tiempos, no sólo los zapatos van cambiando su diseño y fabricación, sino el estilo de las personas, y su estímulo para la alegría va cambiando.

 

Asimismo, se podría decir también que (B) el Talmud en Ketubot está reportando la exigencia mínima para que la esposa esté alegre, y no está requiriendo, de parte del marido, poner a la mujer en un grado de tanta alegría como la que le daría un traje fino (que sí habría justificado un Shehejeyanu), sino dotarla de algo que la alegre en cierto grado, lo suficiente para que se considere que la está alegrando en Yom Tob, pero insuficiente para bendecir Shehejeyanu.

 

De cualquier manera, el Terumat Hadeshen se opuso a la opinión del ROS”H, y no estuvo de acuerdo con que la bendición de Shehejeyanu dependa de una sensación o sentimiento de alegría plena, pues, eso implicaría en que cada persona se esfuerce por conocerse a sí mismo y diga Shehejeyanu según su propia ponderación. Por el contrario, la regla que exija la pronunciación de una bendición al Todopoderoso, debe estar estandarizada para evitar confusión y estar sometida a la subjetividad. Y la prueba de que esto es así es que los Tosafot, en su disertación, no marcó la diferencia en esta Ley, para una persona acaudalada y para una persona menesterosa, a diferencia de cómo sí lo diferenció el ROS”H.

No obstante, el Terumat Hadeshen, admitió que, si bien se puede estandarizar la existencia cierta de ropas que indudablemente dan alegría plena a la persona (por ejemplo, un traje), y estandarizar la existencia de ropas que no dotan de tanta alegría a la persona (por ejemplo, calcetines)…, hay un tercer nivel de ropa e indumentaria que está en un grado medio y que estaría en duda sobre si da o no alegría plena a toda persona que se la ponga (por ejemplo, una camisa de lana o un pantalón como tal). En este caso en particular, el Terumat Hadeshen admite que dependerá de cada uno, según la alegría que sienta por la ropa que ha adquirido y se pondrá.

 

Resumen-Rishonim

 

En resumen, si hay que decir Shehejeyanu por la adquisición y puesta de una ropa, fue motivo de una discusión, principalmente entre:

I.         El ROS”H sostiene que dependerá del grado de alegría personal que experimente la persona por la adquisición y puesta de su nueva prenda.

II.      El R”I sostiene que es el tipo, calidad y categoría de la vestimenta (no depende de la persona sino de la importancia de la ropa) lo que establece si hay que decir Shehejeyanu o no.

III.   Según el Terumat Hadeshen, la Halajá es:

a.             Como el R”I, únicamente para ropas que son de muy alta categoría (trajes y túnicas elegantes), sobre las que definitivamente dirá “Shehejeyanu”, independientemente de si se siente o no alegre, y para ropas que son de baja categoría (calcetines, y ropa interior), sobre las que definitivamente no ha de bendecir “Shehejeyanu” independientemente de que se sienta o no alegre

b.             Pero, para ropas de categoría mediana, como por ejemplo, camisas y pantalones, habrá que chequear el sentimiento individual de quién se lo va a estrenar.

 

El Bet Yosef (O.J., Simán 223) registró los enfoques y dictámenes de los Tosafot, del ROS”H y del autor del Terumat Hadeshen…, sin emitir un comentario con el que revelara su inclinación o preferencia.


Opinión de Gueonim

 

IV.   Existe un enfoque más, proveniente del Rab Sherirá Gaón, quien afirmó que Shehejeyanu se bendice sobre objetos o situaciones que tienen su temporada específica “que vienen de tiempo en tiempo”,  tal y como lo insinúa el final de la bendición “Baruj Atá Ad_n_y… Shehejeyanu Vekiyemanu Vehiguiänu Lazemán Hazé” (“Bendito Ud. Hashem… que nos hiciste vivir y nos mantuviste y nos hiciste llegar a este instante”). Se deduce que no depende de la decisión de compra del hombre ni de la alegría que pueda o no sentir éste… Por ejemplo, se recita Shehejeyanu por frutas en la renovación de su temporada y por Festividades Religiosas (Yamim Tobim).

El Bet Yosef recopila a los Tosafot, quienes a su vez afirmaron (Tosafot, Masejet Sucá, 46:1) que el Rab Sherirá Gaón justificó su decisión, a partir del texto de Maséjet Ërubim (8:2), como su dictamen definitivo, y no se apoyó en el Maséjet Berajot (Loc.Cit.). Como consecuencia de esta opinión, el Bet Yosef dijo que el Rab Sherirá Gaón opinaría que, si una ropa fuera moderadamente importante, se justificaría decir Shehejeyanu, “ya que se parece a una situación de cosas buenas que vienen de tiempo en tiempo.”

Por un lado, se podría decir que el Rab Sherirá Gaón no se opondría a lo dicho por el RI”F y RAMBA”M, quienes sí opinaron que hay Shehejeyanu por la ropa, pero, no mencionaron nada sobre la incidencia de la alegría.

Por otro lado, los Rishonim no se inclinaron a favor del “estudio” del Rab Sherirá Gaón, pues aquéllos sí sostienen que el Talmud en Berajot es la base principal que define la recitación de “Shehejeyanu” por una ropa nueva…

 

Extrañando al compañero

 

Una prueba más, esta vez, proveniente del Talmud (Maséjet Berajot, 58:2) se podría alegar. Dice el Talmud que la persona que vea a un compañero que no había visto por treinta días o más, dirá Shehejeyanu. Explican los Gueonim que esto será así en la medida en la que uno se alegre mucho de verlo.


אמר ריב"ל הרואה את חבירו לאחר שלשים יום אומר ברוך שהחיינו וקיימנו והגיענו לזמן הזה


Siendo así, la opinión del ROS”H estaría acorde con este dictamen del Talmud…, pues si el factor decisivo entre decir y no decir Shehejeyanu es ciertamente la alegría que se siente por el prójimo en particular, también lo podría ser con respecto a la alegría que sienta una persona –en particular- por la adquisición y estreno de una ropa nueva…

 

Simple medidor de amistad

 

 No obstante, se podría argumentar que el Talmud, cuando los Gueonim acotan que la alegría que siente particularmente –por su amigo- es la que activa la bendición de Shehejeyanu, quizá no haya querido decir que haya sido “la alegría” el elemento principal del que depende una bendición así… Y el motivo por el cual los Gueonim apuntaron a la alegría como factor decisivo, es porque la alegría es un factor que viene a identificar realmente quién es amigo y quien no es tan amigo. Si está alegre, entonces, es un real amigo de la persona… Pero, no necesariamente hay que decir que sea la alegría lo que activa directamente a la bendición de Shehejeyanu.

 

Bien sin dañar a otros

 

El Darké Moshé (Simán 222: Ot 3) disertó, sobre uno de los dictámenes del MAHAR”I Vail (SHU”T, Simán 37), quien dijo que nunca una persona debería desear a otra -cuando se estrene unos zapatos nuevos: “¡Que los zapatos se te gasten, y tengas que estrenar otros nuevos!”. Explica que el motivo es que, para fabricar el próximo zapatos hay que quitar la vida a un animal (y así se obtiene el cuero que servirá para el próximo par de zapatos). 

כתב מהרי"ו בפסקיו כשאדם לובש פליצא חדשה או מנעלים חדשים אין לומר תבלה ותחדש כי היו צריכים להמית בהמה קודם לבישה אחרת ורחמיו על כל מעשיו כתיב עכ"ל ובאמת שהטעם הוא חלש מאוד אבל שמעתי שרבים מקפידים על זה

Por lo tanto, desearle –a una persona- “que estrene pronto otro par de zapatos” sería parecido a desear que maten a otro animal para dicho fin. Y así lo menciona un versículo Tehilim (Cap. 145) “Verrajamav Äl Col Maäsav” (su Piedad (abarca) a todas Sus Creaciones)Por consiguiente, a pesar de que sea permitido hacer Shejitá a un animal, uno no debe desear su muerte.

Este motivo fue calificado por el Darké Moshé como “débil”…, aunque escuchó que existen muchos Sabios que siguieron esta costumbre y son meticulosos se cuidan mucho de no desear a alguien que se compre zapatos nuevos, por este motivo.

Con todo y esto, si bien el MAHAR”I Vail y otros Sabios fueron cautos en no desear que alguien compre zapatos nuevos, por otro lado, no mencionó que haya una prohibición de recitar Shehejeyanu una vez que una persona ya se los haya comprado.

 

Shulján Äruj y RAM”A

 

El Shulján Äruj (O.J., 223:6) dictaminó que, por una ropa que no sea tan importante, no se dice Shehejeyanu, como por ejemplo, sobre una bata, zapatos y calcetines. Pero, en el caso de un menesteroso, a quien le causa alegría (estrenar y/o ponerse) esta categoría de ropa, bendecirá (podrá bendecir  Shehejeyanu). Aparentemente el Shulján Äruj dictaminó como la opinión del ROS”H.

 עַל דָּבָר שֶׁאֵינוֹ חָשׁוּב כָּל כָּךְ, כְּגוֹן חָלוּק, אוֹ מִנְעָלִים וְאַנְפְּלָאוֹת (פי' מִנְעָלִים קְטַנִּים שֶׁחוֹפִין רֹב הָרֶגֶל), אֵין לְבָרֵךְ עֲלֵיהֶם; וְאִם הוּא עָנִי וְשָׂמֵחַ בָּהֶם, יְבָרֵךְ

Pero, el RAM”A dijo que hay quien dice inclusive los pobres tampoco bendicen “Shehejeyanu” sobre estas indumentarias. Aparentemente el RAM”A estaría siguiendo la opinión de los Tosafot y del Terumat Hadeshen.

   וְיֵשׁ אוֹמְרִים דַּאֲפִלּוּ עָנִי אֵינוֹ מְבָרֵךְ עַל חָלוּק וּמִנְעָלִים וְכַדּוֹמֶה, וְכֵן נוֹהֲגִין 

 

Estatus socioeconómico

 

Por su parte el SHU”T Ha_RADBA”Z (Jélek 1, Simán 395) se pronunció y escribió que la Berajá de Shehejeyanu depende plenamente de la alegría que tenga la persona por la ropa que está adquiriendo y se pondrá, dictaminando así como la opinión del ROS”H. Por consiguiente, si bien un acaudalado no diría Shehejeyanu por cualquier categoría de ropa, no obstante, un menesteroso sí la dirá por cuanto que, para él, representa una alegría contar con una vestimenta nueva. Y si la dice, no habría ni la menor duda, de que habrá bendecido correctamente la Bendición de Shehejeyanu.


El Maguen Abraham  (Simán 223, S.K. 10) registró la opinión del RADBA”Z, y dictaminó que la Bendición Shehejeyanu depende de si la persona es acaudalada o si no lo es. Es decir, depende de la alegría que básicamente suele sentir la persona por la ropa que está estrenando. Y no dictaminó como la decisión del RAM”A

 

Camisas, Corbatas y Zapatos

 

Si bien se ha expuesto el dictamen sobre la bendición de Shehejeyanu sobre atuendos convencionales (como por ejemplo, una camisa o un par de zapatos), en función de la alegría que causa a la persona, en especial para una persona pobre, para quien cualquier atuendo sería causal de alegría…, por otro lado, habría que analizar si, incluso para una persona acaudalada, es factible decir esta bendición de Shehejeyanu, cuando se esté seguro que le va a causar alegría. Quizá sea éste el caso de una camisa nueva que se cotiza por un alto valor monetario, una corbata muy fina, o hasta el de un par de zapatos caros y nuevos. ¿Una persona pudiente y/o acaudalada puede bendecir Shehejeyanu sobre ésta indumentaria de alto valor?

 

Zapatos de cuero

 

En cuanto a los zapatos de cuero nuevos, ¿Cómo cabría la idea de decir Shehejeyanu, cuando dichos zapatos se han obtenido a partir de la matanza de un animal?¿Acaso esto no fue lo que causó que hubiese una costumbre reportada por RAM”A (a través del Darké Moshé 223 y el Hagah 223) de abstenerse a la hora de desear al prójimo que se compre unos zapatos nuevos?

A esto se puede responder, que esta costumbre solamente hace abstener a la persona de “desear” al prójimo la compra de un zapato nuevo, pero, no le prohíbe ni le inhibe de pronunciar la bendición de Shehejeyanu… Más aún, el propio RAM”A no apoyó teóricamente la base de dicha costumbre, a la que calificó como débil... Y, aunque la hubiera apoyado, habría sido diferente al caso de los zapatos nuevos, obtenido por haber ya matado a un animal, mientras que, la costumbre -de abstenerse- de aquellas comunidades, se refería al tema de desear algo que implicaría una matanza a futuro de un animal.

No sólo eso.... Definitivamente, según la opinión del Shulján Äruj, la única limitación para decir Shehejeyanu por estrenar unos zapatos nuevos vendría siendo la carencia en la alegría…, pero, si la persona estuviera plenamente alegre por ello, entonces, se podría pronunciar “Shehejeyanu”, en este caso también, aun tratándose de zapatos de cuero.

Bajo esta misma perspectiva (permitir decir Shehejeyanu por zapatos y demás ropas hecha a base de cuero de animal), pareciera haber dictaminado el Perí Megadim (Simán 223, Mishbetzot Zahab, S.K. 1), quien escribió que es válido bendecir Shehejeyanu por una prenda que haya sido hecho completamente de piel de animal.

 

Faenando al animal

 

Por otro lado, el Sedé Jémed (Maäréjet Berajot, Simán 2, Ot 20) trae una prueba (de que no se deba recitar Shehejeyanu por prendas de vestir hechas a base de piel), a partir del Hagah del Shulján Äruj (Y.D. Simán 25:2), quien dijo que una persona que ha hecho Shejitá (faena legal) por primera vez, no pronunciará la bendición de Shehejeyanu por esta actividad de faenar al animal, sino por la Mitzvá de Cubrir la Sangre

Imagen relacionada

El propio RAM”A explicó que esto es debido a que no se dice Shehejeyanu (aunque sea por una Mitzvá) cuando implica hacerle daño a una Criatura. Por consiguiente, el Sedé Jémed sostiene que tampoco se puede recitar Shehejeyanu por unos zapatos de cuero nuevos, debido a que se tuvo que matar a un animal para obtenerlos.


Empero, se podría alegar que, si bien el RAM”A aclaró que no se dice Shehejeyanu por asuntos que implican un daño al animal, eso es cuando se trata de un hecho que implica directamente un daño para el animal (como es el caso de la matanza del animal)… Pero, cuando el hecho es indirecto, como por ejemplo, “la compra, estreno y calzado de un zapato de cuero”, si bien es verdad que esto implicó previamente “el que se haya tenido que matar un animal para obtener su piel para fabricar dicho zapato”, no dejaron de ser actividades alejadas y remotas del daño sufrido por el animal… (N.E. El RAM”A permitió decir Shehejeyanu por Cubrir la Sangre del Animal al que le acaban de hacer Shejitá, y, con más razón, entonces, se ha de permitir y validar esta bendición para el que estrene un par de zapatos que se fabricó con su piel).

 

Daños directos… ¿e indirectos?

 

A través del libro Mor Vaaholot (Simán 24),  el Rab Abraham Antebi expresó que, sobre prendas de cuero no se bendice “Shehejeyanu” debido a que se obtiene a partir de la muerte de un animal; por consiguiente, tampoco se ha de bendecir Shehejeyanu cuando se estrena un Séfer Torá.

Por otro lado, se podría argumentar a la conclusión del Mor Vaaholot que existen momentos en los que se da lectura al pergamino de la Biblia, como es el caso de la Lectura de la Meguilat Esther, Mitzvá que viene precedida por la bendición de Shehejeyanu –entre otras. Siendo que la Meguilá es un pergamino de piel de animal, ¿cómo se explica que los Sabios hayan dictaminado la recitación de la Bendición de Shehejeyanu, aun habiendo tenido que matar a un animal para fabricar la Meguilá?

El Sedé Jémed, por su parte, se refirió a la idea del Mor Vaaholot calificándola como incorrecta. Y dijo que la prueba de la “Shejitá” no representa prueba alguna para su veto al Shehejeyanu sobre el estreno de un Séfer Torá. Y dijo que son únicamente acciones directas de daños a animales no merecen una bendición de Shehejeyanu, pero, cuando se trata de acciones vinculadas remotamente con dicho daño, no habría inconvenientes en recitar Shehejeyanu en casos de estreno, en con más razón, cuando se trata de un Séfer Torá nuevo.

Asimismo, según el dictamen del Rab JID”A, y así es la costumbre de algunas comunidades judías, cuando un joven estrena sus Tefilín (como ocurre generalmente, en ocasión de su Bar Mitzvá), dice “Shehejeyanu”, y a pesar de que estuvieran hechos principalmente de piel de animal.

Resultado de imagen para tefilin png

Por consiguiente, si existiera alguna razón por la cual no decir Shehejeyanu por accesorios, atuendos y/o zapatos de cuero, el hecho de que se “dañó a un animal para obtenerlos” no sería el motivo.

El Sedé Jémed alargó con argumentaciones frente al autor del Mor Vaaholot, reclamándole “¡cómo no vio el Perí Megadim (ver atrás)!”. Concluyó el Sedé Jémed su disertación dictaminando que sí se bendice Shehejeyanu por una prenda, zapatos, e indumentarias de cuero (tomando en cuenta las condiciones indicadas al principio de esta publicación). Este libro apoyó su decisión en los dictámenes del RADBA”Z, el ya mencionado Perí Megadim, Birké Yosef (Kuntrés Ajarón), Majzik Berajá, Perí Tóar (quien, además, permite decir Shehejeyanu sobre un libro de piel nuevo), YAÄBET”Z, Pétaj Hadebir, y Caf Hajayim, entre otros.


Sombrero nuevo

 

Resultado de imagen para hat BORSALINO JEWS

En el libro Bircat Hashir Vehashébaj (Pag. 229), su autor cuenta que le preguntó al Rab Öbadía Yosef sobre si debería recitar Shehejeyanu una persona que se compró un sombrero nuevo, a lo que respondió que sí, siempre y cuando está alegre por ello. Y no hay diferencia entre un sombrero y una ropa… Así también fue la respuesta del Rab Kaniebsky, quien asevera que sí se dice Shehejeyanu por el estreno de un sombrero. El Rab Kaniebsky, en otra ocasión, asintió asimismo a que una mujer bendiga Shehejeyanu sobre su Peluca nueva.

El Libro Jut Shaní, escrito por el Rab Nisim Karelitz, dice, al final de su libro, que se bendice Shehejeyanu por el estreno de un sombrero.

El Rab Belitsky dijo que es permitido decir Shehejeyanu sobre una ropa nueva, aunque sea sencilla…, siempre y cuando le dote de alegría.


Exceptos que no exceptúan

 

El autor del SHU”T MAHARSHA”K (Jélek I, Simán 95), dijo que nunca –en su vida- dijo Shehejeyanu por la ropa que estrenó, debido a que no sentía mayor alegría cuando se las ponía.

El Jajam de Munkastzh, a través de su libro Darké Jayim Veshalom (Ot 252), dijo que él personalmente no decía Shehejeyanu, si no se trata de una prenda de vestir dedicada para Shabbat, o para la Mitzvá de Tzitzit.

No obstante, estos enfoques recién expuestos no encuentran correspondencia en las palabras de los Rishonim (descritos en esta publicación).

 

Conclusión



Si una persona siente alegría, al estrenarse una ropa, podrá recitar la bendición de Shehejeyanu, y, por consiguiente:

Por el estreno de un Traje Nuevo, la alegría de cualquier persona se eleva, y, por lo tanto, se bendice Shehejeyanu

Por el estreno de una Camisa, Corbata y/o Pantalón, la persona deberá constatar primeramente si esto le ha dotado de alegría; y, de ser así, bendecirá Shehejeyanu

* Incluso cuando se trate de un par de Zapatos Nuevos o de un Sombrero Nuevo, en el caso en que su estreno fuera causal de su alegría, bendecirá Shehejeyanu