Num. 250 Pan en Purim


& Leïluy Nishmat Shemuel Ben Ribká Z"L

Introducción

Una de las Mitzvot más relevantes del día de Purim, es la “Seüdá de Purim”, la cual, además de ser un precepto por sí mismo, es referencia y parte del núcleo de los demás deberes de este día. En ésta, se pone de manifiesto la alegría del día, por lo cual cobra aún una mayor relevancia y cuidado a la hora de organizarla y hacerla. Un motivo por el que se hace este banquete, es servir de celebración y agradecimiento por que la vida del Pueblo de Yisrael fue redimida físicamente cuando estaba al borde de su desaparición masiva. Y ya que es así, se podría presumir que el calibre de esta Seüdá deba ser con pan, como toda distinguida Seüdá, y no habría de extrañar que así sea. Si bien comer pan en realza la comida a un grado que sea considerada “Seüdá”, y sería loable hacerlo en Purim, no está claro -para muchos- que sea una obligación el consumo de pan en esta ocasión.

El objetivo de esta investigación es concretar si es o no obligación comer pan en la Seüdá de Purim, en especial, cuando se trata de personas que están a dieta, tienen alergia al pan o no le es fácil consumirlo; o cuando Purim cae en viernes (ver Vaibárej David  Número 67, Año 5768).

 

Preguntas 

¿Hay una obligación de comer pan en la Seüdá encomendada para hacer en Purim?¿Es permitido eventualmente hacerla sin pan?¿Siempre?


Argumentos 


Prueba a favor de que es obligatorio comer pan en Purim

Repetir el Bircat Hamazón

 

En el Talmud (Maséjet Berajot, 49:2), está escrito que, tanto en los días de Shabbat y los días Yom Tob, no es suficiente (para cumplir con la obligación) si no come (pan), y, por consiguiente, si se equivoca y no dice (la sección del Bircat Hamazón que recuerda al Shabbat y/o Yom Tob) deberá repetir (la recitación del todo el Bircat Hamazón).

En consecuencia, la persona está obligada a comer pan en día especial como lo es el Shabbat, en sus Seüdot principales. Aparentemente esto podría estar significando que, en los demás días del año, no persista obligación estricta de comer pan, y, en consecuencia, tampoco de repetir el Bircat Hamazón por haber omitido la mención del texto agregado en aquellos días especiales que no coinciden con Shabbat ni Yom Tob.

No sólo eso… Sobre Seüdá Shelishit en Shabbat, hay una discusión sobre si es obligatorio comer pan o no. Por consiguiente, aunque la persona debería comer pan cuando puede (porque el Shulján Äruj dictaminó que se debería comer pan) la discusión sigue latente a la hora en que, a una persona, se le haya olvidado recordar el “Retzé” en Bircat Hamazón: la duda producida por esta discusión sobre si es obligado comer pan o no, causa que no se obligue ni permita repetir el Bircat Hamazón pues desencadenaría proporcionalmente una dudosa trasgresión del mandamiento de no mencionar el Nombre del Todopoderoso en vano.

Por consiguiente, se podría deducir que, tanto en Rosh Jodesh, Purim y Janucá, no cabría una obligación estricta de comer pan.

 

Olvidó el intercalado

 

En relación a esto, el RAMBA”M (Halajot Berajot, 2:12&13) dice que:

-Si alguien se olvidó en Shabbat de recitar el texto especial del Bircat Hamazón “Retzé Vehajalitzenu”, terminó la tercera bendición, y avanzó a la mención de la cuarta bendición del Bircat Hamazón, entonces, deberá volver a recitar el Bircat Hamazón desde el principio.

-Pero, en Rosh Jodesh, no será así, y, si omitió el texto especial de “Yaälé Veyabó” referente al Rosh Jodesh, y avanzó a la mención de la cuarta bendición del Bircat Hamazón, entonces, proseguirá sin repetir el Bircat Hamazón. Lo mismo se aplica para los días de Jol Hamoëd.

-Asimismo, en Purim y Janucá,  si una persona omitió su texto especial (Äl Hanisim que se dice en la segunda bendición del Bircat Hamazón), no deberá repetir el Bircat Hamazón.

 

Seüdá sin pan

 

Por consiguiente, considerando que son directamente proporcionales la característica de (i) estar obligado o no a comer pan y (ii) la obligación de repetir Bircat Hamazón a causa de la omisión de la sección del día especial allí ubicada, por consiguiente: no se podrá afirmar que, en Purim, haya una (i) obligación de comer pan en su Seüdá, dado que el RAMBA”M (Halajot Berajot, 2:13) indicó que (ii) no hay que repetir el Bircat Hamazón en Purim, al haber omitido la sección especial “Äl Hanisim” de Purim (esto, a su vez, es un indicativo de que no hay obligación de comer pan).

 

Dejiyá

Opcional “Por los Milagros”

 

No obstante, el Talmud (Maséjet Shabbat, 24:1), preguntó sobre si hay una obligación de recordar (intercalar “Äl Hanisim”) en el Bircat Hamazón en un día de Janucá. El Talmud respondió que no es obligatorio, sino que es opcional.

Quizá se pudiera deducir que, así como el olvido de Äl Hanisim de Janucá no fue calificado como un error, pues era opcional recitarlo, por consiguiente, cuando ocurra con el Äl Hanisim del Purim intercalado en el Bircat Hamazón será igual.


El Késef Mishné (Mishné Torá, Halajot Berajot 2:13) tomó en cuenta esta reflexión, al punto que la insertó como motivo del por qué no se debe repetir el Bircat Hamazón en Purim cuando al recitante del Bircat Hamazón haya omitido el tema de Purim (Äl Hanisim) en el ínterin. Y no dijo que es a causa de que no era obligatorio comer pan en Purim…, sino que afirmó que es debido a que, de por sí, es opcional recitar el Äl Hanisim en el Bircat Hamazón de Purim (así como lo ha sido en Janucá). Y si es opcional, no tendría sentido repetir Bircat Hamazón por haberse olvidado un texto que no era obligatorio.

Por consiguiente, no necesariamente se podrá concluir que, en Purim, se pueda prescindir de pan en la Seüdá, y no habría prueba del RAMBA”M para asegurar que no hay obligación de comer pan en la Seüdat Purim. Y quizá, según el RAMBA”M, sí persista la obligación de comer pan en la Seüdat Purim.

 

Sólo Pan

 

Los Tosafot sobre Maséjet Berajot (49:2) y el ROS”H (Berajot, Pérek 7, Simán 23) concordaron en que es obligatorio comer pan en la Seüdá que se hace en Yom Tob, con el objeto de cumplir con el precepto de Simjá (estar alegre), como dice versículo en el Libro de Debarim (16:14) “Vesamajtá Bejagueja”. Esta alegría principalmente se logra a través de realizar Seüdá cuyo núcleo sea con pan.

Es sabido que está escrito, en el texto de la Meguilat Esther (9:22), que los días de Purim  son “Días de Mishté y Simjá (días de festín y alegría). Siendo así, se deduce que el tipo de Simjá de Purim que debe ponerse de manifiesto es principalmente: la puesta en práctica la Seüdá cuyo núcleo sea el consumo de pan, así como se hace en un día de Yom Tob. 

El Maädané Yom Tob (Pérek 7, Simán 23, Ot Zayin) explica al ROS”H, y dice que, aunque en otra Guemará está escrito que la Simjá es únicamente concebible a través de carne y vino…, esa carne -es obvio que- habría de ser consumida con pan, pues eso era lo convencional, cuando se comía carne (y por eso el Talmud no incluyó la palabra “pan”).

 

Alegría y Festín

 

Por otro lado, la Meguilat Esther (9:19) registra que “por ello… hacen (en) el día 14 del mes de Adar: alegría, y festín,  y yom tob…”. Posteriormente, cuando la Meguilá recapitula el cumplimiento de estas acciones para los años subsiguientes, omite “yom tob”…, como se verifica del edicto de Mordejay, en el versículo 22, que trata sobre la obligación de hacer “como los días (estos)… en el (mismo) mes…, días de festín, y alegría, y mishlóaj manot...”. Por consiguiente, Mordejay finalmente no pudo decretar el “Yom Tob” (Prohibición de hacer Trabajos) para los años y generaciones subsiguientes en Purim, pues “no hubo aceptación” de los colegas Sabios, tal y como consta en Maséjet Meguilá (5:2). Por consiguiente, la prohibición de hacer Trabajos en Yom Tob no fue aprobaba finalmente… Pero, hay algo que sí quedo aparentemente en común con Yom Tob que sí quedó aprobado: Mishté (festín) y Simjá. Y, si es así, la prueba es que hay una obligación de hacer Simjá, es decir, una Seüdá cuyo núcleo sea el pan, bajo la perspectiva de los Tosafot y el ROS”H.

 

Pan… Öneg Shabbat

 

No obstante, el Rab Äkibá Íguer (SHU”T, Jélek 1, Simán 1) entendió que esta prueba reciente no era contundente… Y alegó que existe el tema de obligación de comer pan, en casos que no coinciden con un cumplimiento del precepto de Simjá, como por ejemplo, ocurre en Shabbat… Según el Talmud Bablí, en Shabbat no rige la Mitzvá de “Simjá” (aunque sí para el Talmud Yerushalmi), y, aun así persiste el deber de comer pan. Por consiguiente, concluye el Rab Äkibá Íguer que el deber de comer pan no depende de la “Simjá”, sino de otra motivación.

 

Más aun… El deber de comer en el día de Shabbat proviene de un precepto llamado Öneg (tener placer alimenticio) en Shabbat, que es el real motor que provocó la obligación de comer pan en las Seüdot Principales de este sagrado día. No sólo eso… Según el libro Otzar Piské Purim (pag. 91), incluso en Yom Tob, la obligación de comer pan no proviene de la obligación de “Simjá”, sino de una obligación de cumplir con Öneg (tener placer alimenticio) en Yom Tob.

Aunque se podrían hacer algunas observaciones a este punto de vista expuesto por el SHU”T Rab Äkibá Iguer, aun así, hay una prueba más que podría dotar de mayor contundencia a sus argumentos, a continuación:

 

Prueba del RAMBA”M

 

El RAMBA”M (Halajot Yom Tob, 6:17&22) señaló que en Jol Hamoëd persiste la Mitzvá de Simjá (y no la de Öneg), a pesar de no ser Yom Tob propiamente dicho…

Siendo así, si fuera la “Simjá” –persé- la que ha obligado a hacer Seüdá con “pan”, ¿por qué, entonces, los Sabios de Bendita Memoria no obligaron a comerlo en Jol Hamoëd, a sabiendas que persiste la Mitzvá de Simjá? Se demuestra, entonces, que no es la Simjá la que obliga a comer pan. Y, por consiguiente, tampoco en Purim, a pesar de que esté escrito que es un día de Simjá…, tampoco persistirá la obligación de comer pan.

 

¿Ni siquiera en Yom Tob?

 

Si bien pareciera haber debatido Rabí Äkibá Iguer logrando demostrar que no es necesario comer pan en el día de Purim, no obstante, es inminente recordar que esto se logró en base a la afirmación de que la “Simjá” no implica consumo de pan, como se puede verificar del día de Shabbat. Y si esto fuera así, ¡el SHU”T Rabí Äkibá Iguer estaría debatiendo a las palabras del ROS”H (Loc.Cit.)!, quien dijo que, con el objeto de cumplir con la Simjá de Yom Tob, la persona está en la obligación de comer pan en ambas Seüdot de ese día. Y explica que, en realidad, el Talmud (Sucá, 27:1) expuso una discusión sobre el tema sobre si es obligatorio o no hacer Seüdot todos los días de Sucot (dos por día, y en total 14) o únicamente la primera noche. Los Jajamim dijeron que, con sólo la primera noche (y segunda noche, en la diáspora), la persona cumple con su obligación de comer en la Sucá. Y, aclara el ROS”H que, en realidad, la obligación de hacer Seüdá es de todos los días de Yom Tob, y, cuando el Talmud dictaminó que sólo hay obligación de hace Seüdá la primera noche de Sucot, se refirió a la Obligación de Sentarse en la “Sucá” específicamente, y no se refirió aún a la Obligación de “Simjá” de Yom Tob en general. Por ello, el ROS”H dijo que, desde el punto de vista de poner de manifiesto la Simjá de Yom Tob, la persona debe comer Seüdá todos los días de cualquier Yom Tob, y lo principal de una Seüdá es el pan. Por lo tanto, hay obligación de comer pan todos los días de Yom Tob.

 

Purim… ¿Obligado?

 

El Meíri (Betzá 15:2) sostiene que, tanto en Shabbat como en Yom Tob, la Seüdá debe ser hecha con pan; pero, ni en Rosh Jodesh ni en Jol Hamoëd persiste esta obligación de comer pan. Pero, agrega -el Meíri- que, en Purim, es necesario fijar una Seüdá con pan, a causa de que hay una “Simjá Yeterá” (Mitzvá de Alegrarse Extraordinariamente). Por consiguiente, bajo esta línea de Meíri, quien a su vez siguió las bases del ROS”H, es obligatorio comer pan en Purim.


El RAABI”A (Jélek 1, Halajot Berajot, Simán 131), por su lado, afirmó que si una persona no dijo Äl Hanisim en el Bircat Hamazón de Purim, deberá repetirlo, ya que está escrito que son “Días de Festín y de Simjá”. Por consiguiente, hay obligación de comer pan en Purim, bajo esta perspectiva.

 

Preguntas & Contraprueba

Jol Hamoëd

 

Pero tomando en cuenta al RAMBA”M (Halajot Yom Tob, 6:17&22), quien señaló que en Jol Hamoëd persiste la Mitzvá de Simjá… ¿por qué, entonces, no persiste una obligación de comer pan en Jol Hamoëd, así como ocurre al comienzo de cada Festividad? ¡Al no obligar a comer pan en Jol Hamoëd, aparentaría como si definitivamente no hay relación entre “Simjá” y “obligación de comer pan”! Y si es así, en Purim tampoco la habría y no se generaría una obligación de comer pan en Purim. Pero,  de haber una relación entre ambos factores, ¿por qué, entonces, en Jol Hamoëd, la Ley no obligó a la persona a comer pan?

Con la siguiente exposición sobre la “Ofrenda de Shelamim de Simjá” se responderán las recientes preguntas…

 

Respuesta & Terutz

Simjá… 2 componentes

 

Cuando el Templo estaba en pie, la manifestación de la Mitzvá de Simjá se hacía por intermedio de traer un sacrificio de tipo Shelamim, que consistía en que cada padre de familia traía una bestia para sacrificarla, y, además de quemar las vísceras en el Mizbéaj, el dueño y su familia comían de la carne de este animal con excepción de las partes asignadas para el Cohén que está en el Bet Hamikdash sirviendo. Había, como máximo, dos días y una noche para terminar de comer la carne de este sacrificio de Simjá de Yom Tob (Mishná de Zebajim, 5:7).

Esto quiere decir que, aun cuando se cumplía la Mitzvá en su forma original, el máximo tiempo en el que se podía desarrollar su cumplimiento era de dos días. Esto implica que, del tercer día en adelante, ya no era el consumo de carne el motor de la Mitzvá de Simjá, y, aun así, se consideraba que la persona ya cumplió con su deber de aplicar la Simjá debida en Yom Tob.

 

Shelamim y Alegría

 

El RAMBA”M (Halajot Yom Tob, 6:17), por su parte, dictamina que la persona está obligada a alegrarse en el Réguel (Festividad) durante sus siete días; y asimismo deberá alegrar a sus hijos y a su esposa. Y el RAMBA”M no exigió tener que traer más sacrificios de Shelamim de Simjá hasta abarcar a todos los días de la Festividad. Pero, por lo menos, había que comer la carne del sacrificio de Simjá una vez en toda la Festividad. En la actualidad, que no hay Templo, ha sido lo propio hacer Seüdá en Yom Tob, con pan, en sustitución de aquéllos Shelamim de Simjá, y así cumplir con la Mitzvá de Simjá.

En cuanto a Jol Hamoëd… Antiguamente cuando se cumplía con el sacrificio de Shelamim en Yom Tob, ya no era más obligada la persona a seguir (a) comiendo carne para continuar el cumplimiento de la Mitzvá de Simjá, y sólo había que cumplir con (b) alegrarse y alegrar a la familia de otra manera sin necesidad de consumir carne ni vino (ver Halajot Yom Tob para detalles). En nuestros tiempos, se obliga a hacer Seüdá –con pan- sólo en Yom Tob y no en Jol Hamoëd.

En resumen, la Mitzvá de Simjá exige (a) comer carne (pan, en la actualidad), pero, una vez que se haya comido la carne de sacrificio (pan), ya no había que seguir manifestando esta Simjá con más carne (pan) en “Jol Hamoëd”, quedando únicamente la parte de Simjá accesoria de (b) estar contento y poner contento a la esposa e hijos (durante el resto de los días Festivos). Pero, esto no quiere decir que se haya perdido la conexión entre la Mitzvá de Simjá y el consumo de Pan.

Y, por ello, en Purim muy bien persiste una obligación de comer una Seüdá con pan así como ocurre con las Festividades, para cumplir con la Mitzvá de Simjá.

 

Rishonim a favor

 

Tomando en cuenta esta reflexión, se comprende que, si Purim es un día de Simjá análoga a la de un Yom Tob, entonces, se deberá exigir hacer Seüdá en Purim con pan, así como se ha exigido para la Festividades.

Y, de esta manera se podría entender el por qué del dictamen del RAABI”A, cuando dijo que Purim son “Días de… Simjá” y… hay obligación de comer pan en Purim.

Este dictamen fue también sostenido por el SMA”G, Hagahot Maimoniyot, Or Zarúä, Terumat Hadeshen, y el Mordejí, además del RAABI”A y Meíri ya mencionados, todos estos de acuerdo en que, en Purim, se debe poner de manifiesto la regla de Simjá propiamente dicha, lo que implica en que haya obligación de comer pan.

 

Pregunta

¿Y el Shulján Äruj?

 

Por otro lado, el Shulján Äruj (O.J., Simán 187) pareciera no haber acordar con todo esto, ya que dictaminó que si a una persona se ha olvidado decir Äl Hanisim en el Bircat Hamazón en el día de Purim, no deberá repetirlo; y, esto, a su vez, implicaría en que no había obligación de comer pan, como se asomó al principio de esta investigación. Esta deducción la hicieron algunos Ajaronim en forma concluyente.

 

Terutz

 Äl Hanisim... Opcional

Pero, cabe recordar cómo se debatió antes este punto, al traer el Talmud, en Maséjet Shabbat (24:1), el cual registró que ni siquiera la mención del Äl Hanisim (en Janucá) es obligatoria, por tener un origen de Rabanán y no de la Torá, y muy a pesar de haber una necesidad de promulgar el milagro. Por consiguiente, es posible encontrar la posibilidad de que Purim haya sido encomendado -por los Sabios- con la Mitzvá de Simjá, a la vez que la mención del “Äl Hanisim” (en Bircat Hamazón) se haya encomendado en forma opcional. Es decir, es factible y viable la existencia de ambos es escenarios sin contradicción: (a) la obligación de comer pan en Purim y  (b) lo opcional de decir “Äl Hanisim” en Bircat Hamazón y, con más razón, de nunca repetir un Bircat Hamazón por su omisión. Bajo este perfil, no habrá que interpretar, del Shulján Äruj, que no haya obligado a comer pan en Purim.

 

Sin pan, válido

 

El Rab JID”A, por medio de su comentario Birké Yosef (Simán 695, S.K.1), afirma que si una persona hizo la Seüdá de Purim sin comer pan, se le considerará que cumplió su obligación de hacer esta Mitzvá. Inmediatamente identificó la fuente de su dictamen y reveló que se trata de “Ejad Kadosh Bitshubá Ketab Yad” (uno que es Santo, a través de una Responsa manuscrita).


N.E.: Quizá se pudiera deducir que, en principio, el Rab JID”A considera que se ha de procurar comer pan en Seüdat Purim, pero, si no lo llegó a hacer, se convalidaría la Seüdá que hizo sin pan, tal y como escribió se le considerará que cumplió su obligación de hacer esta Mitzvá. Quizá el motivo de una decisión así haya sido que el tema era polémico y, por ello, prefirió validar la Seüdá de Purim sin pan únicamente Bediäbad (por ejemplo, si ya se hizo así), pero, no Lejatejilá (cuando se dispone a empezarla).

El MAHARA”M Shik, quien fuera alumno del Jatam Sofer, dijo que la obligación comer pan no es debido a la Mitzvá de Simjá. Y basó su afirmación en el hecho de que, en Shabbat, es obligatorio comer pan, a pesar de que no haya una Mitzvá de Simjá en Shabbat, tal y como lo ha expuesto el Rab Äkibá Íguer. No obstante, el MAHARA”M Shik manifestó que es bueno comer pan, pero, acotó que no es obligatorio.

 

Prueba a favor

Rabenu Ajay Gaón

 

El NATZI”B Mi_Volog´yn, a través de su libro Ëmek Sheelá (Simán 67), explicó que una de las Sheeltot del Rab Ajay Gaón expuso que todo el Bet Yisrael (la congregación de Israel) está obligado a comer y a beber en Purim, y agradecer por los milagros que se hicieron…

Dedujo el Ëmek Sheelá que es obligatorio comer pan, ya que una obligación de comer no se concreta efectivamente si no es con pan.

 

Dejiyá

Comida, bebida e implicación

 

No obstante, no necesariamente habría que interpretar que la obligación impuesta por el Rab Ajay Gaón haya exigido el consumo de pan, pues, imponer el consumo de comida y bebida no necesariamente ha de implicar la participación del pan. Como prueba de esto, se podría recordar que, en Halajot de Rosh Jodesh, hay un inciso halájico que dice que se debe amplificar la Seüdá de Rosh Jodesh (con respecto a lo cotidiano). Los Ajaronim explicaron que esto se cumple con sólo aumentar un platillo o alimento que convencionalmente no comería en un día común y corriente… Pero, no indicaron que esto se cumpla necesariamente a través del consumo de pan.

 

Por otro lado

 

El Rab Mimunkach, autor del Nimuké Oraj Jayim (Simán 695), afirmó que, en Purim, hay una obligación de comer pan. Asimismo el Kisé Eliyahu, cuyo autor es el Rab Eliyahu Israel, sostiene que es un deber comer pan en la Seüdá de Purim.

 

Resumen

 

Ya que hay una discusión entre los Poskim sobre si es inminente comer pan en Purim, y considerando que hay Rishonim que han revelado abierta y textualmente su dictamen de obligar a comer pan en la Seüdá de Purim, y considerando que no se halla registrados textos de Rishonim que hayan dictaminado directamente lo contrario: el dictamen se inclinaría en favor de procurar consumir pan en la Seüdá de Purim, a menos de que esto le cause molestias físicas o de salud, caso en el cual, podrá basarse en los Poskim que transigen en este punto.

 

Conclusión

 

Cuando una persona se disponga a hacer la Seüdá de Purim, tiene que hacer todo lo posible por consumir pan.

Pero, en caso de que la persona tenga una molestia física o de salud causada por el consumo de pan, como por ejemplo, una alergia, no se le obligará a comer pan en la Seüdá de Purim.

En caso de causarle una molestia de menor magnitud, procurará, al menos, consumir la cantidad de Cazayit de pan (un pedazo de pan que ocuparía un volumen de 28 cc.).



Comments