Num. 247 ¿Con qué mano bendecir por el Talit?


Introducción

El precepto de Talit requiere de conocer relevantes instrucciones que constituyen –entre todos- un requerimiento fundamental para su cumplimiento. Desde el principio hasta concretar su puesta, están proyectado su proceder en la Ley. Todo comienza cuando la persona se dispone colocarse el Talit, cuando va a decir a bendición respectiva. Algunos toman el Talit con la mano derecha, unos con la izquierda, a otros le es indiferente; algunos les parecería bien con la mano con que se sienta más cómodo, y otros usan las dos manos simultáneamente. Sin ánimos de calificar a cada una de estas actitudes, esta investigación ha perseguido el objetivo de revelar la correcta posición con que se debe prensar el Talit mientras bendice previamente a su puesta.

Preguntas 


¿Con qué mano hay que agarrar el Talit, antes de pronunciar la bendición previa?¿Mano derecha, izquierda?¿Sería permitido el uso de la dos manos en caso de requerirlo?¿Es 

 obligatorio?

Argumentos



Aceite y Vino

 

El Talmud, en Maséjet Berajot (43:2), diserta sobre una persona a la que le trajeron aceite (para limpiarse las manos) y vino, para acondicionar idealmente la recitación del “Zimún del Bircat Hamazón”. Dice Bet Shamay que el aceite será tomado con la derecha y el vino con la izquierda, pues tiene el deber de bendecir sobre el aceite (que va a oler antes del Bircat Hamazón) y, después, sobre el vino que sostendrá durante el Bircat Hamazón. Pero, Bet Hilel dice que ha de ser sostenido el vino con la derecha y el recipiente de aceite con la mano izquierda.

Aunque es claro que hay una discusión entre estas dos escuelas, no obstante, estarían de acuerdo en que la mano derecha es la prioritaria, y si únicamente hubiesen dispuesto de vino, ambos habrían dictaminado que debe ser con la derecha la mano con la cuál asirlo para la Mitzvá de Zimún. Y así lo dictaminó el Tur (Oraj Jayim, 206:4): “todo elemento sobre el cual se bendecirá, ya sea para comerlo o para olerlo, deberá ser agarrado con la mano derecha en el momento de la pronunciación de su bendición”.

El Bet Yosef (Simán 206) dice que lo dicho por el Tur está evidenciado en el texto del Talmud (antes referenciado).

 

Alimentos y fragancias

 

Pero, si bien, en base a estas fuentes, se ha demostrado que se debería agarrar, con la mano derecha, al elemento sobre el cual se bendecirá, por otro lado, algunos Poskim han orientado este dictamen en función de lo que estrictamente está escrito “ya se para comerlo u olerlo”, y, por lo tanto, concluyen que tomar un elemento con la mano derecha es una exigencia que restringe únicamente alimentos o bebidas, especias o perfumes, por ejemplo…. Pero, cualquier otro elementos sobre el que fuera factible bendecir, no requerirá de la exigencia de que se agarre necesariamente con la diestra, como por ejemplo, agarrar el Talit mientras bendice en el mismo…

 

Y si alguien quisiera afirmar opuestamente a esta vertiente, diciendo “así como se debe usar la mano derecha para sostener el alimento o la especie aromática, mientras bendice sobre éstas, de la misma manera habría que habría que con las bendiciones sobre las Mitzvot”, debería justificarlo mediante una fuente que lo corrobore.

 

Objetos de Mitzvá

 

Al investigar, entre los Rishonim, se encontró al Mordejí, quien a través de su Comentario al Maséjet Berajot (Simán 149), en nombre del RAABI”A, dijo que toda Mitzvá (todo objeto de Mitzvá) debe ser sostenido con la mano derecha. Y, refiriéndose, en especial, al momento en que pronuncia las bendiciones en todo asunto de Mitzvá, dijo: “es adecuado que lo agarre con la mano derecha”.

El RAM”A, en su Comentario Darké Moshé (Simán 206:2), basado en el RAABI”A, dictaminó que se debe usar la mano derecha para agarrar elementos de Mitzvá previo a su cumplimiento.

Pero, llama la atención que el Shulján Äruj no registró el dictamen del RAABI”A… Aparentemente se podría interpretar -de su posición- que sostiene que no es necesario hacer uso exclusivo de la mano derecha sosteniendo el objeto de Mitzvá, para bendecir por ésta. Y esta conjetura tendría su plataforma en que el Talmud únicamente dirigió el uso exclusivo de la mano derecha con respecto al tema de bendición por comer o beber alimentos y por oler fragancias.

 

No obstante, todavía se podría divisar la posibilidad de afirmar que, si el Shulján Äruj –en el tema en cuestión- no mencionó nada sobre con qué mano se habría de hacer las Mitzvot, eso no querría haber dicho que está en desacuerdo o que no recibió el dictamen del RAABI”A. Su omisión no refleja una posición clara… Pero, al hojear el Bet Yosef (Oraj Jayim, Simán 212), es notable que hace referencia al Talmud base de este tema, con el Comentario de RASH”I, quien explicó que Beth Shamay dijo que se bendice por un aceite aromático con la mano derecha, ya que por éste se debe bendecir de primero antes del vino (y, por ende, el uso de la derecha corresponde a la prioridad en la bendición de alimentos o aromas, y exclusivo cuando sólo se trata de uno de éstos). Continuó el Bet Yosef, esta vez, refiriendo al Mordejí en nombre del RAABI”A, diciendo que, de aquí, podremos deducir que cualquier bendición de cualquier objeto de Mitzvá sea digno de ser sostenido con la mano derecha. Y así también en la HabdaláSe toma la copa de vino con la derecha, cuando bendice por el vino, y luego coloca la fragancia en la mano derecha y bendice; posteriormente deja lo que tiene en la derecha y se ocupa de la bendición sobre el fuego con esa misma mano…  Dice el Bet Yosef que dedujo el RAABI”A que asimismo deberá ser con respecto a cualquier objeto de Mitzvá… (Hasta aquí el Bet Yosef sobre el RAABI”A).

 

Omisión misteriosa

 

Sorprendentemente el Bet Yosef no registró  ninguna opinión que antagonizara a la del RAABI”A, por lo que se podría suponer que el Bet Yosef se quedó –como dictamen- con dicha opinión, en este asunto… Y si –a esto- preguntamos ¿por qué el Talmud expresó únicamente al consumo alimentos y olida de aromas para enseñar que hay que agarrarlos con la mano derecha?, se podría responder que el motivo es que, en esa página del Talmud (Loc. Cit., Hoja 43), se estaba previamente disertando sobre diversos temas de alimentos y fragancias –de hecho, casi todo el Pérek 6 habla sobre bendiciones sobre alimentos y demás asuntos de disfrute-, y el Talmud continuó la tónica a colación y en términos con los que se estaban exponiendo, mas sin nunca pretender restringir el dictamen a dichos términos. En otras palabras, el Talmud quiso mostrar cómo se debe agarrar un objeto sobre el cual se va a recitar una bendición, sin importar si es de Mitzvá o si es de disfrute. Bajo este enfoque, el Talmud los tomó como un ejemplo cualquiera (por cierto, de la vida cotidiana), sin pretender aludir y limitarse a un tipo de bendición específica. Por lo tanto, si el Bet Yosef omitió la extensión de este aprendizaje para asuntos de Mitzvá, es porque el Bet Yosef sostenía que era obvio (que la mano con que se agarra el objeto de Mitzvá para el momento de la bendición sea la misma con la que se agarra un alimento cuando es bendecido).

 

Mano Derecha

 

Siguiendo este lineamiento, el autor del Jésed Laalafim, Rab Eliëzer Papo, en Halajot Tzitzit, describe los pasos de cómo una persona se envuelve y viste el Talit. Cuando la persona se va a poner el Talit, dejará doblado el Talit de una forma que sólo se desdoble la región que cubrirá a la cabeza durante su envoltura. (a) Tomará los dos extremos (doblados) del Talit con la mano derecha, dirá -en esta postura- la bendición de Lehitätef Betzitzit, e inmediatamente (b) volverá a agarrarlo con las dos manos (anexará también la mano izquierda), y se lo pondrá.

Se desprende -de este enfoque del Jesed Laalafim-, que (a) inicialmente se ha de bendecir sobre la Mitzvá del Talit, mientras este atuendo se encuentra sostenido exclusivamente con la mano derecha. Cuando termine de pronunciarla, (b) podrá usar también la mano opuesta para auxiliarse finalmente en la puesta del mismo.

En la práctica, se podría decir que un hombre tiene la capacidad de prensar y sostener todo un Talit con una sola mano, en especial, la derecha. Y, por lo tanto, se puede entender que halájicamente se factible esta postura.

 

El Caf Hajayim (Simán 22:S.K.9) dice que, en el momento en que se va a decir la Berajá, deberá asirlo únicamente con la mano derecha. Y trae la prueba del Shulján Äruj (O.J., 206:4), donde está escrito que todo elemento sobre el que se bendice, ya sea para comerlo o para olerlo, requiere asirlo con la mano derecha cuando bendiga.

 Y agregó el Caf Hajayim: “…y así es la Costumbre de los Mekubalim de la Yeshibá de Bet El, ¡que Hashem la Guarde y la Cuide!”. El Caf Hajayim vuelve y recalca: “y no como pocas personas que agarran el Talit con la dos manos en el momento en que bendicen por el Talit”.

 

¿Y en la práctica?

  

A pesar de lo hasta ahora dicho, en la práctica, no es difícil ver autoridades rabínicas que no se conduzcan bajo este estricto lineamiento, sino que bendicen el Talit mientras lo asen con las dos manos, desde el principio… Si es así, ¿cómo se explica que tantos hayan dejado de lado la opinión del Caf Hajayim, y no bendijeran, con las dos manos, sobre su Talit?

Algunos han querido responder a esta pregunta suponiendo que, dado que el autor del Caf Hajayim era Mekubal (cabalista) y se desenvolvía en un ambiente de costumbre cabalista, no ha de extrañar que haya seguido ese mismo lineamiento, y hasta haya descrito como “pocos”, a aquellos extranjeros que llegaban a su Bet Hakenéset y bendecían sobre el Talit con la postura diferente a la estipulada por las autoridades cabalísticas…      

  

Salvándolo de caerse

 

Por otro lado, el Rab Yosef Jayim de Bagdad, a través de su libro Öd Yosef Jay (Año I, “Bereshit”, Ot 4) diserta sobre el caso en que una persona tenía el Talit agarrado y justo cuando dijo la bendición se le cayó al piso. Si ya dijo la Bendición, y luego se le cayó el Talit, está permitido que se ponga de nuevo el Talit sin decir otra vez la Bendición. Continuó el Öd Yosef Jay trayendo otro caso, en el cual, “una persona está diciendo la Bendición, y, antes de que pudiera terminarla, se le cae al piso pero ‘queda agarrado todavía de la otra mano’. Independientemente de cuál fuere la respuesta especifica del caso, queda evidenciado, por el planteamiento que formuló el autor, que su opinión es que, en condiciones normales, un Talit podría o debería ser tomado “con las dos manos” -para el momento de la bendición- y no exclusivamente con la mano derecha.

 

“Manos” evidentes

 

El Maamar Mordejay (Simán, 8:17) trae una Halajá redactada que deja en evidencia similar al uso de las dos manos al momento de bendecir el Talit: “una persona que estaba agarrando el Talit,  para decir la bendición correspondiente, y se le cayó el Talit ‘de sus manos, a la tierra (piso) y no quedó sujeta ni siquiera a una de sus manos...”.

De la misma manera, el autor del Shiyuré Kenéset Haguedolá, dejó sentado, en la redacción de su texto, que el uso de las dos manos, al momento de bendecir, es una práctica correcta y propia de la puesta del Talit.

 

En resumen, el Jesed Laalafim y Caf Hajayim están en favor del uso de una sola mano, en especial, de la diestra, para sostener el Talit mientras bendice previo a su colocación; pero contrariamente, el Öd Yosef Jay, Maamar Mordejay y Kenéset Haguedolá dejan entredicho, a través de su redacción, al igual que muchos otros Ajaronim (Baer Heteb, Shaäré Teshubá, etc…), lo obvio que es la práctica de tomar un Talit con las dos manos en el momento de su bendición, antes de ponérselo.

  

Ninguna prueba en contra

        

En el Halajá Berurá (O.J., 8:4), dice el autor que le extrañó no haber encontrado uno solo de los Poskim que afirme que el Talit deba ser sostenido con una sola mano antes de bendecir sobre el mismo. Y trae, como prueba, al Öd Yosef Jay, entre otros. Asimismo, defendió este tema alegando que lo dicho por el Caf Hajayim no es una contraprueba, pues ponerse el Talit es diferente a todas las Mitzvot.

 

Polémica didáctica

 

Contrariamente, el autor del Yalkut Yosef narra que, en una oportunidad, un alumno de él le mostró un libro, cuyo autor era contemporáneo con él, que registraba que no encontró ningún Posek que afirme que haya que usar la mano derecha exclusivamente para agarrar el Talit mientras se bendice por él. Asimismo, le mostró que aquél libro afirmó que lo dicho por el Caf Hajayim no es derivable del tema expuesto en Simán 206. El alumno, entendiendo lo difícil de su aseveración, le fue a preguntar al propio autor de ese libro, y este último no le dio justificativo alguno

 

Forma de uso

 

En aras de buscar un motivo para justificar el uso de las dos manos durante la bendición del Talit, sin contradecir la opinión del Mordejí, ni a los demás que comparan el tema de bendición de las Mitzvot con el Simán 206, se podría alegar, quizá, que la obligación de usar la mano derecha para asir el objeto de Mitzvá, en el momento de bendecir por ésta, corresponde a casos de Mitzvot que requieren y tienen la factibilidad de ser agarrados (sus objetos de Mitzvá) con la mano derecha durante su uso; por ello, se bendice con esa misma mano. Pero, cuando una persona se pone un Talit, se necesita a ambas manos para envolvérselo y vestirlo…

1. Siendo así, cuando se vaya a decir la bendición, (a) si la persona tratara de asirlo únicamente con la mano derecha y bendecir “Lehitätef Betzitzit” en esa postura, entonces, cuando termine de pronunciar esta bendición, no podrá ponerse el Talit inmediatamente sin depender de hacer un movimiento ajeno a la puesta del mismo: y va a estar prácticamente tentado a interrumpir el proceso moviendo y anexando la participación de la otra mano (ej. izquierda) para asir el Talit, lo que se constituiría en un paso de retardo y leve interrupción entre la bendición y la colocación del Talit. Pero, contrariamente, (b) cuando se opta por decir la bendición, asiendo el Talit con ambas manos, lo único que queda es directamente ponérselo sin pasar por un proceso intermedio alguno, evitando interrupciones.

Por lo tanto, para la mayoría de los Poskim ha sido tan importante evitar esta leve interrupción, que fue preferible que se transigiese permitiendo asir con las dos manos, al Talit, antes de su bendición, consiguiendo -con esto- que esté todo listo para cumplir con la Mitzvá de Ätifat Talit en forma inmediata a la bendición, sin interrupción.

 

Interrupción

 

2. Además, dado que las bendiciones sobre las Mitzvot van acorde y funcionan como preámbulo para la Mitzvá propiamente dicha, es entendible que, a la hora de bendecir, no tenga que exigirse más que la postura con que se concreta la Mitzvá misma. Y, por ello, en lo referente al Talit, es comprensible que así como la Mitzvá se hace con las dos manos, la bendición se debería permitir hacer en esa misma postura. Y, en el resto de las Mitzvot que son realizables factible y hábilmente, usando únicamente la mano derecha: sí se podrá afirmar que requieran igualmente del uso exclusivo de la mano derecha y no de ambas.

 

El vino del Zimún

 

En el Shulján Äruj (O.J., 183:4), en Halajot Bircat Hamazón, está escrito que, cuando una persona agarre la copa de vino de Zimún (Bircat Hamazón), no debería auxiliar su agarre con la mano izquierda. מְקַבְּלוֹ בִּשְׁתֵּי יָדָיו, וּכְשֶׁמַּתְחִיל לְבָרֵךְ נוֹטְלוֹ בִּימִינוֹ, וְלֹא יְסַיַּע בִּשְׂמֹאל

El Rab Moshé Senir, a través de un texto de su autoría, quiso argumentar, a la posición de permitir, el uso de las dos manos para la bendición del Talit, diciendo que, si para agarrar el vino, la Halajá ha exigido que sea únicamente con la mano derecha, y, más bien, sería inconveniente hacerlo con la izquierda, entonces, debería ser considerado esta discriminación igualmente a  hora de bendecir por la Mitzvá de Talit.

 

No obstante, ha de ser recordado que la Ley de la copa de vino de Zimún contiene unos detalles que son propios de su tema y no necesariamente extrapolables a otro. El sentido que  tiene procurar no brindarle participación a la mano izquierda en este proceso, es para que no haya ninguna huella o manifiesto de sentimiento de pesadez en la Mitzvá, al punto que necesita usar las dos manos para ello (en especial cuando el peso de una copa de vino sea ligero)… Más todavía, según el Cabalá, el vino es símbolo de (invocación a la) Justicia, y, por lo tanto, si la persona comete la osadía de asir con la mano izquierda el vino, estaría, más bien, duplicando la (invocación de) Justicia, lo que se traduciría en un riesgo mayor para la persona que no se cuide de agarrarlo únicamente con la derecha… Pero, en lo referente al Talit, el cual requiere -como atuendo- lógica y físicamente de la participación de ambas manos para ponérselo, no habría pie para pensar que la participación conjunta de la mano izquierda ponga de manifiesto un sentimiento de pesadez, pues, si no usara la también la izquierda, sería problemática su colocación, cosa que no ocurre con el vino. Y, en cuanto a la Cabalá, la simbología de Justicia duplicada sólo persiste cuando se agarra el vino con la mano izquierda, pero, no con respecto a un Talit.

 

Conclusión

 

Es correcto asir con las dos manos al Talit, con la derecha y con la izquierda, para el momento en que vaya a bendecir por el mismo, y así es la costumbre a nivel mundial.

La costumbre de algunas congregaciones de Mekubalim, acostumbran a asir el Talit con la mano derecha, únicamente para el momento de la Bendición sobre el mismo.