Num. 237 Iluminación al bañarse


Introducción


Entre la actividad habitual de los seres humanos en general, está la de la higiene corporal, entre la que destaca el baño o ducha. Algunos deciden bañarse a una hora determinada del día, otros no tienen una hora fija, a veces de día, a veces de noche, etc… En esta ocasión, esta investigación persiguió el objetivo de saber si es permitido bañarse, sea de noche o no, a la luz de la o las velas, bombillos, o cualquier sistema lumínico, sin que esto represente una trasgresión o un riesgo de salud para la persona.




Preguntas 

¿Es permitido bañarse a la luz de la vela?¿Frente a un bombillo encendido?





Argumentos 


Tres consejos

 

En el Talmud, Maséjet Pesajim  (112:2), está escrito que había un rabino que se llamaba Rabí Yosí Ben Yehudá que, antes de fallecer, le dio tres consejos a Rabí Yehudá Hanasí:

1.        No salgas solo de noche

2.        No te pares, sin ropa, “Bifné” (delante) de una vela

3.        No entres a un balneario “nuevo” (que no haya sido inaugurado) pues (el calor es muy intenso y no está calibrado a la perfección -en el primer año de su uso- lo cual es riesgoso, y la tabla donde se paraban los bañistas) se podría desbaratar (por esta causa, ocasionando grave).

De los tres puntos hasta ahora expuestos por el Talmud, el segundo punto resalta como el seleccionado para empezar a desarrollar el tema en cuestión…

 

·          El Talmud, sobre el punto 2, preguntó sobre el motivo de la precaución de “no pararse delante de una vela sin ropa”. A lo que contestó que si una persona se parara delante de una vela “sin ropa”, eso le podría causar Nijpé (como un ataque de epilepsia).

·          Asimismo, el Talmud advirtió sobre una consecuencia similar (para los hijos) en caso en que una pareja esté junta, de noche, frente a una vela.

 

Vela y luna

 

El origen de esta Baraitá aparentemente se corresponde con lo que está escrito en Maséjet Dérej Éretz Rabá (Pérek 11), que dice que quien se para desnudo a la luz de la vela o a la luz de la luna “la sangre…en su cabeza” (arriesga su salud). A pesar de haber sido clara la advertencia, esta fuente no reveló el motivo.

Siendo así, una actividad parecida a esta, pudiera ocurrir, cuando una persona se esté bañando con la luz encendida, como es aparentemente lo más lógico, pues, de seguro va a necesitar ver bien la ubicación del jabón, champú, toallas, y, por su puesto ver por dónde camina y evitar tropiezos lamentables, etc… Y si es así ¿cuál sería la base para permitir que alguien pueda bañarse sin traspasar esta regla del Talmud?

 

Bases para permitir

I. Vela de cerca

El Rab Öbadía Yosef, en su SHU”T Yabíä Ómer, se hizo eco de esta premisa, y dijo que la prohibición que impone el Talmud afectará si la vela está cerca de la persona desnuda. Pero, en la medida que la vela se encuentre lejos de la persona que está sin ropa, no le afectará, y, por lo tanto, no traspasaría ni arriesgaría su vida. El Rab Öbadía Yosef alegó que la base de su responsa está en que la oración que prohíbe esto en el Talmud en Pesajim, está redactada con la palabra “Bifné”, término que tiene una connotación de “cercanía”, por lo que entendió el Rab Öbadía Yosef que la oración completa debe ser interpretada así: “No te pares, sin ropa, “Bifné” (=“cerca”) de una vela.

Para demostrar esto, trajo al ROS”H (Maséjet Shabbat, Pérek 2 Simán 6), sobre la enseñanza que dicta el Talmud de que esta “es prohibido contar dinero ‘Négued’ (frente) a la luz de la vela de Janucá”, sobre lo que preguntó el por qué debió el Talmud traer el tema de contar dinero como ejemplo de una prohibición de aprovecharse de la luz de la Janucá. ¿Por qué justamente este ejemplo?

Explica el ROS”H que el Talmud quiso enfatizar que hasta la actividad más pasajera, como por ejemplo, contar dinero, estaría prohibido frente a la vela de Janucá. Pero, acota el ROS”H que el Talmud llega a este extremo aunado a que el conteo del dinero es calificado como un servicio deslucido, a tal punto que, a pesar de ser un provecho tan sencillo queda prohibido. Y, no solo eso… Culmina el ROS”H diciendo que esta prohibición se impondrá en la medida que el conteo lo haga cerca de la vela, para detallar bien (la identificación de) estas (monedas). Y explica que esto es debido a que el Talmud en Pesajim escribió la palabra “Negued” (frente) que indica que el caso es que la vela de Janucá está cerca de la persona que está contando el dinero, quedando así la oración: “es prohibido contar dinero ‘Negued’ (frente=cerca) de la luz de la vela de Janucá”; de lo contrario, si el caso hubiese sido que la vela estuviera a cualquier distancia de aquél, el Talmud se habría pronunciado con el vocablo “Le” (a la), quedando así la oración: “es prohibido contar dinero ‘Le’ (a la) luz de la vela de Janucá”.

Y dice Rab Öbadía Yosef que, de la misma manera como, en Maséjet Shabbat, el ROS”H resalta la diferencia entre los vocabularios “Ke_Negued” y “Le”, diciendo que el primero indica cercanía, y el segundo indica incluso lejanía: asimismo se podrá determinar que , cuando el Talmud, en Maséjet Pesajim (Loc. Cit.) hace uso del vocablo “Bifné”, en vez de “Le”, es para indicar cercanía y no lejanía. Por lo tanto, únicamente aquella persona que pueda llegar a estar cerca de la luz de una vela deberá ser cauto de no estar sin ropa cuando llegue ese momento; si no, no.

 

 

Bifné-Lifné-Le

 

No obstante, cuando se observa el Maséjet Dérej Éretz, es verificable que allí sí escribió esta similar advertencia pero con el vocablo “Le” (quien se para desnudo “a la luz” de la vela o “a la” luz de la luna…), y, siendo así, se revela que el Talmud no hizo diferencia entre cerca o lejos, y la volvería la pregunta de cómo una persona puede hacer para encontrarse permisivamente sin ropa frente a la luz de una vela, como por ejemplo, para bañarse. ¿Acaso tendrá que prescindir de bañarse cuando sea de noche?

 

Pesajim vs D. Eretz

                                                                           

El Rab Öbadía Yosef, en Yabíä Ómer (Jélek 3, Simán 7), reconoció la diferencia entre los dos vocabularios empleados por ambas fuentes, pero, entendió que esta diferencia es debida a que ambas fuentes no pertenecen a un mismo bloque de opinión sino que discierne uno del otro. Es decir, hay discusión entre las fuentes del Talmud, entre Maséjet Pesajim  (dice que la prohibición es solamente cuando está cerca de la luz de la vela) y Maséjet Dérej Éretz Rabá (dice que la prohibición es incluso estando lejos). Y, al parecer, Rab Öbadía Yosef dictaminó como la primera opinión.

 

¿Discusión?... no necesariamente

        

No obstante, el propio Rab Öbadía Yosef se sintió incómodo con esta respuesta, en especial cuando el Javot Yair se había pronunciado frente a la posibilidad de alegar una discusión entre ambas fuentes del Talmud. Por lo tanto, dijo el Rab Öbadía Yosef admitió que esta no era una respuesta viable para encontrar un permiso o algún caso en que se permita estar sin ropa frente a la luz de una vela.

 

Si hay humillación

II. Bizuy Mitzvá

Dice el RAM”A (O.J., Hagah 275:12)  que, cuando llega el momento de encender las velas de Shabbat, acostumbraron a cubrir a los niños, para que no estén desnudos en este momento, “Bifné” delante de la velas de Shabbat… Y la razón es por Bizuy Mitzvá (para no hacerle vergüenza al precepto de la Vela de Shabbat).

Es notable que el RAM”A recurrió al motivo de Bizuy Mitzvá para justificar que sea prohibido que los niños estén desnudos delante de la vela de Shabbat. Siendo así, el Rab Öbadía Yosef, tomando en cuenta que el RAM”A lo podría haber prohibido alegando la prohibición de estar desnudo frente a la luz de una vela, y no lo hizo así, sino que alegó otro motivo, dijo que se demuestra que no siempre está prohibido desnudarse frente a la vela

 

Niño semi-vestido

 

Ante este argumento, se podría alegar que quizá el RAM”A habló de un caso en que el o los niños no están  completamente desnudos, y, dado que el Talmud sólo prohibiría estar frente a luz de la vela cuando se esté completamente desnudos, el RAM”A expresó otro motivo para justificar una prohibición de estar, aunque sea que esté semidesnudo, frente a la vela de Shabbat: para no humillar el honor del precepto. Y así fue analizado por el autor del libro Shemirat Haguf Vehanéfesh (Simán 267:1).

Otro alegato para disociar el caso del RAM”A con el caso en cuestión, está basado en el Mishná Berurá, quien afirmó que el motivo por el cual el RAM”A tiene que escribir que hay una prohibición de que un niño desnudo esté presente en el momento de la acción de encender la vela de Shabbat es porque realmente la prohibición básica de que una persona permanezca desnuda delante del fuego apunta únicamente a personas mayores de trece años, pero no para un niño. Y, por lo tanto, el RAM”A, tomando en cuenta que básicamente no es prohibido para un niño estar desnudo frente a una vela común y corriente, tuvo que recurrir al alegato de Bizuy Mitzvá (humillación del precepto), en el caso específico del encendido de una vela de Shabbat para prohibir que un niño esté desnudo frente a la vela en ese instante.

 

Metabolismo

 

III. Naturaleza del riesgo

El Maguén Abraham (Simán 173) sobre una advertencia que hiciera el Shulján Äruj sobre “comer productos de leche con pescado(N.E. específicamente el Shulján Äruj dictaminó, en este inciso, sobre lavarse las manos entre el consumo de una comida de pescado y el de otra de carne, pues comerlas juntos es peligroso), afirmó que esto ha sido cierto hasta esos momentos (época), pero, posterior a esos momentos, ha sido permitido. Y el motivo de que posteriormente se permita es que se minimizó el riesgo de salud al que se sometía la persona cuando ingería ambos simultáneamente a causa del cambio en la naturaleza (del metabolismo humano con el pasar del tiempo). En base a este comentario del M.A., el Toséfet Shabbat deduce que, de la misma manera como ha cambiado el metabolismo humano en favor de que el cuerpo tolere saludablemente, y sin peligro, el consumo de pescado con lácteos…, asimismo habrá pasado con la prohibición de permanecer sin ropa frente a la luz de la vela.

Como prueba de esto, recordó la Baraitá del Talmud (Pesajim 109:2) que advertía sobre el consumo de alimentos o bebidas en cantidades pares (“que no coma la persona de a dos, y que no beba de a dos…”), pues era riesgoso para la persona; y, a pesar de esto, con el pasar de los años, la gente dejó de ser meticulosa en este asunto, muy probablemente a causa de que el efecto natural de este fenómeno se había disipado. Por lo tanto, será comprensible que se haya disipado también el efecto negativo que tenía una vela encendida (o luz eléctrica) sobre cualquier individuo que permaneciera desnudo frente a la misma.

Esta opinión del Toséfet Shabbat fue compartida también por muchos otros Poskim

 

Apoyo bíblico

 

El Rab Yosef Jayim Zonenfeld, en su libro Salmat Jayim (Y.D. Simán 33), recibió una pregunta que decía que cómo podía ser que las mujeres permanecieran en el Mikvé –en la noche- frente a una o más velas encendidas… A lo que contestó que, en nuestros tiempos, no persiste ese inconveniente, en especial, cuando se trata de una persona que está concretando una Mitzvá en ese momento, como lo es la Mitzvá de ir a la Mikvé para la mujer, pues está escrito “Shomer Petaim Hashem” (Tehilim, 116:6) y “Shomer Mitzvá lo Yedä Dabar Rä”  (Kohelet 8:5).

En el SHU”T Zéjer Yehosaf, está escrito algo parecido a esto, por lo que llegó a la misma conclusión que su homólogo.

 

¿Y si no es por Mitzvá?

 

No obstante, habrá que admitirse que, si bien esto pueda ser cierto, no todos los casos en que la persona pudiera encontrarse desnudo frente a  una vela corresponden a un objetivo de Mitzvá propiamente dicho. Y, por lo tanto, quedaría en pregunta aun lo que pasaría en un caso en que una persona se encontrare sin ropa frente a la luz de la vela, cuando no estuviera cumpliendo con Mitzvá alguna. Y, no sólo eso… cabe recordar que no todos los Poskim coincidieron con el Maguén Abraham en su argumento sobre el cambio de metabolismo humano ante los riesgos corporales reportados en la Halajá; y, de hecho, tanto el  Caf Hajayim y el Ben Ish Jay rechazaron esta opinión del Maguén Abraham.

 

Shulján Äruj & RAM”A

IV. Sin considerarlo

Algo que llama la atención en este tema sobre el riesgo de permanecer o no desnudo frente a una vela encendida, es que ni el Shulján Äruj ni el RAM”A hicieron mención de ello, a pesar de sí haber recopilado el resto de las advertencias reportadas por el Talmud en Pesajim (Idem) expuestos al principio de esta publicación. Y, quizá, más bien, se podría detectar que sostengan lo contrario a lo que se entiende trivialmente del Talmud... El Darké Moshé (cuyo autor es el RAM”A) recopiló las palabras de Rabí David Abudarham sobre el caso de una persona que desea conocer su destino en el año que entra. Y dice el Darké Moshé que, en la noche de Hoshaäná Rabá, debe quitarse la ropa, envolverse con una sábana, subirse al techo, que extienda los brazos y los dedosy que se fije en la sombra que la luna proyecta: si  la sombra del cuerpo está completa y nítida, entonces, significa que será un buen año...

Si se recuerda bien, el origen de la precaución de no estar desnudo frente a la luz de la vela se correspondía con lo que está escrito, en Maséjet Dérej Eretz Rabá (Pérek 11): “quien se para desnudo a la luz de la vela o a la luz de la luna, ¡la sangre en su cabeza (arriesga su salud)!”… Y si es así, ¿cómo el Darké Moshé, en nombre de Rabí David Abudarham, entendió que pudiera ser posible pararse desnudo frente a la luz de la luna, cuando hay una fuente talmúdica que supuestamente lo censura?

Y no sólo eso… El RAMBA”N (Bemidbar, 14:9) dice, sobre el versículo “Sar Tzilam Meälehem Va_Hashem Itanu, Al Tiraúm”, que la expresión “Sar Tzilam Meälehem” (se les ha removido sus sombras de ellos) significa que la protección abandonó a los pobladores de la hasta entonces Tierra de Kenaän. Y para explicar esto mejor dijo el RAMBA”N que la sombra de la luna es una señal que revela la situación existencial de la persona, y, por  lo tanto, si una persona estuviera vulnerable, no se le vería la sombra en la noche de Hoshaäná Rabá, mientras que si sí se le ve tendrá cierto grado de protección espiritual. De esta manera es verificable, aun más, lo dicho por el Darké Moshé en nombre de Rabí David Abudarham, pues cuenta también con la fuente del RAMBA”N.

Asimismo el Talmud (Maséjet Horayot, 12:1) trae algunas fórmulas para que la persona pueda conocer el pronóstico de alguna empresa o viaje. Antes de irse de viaje, que se fije en su sombra…, y si ve la sombra de su sombra (ver la fuente y comentaristas para la explicación del tema), entonces es señal de que lo emprenderá con bien.

Siendo así, considerando que el Shulján Äruj y el RAM”A no hablaron sobre el tema de exponerse desnudo frente a una vela , y recordando que el Darké Moshé y los Rishonim expusieron la fuerza del sistema de verificación de sombra (desnudo a la luz de la luna), considerando que esto implica el que una persona se exponga desnuda a la luz de la luna para proyectar dicha sombra, aparentemente se demuestra que también será permitido exponer el cuerpo desnudo de una persona frente a la luz de la vela, y, por lo tanto, se deduce que la Halajá no es como lo dicho por Maséjet Pesajim (Idem) en este punto en especial.

 

Vela unitaria

V. Más de 1 permitida

En varios sitios en el Talmud y la Torá Escrita se resalta la importancia del encendido de una vela. Versículos como “Ki Ner Mitzvá Ve Torá Or” (puesto que la vela es la Mitzvá y la Torá es luz), “Ki Ner Ad_n_y Nishmat Adam” (puesto que la Vela de Hashem es el alma del hombre), etc… ¿Cuál es la relación entre el alma de la persona y una vela encendida? La vela encendida representa al alma, y, entre muchas de sus virtudes, atrae las fuerzas espirituales. Cuando el Talmud advirtió sobre pararse desnudo frente a una vela, debe ser interpretado exactamente como está textualmente escrito; es decir, la prohibición es pararse desnudo delante de única y exclusivamente 1 sola vela, sin que haya otras velas delante o que se trate de una antorcha o bombillo en cuyo caso no se corresponde con el caso expuesto por el Talmud en Pesajim (Idem). Asimismo, en cuanto a la prohibición de pararse desnudo delante de la luna, es cuando la luz proviene exclusivamente de la luna y no por otros astros.

 

De esta manera, se pudiera responder al argumento que alegó que el RAM”A sí habría permitido que un niño esté desnudo delante de las velas de Shabbat de no ser por el honor que hay que tener a esta Mitzvá: el motivo por el cual lo habría  permitido es porque los Ashkenazim encienden dos o más velas de Shabbat; y, por lo tanto, desde el punto de vista de la advertencia hecha en Maséjet Pesajim interpretado recientemente, no habría inconveniente en estar desnudo frente a dos velas encendidas o más, a menos que se trate de las velas de Shabbat, ante las cuales el RAM”A escribió sobre la compostura que hay que guardar… Pero, si se hubiese tratado de una sola vela de Shabbat, el RAM”A no habría recurrido principalmente al motivo del honor, sino a la advertencia hecha por Maséjet Pesajim.

Siendo así, bajo este perfil, una persona que necesite estar desnudo frente a la luz de varias velas deberá procurar que no sea frente a una sola vela (de aceite o parafina con una mecha) sino más de una vela, antorcha o cualquier otra fuente de luz diferente a  la unidad de una vela encendida.

 

 Conclusión


Una Vela

Es bueno ser cauto en no pararse desnudo frente a una vela encendida, tal y como lo expresa el Talmud en Maséjet Pesajim (112:2).

 

Un bombillo

Si una persona pretende bañarse en un sitio alumbrado por un bombillo o fuente de luz eléctrica, ya sea luz blanca o amarilla, tendrá permitido hacerlo.

 

Velas

Si una persona pretende bañarse en un sitio alumbrado únicamente por la luz de una sola vela (pues se fue la luz y no hay electricidad en la casa), procurará preferiblemente que haya encendida una antorcha o más de una vela, y, de esta forma, tendrá en que apoyarse para permitir bañarse a la luz de las velas.