Num. 131

Vaibárej David - Num. 131
 Para la Hatzlajá de R. David Ben Rajel & Sra.
Adhesivos quita y pon (en Shabbat)
 
  
(en audio sólo conclusiones)
    
¿Está permitido hacer uso de banderitas o señaladores de textos en Shabbat?
¿Es prohibido poner, quitar, ajustar o desajustar pañales desechables en Shabbat?
¿Se puede abrir y cerrar el adhesivo quita y pon de algunos empaques alimenticios? 



Introducción

Muchas personas habrán oído sobre algunos empaques alimenticios que sirven, además de presentar y almacenar el producto nuevo, para conservarlo cerrado después de haberlo abierto la primera vez. De esta manera, la persona conserva el alimento empacado cómodamente sin tener que buscar otro recipiente con tapa para este fin. Con estos empaques, se logra este objetivo a través de la propiedad adhesiva que permite que se peguen los bordes del empaque, pero, al mismo tiempo, permite que se abran sin dificultad la siguiente vez.

Si bien es una ventaja que provee la tecnología actual, por otro lado, en un día de Shabbat, día en el que prevalece el cuidado de no hacer los 39 Melajot (Trabajos) registrados en las Halajot de Shabbat, cabe señalar que el uso de estos empaques deja en pregunta si ocasionaría la trasgresión de una de estas Melajot, debido a sus propiedades adhesivas. Para el actual documento, será el objetivo despejar la incógnita sobre si se podrá ejercer el libre uso de estas bolsas o empaques en el día de Shabbat.

Asimismo será del interés de esta investigación conocer si es permitido el uso de señaladores adhesivos que se pegan y se despegan para facilitar la continuación de la lectura en otro momento; de igual forma se averiguara si se considera o no trasgresión la el ajuste o desajuste (de adhesivos) de los pañales desechables en el día de Shabbat.

 

Preguntas

¿Se puede pegar y despegar, en Shabbat, una superficie adhesiva que esta hecha para pegar y despegar varias veces?

¿Es permitido ajustar o despegar el adhesivo de los pañales desechables, en Shabbat?

¿Cuál es el dictamen halájico, para el día de Shabbat, en el caso en que se pretenda pegar y despegar los adhesivos de ciertos empaques alimenticios para conservar su contenido en buen estado?

¿Se pueden usar “señaladores” adhesivos (quita y pon) de textos en Shabbat?


Argumentos

Pegar = coser

 

En el Mishné Torá, en Halajot Shabbat (Pérek 10, Halajá 11), escrito por el RAMBA”M, está escrito que el que pega papeles, o pieles, usando la pega que usan los escribas o algo por el estilo, es (habrá hecho) una Toladá de Tofer (es un Derivado de la Melajá de Coser), es decir, estaría trasgrediendo la prohibición de coser, la cual está penalizada (con la correspondiente sanción que se daría por cualquier otra de las restantes 38 Melajot de Shabbat), lo que significa que es una prohibición de la Torá, según el RAMBA”M.

Lo mismo ocurriría para el que despega papeles o pieles que estaban pegados, y no tiene la intención de destruir ambas partes al despegarlas, sino que se concentra en que no se estropeen las superficies despegadas, entonces, estaría realizando la Toladá de Koreä (Desgarrar),  lo que está penalizado igualmente.

Por ende, se deduce -del Mishné Torá- que si una persona deseare abrir un empaque de plástico de alimentos, por sus bordes, aquellos que vienen pegados, y cuidara de que no se estropeen los extremos al despegarlos, estaría traspasando una prohibición Mide_Oraitá de realizar la Toladá de Koreä aun en el caso en que sus extremos recién despegados no conserven el poder de pegarse de nuevo.


Parte de un Todo

 

Al hojear un poco el texto del Maguid Mishné y del Késef Mishné, así como otros comentaristas más sobre el RAMBA”M, no se encontró cuál es el origen de esta correspondencia del que derivara la acción de pegar de coser, y despegar de desgarrar.

No obstante, se encontró un libro titulado Mirkébet Hamishné, quien dijera que el RAMBA”M derivó este conocimiento del Talmud Yerushalmi, en Maséjet Shabbat (Pérek 16:Halajá 2), donde está escrito que, en caso de incendio, es permitido, en Shabbat, sacar un Séfer Torá con Estuche (Tik) incluido, de un Lugar Privado (Reshut Hayajid) al Patio adyacente aunque carezca de Ërub (Jatzer Sheená Meürebet), pero no sacarlo a la vía pública.

El Talmud Yerushalmi explica que no haría falta decir que el Tik del Séfer Torá está permitido sacarlo, sino únicamente para el caso en que el Tik no esté “Thaful Lo”, pero, en el caso en que esté “Thaful Lo”, entonces, “Kegufó Damé” (se considera como parte de la esencia del cuerpo del Séfer Torá) y no habría ni qué enseñarlo, ya que, de seguro, estaría permitido. La palabra “Thaful” es definida como un componente considerado como parte de la esencia del todo, mientras que lo que no es “Thaful” corresponde a un anexo a la esencia de ese todo, es decir, cuando viene separado.

De esta Guemará, entendió el Mirkébet Hamishné que un elemento o accesorio que se presenta colocado sobre o en el objeto al que sirve, es suficiente para considerarlo como cosido. Siendo así, con más razón, dos superficies que han sido pegadas una a la otra, deberían ser consideradas más que “Thaful” a la otra, y, por ende, derivados de la actividad de coser. Y ya que este tipo de colocación se ha equivalido, por el Talmud Yerushalmi, al tema de coser y descoser, su acción en Shabbat entra en una prohibición  de la Torá, y, por ende, pegar en Shabbat será lo mismo.

 Y es de esta comparación, de la cuál el RAMBA”M extrajo su enseñanza en la referencia recientemente expuesta…

 

TafuR & ThafuL

 

Sin embargo, esta prueba no revela la contundencia necesaria, como para que los Poskim la adoptaran como válida, a tal punto que, en el Libro Jidushé RADA”L, escrito por el Rab David Luria, tenía una versión diferente del Talmud Yerushalmi, y en vez de versar “Thaful Lo” se recibió la versión de “Tafur Lo”. Es decir, la única forma de que un Tik se considere como parte de la esencia de un Séfer Torá no es simplemente que esté colocado o vestido en éste, sino cosido en éste. De lo contrario, el Tik se considerará como un objeto por sí mismo.

Con esta versión, ya no se podría aprender que la acción de pegar dos objetos sea prohibida, ya que el Talmud Yerushalmi expresó el verbo de una acción que implica sólo que esté cosido y no únicamente que esté colocado encima o adherido (indicado a través de la primera versión). Por ende, sólo se puede aprender que algo que está cosido, es prohibido de separar su costura; de lo contrario, si no estaba cosido y solamente sí adherido o pegado, no necesariamente se podrá concluir que esté prohibido separarlos en Shabbat.

No sólo eso, aun según la versión inicialmente manejada (aun manejando la versión de “Thaful Lo”), el hecho de que un objeto sea Tafel a otro (acompañando al otro), eso no quiere decir que se pueda comparar con dos objetos pegados, pues aunque dos objetos pegados están más arraigados físicamente uno al otro, más que lo podría estar un objeto Tafel al otro, no obstante, el tema de “Tafel” corresponde al acompañamiento o servicio que ejerce un objeto hacia otro, a tal punto que el servidor o acompañante sea considerado como si fuera parte esencial del objeto con el que está vinculado, mientras que dos objetos pegados no se encuentran bajo la sombra de este concepto.

 

Filacterias del Brazo

 

Otra prueba que podría desembocar en la enseñanza del RAMBA”M, está ubicada en Maséjet Menajot (34:2), la cual explica que una persona tiene los Tefilín de la Cabeza y la Mano. Una de las diferencias entre ambos, es que en el de la Cabeza las Cuatro Perashiyot están escritas en 4 diferentes pedazos de pergamino, mientras que, en el del Brazo, las 4 están escritos en uno solo (largo). ¿Qué pasaría si no cupiesen las 4 Perashiyot en un pergamino, y necesita unirlo con otro?

La Guemará dice, recordando una Baraitá, que la Tefilá de la mano se escribe sobre un pedazo de cuero; y si la escribió sobre 4 pedacitos de cuero… cumplió con su obligación si y sólo si los une; y se considerará como si fuesen uno solo, siempre y cuando, los haya pegado, pues está escrito: “Vahayá Leot Äl Yadeja Vehayú Letotafot Ben Ëneja”.

Se deduce, de esta Guemará, que si dos objetos pegados son como uno, entonces, la pega no se considera Jatzitzá (interrupción). Por consiguiente dos superficies pegadas, una a la otra, emularían halájicamente el impacto físico que ejercerían dos superficies cosidas, al ser que ambas acciones son consideradas halájicamente como unificadoras y consideradas como una.

 

Calidad de la unión

 

Empero, es posible alegar que si bien el resultado es el mismo, por otro lado, los Poskim no han aceptado esta relación como íntimamente válida…  Si, aunque es cierto que, de la prueba, se ha deducido que pegar no incurre en problema de Jatzitzá, ¿quién podría asegurar que la calidad de la unión es la misma que la de Tefirá? Y aun sin negarlo, ¿quién podría asegurar que lo que representa una pegada para Halajot Tefilín es lo mismo que lo que representaría para Halajot Shabbat?

 

La cera de vela

 

Dice el Shulján Äruj (O.J., Simán 340) que el que pega papeles o pieles, con la pega de los escribas o con algo por el estilo, estaría incurriendo en la Toladá de Tofer y es penalizado. Y lo mismo será para aquel que despega  papeles pegados o pieles pegadas, y no tuvo como objetivo estropear las superficies despegadas, se considera que ha incurrido en la Toladá de Koreä y es penalizado.    

El Maguén Abraham (O.J., Simán 340) dijo que si una persona estuviera leyendo un libro y viere que habían dos hojas que se habían pegado previamente con cera de vela, sí está permitido despegarlas en ShabbatLa prueba es que está escrito en el Shulján Äruj (Halajot Kosher, O.J., Simán 314:10) que está permitido quitar el sello de la tapa de un pozo de agua en Shabbat, pues no es una sellada fija la que se está aflojando, pero no puede romperlo sino abrirloPor este motivo también, está permitido remover el sello de una tabla que había sido sellada con cemento fuera del horno, pues este sello no fue hecho allí para perdurar perennemente. El Maguén Abraham tomó esta muestra de Halajot Kosher (amarrar) y la relacionó con el tema de Halajot Tofer, y dijo que así como en Halajot Kosher la situación de un amarrado depende de sobremanera de si es o no con el objeto de que se quede arraigado fijamente, de la misma manera, en Halajot Tofer así será, y, por ende, ya que la cera de vela (Simán 340) ha caído en forma fortuita allí, obviamente sin perseguir el objetivo de que se queden pegadas fijamente, entonces, si alguien viera en Shabbat que hay dos hojas de un libro pegadas por esta causa, podrá despegarlas sin pasar por trasgresión.

 

Empaques quita y pon

 

Por ende, se deduce, del Maguén Abraham, que si se ha permitido despegar dos hojas, por el solo hecho de haber sido pegadas –de antemano- no en forma perenne, entonces, de la misma manera, habrá de permitirse abrir un empaque por la parte por donde están pegados sus bordes, aunque sea cuidando que no se estropeen, al ser que, cuando se cerró (en la etapa final de su fabricación), se hizo con la intención de que se volviera a abrir lo antes posible (cuando el consumidor lo desee).

 

Los hornos de Egipto

 

Empero, en el Perí Jadash (Yoré Deä, final del Simán 118), está escrito que habían unos hornos de la comunidad judía de Egipto, que estaban al acceso de los no yehudim, razón por la cual se solía sellar con papel los hornos mientras contiene la comida (ver Halajot de Basar Shehitälem Min Haäyin), de tal forma de darse cuenta si algún no yehudí lo había destapado violentando el sello (hay ciertos riesgos halájicos a los que se somete una persona que deja comida temporalmente en manos de un no yehudí, por lo que se justifica sellarlo). A veces pasaba que llegaba el momento de aprovechar la comida en el día de Shabbat, y tocaba la necesidad de abrir dicho sello en pleno Shabbat. ¿Se permite violentar el sello en el día de Shabbat, en pro de obtener la comida caliente que esta provee?

Responde el Perí Jadash que el uso de este sello está aprobado para evitar caer en los riesgos halájicos expresados en el Simán 118, pero, el problema está en abrirlo en Shabbat, pues la persona que lo abra estaría trasgrediendo una prohibición de la Torá. Por ende, el autor del Perí Jadash estaría explicando que, cuando el RAMBA”M expresa que es prohibido despegar en Shabbat dos superficies, se refiere a cualquier caso, incluyendo aquel caso en que la intención de quien las pegó haya sido de dejarlo pegadas temporal y no fijamente, y la razón es que el Perí Jadash no entendió que pegar esté relacionada con la Melajá de Kosher sino con la de Tofer, y, siendo así, no se pueden aprender las mismas reglas de Kosher y sus permisiones, sino las mismas reglas de Tofer tema que carece de una permisión similar.

Este contraste entre el Perí Jadash y el Maguén Abraham sobre lo qué representa la acción de -en Shabbat- despegar dos superficies que habían sido pegadas temporalmente, es tan intenso, que la diferencia entre ambos enfoques sobre la exposición del RAMBA”M estaría dada entre lo estrictamente penalizado, y lo enteramente permitido. Es decir, sobre un mismo caso, el Perí Jadash lo correspondería a la penalización sancionada por concepto de hacer cualquiera de los 39 Trabajos prohibidos en Shabbat, mientras que el Maguén Abraham lo permitiría completamente.

 

Preparado para descoser

 

A pesar de que esta impresionante discrepancia pareciera haber nacido en esta época de Ajaronim, no obstante, se encontró evidencias de que esta discusión fue emprendida desde hace muchos años más atrás, ya desde la época de los Rishonim. Uno de ellos, el Or Zarúä (Jélek 2, Simán 68), tocó el tema sobre la acción de romper, en Shabbat, la costura de la garantía de las camisas que se vendían para aquella época. Para aquel momento, “los cuellos” de las camisas venían cosidos con el cuerpo de la camisa, de tal forma de garantizar al consumidor que la camisa no había sido usada.

Dice el Or Zarúä que hay Poskim que dictaminaron que es prohibido romper esta costura en Shabbat ya que es una Tefirá Shel Kayamá (es una costura que tiene la capacidad de quedarse así para siempre), mientras que otros Poskim encabezados por el Rab Yosef, opinan que es permitido, siempre y cuando el Dérej (el hábito) sea (que el fabricante suela coserlo) para que lo rompan antes de estrenarlo, es decir, Enó Äsuy Lehitkayem (no está hecha la cosida para que se mantenga así perennemente). Lo mismo pasaba con los pares de zapatos que venían cosidos entre sí, de tal forma que no se confundiera una talla o modelo con otro, en los almacenes, y cuyo dictamen sobre si se permite o no romper esta costura era producto de discusión entre los Rishonim reseñados por el Or Zarúä.

 

Seccionar una costura

 

Es necesario saber que, de los Rishonim mencionados, la mayoría decidió a favor de permitir romper una costura que fue realizada con la intención de quedarse así temporalmente. El Bet Yosef, por su parte, se pronunció en favor de esta mayoría de Rishonim, y declaró que es permitido cortar la costura que ha sido añadida por los fabricantes en señal de garantía de “producto nuevo”, al ser que es una costura temporal. Continuó diciendo el Bet Yosef que, si bien esta actividad (romper una costura temporal así) está permitida, no obstante, esta decisión halájica no debe ser promulgada (en conferencias) delante de personas sin conocimientos de Torá (Äm Haäretz), ya que si una persona de este nivel escuchara que se permiten romper costuras temporales en Shabbat, ya sea en el caso de la camisa o del par zapato, etc…, entonces, podría añadir, a su entender,  permisiones en forma incorrecta.

De cualquier forma, se obtiene, a partir del Bet Yosef, que ya que su decisión halájica, incluso en el tema de coser, siempre y cuando hayan sido dos superficies cosidas temporalmente (con la intención de que se desunan para el momento de su uso), ha sido que es permitido romper esta costura en Shabbat, entonces, por deducción, también se debería permitir despegar dos superficies, en el día de Shabbat, y no se considerará que se trasgredió con Melajá alguna, cuando las superficies fueron pegadas temporalmente (con la intención de separarlas para el momento de su uso).

 

Pegar para siempre

 

El libro Pájad Yitzjak, escrito por el Rab Yitzjak Benforte, registra, en nombre del Rab Yosef Cazis, que ni el RAMBA”M ni el Shulján Äruj prohibieron pegar papeles sino únicamente cuando se pretende que se quede así (pegado) perennementePero, cuando se trata de papeles cuya intención es abrirlos próximamente (despegarlos de vuelta), entonces, está permitido inicialmente pegarlos (y, por ende, despegarlo también). Y así es la opinión del MAHARI”L, el TA”Z y el Maguén Abraham, entre otros.

Por otro lado, el Jajam de Vilna, el Perí Megadim, y la Mishná Berurá, listado encabezado por el autor del Perí Jadash, son de la opinión de que es prohibido Mide_Oraitá pegar o despegar papeles en Shabbat.

 

Profundizando el permiso

Los mismos principios

 

Cabe recordar que el RAMBA”M ha relacionado el tema de “pegar y despegar” con el de “coser y descoser”, lo que implicaría que ambos (pares de actividades) se guiarían, al menos, por los mismo principios que los calificarían eventualmente como prohibidos o permitidos de hacer en Shabbat. Tomando en cuenta que: cuando, en Shabbat, una persona inserta un hilo con una aguja a través de un pedazo de tela, pero dejando el hilo sin amarrar, de tal manera que esté listo para próximamente retirar el mismo del lugar de inserción, estaría permitido según la Halajá, pues no califica como un Trabajo de Tofer (coser)…, entonces, de la misma manera, cuando una persona pegue dos superficies de tal manera que queden listas para ser despegadas, sin que las misma (superficies) sufran daño alguno, análogamente será permitido, pues no calificará como Medabek, bajo esta interpretación al RAMBA”M. En otras palabras, si una persona llegara a pegar dos objetos con un pegamento que permita que permanezcan pegados pero al mismo tiempo tenga la capacidad de ser despegados fácilmente sin tener que romper ninguna de las dos áreas unidas, entonces estaría permitido tanto la pegada como la despegada en Shabbat con este nivel de adhesividad. Con mayor razón aún, esto se podrá entender cuando el uso habitual de ambas superficies implique el que se ensamblen y se desensamblen o se peguen y despeguen.

 

Señalador de textos

 

De esta manera, un caso que quizá no sería objeto de discusión podría ser éste y es probable que incluso los Poskim que hasta ahora se han pronunciado a favor de prohibir la despegada de dos superficies en Shabbat, permitan en el caso en que se haya hecho uso de un pegamento de especial intensidad, es decir, que pegue pero que permita despegar sin que tengan que arrancarse parte de sus extremos, como por ejemplo, un señalador de libros con adhesivo “quita y pon”, lo cual cuenta con un pegamento que permite pegar y despegar reiteradas veces, pero, en ningún momento la despegada rompa las hojas del libro ni del señalador.

 

Cierres mágicos

 

Otro ejemplo podría venir representado por los famosos “cierres mágicos”, los cuales consisten en dejar bien pegados dos objetos, pero, permiten al mismo tiempo separarlos en cualquier momento sin que estos sufran daño alguno en sus extremos (a tal punto que se podrá repetir este par de acciones muchas más veces). Estos cierres tienen mucha utilidad en el mercado contemporáneo, y está presente en la industria del calzado, papelería, ropa, juguetes, lencería, etc… Incluso hay Sinagogas que cuentan con envolturas de Séfer Torá que ya no utilizan las tradicionales cuerdas para su amarrado, sino un “cierre mágico” o “quita y pon” en su sustitución.

 

Despegar a cada rato

 

Es evidente que el factor común entre todos estos casos es también que la utilidad de esta pegada y despegada es aprovechada en forma frecuente, de la misma manera como se permite en Shabbat vestir y desvestir una camisa o abrir y cerrar una puerta, actividades que, por sí mismas, parecen ser respectivamente actividades de coser y descoser o construir y destruir, pero, al fin y al cabo no lo son, a causa de que esa es su forma de uso habitual. Por ejemplo, la gente no cose o rompe una camisa para ponérsela y quitársela, ni tampoco hace o rompe una pared habitualmente para salir y entrar de un cuarto, pero, habitualmente sí abre y cierra los botones de sus camisas o abre y cierra una puerta.

 

Carnet de identidad

 

Una prueba para esta reflexión, se podría identificar en el texto del Libro Iguerot Moshé (Jélek 2, Capítulo 84), escrito por el Rab Moshé Fainshtein, quien escribió sobre el caso de unas vestimentas de mujer que demandaban, de parte de sus usuarias, el uso de un imperdible (sin broche) o alfiler, ya sea por una necesidad propia de la ropa, por adorno, o como un identificador familiar (se colocaban plaquitas o pequeños escudos que identificaban a la familia a la que pertenece el que lo viste. Una especie de carnet de identidad familiar).

De la misma manera como el Iguerot Moshé ha permitido en Shabbat la introducción de estos imperdibles y/o su remoción en el día de Shabbat, y no fue considerado como coser y/o descoser (y por ende, tampoco pegar y/o despegar bajo la óptica vinculante del RAMBA”M), asimismo deberá ser con respecto a cualquier otras acciones que se parezcan a éstas, es decir, que se remitan únicamente a poner y/o separar, pegar y/o despegar dos objetos uno de otro sin generar rotura alguna al despegarlos, y que esté habilitado para que, si así lo desea, los una y/o los separe reiteradas veces.

 

Abrigo relleno

 

En el Libro Shemirat Shabbat Kehiljetá (Capítulo 15, Inciso 74), se registra una pregunta que le hicieran al Rab Shelomó Zalman Auerbach, sobre un abrigo de invierno que tiene un forro interno para el invierno, de tal manera que se pueda usar el abrigo en todas las estaciones climáticas del año. Cuando era invierno, se acopla el forro con un cierre o con unos botones. Cuando llegaban las estaciones más cálidas, se remueve. Ya que la manera de uso es acoplando y desacoplando el forro interno, entonces, esta acción ni siquiera entra en la definición de Tofer (coser) y Koreä (descoser), por lo que el Rab Shelomó Zalman Auërbach permite la puesta y quitada de este forro en el día de Shabbat.

Siendo así, se evidencia que cuando se  hace adherir un elemento a otro, de tal manera que su posterior separación no degenere a ninguna de los dos, y, con más razón siendo que esta adherencia y separación es la forma típica de su uso, se deduce que cualquier otro par de objetos que cumplan con estas condiciones, podrán ser candidatos a ser permitidos de pegar y despegar en Shabbat, como por ejemplo, un señalador adhesivo para libros, los cuales se pegan y despegan con facilidad sin romper ninguno de los dos (ni el papel del libro, ni el señalador), y está habilitado para ser usado frecuentemente (ej. una persona que se lee algunas paginas de un libro por día, en cada sesión de lectura, despega el señalador de donde empezó a leer y lo pega en donde terminó de leer), entonces, se permitirá que lo adhiera y/o desprenda en el día de Shabbat.

 

Banditas medicinales

 

No obstante, el libro Shébet Haleví (Tomo III, Cap. 51), cuyo autor es el Rab Shemuel Haleví Vozner, se pronunció a favor de prohibir las colocaciones y remociones del forro de lana del abrigo sobre el que se habló en el recientemente mencionado, y sólo lo permitió para una persona que suele colocar y quitar frecuentemente dicho forroPero, si una persona no llegara a hacer uso habitual de este forro (quitando y poniéndolo en forma frecuente por cada verano e invierno, por ejemplo), entonces, no se le permitirá sacar y/o poner el forro del mismo en el día de Shabbat.

En el libro Orjot Shabbat, está escrito que su autor le preguntó, al Rab Nissim Karélitzsi está permitido, en Shabbat, desprender los cobertores del pegamento de una curita (bandita médica adhesiva). Respondió que es permitido desprenderlos, ya que no tiene del todo  el calificativo de pegado.

Muy probablemente esta respuesta se haya valido de las razones expuestas hasta ahora: las dos superficies, por más que las vuelva a pegar y despegar, no sufren rotura alguna en las mismas, lo que es la señal principal que lo descalifica para ser considerado como un Trabajo de Medabek (pegar). Y, por ende, ¿por qué no permitir igualmente el uso de un señalador de libros, el cual utiliza una forma de pegado similar?

 

Pañales desechables

 

En el SHU”T Yejavé Daät (Jélek 4, Simán 24), del Rab Öbadía Yosef, está escrito que está permitido el uso de pañales desechables, aquellos que se valen de un adhesivo (quita y pon) para ajustar la cintura de los bebés. Este caso coincide con la característica mencionada en la etapa preliminar de esta investigación, manifiesta –en este caso- en el factor de que este adhesivo no se degenera o rompe, ni éste ni la superficie del pañal con la que se pega, de manera que se pueda pegar y despegar varias veces.

En el SHU”T Eben Yisrael (Jélek 7, Simán 16), cuyo autor es el Rab Yisrael Yaäcob Fisher, está registrado que es permitido despegar un adhesivo así cuyo pegamento es quita y pon (similar al de los pañales desechables).

 

Conclusión

 En Shabbat, es prohibido pegar y despegar dos objetos                              

En Shabbat, es permitido pegar y/o despegar dos superficies que están hechas para pegar y despegar varias veces, unidas por intermedio de un pegamento especial que no degenera o rompe dichas superficies al despegarlas (si cuando las despegan quedan igual como estaban antes de pegarlas). Ejemplo de esto, en la actualidad, son señaladores adhesivos para libros, pañales desechables ajustables, empaques de alimentos que vienen con adhesivos para conservar el contenido una vez abierto.

Pero, será prohibido despegar en Shabbat, en el caso en que las dos superficies hayan sido unidas por medio de un pegamento resistente, al punto en que cuando las despegan se degeneran o rompen una o ambas superficies.


Comments