Num. 121‎ > ‎

Num. 122

 Vaibárej David - Num. 122
Sacar alimentos de la Tierra Santa



 AUDIO SACAR ALIMENTOS DE YISRAEL
 (sólo conclusiones).mp3   200 K  
Descargar  





SACAR ALIMENTOS DE YISRAEL
Ver directamente (Tamaño mediano)
Descargar PDF Original Tamaño 616 kb




Otras publicaciones Vaibarej David (versión original)


¿Se puede sacar un alimento de la Tierra de Yisrael? 

¿Están totalmente permitidas las exportaciones de frutas propias de la Tierra de Yisrael?



 Introducción 

 

Algunas veces ocurre que, en viajes que se hacen a la Tierra Santa, la persona compra y trae productos alimenticios de allí al país de su residencia, ya sea porque hay falta de productos con intachable supervisión, o porque el alimento tiene un sabor típico del lugar o simplemente por el placer mismo de comer un fruto de la Tierra de Yisrael, etc…

 La Tierra de Yisrael tiene una importancia que la Torá la hace valer representada por una gran cantidad de preceptos que son exclusivos de este Sagrado Lugar, y que no se pueden cumplir en otro país. Asimismo existen precauciones que tienen que ver con la protección de su nombre, su economía…

 En este particular, se ha puesto en reflexión el tema sobre si extraer frutos de la Tierra de Yisrael hacia los demás países de la diáspora representaría una puerta abierta a un posible faltante de disponibilidad de los frutos de la Tierra de Yisrael a nivel nacional. 

Preguntas

  ¿Se puede sacar un alimento de la Tierra de Yisrael? ¿En el viaje de regreso de Yisrael a un país foráneo: es permitido poner estos alimentos en la maleta y viajar con éstos?

 ¿Están totalmente permitidas las exportaciones de frutas propias de la Tierra de Yisrael?

 Y si uno posee un huerto en Tierra Santa… ¿se podría trasportar aunque sea una muestra de su producción agrícola, de Yisrael a otro país?

 ¿Se puede importar de Yisrael: vino, aceite, almendras, chocolates o dulces? 

Argumentos

 Alimentos básicos 

 En Maséjet Babá Batrá (90:2), la Guemará recopiló una Toseftá que enseña que no se sacan frutos de la Tierra de Yisrael o cualquier otro producto de consumo para la supervivencia humana (Jayé Néfesh), como por ejemplo, vinos, aceites, harinas o productos hechos a base de éstos.

 Rabí  Yehudá Ben Beterá permite (sacar) vinos (de Yisrael), ya que la acción de sacar el vino de Yisrael es un aporte a la disminución de la adicción excesiva al alcohol del vino (es decir disminuye la posibilidad de emborracharse en Yisrael).

 Ya sea según una opinión u otra, productos básicos de origen israelí no deberían ser exportados por ninguna persona hacia países ajenos.

 Continuó  la Guemará diciendo: “Así como no se saca frutos de la Tierra de Yisrael hacia los países foráneos, asimismo no se podrá sacar desde Yisrael hacia Suria”.

 La Guemará  aclaró esto ya que Suria tiene algunas reglas equivalentes a la Tierra de Yisrael ya que fue conquistada por el rey David. Pero, aclaró la Guemaráque, en este tema, no es así, y Suria se compara al resto de los países foráneos en este particular. 

 Regímenes interestatales 

 En el Shulján Äruj (J.M., Simán 231:26), está escrito que no se sacan productos alimenticios que son indispensables para la vida humana desde la Tierra de Yisrael hacia los países foráneos ni (tampoco hacia) SuriaE incluso, dentro de los límites de la Tierra de Yisrael, cuando rigen dos gobiernos distintos, no se deberá sacar de una jurisdicción hacia otra. 

 Condición de abundancia 

 El SM”Ä (J.M., Simán 231), cuando explicó el motivo de esta advertencia, dijo que el propósito es velar por que los residentes de la Tierra de Yisrael vivan en buenas condiciones de habitabilidad con disposición a abundante comida y a bajos costos, es decir, que no falte nada de lo que produce la Tierra, de tal manera que los productos se hallen y no encarezcan.

 Para el tiempo en que fue establecido este dictamen, tampoco se permitía extraer alimentos de Yerushalayim hacia las afueras, a pesar de que era dentro de los límites de la Tierra de Yisrael, y el motivo era similar: para que Yerushalayim se mantuviese acondicionado para la habitabilidad sin dar pie a la falta de productos en su mercado.

 Siendo que este decreto rabínico fue instituido con tanta claridad, y, siendo que el Shulján Äruj, escrito hace menos de 500 años, publicó el texto de este dictamen en forma categórica, entonces, ¿de dónde se podría obtener un permiso que evada la fuerza del mismo?¿Quién puede tener la fuerza de ponerle fin a este decreto? 

 Exportación de Libros 

 El MAHARSHA”M, a través de tres de sus libros, Mishpat Shalom (J.M., Simán 231)SHU”T MAHARSHA”M (Jélek 1, Y.D., Maftejot S.K. 100), y en las Hagahot sobre Maséjet Babá Batrá (90:2), dando a entender que nunca se ha puesto fin a esta decreto, contestó a esta inquietud que está escrito en elTalmud Yerushalmi, en Maséjet Sanhedrín (Pérek 3, Halajá 9), que no se sacan Libros desde la Tierra de Yisrael hacia fuera de la Tierra (de Yisrael).Rabí Nisim, en nombre de Rabí Eläzar que si, cuando se escribió el libro, el promotor lo hizo con el propósito de sacarlo de la Tierra de Yisrael, entonces, es permitido. Deduce el MAHARSHA”M, que, de la misma manera como el Talmud Yerushalmi ha permitido, como excepción a la regla, [el caso en que ya desde antes de la producción del Libro, el objetivo era el de trasladarlo fuera de la Tierra Santa], entonces, las frutas y alimentos básicos de la Tierra de Yisrael, tópico reportado por el Talmud Bablí (el cual aparentemente comparte el mismo modelo de estudio que el Yerushalmi), también tendrá su excepción en aquellos frutos o alimentos que hayan sido obtenidos como resultado de una producción cuya planificación ha tomado en cuenta el objetivo de sacarlos afuera de la Tierra de Yisrael.

 En otras palabras, el MAHARSHA”M permitiría sacar frutos o alimentos básicos de la Tierra de Yisrael en el caso en que dichos alimentos hayan sido producidos inicialmente con el fin de ser exportados… Pero, si se sabe de algún fruto de la Tierra de Yisrael que haya sido cultivado con el fin de ser comercializado a nivel nacional, entonces, sobre éste recaerá el decreto promulgado por la Guemará en Babá Batrá mencionada, y sobre la cual, el Shulján Äruj hiciera eco en forma determinante. 

 Sagrado Pentateuco 

 No obstante, es posible alegar que los casos exhibidos en ambas fuentes Talmúdicas no son isomorfos. El Talmud Yerushalmi se ha referido a una advertencia de no sacar Libros de la Tierra de Yisrael a los demás países. ¿De qué tipo de Libros se trata? Para el tiempo en que vivieron los Sabios, cuyas opiniones han sido impresas en el Talmud Yerushalmi, los únicos Libros que se escribían (en pergamino) eran de Torá Escrita, en especial, los cinco Libros de la Torá (Pentateuco), libros sobre los que se han escrito reglas especiales en el cuidado de su Santidad. Siendo así, es posible comprender que quizá las reglas de sacar un Séfer Torá sean parecidas a las que tratan sobre la venta del mismo. Es decir, es sabido que es prohibido vender un Séfer Torá, por respeto a la Santidad del mismo, y sólo se permitió en situaciones para casar a una novia o para estudiar Torá si no tiene otro recurso; pero, existe una situación más que se permite vender un Séfer Torá, y es que antes de escribirlo se condicionó que es para venderlo, y, de esta manera, se permitirá su venta una vez terminado. Igual pudo haber sido el motivo del Talmud Yerushalmi cuando decretó que no se saca el Séfer Torá de la T. de Yisrael: por respeto a la Santidad del Séfer Torá no se saca de allí, y este respeto por lo Sagrado no se perderá, aun en el caso en que se saque de Yisrael siempre y cuando su venta se haya planificado desde el momento de su escritura: el pensamiento y la planificación de qué hacer con un Séfer Torá tiene ingerencia sobre el honor que pueda o no haber en el futuro... Pero, el tema de las frutas y los alimentos de Yisrael, sobre los que no rige intrínsecamente una ley de Santidad propiamente dicha (como sí lo es en el Séfer Torá), sino un motivo de no atentar contra el mercado nacional (y, por ende, habitabilidad acondicionada) de la Tierra de Yisrael, no se podría alegar fácilmente que sea la planificación de sacarla afuera la que haga la diferencia y active este permiso: una fruta que se sacó de Yisrael y sobre la que se planificó exportar para el momento de su cultivo, afecta igual que una fruta sobre la que no se planificó nada; sea como sea, esta fruta no estará después de su exportación y eso afecta el acceso interno a la misma (fruta). 

 Fuente de ingresos 

 En el SHU”T Perí Hasadé (Jélek 3, Simán 181) explicó que, hoy en día, hay muchos yehudim cuyos ingresos económicos dependen estrictamente de la exportación de estos tipos de alimentos y no necesariamente lo que motiva a sacarlos es un placer o por simple gusto. Si se les prohíbe, se afectará su medio de subsistencia…, lo que implica que la exportación ya no es sólo una acción simple de sacar alimentos propiamente dicha, sino es una fuente de ingresos para la persona. Y afirma el Perí Hasadé que este decreto fue dicho en un caso en que no se interfiera claramente con el sustento de la persona que exporta esos alimentos hechos en Yisrael…

 No obstante, pretender decir que “la prohibición de extraer productos de Yisrael tiene, como excepción, la exportación de alimentos cuando representa un medio de sustento”, es una aseveración algo innovadora que merece que el mismo texto del decreto de prohibición lo haya aclarado; pero no es así, y, por ende, no se facilitará este permiso… 

 Se supera el País 

 Por otro lado, el SHU”T Perí Hasadé alegó que existe otro argumento por el que habría que permitirse la exportación de alimentos de Yisrael, y afirmó que la exportación es una actividad comercial que se ha colocado a la par de cualquier otra actividad económica de un país, la cual, además, representa un aporte y estimulo para la superación de la economía de un país (pues asimismo obedece a una demanda internacional), y, más bien sería la antítesis del motivo expresado por el decreto. Por ende, se debería permitir la exportación de alimentos de Yisrael pues ya no persistiría el motivo señalado por la misma Guemará para el momento de su edicto.

 Empero, esta condición de servir como parte de la actividad económica de un país, no fue escrita como excepción en la redacción del decreto de prohibición de extracción de frutos de la Tierra de Yisrael. Y, muy a pesar de haber superado el motivo expresado por el mismo decreto, los Sabios de la actualidad no podrán hacerlo. Por lo tanto, el argumento del Perí Hasadé quedaría en espera de una prueba de la existencia de una aclaratoria así en el texto del decreto. 

 Jerarquía judicial 

 Y si se ha superado la situación que motivó  el decreto de prohibición, ¿Por qué no modificar o suprimir el mismo? Si el motivo es realmente el de no dejar a la Tierra de Yisrael sin frutos nacionales…, y con la exportación actual, más bien, se logra el efecto contrario, ¿por que no desactivar el decreto?

 Hay que recordar que los decretos que han sido extendidos por los Tribunales Rabínicos, aun cuando haya sido mencionados sus motivos, no podrán ser modificados, ni mucho menos revocados, a menos que le toque a un Tribunal Rabínico de mayor calidad tomar esta decisión. Y ya que aparentemente no lo hay -por los momentos-, será difícil asimismo tramitar el permiso para sacar alimentos de la Tierra de Yisrael, aunque la prohibición afecte a algunos comerciantes, y aunque se haya superado el motivo, es decir, aunque Yisrael no se afecte en prácticamente en lo absoluto por la sustracción de su producción nacional. 

 Medicamento en sábados 

 Para poder entender esto, habrá que remitirse a la prohibición de tomar medicinas en Shabbat (para enfermos no de gravedad), decreto rabínico que se dictaminó para evitar que se provoque una posible actitud de moler ingredientes medicinales en Shabbat para conseguir fabricar medicina. En la actualidad, época en que no se fabrican las medicinas en casa -ni siquiera en días de semana- ya sea debido a que no se tiene la habilidad para hacerlas o porque es más práctico adquirirlas en la farmacia listas para ser ingeridas…, y, aun así, sigue estando prohibido consumir medicinas en Shabbat, al ser que este es un decreto Rabínico modificable únicamente bajo licencia de un Tribunal Rabínico de mayor nivel que aquel que lo dictaminó, y muy a pesar de haber desaparecido efectivamente el motivo que llevó a los  primeros a proclamarlo.

 Otro ejemplo lo representa el decreto que prohíbe nadar en Shabbat, por si acaso la persona estará tentada a fabricar un objeto flotante, como por ejemplo, una balsa, para el logro de este objetivo. Aun, hoy en día, que ha desaparecido el motivo de este edicto (y nadie fabrica balsas con excepción de empresas especializadas en el ramo o uno que otro aficionado a esta práctica), seguirá prohibido nadar en Shabbat, hasta que haya un Tribunal Rabínico de mayor eficiencia y eficacia que el que lo promulgó. 

 Año Séptimo 

 En Maséjet Pesajim (52:2), la Guemará dice que había un Sabio llamado Rab Safrá quien salió de la Tierra de Yisrael con un barril de vino de Shemitá(año en que la Tierra de Yisrael tiene una Santidad especial), y, una vez afuera, tuvo la duda de qué hacer con este barril. Sea cual sea la respuesta, la Guemará redactó esta pregunta teniendo, sólo como motivo de duda, el tema de la Shemitá: sobre si era o no correcto sacar comida de la cosecha de Shemitá hacia fuera de Yisrael, pero, en ningún momento se dudó explícitamente sobre el tema de sacar comida de Yisrael que no fuera de Shemitá. Por ende, se deduce, del hecho que la Guemará no hizo justamente esta pregunta, que debería estar permitido el acto de exportar alimentos de la Tierra de Yisrael hacia fuera de la misma… Y si es así, ¿por qué la Guemará, en Maséjet Babá Batrá (Loc.Cit.), dictaminó que el producto de la Tierra de Yisrael no deba ser trasportado de allí al extranjero? Y si es correcto lo dicho en Maséjet Babá Batrá…, ¿cómo se explica que Rab Safrá haya sacado un barril de vino y sólo le haya dolido la pregunta por Shemitá y no por el  mero hecho de haber sacado cualquier producto de la Tierra Santa? 

 Vino como excepción

 Respuesta 1 

 El MAHARSHA”M, para dar respuesta a esta última pregunta, explicó que seguramente la razón es que Rab Safrá sostiene como la opinión de Rabí Yehudá Ben Beterá, quien dijera que el vino es la excepción a la regla que dictamina que se prohíbe sacar frutos o cualquier alimento básico de la Tierra de Yisrael (ver motivo al ppio. de este documento)…, y no como la opinión de los Sabios que prohibieron inclusive en vino. 

 Conciliando las fuentes

 Dejiyá

 Pero, cabe recordar que la Halajá, según la mayoría de los Poskim, no es como Rabí Yehudá Ben Beterá sino como Jajamim (los Sabios que prohibieron incluso en vino), y si se dijera que Rab Safrá sostiene como la opinión de Rabí Yehudá Ben Beterá, dejaría el pasaje recopilado, a partir de esta Guemará en Pesajim (Loc.Cit.), como un suceso acontecido no bajo la opinión de lo que la Halajá finalmente determinó, lo que, en otras palabras sería lo mismo decir que [toda la Guemará, en Maséjet Pesajim no está escrita bajo la opinión que fue la definitiva en Maséjet Babá Batrá]. Por ende, será lo adecuado emprender la búsqueda de una respuesta alterna, en aras de comprender en qué se basó Rab Safrá para permitirse el derecho de sacar un barril de vino de la Tierra de Yisrael. 

 Sacada por error

 Respuesta 2

 Respuesta 2.1)

 Los Tosafot, en Maséjet Pesajim (D.H. “Rab Safrá Apik Garbá…” 52:2), en nombre del RIB”A, recordó lo escrito en Maséjet Shebiït (Pérek 6, Mishná 5)“no se sacan … frutos de Shebiït (Shemitá) de la Tierra (de Yisrael) hacia fuera de la Tierra (de Yisrael)”; y no comprendió cómo pudo ser que Rab Safrá haya extraído vino de Yisrael producto de Shebiït… Contestaron los Tosafot, en una de sus respuestas, que no lo sacó adrede (sino por equivocación).

 Siendo así que sacó un barril de vino de Shebiït por error, se comprende que no hay contradicción con la Guemará en Maséjet Shebiït…y, no sólo eso, también se solventa la contradicción que se había planteado frente a la Guemará en Maséjet Babá Batrá, y se podría alegar asimismo que sólo por error Rab Safrá sacaría un fruto o producto alimenticio de la Tierra de Yisrael, aunque no fuera de Shemitá. Es decir, si fue por error que se sacó un fruto israelí de Shemitá, entonces, ya no hay prueba para afirmar que Rab Safrá sí las habría sacado en el caso en que no fueran (de Shemitá).

 Y si es así, ¿por qué dudó Rab Safrá sobre lo que hacer con respecto a Shemitá y no con respecto a la prohibición (adicional) de sacar frutos (aunque no sean de Shemitá) de Yisrael? La razón es que la prohibición de Shemitá obliga a eliminar los frutos que se obtuvieron y la duda de Rab Safrá era si devolverlo o no a Yisrael. Pero, cuando una persona ya sacó el producto de la Tierra de Yisrael (que no es de Shemitá), y ya traspasó dicha trasgresión, no rige posteriormente ningún deber halájico de devolverlo a Yisrael. 

 Fin exclusivamente comercial 

 Respuesta 2.2)

 Por otro lado, los Tosafot (Loc. Cit.), en otras de sus respuestas, contestaron que la razón por la cual Rab Safrá sacó frutos de Shemitá de la Tierra de Yisrael, es porque el propósito de su exportación era el de vender y no el de consumirlo propiamente[N.E. Es decir, para vender, no rige la prohibición de “sacar el producto de Shemitá” bajo ciertas condiciones. Para el consumo, no sólo se prohibirá aprovecharlo, sino que incluso regirá una prohibición de sacarlo de la Tierra de Yisrael para este fin (comerlo). Siendo así, cuando la Guemará ha tratado de productos de Shemitá de la Tierra de Yisrael exportados con destino estrictamente para la venta, la Guemará ha preguntado análogamente si es permitido consumirlo fuera de Yisrael o si hay que hacerlo adentro, pero, no manifestó inquietud alguna por haber trasgredido la prohibición de sacar frutos de Yisrael (aunque no fueran de Shemitá), por lo que se podría alegar igualmente que cuando se desee exclusivamente sacar y vender un fruto de Yisrael, entonces, estará permitido; y la prohibición de sacarlo recaería únicamente para frutos de Yisrael que se deseen consumir posteriormente].

 Si se recuerda bien, la Guemará, en Maséjet Babá Batrá (Loc.Cit.) expresó “no se sacan frutos de la Tierra de Yisrael hacia afuera de la Tierra de Yisrael”. La Guemará no expresó “no se venden frutos de la Tierra de Yisrael hacia afuera de la Tierra de Yisrael”, sino específicamente con la frase no se sacan indicando probablemente -con esto- que cuando se pretendan sacar sin propósitos comerciales (sino sólo para comérselas él mismo), será prohibido sustraerlas de la Tierra de Yisrael.

 Para comprender aun más esta posición, habrá que simplemente tomar en cuenta que, en toda venta, hay un intercambio comercial, por lo que la Tierra de Yisrael, al fin y al cabo, no se verá perjudicada por las exportaciones, ya que si bien hubo una salida de alimentos de allí, por otro lado, hubo una entrada de dinero que se traducirá en el potencial de recuperación y de mayor producción de ese mismo producto, o importación de otros alimentos que hagan falta.

 En resumen, según esta respuesta de los Tosafot, si una persona tuviese un campo en Yisrael, cosechara frutos, y pretendiera sacarlos para comérselos fuera de Yisrael, entonces, se prohibirá que los saque. Pero, si la intención no es la de comérselos sino la de venderlos (exportación), entonces, se permitirá sacarlos de la Tierra de Yisrael. 

 El esclavo de Abraham

 ¿Y para regalar, se puede? 

 Prueba

 Con el objetivo de inquirir frente al tema de prohibir sacar alimentos de Yisrael, el Jatam Sofer se remitió a un pasaje del libro de Bereshit (24:53), a través del cual se obtiene que Eliëzer, el esclavo de Abraham Abinu, llevaba “Migdanot” (explica RASH”I que estos son especies de fruto de la Tierra de Yisrael), además de otros regalos, hacia la región de Jarán, la cual está ubicaba fuera de la Tierra de Yisrael; y finalmente “los regaló (esos frutos) al hermano y madre de Ribká”, con el fin de buscar a la que sería la prometida de Yitzjak. De esta manera, se evidencia, por medio de la propia Torá Escrita que se permite sacar frutos de la Tierra de Yisrael incluso con el fin de regalárselos a los forasteros.

 Empero, se podría alegar que el decreto de no sacar frutos de la Tierra de Yisrael fue un decreto posterior dictaminado por los Sabios de Santa Memoria, y, por ende, no tienen por qué estar registrados en la Torá (Pentateuco)… No obstante, es sabido que Abraham Abinu cumplía con deberes Mide_Rabanán (edictos que posteriormente serían promulgados por los Sabios), al punto que practicaba hasta las Leyes de Ërub Tabshilim (este es un reglamento de los Sabios sobre un detalle de Halajot Yom Tob). Y si es así, ¿por qué el Patriarca Abraham se hizo partícipe de una salida de frutos de la Tierra de Yisrael no con fines comerciales sino para regalárselos luego a un grupo familiar del extranjero? 

 Se acortó el camino

 Dejiyot 

 El Jatam Sofer respondió a esta interrogante que el esclavo de Abraham Abinu necesitaba diez días para llegar a casa de la familia de Ribká, para lo cual era necesario llevar comida para (sustentarse en) el camino, lo cual aparentemente sí justificaría el traslado y de esos frutos de la Tierra de Yisrael hacia el extranjero. Pero, sucedió que, como consta en la interpretación de libro de Bereshit (24:42), que el terreno del camino se le acortó a Eliëzer, al punto quellegó a casa de Ribká el mismo día que salió. Y, por ende, casi todos los alimentos de la Tierra de Yisrael que llevó consigo no fueron consumidos en el camino, por lo que finalmente se encontraban –justificadamente- fuera de Yisrael; y, es por eso, que Eliëzer hizo entrega, en condición de regalo, de dichos frutos a la familia de Ribká (que vivía en el extranjero).

 ¿Es realmente justificado sacar frutos de la Tierra de Yisrael exclusivamente para consumirlos en el camino? En el SHU”T Hit_orerut Teshubá (J.M., Simán 20) dice que todo lo que es comida para el trayecto de un viaje que se pretende hacer partiendo de la Tierra de Yisrael está permitido. Por ende, todo parecería indicar que si bien es permitido sacar frutos para comérselos en el trayecto de la salida de Yisrael, no será así una vez que haya llegado a su foráneo destino.

 Por otro lado, alegar que sea permitido justo en el camino y no en la ciudad de destino, es un categorización que merece una fuente textual que la avale, la cual no ha podido ser encontrada… 

 Densidad de población 

 Otro argumento que responde a la pregunta de cómo Eliëzer pudo haber sacado frutos de la Tierra de Yisrael, apunta al criterio del SM”Ä quien alegó que el motivo de este decreto es para acondicionar la habitabilidad de la Tierra de Yisrael; en la medida en que no se extraiga el fruto de la Tierra de Yisrael, se garantizará su existencia a nivel nacional. En la época en que vivía Abraham e Yitzjak Abinu, Ribká y Eliëzer, prácticamente la Tierra de Yisrael no estaba habitada todavía por una población (considerable) de legítimos habitantes, sino por unos pocos seguidores de la práctica semita. Siendo que eran tan pocos, se justificaba que, para aquella época, se hayan sustraído frutos de la Tierra de Yisrael (Éretz Kenaän) y trasportados a zonas foráneas…

 De esta manera se entiende el por qué este decreto no abarca a épocas como las que vivió Abraham Abinu, pues eran muy pocos y sus condiciones de habitabilidad no se pondrían en juego si ellos se deshacían o no de un fruto de la Tierra de Yisrael.

 Este argumento podría servir también para cualquier época en que Yisrael haya sido habitada por una mayoría de no yehudim. 

 Por una Matriarca… en Yisrael

 Canje justificado 

 Otra fórmula para responder a la pregunta del por qué Eliëzer sacó frutos de la Tierra de Yisrael es que la intención de hacer el regalo de las frutas, por parte de Eliëzer a aquella familia, era la de dotar del carisma necesario para conseguir el apruebo de la familia de Ribká para que aceptaran que esta ultima se mudara para la Tierra de Yisrael donde se casaría con el hijo de su amo, Yitzjak y vean los bueno que son los frutos de la Lugar donde van a llevar a Ribká y les conste que la están llevando a un buen Lugar. Siendo así, sería esta transacción vista como una especie de intercambio de beneficios, similar a lo afirmado recientemente en base a los Tosafot: por un lado se le llevó regalos de alimentos -de Yisrael- a la familia, y por otro lado, la Tierra de Yisrael recibe la bondad de la presencia de la que sería poco tiempo después una Matriarca del Pueblo de Yisrael. 

 Al virrey de Egipto

 Canje justificado II 

 Otra pregunta sobre el asunto prohibir sacar frutos de la Tierra de Yisrael, proviene del hecho de que  Yaäcob Abinu, en época en que el hambre azotaba a toda la Tierra Santa, envió frutos de la Tierra de Yisrael a Egipto para que el virrey de Egipto viera con buenos ojos el arribo de sus hijos a tierras egipcias, y asintiera en satisfacer sus solicitudes (ver Bereshit, 43:11).

 En respuesta a esta pregunta, se podrá alegar que si bien había hambre en la Tierra de Yisrael, la intención exacta de Yaäcob era la de recibir a cambio alimentos básicos, como lo es el trigo. Por ende, se puede deducir que es probable que cuando se trata de una transacción comercial, se permita sacar alimentos de la Tierra de Yisrael.  

 Conclusiones 

 Es prohibido sacar, de la Tierra de Yisrael hacia fuera de la Tierra de Yisrael, comidas que sean básicas para la dieta de la población yehudí, como por ejemplo, vino, aceite, harinas, frutas…; pero comidas, como por ejemplo, chucherías, caramelos, etc., las cuales no son básicas, están permitidas para ser sacadas.

 Si una persona no las saca gratis (es decir, si no las saca sin dar algo a cambio), sino que paga por éstas, o las exporta o vende con fines comerciales, entonces, es permitido.

 Si una persona arranca de su árbol, o de su campo, un fruto de la Tierra de Yisrael, y pretende llevarlo hacia fuera de la Tierra de Yisrael, para comérselo, es prohibido que lo saque.