PIZZA FUGAZETTA

    Necesitamos masa de pizza, cebollas [la cantidad depende de lo grande que sea tu pizza] y mozzarella rallada.

   Vamos por partes: la masa de pizza ya depende de lo currada que la quieras, pero hacer una masa fresca no cuesta ningún trabajo, siguiendo las instrucciones del paquete de harina especial para pizza [la mía de Mercadona, pero existen de varias marcas] y su resultado no es comparable a una base comprada.

   Las cebollas, según me dijo Eduardo, se cortan en juliana [yo puse 3 cebollas], se echan en agua hirviendo, se dejan unos minutos y se sacan. Hay que dejar escurriendo bien varias horas, mejor la noche antes incluso. Mientras estamos preparando la pizza, aderezamos la cebolla con un poco de sal y un chorreón de aceite de oliva.

 Encendemos el horno a 180º calor arriba y abajo. Extendemos la masa de pizza, la ponemos en la bandeja de horno y cubrimos con mozzarella rallada, una buena cantidad, no os cortéis. Encima distribuimos esparcida la cebolla y si os gusta podéis agregar orégano [no lo he contado como ingrediente porque es un aderezo, no me regañeis]. Horneamos hasta que la masa esté crujiente de 20 a 30 minutos. 

Comments