MASA QUEBRADA

Mezclamos 375 g de mantequilla a temperatura ambiente con una yema de huevo y una cucharadita y media de sal.

   En un vaso ponemos 100 ml de leche y le diluimos 2 cucharaditas de azúcar.

   Tamizamos 500 g de harina de trigo y se la vamos poniendo a cucharadas a la mezcla de mantequilla, alternándola con la leche, un poquito de cada hasta que se acaben ambas.

   Enharinamos la superficie de trabajo, ponemos la masa y con las manos la vamos amasando un poco hasta conseguir una mezcla suave, elástica y nada pegajosa. Hacemos una bola, la envolvemos en film transparente y metemos en la nevera mínimo durante dos horas [al reposar la harina y el gluten, evitamos que luego encoja la masa al hornearla]

Comments