HUEVAS A LA PLANCHA

Cortamos las huevas a rodajas gorditas, como de entre 1 y 2 cms. Ponemos en la sartén o plancha un chorrito de aceite de oliva y cuando esté caliente, disponemos los trozos de hueva. Los dejamos hacer unos minutos por un lado, después le damos la vuelta. Añadimos un poquito de sal gorda o en escamas a cada rodaja y cuando ya ha pasado el mismo tiempo que por el otro lado, les damos la vuelta y volvemos a poner otro poquito de sal. Aplastamos un poco con una paleta de cocina, para que se hagan bien y cuando estén en el punto de dorado que nos guste, las sacamos. Ten en cuenta que deben quedar bien hechas por el centro, así que habrá que darle tantas vueltas como necesiten según el grosor.