ENCHILADA

  Ponemos un chorreón de aceite de oliva a calentar en una cacerola y cuando esté en su punto, le echamos un pimiento verde, un trozo de pimiento rojo y una cebolla cortados en trozos pequeños. Rehogamos hasta que empiecen a ablandarse {sin dorar} y añadimos dos pechugas de pollo filiteadas, cortadas en tiras y después por la mitad, para que queden trozos regulares. Seguimos rehogando y cuando toda la pechuga está blanca, salpimentamos, vertemos un puñado generoso de maiz dulce {como media lata}, un brick de nata líquida de 200ml y medio paquete de mozarella rallada. Mezclamos bien y apartamos.

   Por otro lado, hacemos tortitas de maiz calentándolas según las instrucciones del fabricante, en mi caso unos segundos en el microondas.

   En un recipiente redondo apto para horno, engrasamos ligéramente el fondo con unas gotas de aceite que extendemos con un papel de cocina y ponemos una tortita, luego un par de cucharadas de nuestra mezcla que tenemos reservada. Luego otra tortita y más relleno. Así iremos calentando tortitas hasta que se acabe el relleno y terminamos con una tortita que cubrimos de tomate frito casero {al que si queréis podéis añadir una guindilla o pimiento chile para dar el toque picante, que yo en mi caso no puse porque la iban a comer niños también} y una capa de mezcla de quesos rallados.

   Gratinamos al horno previamente precalentado unos minutos, a 180º hasta que el queso esté dorado