BOQUERONES EN VINAGRE

   Limpiamos los boquerones quitándole la cabeza y las tripas, los abrimos por la mitad y le sacamos la espina. Los lavamos y los vamos disponiendo en una fuente alta o tupper, bien abiertos y con la piel pegada al fondo. Cuando tengamos una capa cubierta con nuestros boquerones, salamos y exprimimos limón, de forma que los cubra. 

   Así haremos capas sucesivamente, repitiendo en cada una el proceso de sal y limón. Los dejamos así en la nevera una hora aproximadamente, con esto conseguiremos que salgan después blancos y apretaditos y no con zonas oscuras y blandos.

   Pasado ese tiempo, los sacamos de la nevera, escurrimos un poco de limón y cubrimos con vinagre de vino, dejándolos macerar al menos 24 horas

   Al día siguiente, sin enjuagarlos, los vamos cogiendo uno a uno, los escurrimos con las manos, sin lavarlos y los disponemos en la fuente donde los vamos a servir. Ponemos un poco de sal, bastante ajo y perejil bien picaditos y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.