BANANA BREAD

    Primero preparamos 85 ml de buttermilk [que ya sabemos de otras recetas que es ultra-super-fácil, pincha el enlace] y encendemos el horno para que vaya precalentando a 180º.

   Mezclamos 285 g de harina de trigo [de la normal] con una cucharadita de bicarbonato y media cucharadita de sal y reservamos.

   En el bol de la KA ponemos 110g de mantequilla y 225g de azúcar cáster [yo puse 100 de azúcar moreno y 125 de azúcar caster, que es la que tiene un grano medio, más fino que la normal, pero sin llegar a ser icing sugar o azúcar glass] y batimos hasta que blanquee.

   Después añadimos 2 huevos, pero ya sabéis, primero uno, seguimos batiendo la mezcla y cuando esté integrado ponemos el segundo.

   Machacamos un poco con un tenedor 3 ó 4 plátanos [dependiendo de lo grandes que sean] y se lo añadimos a la mezcla, además de una cucharadita de esencia de vainilla.

   Por último, vamos poniendo la mezcla que hicimos al principio de la harina a cucharadas y las alternamos con la buttermilk, es decir, con la batidora en marcha [en la KA posición 2-3] ponemos un par de cucharadas de harina, un chorrito de buttermilk, más harina, más buttermilk, así hasta terminar con todo.  

   Todo este proceso, que yo lo cuento super detallado y parece mucho, realmente se tiene listo en unos 10 minutos ;]

    Después engrasamos un molde alargado tipo plumcake y vertemos la masa. Introducimos al horno con calor arriba y abajo durante 40 min a 180º. Pasado ese tiempo pinchamos con una brocheta el centro y si no sale seca, tapamos con un papel albal y continuamos horneando a la misma temperatura 10 minutos más. 

   Cuando lo saquemos del horno, dejamos en el molde templar unos diez minutos y después lo pasamos a una rejilla enfriadora.