Revolucionario es todo aquel que sigue 
hacia adelante cuando le dicen, es imposible. 
Mantiene el corazón joven, 
abierto a la utopía, 
fortaleciéndose en la lucha,
mirando siempre al 
horizonte.
EL ORIGEN

En México, la participación de la Izquierda electoral, suponía el avance democrático de transformación de la sociedad, hoy los resultados son diferentes. Tal parece que se reproduce el viejo planteamiento de los “eurocomunistas” de adecuarse a las condiciones del libre mercado, bajo el argumento de la participación democrática.

 Coincidiendo conRaful, nos percatamos de que las características de las políticas públicas, en los distintos gobiernos de Europa, no han sido esencialmente diferentes ni después de la Segunda Guerra Mundial, ni aún en los primeros años del siglo XXI, entonces podemos imaginar que, efectivamente, ni los partidos socialdemócratas y conservadores se diferencian de modo sustancial cuando llegan al gobierno, ni sus políticas parecen responder a otra cosa que no sea la conservación de los principios generales que garantizan los ingresos de los grandes capitalistas.
Cuando fue necesario garantizar las ganancias en condiciones de un mercado destruido por la guerra, ellos estimularon el proceso de nacionalizaciones, creando nuevos empleos, elevando los salarios y aumentando los beneficios sociales para propiciar un incremento de la capacidad de compra de las respectivas poblaciones.
Cuando las fuerzas productivas aún no han sido destruidas y ha sido imprescindible aumentar los beneficios de un mercado europeo y norteamericano deprimidos, se decidió implementar el neoliberalismo; aumentar el desempleo e iniciar la venta de todo lo que sea propiedad del Estado. Algo que ha traído mucho deterioro social hasta en la propia Europa, al mismo tiempo, ha garantizado innumerables ganancias.

 

II
LA ACTUALIDAD

La dominación y hegemonía del capital mercantil-financiero al interior de la estructura del capital nacional ha significado el desplazamiento del capital productivo y con ello la re-configuración de la estructura del poder en la sociedad mexicana.
El establecimiento de un nuevo bloque en el poder, implicó la modificación tanto de la forma de estado, de las relaciones de éste con la sociedad, de la sociedad misma y de sus actores sociales, políticos y económicos. La acción histórica está dirigida a concretar dos objetivos fundamentales, a saber: por un lado, terminar con el poder político, social e histórico de la izquierda y del movimiento popular y, por otro, la reestructuración de la dominación del capital en la sociedad mexicana.
El escenario después de las pasadas elecciones federales presentó a un Gobierno Legítimo obligado a sostener una lucha desigual, a la vez que los diputados, los senadores, los gobernadores y los líderes partidarios se disponían a gozar de las mieles del poder y del dinero, ellos se tornaron entonces en los defensores del sistema.
La debilidad de la izquierda electoral en nuestro país, entre otros, es su falta de definición en el discurso y en los hechos, lo que ha dado como resultado su pulverización en grupos dispuestos a ofrecer todo a cambio de pequeños espacios de poder o de dinero.
Si el problema de la corrupción es preocupante en todo el país, lo es también en la izquierda, no es extraño encontrar a un funcionario inepto, corrupto y sin proyecto en otras administraciones, y lo volvamos a encontrar ahora haciendo lo mismo y diciéndose de izquierda.

III
LAS “DIFERENCIAS” DE LA DERECHA Y LA “IZQUIERDA MODERNA”

Pero no obstante esta tradicional diferenciación, bien marcada, de campos, donde la derecha lleva siempre la parte más oscura, hoy se dice, que los conceptos de izquierda y derecha, en su acepción política, han caído en una franca confusión de sus referentes. Para hacerse aceptables a los sectores que antes habían excluido, tanto la izquierda electoral tradicional, como la derecha histórica, han variado sus discursos.
Mientras los líderes de la “izquierda”, por ejemplo, se esfuerzan por captar a los representantes de los niveles medios y altos del electorado, los partidarios de la derecha, lavan sus textos en una especie de populismo para lograr adeptos entre las capas más pobres y excluidas. Hoy cualquiera con determinado nivel de sensibilidad política, puede observar de qué manera se están traslapando los discursos y en muchos casos se hace muy difícil poder discernir quién está a la diestra de quién.
Esta confusión, sin embargo, en lo político, parece no ser coyuntural, y al mismo tiempo tiene su explicación en la propia historia. Ella muestra que algunos programas de gobierno, llamados de derecha o de izquierda, durante los siglos XX y XXI, han evolucionado casi siempre de manera muy confusa. Ni una ni otra tendencia logra a dotarse permanentemente de contenidos pragmáticos continuos, relativamente estables, y esencialmente diferentes unos de otros.
En cualquier otro país latinoamericano las opciones electorales de izquierdas han cuajado mediante otras formas, menos de desprendimientos del viejo partido en el poder. La izquierda electoral mexicana se distingue, porque gran parte de ella se ha constituido con desprendimientos del viejo partido en el poder. En otro país latinoamericano, las opciones electorales de izquierdas han cuajado mediante otras formas. De manera destacada en Brasil, Uruguay, El Salvador, Bolivia, y hasta en Venezuela, las izquierdas llegaron a la titularidad del gobierno a través de una larga travesía de movimientos sociales y organizaciones políticas de izquierda socialista que se coaligaron para triunfar.
En México, aunque el programa, los estatutos y la plataforma electoral del PRD sean ideológicamente distintos a los intereses de los prianistas que están ingresando al sol azteca, la debilidad organizativa de las corrientes socialistas y patrióticas, y su ineficacia electoral, les ha permitido a los ex priistas y ahora ex panistas ir controlando las estructuras de este partido.
Si se tiene en cuenta este contexto negativo, es por lo menos curioso que la "izquierda democrática", después de tantos de militantes de izquierda asesinados, encarcelados y desaparecidos se empecine en buscar un espacio de inclusión política sólo y exclusivamente, por la vía electoral, en medio de un ambiente político totalmente paramilitarizado y de un régimen autoritaritario que institucionalizó la represión contra la izquierda en la política de la "seguridad democrática".
La “calentura electoral” de la "izquierda moderna y democrática" en México tendría una explicación en los siguientes fenómenos:
1. Un proceso de captación de sectores progresistas por parte de la élite dominante;
2. La configuración de una red de intereses individuales socialdemócratas que se hace ver como una alternativa de poder de la izquierda; y
3. Una profunda regresión política de la izquierda otrora revolucionaria en las ciudades.

 

IV
ASI NO GANA LA GENTE

De nada sirve que el Programa Alternativo de Nación, sea el único de la izquierda electoral que avanza un poco en la ruptura con el modelo neoliberal, si la dirección actual está dispuesta a tirarlo a la basura por unas cuantas prebendas gubernamentales.La exclusión de candidaturas y las opiniones no identificadas con el poder político, el endurecimiento de los requisitos electorales y la acumulación del poder han -sustituido a la lucha ideológica, entonces la lucha por el poder se identifica con complacer mejor los deseos de los poderosos, los partidos políticos han devenido entonces en el filtro de ese poder .
Esa política ha dejado de lado, no sólo a los antecedentes históricos de las agrupaciones, sino además a su razón misma de ser, esto es aún más grave en el terreno de la izquierda en donde el utilitarismo ha sustituido a las doctrinas; así la izquierda electoral cada día es más moderada y luego se torna en una simple chamba.
La retórica ha sustituido a la doctrina social y ahora el aparato de poder es multipartidista, por ello ahora no se defienden las posiciones de las clases sociales, sino las de los grupos de poder, pues ellos patrocinan las candidaturas.
Los resultados recientes para “seleccionar” a los candidatos a puestos de representación proporcional, volvieron a mostrar la podredumbre que prevalece; es clara la imposición de candidatos cómodos; el reciclado de viejos legisladores que en su vida parlamentaria no se atrevieron a subir a tribuna, no digamos de aquellos que se enfermaban a la hora de las votaciones, para complacer a sus jefes, patrones y aliados políticos conectados a las casas de gobierno estatales y/o federales. Cuántos de ellos se preocuparon por lograr mayores presupuestos para el desarrollo regional y municipal. La mayoría le interesa asegura “hueso” por 3 años más. O regalando diputaciones plurinominales a lo mas representativos del neocharrismo, creyendo que habrá votación en bloque.
Cuantos candidatos a presidentes municipales repiten nuevamente. Están muy “preocupados” por gobernar a los desprotegidos. En el caso del estado de México, como en la mayoría de los estados, no existe un proyecto de desarrollo municipal.
Es decepcionante ver los resultados de los gobiernos de “izquierda” en nuestros municipios; predomina el saqueo, el atraso, y es manifiesta la falta de perspectiva de desarrollo.
No profundicemos en la “trascendentales propuestas de la izquierda” para gobernar los municipios del edomex; “semáforos para las avenidas, control canino, espacios familiares” y más ocurrencias que nada tienen que ver con la transformación democrática del país.
En el caso de los candidatos a legisladores federales o locales se repite la misma situación; aquellos que tienen el gran merito de cargar el portafolio, ser el chofer, o ser dama de compañía en las travesías “revolucionarias” del jefe de la tribu.
Una cosa nos queda claro que llegaron a la dirección de manera infausta, el acarreo, la despensa; el acuerdo con el gobernador, con el espurio, la transa, el relleno de urnas y demás fueron su táctica y estrategia.
Algunos personajes de la dirección asumen posiciones personales por encima de los documentos propios del partido; Jesús Ortega señalaba “que estamos por una -economía de mercado; y los documentos dicen que “somos y luchamos por el socialismo”. Es más se ha negado a trasmitir en el DF los spots de AMLO, acción que demuestra nuevamente la verdadera catadura de “los dirigentes”; el berrinche, la revancha, la insidia, el bloqueo, el colaboracionismo, es asunto de todos los días.
En muchos de los candidatos se borro la diferencia del PRD con los otros partidos, en ese pragmatismo ramplón hoy postulan a panistas, priistas y alguna otra variedad de personajes “democráticos”.
Las prácticas de corrupción al interior del partido abarca los niveles de dirección, pero también con algunos militantes de base; la venta del voto, la dadiva, el favor son la forma de concientizar a los cuadros. Bueno ahora el mismo Ahumada los exhibe en su libro, por participar de la corrupción nefanda que ahoga a la militancia. Hay varios dirigentes del estado de México en la lista. ¿Qué sucederá? Nada pues los “acuerdos” seguirán a la orden, contribuyendo cada vez más a la liquidación de la organización partidaria.
De igual forma es una ofensa para la militancia que después de llegar fraudulentamente a la dirección, se reparten los espacios que debieran garantizar mayor justicia, democracia y equidad, dejando a la militancia en total indefensión, ¿ante quién acudir si son los mismos?
En la prensa local de Toluca, las editoriales hacen referencia al enriquecimiento fast track de “nuestros excelsos” representantes de la izquierda electoral, en funciones y ex; diputados, presidentes municipales, senadores.
Es más no se nos olvide que en el caso de San Salvador Atenco, fue el propio alcalde (en ese tiempo) de Texcoco, quien se presto y sirvió de comparsa con el gobierno de Enrique peña para reprimir a los integrantes del Frente por la Defensa de la Tierra. Nuevamente la prensa local dio testimonio con notas periodísticas e inserciones pagadas, donde el entonces Coordinador de la Bancada del PRD, “aplaudía y respaldad las acciones del gobierno estatal para mantener la paz social y garantizar la vida de las instituciones democráticas”. Este personaje hoy es candidato a presidente municipal.
Como señala Alfonso Sánchez en su editorial (la jornada 14/mayo/2009, pág. 23) “…la política sin escándalo es sencillamente inimaginable, pues en la lucha por el poder, dicen, todo se vale y mejor tenerlo en cuenta. El doble lenguaje, la traición, la mentira sistemática, la simulación no aparecen como atributos negativos excepcionales de algunos partidos o personajes, lo cuales deberían rechazarse sin preguntar de dónde vienen (o someterse a los tribunales), sino como requisitos indispensables para la consecución de ciertos objetivos, cuya legitimidad, por el solo hecho de servirse de tales medios, resultaría por lo menos dudosa. Así es la política democrática, -dicen, convencidos de que una vez aceptado el juego la palabra final la tendrán los resultados….”
Tenemos que reconocer que en la propia Comisión Política, el Secretariado o las mismas Comisiones se encuentran personas sin ninguna representación y sin formación política real y de dudosa trayectoria ¿qué acaso no sería mejor que los espacios de fueran asignados de manera ponderada a efecto de garantizar mayor representación?
Esta es la historia de la decadencia política que bajo el paraguas democrático, muestra sus más bajos intereses; recrudece la polarización social por el estancamiento de las élites en el poder. Tal parece que solo nos queda como opción, llamar a anular el voto, a pedir que se vayan todos y si no hay que echarlos.

V
NUESTRA RESPONSABILIDAD

Somos conscientes de que los enemigos jurados de la Patria son muy poderosos, pero también sabemos, porque lo muestra toda la historia nacional, que el camino de la sumisión o la conciliación con esos enemigos, ha traído sangre, sudor y lágrimas para los mexicanos. Consideramos indispensable, poner de pie al pueblo y a las fuerzas patrióticas de nuestra Nación, Esa gran tarea histórica presupone anular el poder de las viejas y nuevas oligarquías, representantes de diversas corrientes acomodaticias y de gran entendimiento con la oligarquía y el gobierno, convirtiendo los espacios ganados en simples acciones gerenciales, que han sido y son funcionales a la sumisión.
Hemos escuchado hablar por décadas del "progreso" puesto de manifiesto por cifras de una supuesta "macroeconomía". Pero esas cifras son, en realidad, las cuentas del enriquecimiento obsceno de los beneficiarios de la entrega y del empobrecimiento inaudito de la inmensa mayoría de los habitantes de nuestro suelo. Sólo asistimos a la existencia de una minoría, cada vez más opulenta y poderosa, frente a una mayoría creciente de pobres cada más pobres. El Progreso, para ser verdadero, se debe manifestar en el bienestar del conjunto social y la fortaleza de la Nación.


VI
CONSTRUYENDO LAS COINCIDENCIAS
FRENTE POLÍTICO DE IZQUIERDA

Independientemente de quien gobierne, lo que sí tenemos que tener muy claro es la necesidad que tenemos de organizarnos y luchar, no sólo en defensa de nuestros derechos, sino por un cambio radical de la sociedad. Es necesario luchar -
desde los movimientos sociales, sindicatos y partidos; ya sea desde la escuela, desde el barrio, desde los lugares de trabajo y combatir contra un sistema, el capitalista, que devora el presente y el futuro de millones de personas y del mundo en el que viven. Y para ello es fundamental construir un Frente Político de Izquierda, democrático, progresista, socialista y anticapitalista.
Estamos claros que para lograr la unidad propia y la del partido es necesario garantizar:

Autonomía e independencia del gobierno.

Línea honesta y combativa

Impulsar el proyecto alternativo de nación

Decisiones horizontales y colegiadas
Hoy es un buen momento para plantear la propuesta, como lo estamos haciendo. Pero a ello hay que añadir que también, desde el punto de vista de las luchas populares, hay unas condiciones más adecuadas. Luchas de enorme y de pequeño calado están siendo esterilizadas en su potencialidad transformadora por la ausencia de un referente político fuerte que proyecte todo el esfuerzo realizado hacia la totalidad de la clase y hacia una base social amplia que mira esas movilizaciones con simpatía.
Lo que tendría que definir la construcción de un Frente, no es solo una ideología común, abordar la cuestión de esta manera es poner piedras en el camino y andar en otra dirección. En el Frente convivirán ideologías diferentes, y con no pequeñas contradicciones en este terreno.
El Frente se tiene que fundar sobre políticas concretas, al principio más imprecisas y genéricas y, en la medida que se fortalezca la Unidad y la base social implicada, estas políticas se irán perfilando con más contundencia, será producto del protagonismo de las masas y del acumulado de las luchas populares que agudizarán progresivamente las contradicciones del sistema de dominación, provocando un aumento cualitativo y cuantitativo de la conciencia de clase.
La lucha contra las privatizaciones, contra el aumento de precios, por la educación pública, por el desarme, por el fin del intercambio desigual, por la liberación de la mujer, la democracia, por la defensa de la educación pública y de los presos políticos, etc., son, entre muchos otros, los elementos que han de definir un acuerdo para avanzar en los primeros pasos de la constitución del Frente.
Creo que en este tema no se puede ser maximalista. Se trata de líneas políticas estructurales pero compartidas por una gran diversidad de sujetos políticos y sociales, que estén de acuerdo con construir la coincidencias, con hacer organización.

 

WEB: unidadpatriotica.com.mx
CORREO unidadpatriotica@gmail.com