LOTERÍA‎ > ‎PREMIOS‎ > ‎

JURISPRUDENCIA SOBRE PREMIOS


Al ganador del premio lo que es del ganador del premio

< ¿Cuántos tiques premiados del KINO Táchira o de los juegos de triples y animalitos, desechados por equivocación, cobrarán en Venezuela personas que no son sus legítimos dueños -por ser tirados a la basura al no revisar bien la lista de resultados-? Solo taquilleras y propietarios de centros de apuesta conocen la respuesta.

¿Recuerdas el buzón de la agencia de lotería, donde se nos sugiere desechar boletos "no premiados", o las taquilleras y dueños de agencia que bucean en  papeleras y buzones para buscar tiques y boletos desechados por equivocación, los cuales son cobrados para su beneficio personal?

A partir de ahora esa practica podría parecer algo reñida con la legalidad porque un juez de los Estados Unidos está sembrando jurisprudencia al dictaminar que la jugadora ganadora es quien tiene derecho al premio, no quien se encontró un boleto de lotería que había sido desechado por error. 

En síntesis: Al César lo que es del César, a Dios lo que es de Dios... y al ganador del premio lo que es del ganador del premio. Lee la historia publicada por el portal Terra:

Juez: Mujer que desechó billete de lotería ganador merece cobrar el premio.
 

Sharon Jones, una de las tres mujeres involucradas en una demanda por un billete de lotería que ganó un millón de dólares, sale de un tribunal en Searcy, Arkansas, durante un receso el martes 1 de mayo de 2012. Jones tendría que devolver el dinero del premio cobrado.

Bebe, Arkansas, miércoles 2 de mayo de 2012 -Vía Terra-. Una mujer de Arkansas que cobró un premio por un millón de dólares podría tener que entregar el dinero a una mujer que tiró a la basura el billete ganador después de comprarlo, según determinó un juez.

El juez decidió el martes que Sharon Duncan tenía derecho al dinero del premio, no Sharon Jones, quien afirmó que cobró el premio después que tomó el boleto de un bote de basura que contenía billetes de lotería desechados en un minimercado en Beebe, ciudad ubicada aproximadamente 64 kilómetros (40 millas) al noreste de Little Rock.

El abogado de Jones, James Simpson, dijo que planea presentar una apelación. Jones testificó que ya gastó parte del dinero en un camión nuevo y que dio regalos en efectivo a sus hijos.

Simpson dijo que Duncan testificó que tiró el boleto a la basura después de que leyó en un lector de boletos que éste no estaba premiado. El abogado argumentó que no debería permitirse a la gente tirar cosas a la basura y luego decir "oh, quiero destirarlo''  (recuperarlo como si no lo hubiera tirado a la basura).

"Tenemos una ley de venta de garaje por todas partes", señaló. "Se convirtió en basura cuando alguien se deshizo de él", agregó.

El juez Thomas Hughes del condado de White, sin embargo, dijo que Jones nunca demostró que Duncan abandonó su derecho a reclamar un millón de dólares. "El millón de dólares nunca fue dinero hallado", añadió Hughes.

Más temprano el martes, Jones testificó que recogió del bote de basura un puñado de boletos desechados -como lo había hecho muchas veces antes- y que no había ningún anuncio que advirtiera a los clientes que no tomaran tales boletos.

Eso contradijo el testimonio previo de la gerente de Super 1 Stop Lisa Petriches de que ella había pegado en el bote un letrero que decía "No tomar", pero un ex empleado de la tienda testificó que Petriches puso el aviso después de que Jones cobró el premio.

Petriches presentó la demanda contra Jones, y Duncan se sumó después que el juez dijo en una audiencia en enero que ella podría ser la verdadera propietaria del boleto.

Comments