enzo umpierrez
Updated Apr 29, 2012, 8:58 PM
Aquí se intercambian ideas y propuestas sobre temas regulatorios, gobierno y gestion de empresas en Latin America.
Use template

Delitos Transnacionales, Crimen Organizado, Fuente, Globalización, Lavado de Dinero.

 En los tiempos modernos que corren, se ha observado el desarrollo de manifestaciones delictivas, que tienen trascendencia no ya en el clásico entorno nacional, sino que trascienden las fronteras. Que dichas manifestaciones tiene características peculiares que las destacan dentro del ámbito de las figuras criminales, sobre todo por los comisores de las mismas, que conforman la denominada Criminalidad Organizada, que se ha presentado y evolucionado en el mundo como un flagelo que corrompe los basamentos sociales, políticos y económicos de la sociedad, por lo que es menester entender y denunciar estas realidades, sobre todo las manifestaciones de estas “mafias”, basamento de estos delitos, que permitan una mejor colaboración y efectividad en disminuir su incidencia.

Introducción

El caso de los Delitos Transnacionales y el Crimen Organizado Transnacional es un tema que cobra bríos novedosos en el marco de la Globalización Neoliberal, de ahí que nos propongamos investigar sobre lo que llamamos “el Quinto jinete del Apocalipsis”, es decir el problema de la Delincuencia Organizada, que en los tiempos que corren, trae aparejada una internacionalización de sus operaciones, recayendo por ende, en la comisión necesariamente de los denominados Delitos Transnacionales, tan discutidos su conceptualización en la doctrina, esperando traer luz sobre el particular.

1. Los Delitos Transnacionales

1.1 Evolución Histórica

Se comienza a considerar a finales del siglo XIX y principios del XX, la creación de un Derecho Penal Internacional[1], conformado por normativas que regularan los asuntos que aplicaban la aplicación de la ley penal en el espacio, en parte por el aumento de los actos delictivos cometidos por extranjeros, incluidos los representantes diplomáticos, así como la por el choque entre lasa legislaciones nacionales en materia de extradición, ayuda jurídica y confrontaciones limítrofes.

 Igor Karpents cita autores como  N. Korkunov, ruso de la época  prerrevolucionaria, quien fuera uno de los primeros en fundamentar la necesidad del Derecho Penal Internacional en su articulo “Experiencia en la construcción del Derecho Penal Internacional”;  F. Martens, quien escribió una importante obra donde, entre otros problemas, examina este; el  jurista alemán A. Heffter, quien escribió, por ejemplo, “... toda negación verdadera e incondicional de los derechos personales y de los pueblos, toda infracción de  carácter general o particular dirigida contra estos derechos y formulada fuera de la adopción las correspondientes medidas constituye una violación del Derecho Internacional, un agravio a todos los Estados.

La vieja doctrina, por supuesto, no trazaba límites precisos entre la responsabilidad política internacional de los Estados y la responsabilidad penal internacional de personas aisladas y formulaba los principios de la responsabilidad penal internacional con poca exactitud.

Se sabe que en el Derecho Internacional no siempre puede plantearse la cuestión de la culpabilidad individual. En cambio, según el Derecho Penal: sin culpa no puede haber responsabilidad.

  Por último, no puede ignorarse que la idea de crear el Derecho Penal Internacional apareció debida también a que el capitalismo quería crear un frente único, incluso mediante el Derecho Internacional, contra los trabajadores que luchan por sus derechos y contra su vanguardia, los comunistas.

Por ese entonces, el joven estado soviético, tras salir a la vasta arena internacional, comenzó a practicar una política exterior de nuevo tipo, que contribuyó a crear principios verdaderamente democráticos en el Derecho Internacional.

 Tras los juicios de Nuremberg y Tokio no solo quedo reconocido el principio de la responsabilidad penal individual de personas físicas en el Derecho Penal Internacional, revalidado en la Resolución especial de la Asamblea General de la ONU del 11 de diciembre de 1946[2], sino que fueron reconocidos, además, los primeros delitos internacionales, aunque ya en los años ´20 y comienzos de los ´30 del siglo XX una serie de delitos penales se habían definido en convenciones internacionales como infracciones penales contra los que todos los Estados, o al menos la mayoría, debían luchar; entre ellos se incluyó el comercio de narcóticos.

Mucho tiempo después, en el otoño de 1980, durante el Congreso de la ONU para la prevención de la delincuencia y el trato a los delincuentes, la Asociación Internacional de Derecho Penal  realizó un intento de discusión de un proyecto de Código de delitos internacionales, lo cual no se realizó pese a la presión ejercida por sus miembros, quienes, además, no tuvieron en cuenta que desde 1954 se encontraba a disposición de la ONU un proyecto análogo elaborado por la comisión de Derecho Internacional.

Por ultimo debemos decir que según la doctrina moderna: el Derecho Penal Internacionales un sistema de normas formadas como resultado de la cooperación entre Estados soberanos u órganos y organizaciones internacionales y tiene como objetivo defender la paz, la seguridad de los pueblos y él orden jurídico internacional, tanto de los crímenes internacionales más graves dirigidos contra la paz y la humanidad como de los delitos de carácter internacional,  previstos  o no en los tratados y convenciones internacionales y en otros actos jurídicos de índole internacional castigados a tenor con estos reglamentos y convenciones especiales y con acuerdos concertados entre Estados según las normas del Derecho Penal Internacional Y es ahí donde viene a jugar los Delitos Transnacionales que vienen a desligarse de los Delitos Internacionales, formando parte de los delitos que a mi concepción tienen carácter internacional ya no tanto por estar regulados en convenciones sino por la necesaria colaboración internacional para poder perseguirlos y castigarlos.

1.2 Concepto y Denominaciones

Usualmente se ha tenido a los delitos transnacionales dentro de los delitos internacionales, encontrando criterios que los ubican como Delitos Internacionales en sentido amplio[3] por compartir semejanzas en cuanto trascienden las fronteras nacionales y tiene repercusión en el orden internacional amén de su más efectiva represión por la colaboración mundial.

Esta confusión de concepciones se debe en gran mediad a la antigua clasificación de los delitos que se ubicaban bajo el principio de la Jurisdicción Universal. Conocidos comúnmente como Delitos Universales o Delicta Iuris Gentium[4].

También se ha hecho por los bienes jurídicos protegidos una asimilación a la competencia estrictamente nacional, cuando se les denomina Delitos Nacionales de Trascendencia Internacional, haciendo hincapié más que nada a las consecuencias de los mismos lo que hace una abstracción de los mismos que en nada beneficia para su especificación en uno u otro delito.

Incluso se les denomina Delitos de Carácter Internacional, cuestión que no considero desacertada, pero no especifica a este tipo de delitos pues esta denominación según mi criterio abarca a todos los delitos que tienen de alguna forma relación con la comunidad Internacional, ya sea por los bienes jurídicos protegidos, la repercusión, la necesidad de colaboración para su represión, etc., los que podrían ser Delitos Internacionales, Delitos contra el derecho Internacional o los que analizamos los Transnacionales.

Luego de determinar las distintas denominaciones que han tenido los delitos transnacionales debemos llegar a determinar un concepto lo más acorde posible con las características de los que es considerado como tal.

Aparte de las concepciones que los han ubicado dentro de una u otra categorías de tipos de delitos yo considero que los Delitos Transnacionales son aquellas acciones u omisiones socialmente peligrosas que tienen una esfera de influencia marcada fuera del ámbito nacional, que auque sean reprensibles por el derecho nacional, necesitan de la colaboración internacional para su más efectiva persecución, estén o no en convenios o tratados internacionales.

1.3 Distinción con los Delitos Internacionales y los Delitos contra el Derecho Internacional

Las cuestiones fundamentales que permiten diferenciar los Delitos Transnacionales de los Internacionales y aquellos que afectan el Derecho Internacional, es que en los primeros, si los comprendemos como aquellos que son perseguibles y reprensibles por el derecho nacional, pero que su esencia de involucrar directa o indirectamente a personas de diversas nacionalidades, así como a multiplicidad de naciones, además de la naturaleza de los actos delictivos, hace muy difícil la persecución por los organismos de seguridad estatales solamente, necesitando la colaboración internacional para su represión efectiva, debido a esta trascendencia fuera de los marcos nacionales, mientras que los delitos Internacionales son aquellos que atacan bienes y valores jurídicos internacionales como la paz y la integridad de la Comunidad Internacional[5], exigiéndose directamente por ello una responsabilidad basada en el Derecho Internacional, entiéndase todos aquellos regulados en los Estatutos de la Corte Penal Internacional; en cambio los Delitos contra el Derecho Intencional específicamente, debemos entenderlos como aquellos que atacan bienes y tratados internacionales, por la naciones que los hayan o no firmado, que llevan aparejada la responsabilidad del estado por el acto delictivo propiamente, aunque no firmara el convenio o fuera ocasionado directamente por un ciudadano sin la responsabilidad estatal, Este delito no lleva aparejado como los demás comparados una sanción penal determinada, solo se basan en la violación del tratado, y la responsabilidad corresponde al o los estados que lo violen o sus ciudadanos independiente de la responsabilidad individual que pueda exigir el propio estado al nacional que atacó ese convenio.

1.4 Los Delitos Transnacionales y la Ley penal en el espacio

A partir de la fundación de los estados nacionales, ha debido delimitarse consecuentemente la extensión de cada país, y por lo tanto la ubicación entre los límites estatales de la fronteras o espacios divisorios, que más que estructuras físicas, tienen una repercusión legal en diversos ámbitos como la ciudadanía, los derechos constitucionales y la aplicación de la Ley Nacional. Es precisamente la implementación de esta normativa la que genera criterios contrarios acerca de su vigencia, ya sea dentro del marco nacional o fuera de él.

En fin se han seguido tres criterios doctrinales, dentro de los que encontramos el de la Territorialidad Absoluta, el de la Extraterritorialidad Absoluta y el de la Territorialidad Relativa[6].

Si analizamos el primer supuesto, el que defiende la idea de que los estados deben defenderse únicamente de los delitos cometidos en su territorio, sin considerar la nacionalidad de ninguno de los sujetos involucrados (Dígase el autor y la víctima), vemos que es un criterio demasiado estrecho si lo tratamos de relacionar con los delitos transnacionales, lo cual se pude demostrar claramente con un ejemplo:

Varios sujetos de diversas nacionalidades, conformando un grupo criminal, atacan indistintamente bienes jurídicos ubicados en distintas regiones del mundo a través de diversas acciones delictivas, pasando posteriormente mediante otro actuar ilícito a resguardar el botín en otro país ajeno a las actividades comunes de ellos, siendo aprehendidos por las autoridades de esta última región      .

Si los órganos de administración de justicia se vieran guiados por una normativa basada en el criterio de la territorialidad absoluta solamente podrían atacar el actuar criminal en ese país dejando impune parcialmente a los delincuentes y rompiendo el vínculo entre gravedad de las acciones u omisiones socialmente peligrosas y la pena a sufrir por ellas.

En cambio si aceptamos la extraterritorialidad, considero que estaríamos más que resolviendo un problema, creando otro adicional, pues si bien cumple con el principio de jurisdicción universal, provoca fricciones por lo general entre los estados afectados por estos delitos, en el sentido que como tienen normativas diversas que afectan la colaboración policial, permitiendo que escapen de la justicia los criminales que se hallen en situaciones que merecen la represión penal. Y lo digo en mi entender por las dos posiciones que asume esta extraterritorialidad, la de asumir por la personalidad de los comisores o por la de la protección[7].

Existiendo al final una tercera posición que es la de la Territorialidad Relativa, que propugna una posición mixta entre las dos que se mostraron inicialmente, aplicando en principio para estos delitos la persecución por los hechos cometidos en el territorio nacional, pero con posibilidades de perseguir los delitos fuera del territorio ante determinados supuestos determinados en la ley nacional y los tratados internacionales. Criterio que me parece el más acertado pues trata de soslayar las contradicciones que pudiera haber entre las leyes de diversos países y las normativas contenidas en convenios firmados al respecto.

2. El Crimen Organizado Transnacional

2.1 Evolución Histórica

Desde la aparición del fenómeno de la criminalidad organizada se ha derrochado tinta en determinar como surgió y continua desarrollando las mafias en el mundo, sin embargo se ha impuesto en la palestra pública un fenómeno que va en pleno auge a pasos agigantados, que es el caso del Crimen Organizado Transnacional, que no es más que las asociaciones mafiosas tradicionales, elevadas por la Globalización a una categoría superior que abarca espacios supranacionales, es decir estamos hablando del proceso de transnacionalización de la delincuencia organizada.

Todo ello posible, gracias a los adelantos científicos y técnicos que experimentan todas las esferas de las comunicaciones y el transporte, que han permitido la internacionalización de las economías nacionales. Adelantos que aunque de forma no intencional crean marcos favorables para la estabilidad y expansión internacional de las grandes organizaciones criminales.

Los resultados de esa transformación han sido un nuevo esquema de criminalidad organizada con varios elementos novedosos que son la:

-Operatividad a escala mundial

-Amplias conexiones internacionales

-Capacidad novedosa de retar a las autoridades nacionales e internacionales

Pero ahí no para el proceso de desarrollo de estos grupos ilegales, pues a su encuadre doctrinal se le añaden nuevas conductas que coadyuvan a sus actividades criminales, como es la disminución de los enfrentamientos por disputas territoriales o de intereses entre las mafias por un lado y el aumento de la colaboración entre las mismas, así como que son los principales, para no ser absolutos, detentadores de la comisión de los delitos transnacionales debido a la necesidad de especialización que requieren los mismos, así como los recursos monetarios que requieren y compleja organización para su ejecución.

Originando este nuevo fenómeno una modificación de la problemática que comúnmente ocasionaba, pues junto con este proceso de internacionalización, evoluciona el problema que representan. Si antes constituían inconvenientes de naturaleza local e incluso nacional, se han convertido en una preocupación de orden mundial, por su capacidad para poner en peligro el correcto funcionamiento de las sociedades, los gobiernos, las instituciones financieras entre otros bienes protegidos, constituyendo su naturaleza un salto cualitativo grande, de una forma más sutil y peligrosa, que ya no pretende subvertir el orden establecido sino ponerlo a su disposición para alcanzar el máximo de poder.

2.2 Concepto

Usualmente se ha debatido en la doctrina penal y criminológica, a raíz de la revolución tecnológica, económica y social que vive el mundo en torno a una definición unitaria de Crimen Organizado Transnacional.

De ahí que encontremos algunas concepciones como la que establece INTERPOL cuando aduce que es:

Cualquier grupo que tiene una estructura corporativa cuyo objetivo primario es obtener dinero a través de las actividades ilegales, y sobrevive a menudo en el miedo  y la corrupción.

Concepto que a todas luces es demasiado general y ni siquiera establece los requisitos específicos sobre el elemento transnacional, en que han incurrido estas asociaciones criminales, sin embargo la Organización de naciones Unidas, mediante su Comité Especial para la Elaboración de la Convención de Delincuencia Organizada Transnacional propone la siguiente definición:

“Se entiende por grupo delictivo organizado, un grupo estructurado, existente durante un período de tiempo y que tenga por fin la comisión de un delito transnacional grave, mediante la acción concertada, utilizando la violencia, la corrupción u otros medios, para obtener, directa o indirectamente un beneficio económico u otro beneficio de orden material”.

Este concepto da una mejor delimitación de lo que es Crimen Organizado Transnacional, al ubicar caracteres propios de los grupos mafiosos, además del requisito de que cometan delitos transnacionales graves, (Dígase Tráfico de Personas, de drogas, Armas, Lavado de Dinero etc.) que permitan ver estos grupos como generadores fundamentales de los delitos Transnacionales.

2.3 Naturaleza y fines de la Delincuencia Organizada Transnacional

El Crimen Organizado Transnacional tiene una naturaleza flexible que le ha permitido adaptarse a las diferentes medidas que han implementado los cuerpos de seguridad nacionales fundamentalmente debido a que no existe una determinación global unitaria como es la propuesta de la Organización de naciones Unidas.

Es incluso difícil enmarcar la naturaleza que presenta este fenómeno criminal transnacional, en parte no solo por las nuevas dimensiones que aún ahora está tomando en el campo de la informática, las telecomunicaciones y las manipulaciones genéticas para asimilarse a las nuevas regulaciones que se impongan sino que también por el poderío que han adquirido estas organizaciones ilegales que han amasado según estimados de 1994, de acuerdo a Naciones Unidas, beneficios anuales que rondan los 750000 millones de dólares, incluyendo unos 500000 millones por razón del narcotráfico.

Estos últimos años están caracterizados por un significativo aumento de las actividades delictivas transnacionales como el Lavado de Dinero, el tráfico de Tecnología y Material Nuclear, la Comercialización de Órganos Humanos, el Tráfico de Personas, el desplazamiento Ilegal de Inmigrantes, que se agregan a las actividades ilegales tradicionales como el Tráfico de Armas y el de Drogas.

En base a los comportamientos habituales del Crimen Organizado Transnacional, las principales conductas propias del mismo son:

Lavado de dinero

Tráfico de personas

Tráfico de drogas

Tráfico de armas

Tráfico de órganos humanos

Tráfico de tecnología y material nuclear

En fin la criminalidad organizada transnacional como uno de las consecuencias no deseadas de la globalización, afecta no ya a determinados países o regiones sino que abarca a toda la comunidad internacional constituyendo los recursos monetarios generados por tales actividades ilegales el 9% del Comercio Internacional y algo más del 2,5% del Producto Interno Bruto Mundial.

Es necesario aclarar que las Organizaciones Criminales Transnacionales, ya han superado el ámbito de sus actividades regionales, y a su vez han apostado por evitar las confrontaciones con otras asociaciones mafiosas, y crear alianzas que permitan dividir el mercado, así como colaborar para penetrar dentro de las instituciones estatales para acceder a esferas de poder, de ahí que se encuentran claramente determinados cinco fines importantes que tienen estas asociaciones.

Obtener, en el menor tiempo posible, la mayor cantidad de dinero, a través de las actividades lícitas e ilícitas.

Por supuesto es un objetivo propio y permanente de estas agrupaciones desde su creación, que es causa más que suficiente para que las mafias tengan a sus puertas, mano de obra en abundancia, dispuesta a trabajar. Ya que la misma realidad existente de la Globalización Neoliberal, que provoca que ejércitos enteros de personas aptas para trabajar, pero que no puedan hacerlo debido a la desigual distribución de riquezas, así como la desesperación y las necesidades de sustento de las personas vayan a los brazos de la delincuencia  en busca de obtener las posibilidades que la sociedad no puede garantizarles.

Corromper las estructuras gubernamentales

Es bien conocido que cuando un estado está bien organizado y sus instituciones y funcionarios son transparentes y honrados, la lucha contra la delincuencia obtiene resultados alentadores; de ahí que uno de los objetivos de estos grupos sea el de introducirse en las estructuras estatales para poder soslayar la actividad policial en primer lugar y en segundo lugar desde las plataformas políticas, dígase parlamentos, partidos políticos y órganos administrativos, coadyuvan a que se logren ámbitos favorables para que se dicten políticas que permitan la ineficiencia de los cuerpos de seguridad, así como la promoción de inversiones, venta de negocios, creación de negocios empresariales entre otras medidas.

Destruir los sistemas económicos nacionales

Junto con la acción de zapa,  estas organizaciones criminales pretenden destruir los sistemas económicos de las naciones para crear desórdenes sociales y políticos que permitan  la impunidad de los delitos típicos de estos grupos así como que aumenten las necesidades económicas de las personas para tener base popular de apoyo en contra de decisiones estatales que puedan afectar sus intereses.

Constituir factores de poder

Las Mafias en la actualidad han entrado en un proceso que se ha denominado de “legalización” de sus negocios, lo que se traduce en la utilización de las ganancias acumuladas por los miembros de esas organizaciones para crear empresas legítimas total o parcialmente que pueden o no servir para las operaciones delictivas directamente o solamente estén destinadas a generar recursos monetarios que permitan de forma indirecta enmascarar las ganancias ilícitas de los delitos.

Establecer alianzas

Ya no solo se trata solo de crear lazos de apoyo entre asociaciones criminales, sino que se crean alianzas con miembros de partidos políticos para su promoción a altas esferas del estado en las elecciones, logrando en cambio protección de sus actividades; también con funcionarios estatales, aún de los órganos policiales y de inteligencia para establecer pactos en los que los mafiosos pueden continuar con sus operaciones, y los mismos se comprometen a eliminar a los opositores políticos de la clase en el poder.

Ejercer el poder utilizando cualquier medio

Igual que para desarrollar sus operaciones criminales, las bandas organizadas de delincuentes están dispuestas a utilizar todos los medios a su disposición para eliminar cualquier traba a sus intenciones desde los métodos más sutiles como la Extorsión hasta métodos más violentos que van desde la Amenaza, hasta el Asesinato, tanto de la población civil como de las autoridades estatales de toda índole (Dígase políticos, jueces, fiscales, policías etc.).

2.4 Globalización y Delincuencia Organizada Transnacional. Su esencia como fuente de los Delitos Transnacionales.

La Delincuencia Organizada como bien decíamos en el acápite de las generalidades, cuando transcurre el inicio del nuevo milenio bajo la nueva era de la revolución tecnológica, ha trascendido su dimensión nacional para insertarse dentro de las relaciones internacionales, constituyendo junto con la pobreza, el hambre, la guerra, y la enfermedad, un quinto jinete del Apocalipsis, pues el poder que han alcanzado estos grupos permite sustituir al poder estatal, encontrándose en muchas regiones del mundo que la ley que impera, es la que determinan los clanes mafiosos, ya sea  por la fuerza directa contra los organismos policiales, o mediante la complicidad de los mismos que han sido corrompidos.

Pero el problema de la Delincuencia Organizada transnacional no surge de la nada, pues tiene en mi consideración determinados factores económicos, políticos y sociales provocados por la globalización que permiten su crecimiento constante y la obtención de ganancias suficientes que les permite perdurar y subsistir. De los cuales tenemos:

1- La debilidad de las instituciones fundamentales de los estados.
2- La marginación de importantes sectores en los diferentes grupos sociales.
3- Modificación de sistemas de comercio tradicionales.
4- Flexibilización de las voluntades políticas para combatir este fenómeno.
5- Incremento de los movimientos migratorios.
6- Aparición de áreas de libre comercio en diversos lugares del mundo.
7- Facilidades para ejecutar las operaciones financieras.
8- Falta de equidad social y económica entre países desarrollados y en desarrollo
9- La permeabilidad de las fronteras internacionales.
10- La apertura de las economías nacionales.
11- La velocidad de las transacciones comerciales internacionales.
12- La corrosión de los valores morales.
13- La falta de coordinación cooperativa globalizada entre los estados para combatirlo.
14- La falta de armonía en la legislación específica nacional e internacional para combatir este fenómeno.
15- La falta de organismos supranacionales para la aplicación de las leyes.

1- La debilidad de las instituciones fundamentales de los estados

Este es un punto crucial que permite el desarrollo de estos grupos mafiosos, ya que la falta de control estatal, las dificultades a la hora de aplicar las legislaciones nacionales penales, muchas veces obsoletas, crean un caldo de cultivo para que estas asociaciones no solo se creen y desarrollen, sino que se estratifiquen penetrando en las propias instituciones que deberían combatirlos, generalizando la corrupción y la inseguridad ciudadanas, de forma tal que se convierten en un estado dentro del estado, que mueve los hilos de las políticas nacionales, afectando con esas decisiones a la comunidad internacional con la comisión de delitos que trascienden los marcos nacionales.

2- La marginación de importantes sectores en los diferentes grupos sociales.

Este punto es un factor calve para la permanencia en el tiempo de este tipo de organizaciones, pues mediante el efecto globalizado de las tecnologías, los sectores laborales a la vez que se vuelven más especializados y más técnicos, requieren de una gama más amplia de conocimientos y habilidades, no siempre infortunadamente a la mano de inmensos grupos sociales de extracción humilde, que no encuentran una salida decente a su situación de miseria y abandono de la sociedad, impulsándolos irremediablemente a las manos de estas agrupaciones criminales que les abren posibilidades monetarias superiores a sus expectativas en la vida directo a la comisión de actividades ilícitas con ganancias jugosas que poseen grandes mercados en distintas regiones del mundo  ,

4- Flexibilización de las voluntades políticas para combatir este fenómeno.
A veces por determinadas circunstancias propias de cada región, la voluntad del estado, se muestra de cierta manera tolerante con la presencia de estas mafias que pueden en aras de mantener a salvo de la persecución estatal, prestar ciertos servicios al propio gobierno local y en no pocas ocasiones nacional.  Casos de estos se pueden dar para eliminar a la oposición de contrarios políticos, mantener la estabilidad ante movimientos sociales, instaurar una dictadura tiránica, colaborar con los órganos de inteligencia nacionales[8], intereses de empresarios, amén de otras prestaciones necesarias.
5- Incremento de los movimientos migratorios.

Producto de las desigualdades que se observan en los países subdesarrollados, existe un incremento de los movimientos migratorios, por lo general personas de escasos recursos, en busca de mejores oportunidades, quienes sirven para beneficio de los grupos organizados transfronterizos en la comisión de delitos transnacionales (recuérdese el Tráfico de Persona, Trata de Blancas y de Niños, Tráfico de Personas), así como para utilizarlos no ya como objeto del delito en sí mismos sino como cómplices y carne de cañón en las operaciones más arriesgadas de ser descubiertas por la policía.
6- Aparición de áreas de libre comercio en diversos lugares del mundo.

Las Áreas de libre Comercio, contrario sensu de su apariencia de inmensas sumas de dinero para inversiones, productos elaborados, eliminación de aranceles, crean situaciones por un lado de bonanza por la inyección de capitales a la economía del país, pero por otro lado esas inyecciones de recursos monetarios se traducen en la compra de sectores de la economía nacional usualmente sostenedores del estado, que van a estar a mereced de las intenciones de las grandes compañías multinacionales que van a estar en disposición de dictar recetas político-económicas, que provoquen una mayor protección de sus intereses en detrimento del estado, el que debe satisfacer las necesidades de la población, por lo que va a haber más diferencias sociales, los ricos van a ser más ricos y los pobres más pobres, da lugar al desempleo, creando mano de obra para las actividades criminales, sino también facilidades a estas agrupaciones para el libre trasiego por las fronteras de estos países que han firmado estos tratados, que por los general eliminan disposiciones restrictivas que propician mayores posibilidades de detección de actividades ilícitas, debilitando al estado, quien no puede cumplir efectivamente en la colaboración internacional contra los delitos transnacionales

 7- Facilidades para ejecutar las operaciones financieras

La denominada Red de Redes(Internet), los sistemas computarizados y automáticos modernos, las comunicaciones en general permiten de forma relativamente fácil cometer delitos transnacionales y luego esconder las ganancias dentro de los negocios y recursos financieros legítimos, pero eso no sería totalmente eficiente sin los instrumentos financieros, dentro de los que mencionamos:

La compra de acciones para su custodia o para ser entregados en garantías de operaciones de inversión.

Creación de sociedades legales con aportes societarios que llegan a través de transferencias bancarias que avalan la seriedad de los fondos recibidos.

Avales y garantías para obras públicas, privatizaciones o fideicomisos que permitirán colocar los fondos en el ámbito financiero formal

Apertura de ventas a nombre de diferentes sociedades y en diversas monedas con el fin de transferir los fondos constantemente entre ellas.

11- La velocidad de las transacciones comerciales internacionales.

Este punto es uno de los más demostrativos de los efectos de la globalización, pues al agilizarse las comunicaciones se hacen más operacionales las actividades ilegítimas de las cuales se sustentan estos grupos, pues ya desde cualquier lugar del globo terráqueo no solo se pueden cometer delitos a distancia[9], sino que se pueden guardar y ocultar las ganancias de los mismos así como conformar empresas aparentemente legales, con el dinero sucio al cual las transacciones comerciales limpian de forma que no pueda probarse su procedencia, es decir crean los agujeros legales que permiten la penetración de estas agrupaciones.

Amén de que los factores anteriormente explicados apoyan de alguna forma u otra la comisión de delitos transnacionales, son precisamente estos dos  últimos son los que demuestran fehacientemente que los grupos organizados transnacionales constituyen una de las fuentes importantes que tienen los delitos transnacionales.

14- La falta de armonía en la legislación específica nacional e internacional para combatir este fenómeno.

Recordado que los delitos transnacionales son aquellos que las legislaciones nacionales aunque los regulan y castiguen, encuentran muy difícil su persecución no solo por su repercusión internacional, sino por la falta de armonía de la ley nacional y la internacional, que afecta la colaboración entre los órganos policiales nacionales, así como la homogeneidad unitaria y fuerte de la comunidad internacional en su conjunto, lo que propicia que sea factible para los grupos organizados avocarse al mundo con base a los lugares donde se desarrollen mercados ideales para obtener ganancias por un lado y por el otro lado encontrar refugios en contra de la justicia. Ya que estos, debido al aumento de sus ganancias, la sofisticación de los métodos delictivos, y la fortaleza en mayor o menor medida de los órganos de seguridad nacionales, se dedican a los delitos transnacionales comúnmente, debido a que son los que más ganancias generan, son de difícil demostración ante las cortes judiciales, la aplicación de las leyes nacionales en el espacio permite utilizar maniobras técnico-legales para impedir ser castigados  sus autores o de ser castigados no los son de una manera ejemplar que reeduque al sancionado.

15- La falta de organismos supranacionales para la aplicación de las leyes

Precisamente la colaboración internacional, a pesar de que estos delitos no pueden considerarse dentro de esta clasificación, sino que solo requieren estos organismos supranacionales para una mejor coordinación de las agencias de policía que combaten estos delitos. La dificultades que mencioné en el acápite anterior nos da una medida de la necesidad de crear estas asociaciones por decirlo de algún modo entre países, de acuerdo a las regiones involucradas y al movimiento del crimen organizado transnacional en esas zonas, pues al igual que las realidades de los países, las mafias aún las que tienen carácter transnacional tienen características propias que las hacen más vulnerables a determinadas tácticas policiales, además de los modus operando y la naturaleza de las actividades a que se dedican que crean brechas dentro de la Ley e Silencio de estos grupos además de la compartimentación de las actividades a las que se dedican.

3. Figuras Típicas de Delito Transnacionales cometidos por el Crimen Organizado Transfronterizo. El Caso Particular del Lavado de Dinero

3.1 El Tráfico Personas como figura clásica de los Delitos Transnacionales

El  fenómeno de la Globalización junto con los modelos económicos impuestos por los países subdesarrollados crean niveles de desigualdad, no solo entre las naciones sino entre las personas dentro de los estados nacionales, lo que provoca un constante flujo migratorio de personas necesitadas en busca de mejores posibilidades de sustento para mantener a sus familias por lo general numerosas. De ahí que las mafias se organicen a nivel internacional para poder cometer de manera eficiente esta actividad delictiva, dado el nivel de organización y la gran cantidad de personas a desplazar de este mercado tan lucrativo que como dice el senador y especialista italiano en temas tan candentes y actuales como el Tráfico de Drogas y el Crimen Organizado; Pino Arlacchi, que "el tráfico de seres humanos es el mercado criminal más floreciente del mundo. Y sin que nos quede dudas, los niños junto a las mujeres, son la mercaduría por excelencia en esta lucrativa industria.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) hay cinco redes internacionales de trata de niños: de  América Latina a Europa y Oriente Próximo; de Asia Meridional al norte de Europa y Oriente Próximo, un mercado regional europeo, otro árabe y un tercero en África Occidental.

Otro informe, en este caso de la Organización Internacional para las Migraciones (IOM), sostiene que las bandas criminales que operan en todos los continentes se dieron cuenta que el tráfico de personas es más lucrativo que el de las drogas. Además, como buenos businessmen[10] que son, a menudo combinan ambas cosas para obtener mayores éxitos pecuniarios. La UNICEF sostiene que son más de un millón las mujeres y niños vendidos anualmente en todo el mundo, 35 por ciento de ellos son menores de 18 años y provenientes en su gran mayoría de las zonas rurales de los países más pobres.

Actualmente existe una cruda realidad, la transportación de "carne" de un país o un continente a otro, se ha convertido en un negocio tan rentable, que aporta a quienes lo sustentan billones de dólares anuales a nivel planetario. Como dato que nos llama poderosamente la atención se encuentra el que cada año, más de 20 mil niños de los países pobres de América Latina son adoptados por parejas provenientes de Estados Unidos, Canadá y Europa, quienes luego los transportan hacia otras realidades.

Estas operaciones, en su gran mayoría de carácter ilícito, reportan a los traficantes más de 200 millones de dólares anuales. Se trata de un tema polémico, porque aunque estas adopciones internacionales son bien vistas por algunos sectores sociales que consideran una ventaja pasar de hijos pobres a familias pudientes, se conoce que entre el 6 y el 10 por ciento de estos infantes las labores domésticas de sus padres adoptivos y en no pocas ocasiones, engrosando las cifras de la prostitución infantil, el tráfico de órganos e incluso la mano de obra esclava.

Realizamos indagaciones sobre el procedimiento utilizado, que varía en diferentes modalidades, primando el de hacer amistad con las víctimas y sus familiares, derritiéndose en falsas promesas; o el acoso a las madres indigentes en los barrios marginales, hospitales, terminales de ómnibus y otros lugares públicos. Obtienen la presa  mediante el pago de una suma modesta, los llevan a lo que se conoce por casas de engorde y luego los revenden hasta por 30 mil dólares.

Para ilustrar sobre lo lucrativo de la empresa y las ganancias que se obtienen por la compra a bajos precios y las ganancia obtenidas, recurrimos al caso de Nepal donde 10 mil menores entre 9 y 16 años son vendidos con destino a prostíbulos de Bombay a un precio que es mucho menor a los de un búfalo o a un aparato de vídeo. En Argentina, postmoderna y globalizada donde cada año son vendidos y exportados clandestinamente unos 250 mil infantes, los precios oscilan de acuerdo al color de la piel, los ojos y el pelo de los pequeños.

3.2 Legitimación de Capital o blanqueo de dinero como delito remanente necesario para cumplir los objetivos del Crimen Organizado Transnacional

3.3 Generalidades

A partir de la revolución tecnológica actual y la desaparición de las grandes barreras geográficas, producto de la era de la Globalización, es que se viene manifestando un fenómeno delictivo que ha desarrollado su esencia, como es el caso del Lavado de Dinero[11].

Es una realidad presente en la actualidad que la Delincuencia Organizada Transnacional, ha diversificado sus actividades, y al unísono se ha especializado en determinadas conductas criminales, que le permiten tanto obtener ganancias (dígase los flagelos delictivos comunes de las asociaciones mafiosas, como Tráfico de Drogas, de Armas, Personas, Pornografía Infantil, etc.), como proteger esos ingresos ilegítimos de la acción de las fuerzas de seguridad nacionales (que es donde viene a jugar un papel determinante el Blanqueo de Capitales), debido a que las ganancias que obtienen esas organizaciones se traducen en millones de dólares[12]; lo que constituye un problema permanente para estas agrupaciones que necesitan darle un viso de legalidad a esos recursos monetarios para poder justificar su aparición y transferencia, así como las acciones posteriores de que puedan ser objeto ante las autoridades aduanales, de hacienda y policiales, como pueden ser la compra de negocios legítimos, acciones, participaciones de empresas, entre otros. Viso de legalidad que logran a partir de la introducción de esos activos dentro de instituciones financieras bancarias y no bancarias, así como parte del Capital Social de empresas, para mediante su transferencia ordenada salga de esas instituciones como dinero blanco, es decir sin rastro de su origen delictivo, de ahí la peligrosidad de este delito que puede incluso comprometer la seguridad económica y social de los estados nacionales, al incrementar la inflación en aquellos países donde su presencia sea una realidad constante, además de propiciar altos niveles de corrupción y crecimiento de organizaciones criminales locales, creando un círculo vicioso difícil de erradicar. Es por eso que la comunidad internacional se ha comprometido a combatir por todos los medios este acto delictivo transnacional.

3.4 El Lavado de Dinero en la Doctrina

Doctrinalmente ha habido arduas polémicas en primer lugar torno a la verdadera naturaleza del Reciclaje de capitales Sucios así como de la responsabilidad del delincuente tanto en el delito primario como en este accesorio que analizamos.

En cuanto al primer punto que analizamos se ha establecido por un sector de la doctrina que el lavado de dinero es un supuesto de otras figuras delictivas, identificadas como Receptación, y Encubrimiento. En cuanto a la receptación es fácil determinar las diferencias que lo ubican lejos de sus preceptos, pues la misma, el bien jurídico que protege son los derechos patrimoniales, mientras que la figura analizada protege el orden socioeconómico, en especial la Hacienda Pública[13], como receptora de los ingresos estatales y expendedora de los gastos nacionales, dentro del marco de las relaciones financieras que imponen las legislaciones financieras nacionales, y los tratados de la materia a nivel internacional que firmen los estados además el blanqueo de capitales recae sobre los efectos del delito sino también sobre las ganancias. En cuanto al encubrimiento, comparten caracteres como que requieren de actos ilícitos anteriores a su comisión para que puedan configurarse, lo que hace más difícil su distinción, aunque considero que su diferencia radica en que en el encubrimiento, radica sobre cualquier objeto u accionar de carácter delictivo, en el sentido de que uno encubra desde el instrumento delictivo hasta las ganancias obtenidas del mismo, mientras que el lavado de dinero se encarga no solo de ocultar el origen ilícito del dinero o recursos monetarios sino de transformarlo de dinero lícito, ya sea creando compañías o empresas con ese capital o transformándolo con transacciones que los hagan parecer legítimo, es decir siendo más específico, los recursos monetarios y teniendo otros caracteres como el actuar de los individuos que los cometen.

En cuanto a la discusión de la responsabilidad de si el autor del delito previo puede ser autor o partícipe el lavado de capitales, se han ofrecido varias soluciones. Existe la concepción de considerar responsable al comisor del delito primario y subsumir la figura de lavado de dinero, por lo que se le exigiría solamente por el delito base[14].

 Otra opinión es la de considerar una mixtura, es decir que pueda de acuerdo a las legislaciones nacionales optarse por no castigar el delito accesorio como la posibilidad de llevar por la figuradle concurso el delito primario y el accesorio[15]. Existe la concepción de penalizar como delito autónomo independiente de la comisión de un delito base cualquiera que sea su naturaleza, auque en caso de tener pruebas del primero, deberá expresamente llevarse por concurso[16],

3.5 Definición

La conceptualización de esta figura delictiva no tiene muchas complicaciones, pues su actuar está claramente identificado como la acción de llevar al plano de la legalidad,  sumas monetarias que han sido obtenidas a través de operaciones ilícitas.

Esta concepción  es bastante clara acerca de la esencia de ese delito, incluso hay autores que más que acción lo consideran un proceso complejo de acciones delictivas independientes, opinión que no comparto, pues considero que es un proceso como contenido de esa acción delictiva unitariamente considerada.

3.6 Bien Jurídico Protegido

Se ha debatido intensamente acerca del conjunto de relaciones sociales que ataca este delito, por ser en esencia un una acción criminal de corte pluriofensivo, es decir que afecta diferentes bienes jurídicos. Que van desde atacar la seguridad de los estados, el orden socioeconómico, la jurisdicción y la administración y la Hacienda Pública.

Considero que todas las posiciones abarcan relaciones que afecta esta figura pero pienso que la que más se acerca de acuerdo al principio de especialidad es la que se refiere a la Hacienda Pública, como bien jurídico.

3.7 Manifestaciones del Fenómeno Delictivo

Se ha considerado que e Lavado de dinero constituye en sí todo un proceso conformado por fases o etapas, debido a la complejidad de su organización y ejecución. De ahí que se hayan distinguido las siguientes partes del mismo.

Primera Fase

Colocación de Fondos

Esta etapa se caracteriza porque en ella se introducen los fondos a la economía legal, a través de los circuitos financieros institucionalizados, siendo además el momento donde más expuesta se encuentra la operación criminal, es por eso que las medidas de prevención sean de mayor utilidad y eficacia en ese interludio.

Para la terminación de esta se pueden utilizar diversidad de métodos, como puede ser la utilización de personas individuales que ingresen dinero en cuentas predeterminadas o hagan cambios de moneda; también se puede utilizar, para evitar la identificación personal, los cajeros nocturnos de seguridad[17].

Es usual que existan varias cuentas abiertas a nombre de diferentes sociedades ficticias o de “papel”, es decir, personas jurídicas que tienen existencia real solo a través de documentos legales como el registro de personas jurídicas, ya sean mercantiles, civiles, no importa la naturaleza.

Segunda Fase

Decantación de Fondos

Sus caracteres radican en que en ella se llevan a cabo un conjunto de transacciones financieras de movimiento constante que tienen como objetivo difuminar el rastro de la fuente ilícita de los capitales depositados.

En sí el dinero lo que hace es viajar por múltiples cuentas de instituciones financieras, no importa su nacionalidad ni ubicación geográfica.

Una forma común de vencer la señalada etapa la describe el Dr. Luís e. Sánchez cuando especifica:

“Para ello se adquieren instrumentos financieros que posteriormente se venden para adquirir acciones con cotización en el mercado de capitales, que se venden para colocar los fondos en garantías que tengan una gran certeza de liquidez, las que una vez realizadas se utilizan para financiar proyectos de inversión, y así sucesivamente se transforma a la mayor velocidad posible la colocación inicial, con el objetivo que sea sumamente dificultoso seguir el rastro de la misma en el momento en que se exteriorice[18].

Tercera Fase

Integración de fondos

Es en este momento del proceso donde depura el origen ilegítimo de las ganancias obtenidas por las asociaciones criminales, pues se unifica el “dinero sucio” con el que viene de fuentes lícitas. Además, a esas alturas, aparte de perderse el rastro de por donde se han trasladado esos activos monetarios, esos mismos recursos se utilizan en empresas legales o ficticias,  a lo largo de todo el orbe, y en innumerables ámbitos (Dígase Negocios inmobiliarios, shoppings, hotelería, obras públicas, privatizaciones, constructoras, amén de otras entidades).

3.8  El Mercado Financiero como espacio propicio

Se ha demostrado en la práctica que las actividades económicas que generan altas sumas de dinero son las más apropiadas para acometer la tarea de blanquear capitales, debido a los fácil que resulta deformar la realidad financiera, al declarar ingresos superiores a los obtenidos verdaderamente.

Por eso los negocios con grandes ventajas para el desarrollo ininterrumpido y eficaz de esta actividad, lo podemos encontrar en cadenas hoteleras que tienen asiento en zonas veraniegas rentables que pueden haberse creado recientemente o puede haber funcionado pos décadas. O también en los Casinos o Casas de Juego, en el que los juegos de azar hacen completamente imposible seguirles el monto real de las ganancias propias del lugar, permitiendo realizar constantes erogaciones y transacciones financieras sin sospecha a diferentes lugares. Incluso en el negocio de las obras de arte en el que influyen determinados factores como la oferta y la demanda, además de la antigüedad y la incertidumbre acerca del costo real de esos bienes provocan la oscilación constante de los precios de forma que se adquieran generalmente precios más altos que los que realmente vale la obra permitiendo introducir más capitales a la actividad.

En el caso de de los negocios hoteleros pueden incluso construirse con dinero propio del lavado, a partir del ingreso en la economía formal de aportes de inversores extranjeros.  El modus operando que utilizan es  el de generar en primera instancia grandes ganancias del negocio creado para luego poder justificar los nuevos ingresos ilegales que necesiten blanquear, aún al costo de establecer precios inferiores a la media de empresas similares, para justificar su actividad a pleno, compitiendo con otros que si han obtenido sus inversión inicial de forma lícita o registrando una capacidad plena durante todo el año, aunque no se haya llevado a la realidad, verdaderamente. Incluso es de destacar que estas son las empresas que más se esfuerzan en pagar los impuestos y cumplir cabalmente las obligaciones fiscales, por supuesto con el fin de quitarse de encima las inspecciones estatales dentro del negocio.

Pero no solamente es en los negocios donde se lava el dinero, también se realiza en instituciones financieras de países donde no se realicen controles efectivos anti-lavado o no existan, por políticas de confidencialidad hacia el cliente o porque no esté tipificado el delito propiamente dicho, además de operarse con volúmenes considerables de activos, que no tienen que estar representados por dinero, sino que pueden encontrarse traducidos en gemas preciosas u oro, amén de otros tipos.

Los países que cumplen con estos requisitos y que se denominan en la doctrina como “Paraísos Fiscales”, por la gama de facilidades que tienen los delincuentes organizados para introducir sus ganancias en esos lugares estás desplegados por todo el orbe, teniendo como ejemplos representativos:

Bahamas, Bermuda, Hong Kong, Islas Cook, Islas Vírgenes (EE.UU.), República Dominicana, Luxemburgo.

 De ahí la necesidad de acabar con las brechas que permiten el florecimiento de este negocio ilícito que genera inmensas ganancias para el crimen organizado transnacional que los hacen uno de los problemas más acuciantes de la humanidad en el tiempo presente.

Conclusiones

A lo largo de este trabajo hemos descubierto particularidades del Crimen Organizado Transnacional y su vinculación efectiva con los analizados Delitos Transfronterizos, que reafirman una vez más que constituye uno de los retos del nuevo milenio hacia la humanidad toda y los estados que estos son miembros. Es por eso que en base a nuestra modesta contribución a esta lucha contra este flagelo consideramos que:

- El Crimen Organizado Transnacional es una de las fuentes de los Delitos Transnacionales

- El Crimen Organizado Transnacional aprovecha con extrema eficacia los efectos de la Globalización Neoliberal para desarrollar sus actividades ilícitas, en especial los delitos que trascienden las fronteras nacionales.

- Que los Delitos Transnacionales cometidos por las Asociaciones Mafiosas Transfronterizas están considerados las actividades ilícitas más peligrosas por las enormes consecuencias y valores económicos que implican los mismos.

- El Lavado de Dinero es una actividad ilegítima necesaria y obligatoria para que las Organizaciones Criminales Internacionales puedan adquirir ganancias suficientes con que cumplir sus objetivos.

- Atacando el Lavado de Dinero, a partir de la colaboración internacional puede afectar de manera grave, el poderío de estos grupos criminales, y por tanto aumentarán las fuerzas de los organismos policiales encargados de su persecución.

Comments