Qué leer


Antes
era más fácil: nivel más homogéneo en los alumnos y menos competidores para la lectura como ocio. Ahora hay muchos niveles de lectura, otros estímulos en casa (videojuegos, PC, tele, teléfonos móviles, etc.) y tareas extraescolares (deportes, música, etc.).

Una opción es ofrecer tiempo en clase y textos variados para que el alumno haga uso de su libertad y decida lo que quiere leer. Pero si conocemos su edad, su nivel de competencia lectora, su madurez, sus últimas lecturas(podrían ir recogiendo un historial de las mismas en un documento de Google Drive), sus conocimientos, gustos, aficiones, expectativas e intereses y, aunque sea a grandes rasgos, su personalidad, podemos ayudarle a elegir, recomendarle, orientarle, sugerirle determinados libros. (Muchos nos pedirán un libro fácil de leer, superentretenido y breve).
El desarrollo del gusto personal que permita al alumnado seleccionar con criterios propios las lecturas es un proceso que exige acompañamiento y guía por parte del profesorado hasta conseguir paulatinamente una mayor autonomía.

Los criterios son diferentes cuando hay que elegir un libro para un grupo. Las dos opciones (libro libre y libro obligado) se pueden dar a la vez; se optará por la segunda opción cuando precisemos una obra que sirva para tratar aspectos formales concretos o un tema determinado (del currículo -un autor, época, movimiento-, transversal -coeducación, pacifismo, etc.- o de otra área), esto es, cuando se pretenda trabajar la educación literaria. Y en este caso, será una lectura guiada.
Cuando se busca exclusivamente fomentar el hábito lector es mejor desligar la lectura de actividades académicas (fichas, resúmenes, etc.) que buscan "controlar" lo leído, y se plantearán otras cuyos objetivos serán compartir la experiencia lectora (charlar en tertulias, clubes de lectura, recomendaciones en blogs, etc.) e interactuar con los libros (talleres literarios, recitales, concursos, dramatizaciones, etc.).




Resumiendo, los
criterios de selección (o claves que debe tocar una obra para que sea atractiva para el lector juvenil) son, por tanto:
educativos (nivel de lectura), psicoevolutivos (edad y madurez) y, por supuesto, la opinión de los propios alumnos...

Por ej., con 8-10 años se recomiendan lecturas ágiles, que no muestren extensas descripciones. La fantasía suele atraerles bastante, es probable que disfruten con las leyendas y los mitos. A partir de los 11-12 años tienen preferencia por los libros de miedo, aventuras, historias más realistas con jóvenes de protagonistas… y ya les empiezan a interesar –más a las chicas- las historias de amor. ¿Sabes qué leen los jóvenes españoles?


Las condiciones que ha de tener el libro (según CERRILLO, P., LARRAÑAGA, E. y YUBERO, S., en La animación a la lectura: técnicas y estrategias):
  • que sea adecuado (a la edad, nivel lector, etc.);
  • mejor literatura experiencial y, a poder ser, huir de la moralina;
  • ha de propiciar el diálogo entre el lector y el libro, conectar con el destinatario;
  • tener calidad literaria;
  • que no se haya usado para otro fin (ni sea la base de un trabajo obligatorio posterior);
  • mejor texto completo que fragmento  (y si es un fragmento, ha de tener suficiente vida propia para ser comprendido sin necesidad de recurrir al texto completo).

Como mediadores entre los libros y los alumnos, tenemos que estar un poco al tanto de lo que se publica. Para recabar información para elegir los libros más adecuados entre la amplia oferta existente, contamos con la ayuda de otros profesores, de revistas especializadas y de los catálogos de las propias editoriales (tienes varios enlaces abajo y en el apartado de bibliografía):

  • Premios nacionales e internacionales de literatura infantil y juvenil.
  • Colecciones de las editoriales: barco de vapor, gran angular, etc.
  • Servicio de Orientación de Lectura SOL.
  • Reseñas de libros, comentarios y valoraciones en blogs de alumnos, profesores, bibliotecarios...

Una vez informados, teniendo en cuenta los criterios de selección y las condiciones que ha de tener un libro, ofrecemos una lista de libros recomendados (abajo, en documentos adjuntos, tenéis la mía). Es conveniente que la lista -como la carta o menú de un buen restaurante- tenga las siguientes características:

  • Amplia, (no muy breve, de unos 100 libros).
  • Variada: atendiendo a la diversidad de intereses, gustos y niveles. Y que informe de algunos criterios -ingredientes-, como la extensión (breves, extensos, relatos), el género y tema (terror, misterio, fantasía, amor, realista, ciencia ficción, problemática juvenil, poesía, etc.), el nivel (inicial, medio, avanzado... o Primer Ciclo, Segundo Ciclo y Bachillerato) y si es literatura juvenil o un clásico de la literatura de adultos.
  • De calidad (no descartando las colecciones y títulos de éxito, pero sin pasarse, pues ya están ampliamente publicitados).
  • Abierta (a las sugerencias de los comensales).
“El profesor tiene que asesorar, facilitar información sobre temáticas, autores o argumentos, pero debe dejar que los alumnos tomen la última decisión. Un sistema de listas abiertas, la presentación de reseñas publicadas o la revisión conjunta de catálogos de literatura juvenil pueden ser buenas ideas para proporcionar a los alumnos criterios de selección y dejarles tomar las decisiones”. (Daniel Cassany, 1994).





¡Cuidado!, hay que distinguir dos conceptos –dos situaciones de lectura- que a veces se confunden en el ámbito escolar: Fomento de la lectura y Educación literaria.

 

 

FOMENTO DE LA LECTURA

EDUCACIÓN LITERARIA

Para qué leer

Para fomentar la lectura como acto personal y libre, voluntario (tal como funciona socialmente).

Para formar lectores literarios (capaces de acceder a los textos del canon literario), para

desarrollar la competencia literaria, para aprender a leer literatura

Qué leer

LIJ

LIJ + obras clásicas

Quién elige

Libre elección, con orientaciones.

El profesor, de acuerdo con un plan.

Cómo leer

Lectura personal (¿guiada?)

Lectura acompañada por el profesor: para propiciar la respuesta del lector, para allanar dificultades (de lengua, de contexto cultural…), para ayudar a percibir y a dar sentido a los procedimientos literarios, para ayudar a poner en relación la temática y la forma de los textos con otros textos (intertextualidad)…

Con qué ayuda

La lectura independiente de cualquier trabajo escolar.

Actividades para incitar a la lectura y dinamizarla

Actividades de presentación y difusión de los libros.

Creación de un clima propicio al comentario, al debate, la recomendación y el intercambio (la lectura tiene una dimensión social que los planes de fomento de  la lectura han de incorporar).

Actividades para el estudio de contenidos literarios programados.

Actividades para ayudar a comprender.

Trabajo de observación y análisis de obras.

Comentarios detallados.

Relación de la lectura con proyectos de escritura creativa.

 

 




RECURSOS, LISTADOS...







 
 Leemos.es: Recomendaciones.


Leer.es: Portal educativo en torno a la lectura en el que participan todas las Comunidades Autónomas juntamente con el Ministerio de Educación, el Instituto Cervantes y la RAE. Reúne recursos (blogs, páginas webs, experiencias de animación lectora, etc.), iniciativas y propuestas. Tiene una página para docentes, con interesantes artículos, ofrece una amplia selección de enlaces y también dispone de un blog.


Página del Ministerio de Cultura, con enlaces a contenidos adicionales:

Planeta Lector. Comunidad de profesores donde compartir experiencias, elaborar planes lectores y utilizar recursos para fomentar la lectura entre los escolares. Con propuestas de animación a la lectura.




Ċ
RELATOS.pdf
(2506k)
Carlos Díez,
2 ene. 2011 4:36
Ċ
Carlos Díez,
10 jul. 2011 23:28
Ċ
Carlos Díez,
30 dic. 2010 0:47