U2 3D


Asistencia al cine de  Parnell Street para ver la película una semana después justo de celebrarse la premiere en el mismo lugar

La película

No se si fue el hecho de haber pillado al grupo o de ver por fin la película y además en Dublín y justo en el mismo cine de la premiere, que salimos muy eufóricos. La verdad es que en el momento que pone lo de “póngase las gafas ahora” y se ve el horroroso anuncio del también 3-D “concierto” (por llamarlo de algún modo) de Hannah Montanah, uno ya alucina con la que se le viene encima con las tres dimensiones. Justo antes de empezar la película aparece otro logo que impacta gratamente con las posibilidades que ofrece esa tecnología y deja al público expectante.

Empieza la película…el estadio a oscuras, solo se ven las luces de los flashes de las cámaras…everyone, everyone, everyone…hasta que cesa la voz de Bono y se ven las primeras carreras a primera fila. Empieza el inicio de Vertigo, el público enloquece y en cuestión de un momento hay una gran explosión de adrenalina. La verdad es que no tiene desperdicio la sensación de tener el grupo tan cerca y que parezca que se esté en un concierto sin estarlo…quitando el asistir al propio directo, esto es lo más cerca sin duda.

No se si fue por lo vivido o qué pero en Beautiful Day me emocioné más de lo normal, quizás me dio ahí por darme pero el caso es que cada vez impactaba más el tipo de espectáculo que estaba viviendo. Era un lujo estar allí tan tranquilamente después de lo duros que fueron los días anteriores, viendo a U2 en el cine.

El setlist no me agradó especialmente porque cae en lo típico y podrían haber aprovechado más las tres dimensiones y hacer uso de nuevas canciones o alguna que otra sorpresa y desde luego haber dejado el concierto entero. Se ha aprovechado bastante bien la cosa, sobretodo en algunos efectos pero en comparación de lo que podrían haber llegado a hacer con más trabajo no hay color.

Sin duda los mejores momentos son LAPOE, The Fly y el final. Con Love and peace nada más que decir excepto la sensación de estar viviendo más que nunca ese espectáculo del grupo entero dándolo todo y esos dibujos virtuales que se le añaden a Bono en una de sus gesticulaciones a la cámara que parece que estén delante de la cara del espectador. The Fly es de lo mejorcito de toda la proyección puesto que uno se siente realmente más bombardeado que nunca por mensajes subliminales y por efectos típicos de la canción, increíble, no hay palabras para describir ese momento, a lo mejor una frase: Welcome to Zootv. Por último Yawheh, a pesar de que se interpreta en plenos créditos, ofrece en tres dimensiones también ese viaje virtual por la ciudad amarilla que desemboca en el corazón que sube por el edificio, ruta que parece que tome uno mismo al estar en el cine con las gafas 3-D y con los coches circulando al lado y con el camino enfrente. Otro cambio muy guapo que pone los pelos de punta es el silencio después de Miss Sarajevo y el salto repentino al inicio de Pride.

Tal fue la sensación que nos dejo que no solo repetimos sin pagar y casi no pudimos evitar intentar hacer alguna foto y video decente sino que al día siguiente volvimos. Además nos ubicamos en primera fila para que la sensación de concierto y tres dimensiones fuera mayor y la verdad es que lo conseguimos con creces, si ya se ha visto la película al menos una vez desde otra perspectiva (por si acaso no gusta) recomiendo hacerlo.

A modo de resumen, U2 3D es una experiencia única para ver en cines que agradará a todo fan de U2 que aprecie al grupo por lo que precisamente los hace más grandes: los directos. Quitando la asistencia al propio concierto, nunca se estará más cerca del mismo que asistiendo a esta proyección en la que cada espectador parece la parte más importante de la película.